AME­RI­CA­NOS EN PA­RÍS

Lonely Planet - - PARÍS EN EL CINE -

Ha­ce mu­cho que los di­rec­to­res de Holly­wood des­cu­brie­ron el lu­mi­no­so y ro­mán­ti­co atrac­ti­vo de Pa­rís. El Se­na se con­vir­tió en un pla­tó cuan­do la MGM ro­dó su mu­si­cal Un ame­ri­cano en Pa­rís (1951), re­crean­do el Quai de Mon­te­be­llo, el pa­seo ado­qui­na­do jun­to al río por el que Ge­ne Kelly y Les­lie Ca­ron bai­lan en la no­che. Pe­ro in­clu­so a me­dia tar­de una ra­ra sen­sa­ción de so­le­dad pa­re­ce flo­tar so­bre es­te tra­mo en­can­ta­do, en el que, por lo ge­ne­ral, el úni­co so­ni­do que oi­rás se­rá el eco de tus pa­sos.

Pre­ci­sa­men­te a po­cos pa­sos de dis­tan­cia se en­cuen­tra el lu­gar en el que se re­en­con­tra­ron los aman­tes en la pe­lí­cu­la de Ri­chard Lin­kla­ter An­tes del atar­de­cer (2004). Se tra­ta de Sha­kes­pea­re and Com­pany, una li­bre­ría en­can­ta­do­ra­men­te des­tar­ta­la­da, muy que­ri­da por los pa­ri­sien­ses, en la que Jes­se, el per­so­na­je que in­ter­pre­ta Et­han Haw­ke, da co­mien­zo a la pe­lí­cu­la con la pre­sen­ta­ción y la fir­ma de au­tó­gra­fos de su no­ve­la. Los con­ser­va­do­res de la tien­da se de­lei­tan en los li­bros co­mo ob­je­tos úni­cos, in­clu­yen­do re­im­pre­sio­nes de obras de F. Scott Fitz­ge­rald con cu­bier­tas re­pu­ja­das en es­ti­lo art dé­co. En la plan­ta su­pe­rior, los vi­si­tan­tes se tur­nan pa­ra en­tre­te­ner­se unos a otros en un obs­ti­na­do piano vertical, mien­tras que en el rincón de poe­sía, una ca­ja ti­tu­la­da “Co­ra­zo­nes ro­tos y con­tac­tos per­di­dos” con­tie­ne pe­que­ñas emo­cio­nes na­ci­das di­rec­ta­men­te del co­ra­zón, plas­ma­das en tro­zos de pa­pel y re­ci­bos an­ti­guos. “Mon cher Noam –se lee en uno–. Es­pe­ra­ré eter­na­men­te el día en que vuel­vas a mi la­do”.

Ve pa­sean­do ha­cia el sur, por el Ba­rrio La­tino, pa­san­do por la Sor­bo­na.

El Pan­teón –una igle­sia neo­clá­si­ca re­con­ver­ti­da en mau­so­leo– es el edi­fi­cio más so­bre­sa­lien­te de es­ta par­te de la ciu­dad. Es­con­di­da de­trás de ella se en­cuen­tra Saint-Étien­ne­du-Mont, una igle­sia más pe­que­ña y an­ti­gua. La en­tra­da de la es­qui­na no re­ve­la pa­ra na­da su ca­te­go­ría ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Cual­quier tran­seún­te po­dría es­tar ahí pa­ra­do, mi­ran­do un ma­pa, sin dar­se cuen­ta de que ese era el lu­gar pre­ci­so en el que Owen Wil­son se sen­ta­ba a es­pe­rar su “via­je” noc­turno en Me­dia­no­che en Pa­rís (2011), la pe­lí­cu­la de Woody Allen, pa­ra ser trans­por­ta­do por un co­che de épo­ca al Pa­rís de los años vein­te.

Ca­mi­na ha­cia el es­te has­ta la es­ta­ción de Jus­sie, pa­ra to­mar la lí­nea 7 del me­tro has­ta Opé­ra.

El hotel Scri­be, un cin­co es­tre­llas si­tua­do cer­ca del pa­la­cio Gar­nier –el edi­fi­cio de la Ópe­ra de Pa­rís–, era un ca­fé en tiem­pos de los Lu­miè­re, en 1895, cuan­do es­tre­na­ron sus pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Abun­dan las ara­ñas de cris­tal, y los si­llo­nes del ves­tí­bu­lo, jun­to a la chi­me­nea, pa­re­cen ha­ber si­do cons­trui­dos pa­ra que en ellos se sien­ten gi­gan­tes. Es­te es­pa­cio sir­vió co­mo re­si­den­cia de Mi­ran­da Priestley, el per­so­na­je que in­ter­pre­ta­ba Meryl Streep, du­ran­te las es­ce­nas si­tua­das en la se­ma­na de la mo­da en El dia­blo vis­te de Prada (2006).

Ca­mi­na ha­cia el nor­te has­ta la es­ta­ción Ha­vre-Cau­mar­tin y to­ma la lí­nea 9 del me­tro ha­cia Ié­na.

Es­ta mis­ma pe­lí­cu­la en­con­tró el em­pla­za­mien­to ideal pa­ra la fies­ta cul­mi­nan­te de la “se­ma­na”, en el au­tén­ti­co museo de la Mo­da de Pa­rís, que se en­cuen­tra si­tua­do en un edi­fi­cio del si­glo XIX, el pa­la­cio Ga­llie­ra. El edi­fi­cio, de co­lum­nas es­cul­pi­das en pie­dra blan­ca, guar­da en su in­te­rior di­se­ños des­lum­bran­tes de ar­tis­tas de la mo­da de la ta­lla de So­nia Ry­kiel, Yves Saint Lau­rent o Ch­ris­tian La­croix, mu­chos de los cua­les han si­do usa­dos en el ci­ne por es­tre­llas co­mo Cat­he­ri­ne De­neu­ve o Au­drey Hep­burn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.