Ca­da ár­bol es­tá cu­bier­to de mus­go, que pa­re­ce te­ji­do de en­ca­je

Lonely Planet - - TASMANIA -

Tasmania al­ber­ga las ma­yo­res ex­ten­sio­nes de bos­que tro­pi­cal de cli­ma fres­co, que cu­bren una dé­ci­ma par­te del Estado

una vas­ta sel­va tro­pi­cal. Es­te es el lí­mi­te del Par­que Na­cio­nal de Crad­le Moun­tain-La­ke St. Clair, un pun­to don­de con­flu­yen te­rre­nos de bre­zo, bos­ques al­pi­nos y ro­ca, que se ex­tien­de so­bre una su­per­fi­cie de unos 1.554 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

En el cen­tro del par­que se en­cuen­tra Ronny Creek, don­de no me­nos de seis vom­bá­ti­dos –o te­jo­nes aus­tra­lia­nos– ba­rri­go­nes es­tán mas­ti­can­do rui­do­sa­men­te por la la­de­ra. Arran­can la hier­ba con gru­ñi­dos de cer­do, sin pres­tar aten­ción a los hu­ma­nos que deam­bu­lan en­can­ta­dos en­tre ellos. Otras cria­tu­ras, no obs­tan­te, no son tan fá­ci­les de de­tec­tar. Un pa­seo me lle­va des­de el pá­ra­mo abier­to, cu­bier­to de hier­ba de bo­tón (Gy­mnos­choe­nus sp­hae­ro­cep­ha­lus), ca­rac­te­ri­za­da por las bor­las que re­ma­tan sus ápi­ces, has­ta un bos­que sa­tu­ra­do de hu­me­dad por el que dis­cu­rre el arro­yo que da nom­bre a la zo­na. Ca­da ár­bol es­tá cu­bier­to de mus­go, que pa­re­ce te­ji­do de en­ca­je o un cojín de gra­sa, elás­ti­co al tac­to. To­do es­tá en si­len­cio, sal­vo por el si­seo del agua co­rrien­te.

Un pa­de­me­lón, un mar­su­pial que pa­re­ce un re­gor­de­te y de­li­ca­do ua­la­bí, se me apa­re­ce an­te la vis­ta y se que­da es­tá­ti­co, mi­rán­do­me un lar­go ra­to, an­tes de es­ca­bu­llir­se de nue­vo

Si­go mi ca­mino ha­cia la mon­ta­ña Crad­le, con sus abrup­tos pi­cos re­fle­ja­dos so­bre la su­per­fi­cie del la­go Do­ve

y desaparecer. La cria­tu­ra tie­ne ra­zo­nes pa­ra mos­trar­se cau­te­lo­sa: el bos­que es­tá lleno de de­pre­da­do­res. Ahí es­tán, por ejem­plo, el cuol occidental o chud­chit de man­chas blan­cas, un ase­sino con ca­ra de be­bé, con los ojos de una co­ma­dre­ja y unos dientes mal­va­dos y afi­la­dos; y, por su­pues­to, el ha­bi­tan­te más fa­mo­so de la is­la –y el pa­rien­te vi­vo más cer­cano del ti­la­cino–, el de­mo­nio de Tasmania.

No es di­fí­cil com­pren­der por qué es­ta cria­tu­ra ha he­cho vo­lar la ima­gi­na­ción de to­do el mun­do. Es­te pe­que­ño de­mo­nio, ba­ji­to y for­ni­do, emi­te rui­dos so­bre­na­tu­ra­les, em­pe­zan­do por un mur­mu­llo gra­ve y ame­na­za­dor que ter­mi­na al­can­zan­do los agu­dos re­gis­tros de unos gri­tos his­té­ri­cos. Su vi­da con­sis­te, más o me­nos, en co­mer (pre­fe­ri­ble­men­te ani­ma­les atro­pe­lla­dos) y lu­char, lo que ha­ce que los adul­tos es­tén por lo ge­ne­ral lle­nos de ci­ca­tri­ces, de la na­riz a la co­la.

Dos de es­tas pen­den­cie­ras cria­tu­ras se bu­fan y roz­nan mu­tua­men­te en el re­cin­to al ai­re li­bre del cer­cano san­tua­rio De­vils at Crad­le, un pro­yec­to que in­ten­ta re­cu­pe­rar las ci­fras men­guan­tes de ejem­pla­res de la es­pe­cie.

Ch­ris Cou­pland es el guar­da que lle­va tra­ba­jan­do con los de­mo­nios des­de ha­ce más de una dé­ca­da. “Son fuer­tes y re­sis­ten­tes, eso es se­gu­ro –di­ce–. Bas­ta con ver su com­ba­ti­vi­dad o có­mo via­jan has­ta cin­cuen­ta ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en bus­ca de co­mi­da. Pe­ro, so­bre to­do, tie­nen que ser du­ros pa­ra po­der so­bre­vi­vir aquí”.

Ch­ris se­ña­la las cres­tas ro­co­sas de la cor­di­lle­ra cer­ca­na, ex­pli­can­do co­mo el flan­co occidental de Tasmania se ve gol­pea­do por una me­teo­ro­lo­gía ex­tre­ma. Los vien­tos que via­jan des­de Amé­ri­ca del Sur en­cuen­tran aquí, en la mon­ta­ña Crad­le, su pri­mer obs­tácu­lo, lo que obli­ga al ai­re hú­me­do a as­cen­der y oca­sio­na agua­ce­ros to­rren­cia­les. Las olea­das de frío de la An­tár­ti­da crean, por su par­te, tor­men­tas de nie­ve e, in­clu­so, lo que los lu­ga­re­ños lla­man thun­ders­now: ne­va­das acom­pa­ña­das de una vio­len­ta mues­tra de re­lám­pa­gos. A lo lar­go del año, las tem­pe­ra­tu­ras fluc­túan in­ten­sa­men­te, en­tre los -15 °C y los 45 °C. Son con­di­cio­nes de tra­ba­jo muy du­ras pa­ra los de­mo­nios. “El des­gas­te que es­te lu­gar cau­sa en sus cuer­pos es bru­tal –di­ce Ch­ris–. Tie­nen que ser, me­dioam­bien­tal­men­te, a prue­ba de ba­las…”.

Ya es­tá atar­de­cien­do cuan­do me di­ri­jo ha­cia la ba­se de la mon­ta­ña Crad­le, con sus abrup­tos pi­cos re­fle­ja­dos so­bre la su­per­fi­cie del la­go Do­ve. El pai­sa­je es­tá sal­pi­ca­do de flo­res sil­ves­tres ama­ri­llas, blan­cas y mo­ra­das. Más allá, la al­fom­bra de ma­le­za ver­de da pa­so a bos­ques de eu­ca­lip­to, pino y sa­sa­frás, don­de –quien sa­be– tal vez po­dría es­tar vi­vien­do un ti­la­cino ex­tra­via­do. El vien­to es­tá em­pe­zan­do a le­van­tar­se, ha­cien­do cru­jir las la­de­ras de bre­zo y ha­cien­do flo­tar las alas de un águi­la au­daz (Aqui­la au­dax) que rea­li­za círcu­los pe­re­zo­sos so­bre mí.

Hay un mo­men­to de cal­ma cuan­do el sol se va ocul­tan­do y las som­bras se des­li­zan len­ta­men­te por la tie­rra. Pe­ro que­da sal­va­je­men­te ro­to por un águi­la que se lan­za, de re­pen­te, en pi­ca­do. Des­apa­re­ce en la ma­le­za y des­pe­ga de nue­vo ca­si in­me­dia­ta­men­te con el ba­tir au­di­ble de sus gran­des alas, con al­go pe­que­ño y pe­lu­do en el pi­co. Las nu­bes empiezan a for­mar­se en el flan­co oes­te del ho­ri­zon­te; pa­re­ce que se acer­ca una tor­men­ta.

El Do­ve es un la­go ex­ca­va­do en un cir­co gla­ciar; de­trás se en­cuen­tra la mon­ta­ña Crad­le, su­pues­ta­men­te bau­ti­za­da así por su se­me­jan­za con una he­rra­mien­ta uti­li­za­da por los bus­ca­do­res de oro que en in­glés se lla­ma 'crad­le' o 'roc­ker box'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.