Al­be­ro­be­llo, Itria, con sus sin­gu­la­res en el va­lle ca­sas de de de un te­cho cuen­to có­ni­co, de ha­das pa­re­ce salido

Lonely Planet - - PUGLIA -

DES­DE EL AVIÓN, el ta­cón de Ita­lia que­da di­bu­ja­do en el mar. Se tra­ta de un per­fil geo­grá­fi­co tan in­con­fun­di­ble co­mo es­tra­té­gi­co en el ám­bi­to me­di­te­rrá­neo. Se­gu­ra­men­te por eso, grie­gos, ro­ma­nos, bi­zan­ti­nos, nor­man­dos y has­ta ara­go­ne­ses, en­tre otros, han de­ja­do aquí su huella. Sin em­bar­go, Puglia es com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos. Nos han di­cho que el ex­tre­mo su­ro­rien­tal ita­liano es una tie­rra pa­ra los aman­tes de las sen­sa­cio­nes fuer­tes, vis­ce­ral, sin adi­ti­vos y que sorprende cons­tan­te­men­te. No que­re­mos es­pe­rar más pa­ra com­pro­bar­lo.

Des­de el ae­ro­puer­to de Ba­ri co­ge­mos un co­che pa­ra em­pren­der la ru­ta ha­cia el sur. Una ca­rre­te­ra flan­quea­da por már­ge­nes de pie­dra se­ca nos aden­tra, atra­ve­san­do cam­pos de oli­vos, huer­ta y al­ga­rro­bos, ha­cia una de las po­bla­cio­nes más sin­gu­la­res del va­lle de Itria. Por el ca­mino, al­gu­nos tru­llos –cons­truc­cio­nes ru­ra­les– di­se­mi­na­dos nos avan­zan lo que es­tá por lle­gar. Aun así, cues­ta ima­gi­nar­se que al en­trar en Al­be­ro­be­llo pue­das en­con­trar al­go tan asom­bro­so: un mar de te­ja­dos có­ni­cos de un tono gri­sá­ceo so­bre fa­cha­das blan­cas. No pa­re­ce un pue­blo de es­te mun­do, sino más bien de un cuen­to de ha­das pro­pio de los her­ma­nos Grimm.

Cuen­ta la his­to­ria que ha­cia prin­ci­pios del si­glo XVI un gru­po de campesinos co­lo­ni­zó es­tas tie­rras. Los con­des de Con­ver­sano les au­to­ri­za­ron a cons­truir sus ho­ga­res, siem­pre que no uti­li­za­ran ce­men­to. Una in­ge­nio­sa pro­pues­ta con la que evi­ta­ban pa­gar los tri­bu­tos que exi­gía el Reino de Ná­po­les por ca­da nue­vo asen­ta­mien­to, ya que en ca­so de ins­pec­ción, los tru­llos po­dían ser de­rrui­dos so­la­men­te con ex­traer el pi­nácu­lo que cul­mi­na ca­da cú­pu­la. Fue así co­mo los pri­me­ros po­bla­do­res de es­ta re­gión idea­ron un sis­te­ma cons­truc­ti­vo ba­sa­do en la acu­mu­la­ción de fi­nos blo­ques ta­lla­dos de pie­dra cal­cá­rea, co­no­ci­dos co­mo chian­ca­re­lle. Hoy en día se con­ser­van más de 1.400 tru­llos en­tre los ba­rrios de Mon­ti y Aja Pic­co­la. La Unes­co los de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1996, un re­co­no­ci­mien­to que su­pu­so un an­tes y un des­pués pa­ra el pue­blo. Así lo re­cuer­da con cier­ta nos­tal­gia Ma­ría Ma­ta­rre­se: “An­tes del tu­ris­mo la vi­da aquí era be­llí­si­ma, re­la­jan­te. To­do el mun­do vi­vía en su tru­llo, po­días sen­tar­te en la ca­lle y ver los ni­ños ju­gar”. La fa­ma tra­jo a Al­be­ro­be­llo el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal y don­de an­tes ha­bía ho­ga­res, hoy hay tien­das de sou­ve­nirs y hos­pe­da­jes. Sin ir más le­jos, Ma­ría re­gen­ta una tien­da

con más de 9.000 fis­chiet­ti (sil­ba­tos) ar­te­sa­na­les en uno de los tru­llos del pue­blo. Si te re­ga­lan uno, tie­nes que ha­cer­lo so­nar tres ve­ces pa­ra que se cum­plan tus de­seos. El via­je ha em­pe­za­do tan bien que so­lo sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de pe­dir uno: que Puglia nos si­ga fas­ci­nan­do tanto co­mo hoy.

El via­je con­ti­núa al día si­guien­te, con las pri­me­ras lu­ces, ha­cia otro de los te­so­ros del va­lle de Itria: Os­tu­ni. El tra­yec­to des­de Al­be­ro­be­llo du­ra po­co me­nos de una ho­ra a tra­vés de una ca­rre­te­ra si­nuo­sa que pa­sa por Lo­co­ro­ton­do y Cis­ter­nino. En­ca­ra­ma­da en la mon­ta­ña, apa­re­ce una Os­tu­ni res­plan­de­cien­te por su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor blan­co, una es­pe­cie de mi­ra­je que hip­no­ti­za en­tre el co­lor ver­de oli­vo de los cam­pos que lo ro­dean. Si no fue­ra por­que es­ta­mos en Puglia, se po­dría pen­sar que he­mos lle­ga­do a uno de los pue­blos blan­cos de An­da­lu­cía.

Pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do, pe­ro la ciu­dad to­mó su pe­cu­liar co­lor du­ran­te uno de sus pe­rio­dos más os­cu­ros, en el si­glo XVII. La cal ac­tuó en­ton­ces co­mo de­sin­fec­tan­te na­tu­ral pa­ra com­ba­tir la pes­te, que cau­sa­ba es­tra­gos en­tre la po­bla­ción. Con el pa­so del tiem­po, el en­ca­la­do se ha con­ver­ti­do en el signo de iden­ti­dad de Os­tu­ni. Una vez aquí, me­re­ce la pe­na per­der­se en­tre sus ca­lles la­be­rín­ti­cas, don­de las fa­cha­das se su­per­po­nen en una pug­na pa­ra al­can­zar el cie­lo. De ca­da rincón po­de­mos sa­car una pos­tal. Ya sea la bi­ci­cle­ta apar­ca­da al bor­de de una es­ca­le­ra, las flo­res ro­jas col­ga­das de una ven­ta­na o el ga­to que dor­mi­ta en un por­tal. La ca­te­dral, con su mag­ní­fi­co ro­se­tón, y la pla­za atra­ve­sa­da por el ar­co de los In­cal­zi son, por otra par­te, uno de los pun­tos más ani­ma­dos del cas­co vie­jo. Al­gu­nos de es­tos fo­to­gra­mas han que­da­do plas­ma­dos en la obra de Cro­ci Si­si­ni, uno de los ar­te­sa­nos de Via Ca­te­dra­le que gra­ba so­bre lo­sas de pie­dra ca­li­za es­tam­pas de la ciu­dad blan­ca. Nun­ca pen­só que sus gra­ba­dos pin­to­res­cos lle­ga­rían a te­ner éxi­to, has­ta que un día al­guien en­tró en su es­tu­dio y le ro­bó to­dos sus cua­dros, nos cuen­ta. Fue en­ton­ces cuan­do en­ten­dió la fuer­za atrac­ti­va de Os­tu­ni y que qui­zás su pa­sión po­día con­ver­tir­se tam­bién en su tra­ba­jo.

Des­de lo al­to de sus mu­ra­llas, Os­tu­ni se al­za en­tre un mar de oli­vos, mu­chos de ellos mi­le­na­rios. No en vano es­ta es una de las áreas con ma­yor con­cen­tra­ción del mun­do de es­tos ár­bo­les mo­nu­men­ta­les. A tan so­lo 8 ki­ló­me­tros se vis­lum­bra el Me­di­te­rrá­neo, que tin­ta de azul el ho­ri­zon­te. Sa­lien­do del pue­blo, pa­ra­mos en la An­ti­ca Mas­se­ría Bran­ca­ti, un fan­tás­ti­co lu­gar pa­ra pa­sar la no­che. Se tra­ta de una ma­sía con más de 500 años de his­to­ria res­tau­ra­da pa­ra el agro­tu­ris­mo y don­de ates­ti­gua­mos el pe­so de la his­to­ria so­bre los oli­vos. En­tre to­dos ellos, des­ta­ca il gran­de vec­chio, de for­mas im­po­si­bles, con un tron­co en­re­da­do so­bre sí mis­mo, y que, se­gún su due­ño, Co­rra­do Ro­dio, al­can­za­ría los 3.000 años de his­to­ria. Si es­to es cier­to, an­tes de la lle­ga­da de los ro­ma­nos, aquí ya se ha­cía acei­te. Co­rra­do lo de­mues­tra con or­gu­llo. Es­con­di­do en los ci­mien­tos de

la ma­se­ría nos mues­tra un mo­lino de acei­te sub­te­rrá­neo don­de se han en­con­tra­do res­tos de la épo­ca me­sá­pi­ca, ase­ve­ra.

La ru­ta con­ti­núa y, tras de­te­ner­nos en Lec­ce, co­no­ci­da co­mo la Flo­ren­cia del sur [más in­for­ma­ción en la pá­gi­na si­guien­te], to­ma­mos rum­bo al sur, ha­cia la cos­ta de Sa­len­to. Nues­tro iti­ne­ra­rio se cen­tra en el li­to­ral ba­ña­do por el mar Adriá­ti­co. No te­ne­mos pri­sa, así que pa­ra lle­gar a Otran­to op­ta­mos por la ser­pen­tean­te ca­rre­te­ra de la cos­ta, con vis­tas a los acan­ti­la­dos. La pri­me­ra pa­ra­da se­rá en Sant’An­drea, a unos 30 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de Sa­len­to. Du­ran­te los pri­me­ros ki­ló­me­tros se su­ce­den las ur­ba­ni­za­cio­nes y com­ple­jos tu­rís­ti­cos. Es­te es uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos de ve­ra­neo pa­ra los ita­lia­nos, y no tar­da­mos en en­ten­der por qué. Im­pre­sio­nan­tes acan­ti­la­dos em­bes­ti­dos por olas de un agua cris­ta­li­na de co­lor tur­que­sa van to­man­do el pro­ta­go­nis­mo. En Sant’An­drea la abrup­ta cos­ta crea au­tén­ti­cas es­cul­tu­ras. Co­mo si fue­ran ice­bergs, blo­ques in­men­sos de ro­ca han que­da­do a mer­ced del mar, que los de­for­ma y agu­je­rea a su an­to­jo.

Re­se­gui­mos la vía cos­te­ra has­ta lle­gar a Otran­to. Su cen­tro his­tó­ri­co, prác­ti­ca­men­te in­tac­to, es cus­to­dia­do por el bas­tión de Pe­las­gi, des­de don­de se pue­de ob­ser­var una mag­ní­fi­ca vis­ta del fren­te ma­rí­ti­mo y su puer­to, ne­xo de unión an­ta­ño en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. An­dan­do por sus ca­lle­jue­las lle­ga­mos a la ca­te­dral. Su pavimento, un mo­sai­co del si­glo XII, es un au­tén­ti­co te­so­ro. El pe­so de la Co­ro­na de Aragón so­bre la ciu­dad que­da re­fle­ja­do tam­bién en el im­po­nen­te cas­ti­llo del si­glo XV. Sa­lien­do de Otran­to, con­ti­nuan­do di­rec­ción sur, la cos­ta to­ma un ca­riz ca­da vez más sal­va­je. El em­ba­te de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za es lo úni­co que pa­re­ce ha­ber al­te­ra­do el en­torno en los úl­ti­mos si­glos. El dia­lec­to sa­len­tino tie­ne un di­cho irre­fu­ta­ble que lo de­ja cla­ro: “Lu Sa­len­tu: lu su­le, lu ma­re, lu ien­tu” (‘El Sa­len­to: el sol, el mar, el vien­to’).

La su­ce­sión de an­ti­guas to­rres de­fen­si­vas a lo lar­go del re­co­rri­do da idea, eso sí, de lo dispu­tadas que fue­ron es­tas tie­rras. Ya de vuel­ta a Lec­ce, don­de pa­sa­re­mos la no­che, ha­ce­mos la úl­ti­ma pa­ra­da en el Fa­ro de­lla Pa­la­cia, el pun­to más oriental de la cos­ta ita­lia­na. En días de frío o sin ca­li­ma di­cen que se pue­den vis­lum­brar las is­las grie­gas de Cor­fú y Sa­zan

El sa­bor del ‘pe­pe­ron­cino' apor­ta ca­rác­ter a la gas­tro­no­mía pu­glie­se DE­RE­CHA Ma­ría Ma­ta­rre­se se de­di­ca a la ven­ta de sil­ba­tos ar­te­sa­na­les

Des­de le­jos, Os­tu­ni apa­re­ce co­mo un mi­ra­je de fa­cha­das blan­cas api­la­das so­bre la co­li­na

Vis­ta del fren­te ma­rí­ti­mo de Otran­to des­de el bas­tión de Pe­las­gi ABA­JO Sa­ve­rio Ci­vet­ta pin­ta de azul y ro­jo mi­nia­tu­ras de las bar­cas tra­di­cio­na­les de Mo­no­po­li, co­mo las que hay en la pla­ya de Por­ta Vec­chia (a la de­re­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.