EL PA­RÍS DE LA NOUVELLE VAGUE

Lonely Planet - - PARÍS EN EL CINE -

El ci­ne fran­cés se rein­ven­tó por com­ple­to a finales de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, gra­cias a in­no­va­do­res co­mo Fra­nçois Truf­faut. Uno de los an­te­ce­den­tes de es­te mo­vi­mien­to, de­no­mi­na­do la Nouvelle Vague (‘la nue­va ola’), fue la pe­lí­cu­la de Albert La­mo­ris­se El glo­bo ro­jo (1956). Las puer­tas de co­lor ro­jo bur­deos de la igle­sia de No­tre-Da­me-de-la-Croix en Mé­nil­mon­tant fue­ron in­mor­ta­li­za­das en la es­ce­na que dio nom­bre a la pe­lí­cu­la: el ni­ño hé­roe Pas­cal es ex­pul­sa­do de mi­sa por un en­fu­re­ci­do sa­cris­tán, y ba­ja co­rrien­do por la es­ca­li­na­ta su­je­tan­do su glo­bo.

Des­de el me­tro de Be­lle­vi­lle to­ma la lí­nea M11 has­ta Hô­tel de Vi­lle, y lue­go la M1 has­ta Lou­vre-Ri­vo­li.

Los di­rec­to­res de la Nue­va Ola que­rían rom­per con la tra­di­ción, y el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la de ci­ne ne­gro Ban­da apar­te (1964) –Ban­de à part, su tí­tu­lo ori­gi­nal, pro­ce­de de una fra­se que vie­ne a que­rer de­cir “haz al­go fue­ra del gru­po”– es sig­ni­fi­ca­ti­vo. Su di­rec­tor, Jean-Luc Go­dard, in­clu­ye una es­ce­na en la que los tres in­ge­nuos mal­he­cho­res pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la in­ten­tan ba­tir el ré­cord de un im­pa­cien­te tu­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se que “ha­bía vi­si­ta­do el Lou­vre en­te­ro en nue­ve mi­nu­tos y cua­ren­ta y cin­co se­gun­dos”. Los tres co­rren a tra­vés de las sa­las sor­pren­den­te­men­te va­cías del museo, de­rra­pan­do en las cur­vas, ba­tien­do por dos se­gun­dos el ré­cord an­te­rior.

Cru­za el Se­na en el Pont Ro­yal.

Por la mis­ma épo­ca en la que co­men­za­ban a des­pun­tar Go­dard y com­pa­ñía, su ído­lo Or­son We­lles ha­bía ve­ni­do a la ciu­dad pa­ra fil­mar la pe­sa­di­lla bu­ro­crá­ti­ca de Kaf­ka El pro­ce­so (1962). In­nu­me­ra­bles hi­le­ras de es­cri­to­rios idén­ti­cos en­tre sí fue­ron si­tua­das ba­jo tu­bos fluo­res­cen­tes en la es­ta­ción de tren inau­gu­ra­da en 1900, que años más tar­de se con­ver­ti­ría en el museo de Or­say. El vie­jo re­loj de la es­ta­ción –con frag­men­tos de cris­tal trans­pa­ren­te– le sir­vió de mo­de­lo a Martin Scor­se­se pa­ra es­con­der el en­gra­na­je do­ra­do del ar­ti­lu­gio de La in­ven­ción de Hu­go (2011), la his­to­ria de un huér­fano que vi­vía en una es­ta­ción de tren y en su in­fan­cia se enamo­ra­ba per­di­da­men­te del ci­ne. El re­loj es el sím­bo­lo fun­da­men­tal de la pe­lí­cu­la: re­gre­sar al tiem­po en el que el ci­ne ser­vía co­mo me­dium e in­mor­ta­li­zar otra faceta de la ciu­dad en la que to­do es­to em­pe­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.