UN PA­RÍS DE IN­TRI­GA Y MIS­TE­RIO

Lonely Planet - - PARÍS EN EL CINE -

La To­rre Eif­fel tu­vo un pa­pel pre­pon­de­ran­te en la pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond Pa­no­ra­ma pa­ra ma­tar

(1985): el fe­roz per­so­na­je de May Day, que in­ter­pre­ta­ba Gra­ce Jo­nes, sal­tó des­de ella ves­ti­da con un tra­je ne­gro de nin­ja, lo­gran­do man­te­ner de al­gu­na ma­ne­ra ocul­to su pa­ra­caí­das. El res­tau­ran­te que hay en el in­te­rior de la to­rre –lu­gar en el que ase­si­na al com­pa­ñe­ro de me­sa de Roger Moo­re, con el an­zue­lo en­ve­ne­na­do que lle­va una fal­sa ma­ri­po­sa mo­vi­da con hilos– fi­gu­ra erró­nea­men­te en los cré­di­tos co­mo Le Ju­les Ver­ne, el res­tau­ran­te si­tua­do en el se­gun­do pi­so.

En reali­dad, la se­cuen­cia de­be ha­ber si­do fil­ma­da en otra par­te, ya que las tres sa­las en for­ma de ri­ñón que cir­cun­dan el pe­rí­me­tro del Ver­ne ni si­quie­ra se pa­re­cen un po­co, en pan­ta­lla, al es­ta­ble­ci­mien­to real. A me­dia tar­de, los hom­bres de ne­go­cios apu­ran sus ca­fés an­tes de que se dis­pon­gan pa­ra la ce­na nue­vos man­te­les de un blan­co in­ma­cu­la­do. Aun­que uno no de­be­ría mo­rir sin dis­fru­tar del pa­no­ra­ma, ca­si hay que ma­tar pa­ra ha­cer­lo, ya que las re­ser­vas de­ben ha­cer­se con tres me­ses de an­te­la­ción pa­ra po­der dis­po­ner de una me­sa jun­to a la ven­ta­na.

Ca­mi­na a lo lar­go del Se­na, ha­cia el su­r­oes­te. En Ori­gen (2010), la pe­lí­cu­la de Ch­ris­top­her No­lan, apa­re­ce una ciu­dad oní­ri­ca in­ven­ta­da. La es­tu­dian­te de ar­qui­tec­tu­ra in­ter­pre­ta­da por Ellen Pa­ge tie­ne una extraordinaria ca­pa­ci­dad pa­ra di­se­ñar una se­rie de ni­ve­les den­tro de la men­te de un “ob­je­ti­vo” dor­mi­do, pe­ro de­be de­mos­trar­lo an­tes con una si­mu­la­ción: en­trar en Pa­rís. En el puen­te de Bir-Ha­keim –ahora co­no­ci­do co­mún­men­te co­mo el “puen­te del Ori­gen”– la pe­lí­cu­la crea una vis­ta in­ter­mi­na­ble al si­tuar dos es­pe­jos gi­gan­tes fren­te a fren­te, de mo­do que las co­lum­nas de me­tal del puen­te se ex­tien­dan has­ta el in­fi­ni­to. Des­gra­cia­da­men­te, es­to no es así en la pro­sai­ca reali­dad de es­te lu­gar, que en una tar­de cual­quie­ra sir­ve co­mo te­lón de fon­do pa­ra to­do ti­po de ar­tis­tas ca­lle­je­ros o se­sio­nes de fo­tos de re­cién ca­sa­dos.

To­ma la lí­nea 6 del me­tro y lue­go la 10, de Passy a Ma­bi­llon

Se­gun­da en ta­ma­ño en la ciu­dad, so­lo por de­trás de No­tre Da­me, con una im­po­nen­te fa­cha­da de es­ti­lo ba­rro­co tar­dío, la igle­sia de Saint-Sul­pi­ce es don­de el mon­je al­bino Paul Bet­tany, en El có­di­go Da Vin­ci (2006), se di­ri­gió en bus­ca de la pie­dra an­gu­lar. Si te acer­cas des­pués del ano­che­cer, las ca­lle­jue­las que cir­cun­dan Sain­tGer­main es­tán en­vuel­tas en un in­quie­tan­te res­plan­dor lu­mi­no­so, ha­cien­do que ca­si cual­quier pa­sean­te pa­rez­ca un ra­te­ro dis­pues­to a tre­par por una fa­cha­da pa­ra co­me­ter sus fe­cho­rías. En el in­te­rior tam­po­co es di­fí­cil ima­gi­nar una at­mós­fe­ra de tru­cu­len­cias ecle­siás­ti­cas: mu­chas de las ca­pi­llas de Saint-Sul­pi­ce es­tán es­con­di­das en los pa­si­llos que hay en la par­te tra­se­ra y se abren so­lo pa­ra servicios con­cre­tos; una crip­ta sub­te­rrá­nea, uti­li­za­da pa­ra ocul­tar a los na­zis obras de arte du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se abre so­lo a dis­cre­ción de su res­pon­sa­ble.

Ca­mi­na ha­cia el nor­te, cru­zan­do el Se­na por la pa­sa­re­la del puen­te de las Ar­tes.

El crip­tó­gra­fo que in­ter­pre­ta Tom Hanks re­suel­ve fi­nal­men­te el rom­pe­ca­be­zas di­se­ña­do por Dan Brown bus­can­do de­te­ni­da­men­te ba­jo el Lou­vre la lo­ca­li­za­ción de la tum­ba se­cre­ta de Ma­ría Mag­da­le­na. En el pa­tio de Na­po­león, la pi­rá­mi­de de vi­drio y me­tal de Ieoh Ming

Pei sir­ve de en­tra­da al museo. La Pi­rá­mi­de In­ver­ti­da que se mues­tra en el mo­men­to cul­mi­nan­te de la pe­lí­cu­la apun­ta ha­cia aba­jo co­mo una cla­ra­bo­ya ha­cia un es­pa­cio sub­te­rrá­neo, don­de se en­cuen­tra, en reali­dad, un cen­tro co­mer­cial, pe­ro, en ge­ne­ral, na­die ima­gi­na que ha­ya al­gún tes­ti­go de la re­su­rrec­ción de Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.