Po­lig­na­nano y Mo­no­po­li, dos lo­ca­li­da­des ve­ci­nas que mues­tran sus en­can­tos me­die­va­les ha­cia el mar

Vis­ta de la pla­ya de La­ma Mo­na­chi­le, una de las más be­llas de Puglia, des­de el puen­te de Po­lig­nano

Lonely Planet - - PUGLIA -

y has­ta las mon­ta­ñas al­ba­ne­sas de Ce­rau­nian.

Des­ha­cien­do el ca­mino por el li­to­ral, to­ma­mos rum­bo a Mo­no­po­li, en la cos­ta de Ba­ri. Si em­pe­za­mos el re­co­rri­do de la ciu­dad por uno de los ex­tre­mos de la pla­ya de Por­ta Vec­chia, ten­dre­mos an­te nues­tros ojos una de las imá­ge­nes más pic­tó­ri­cas de es­te via­je: el ver­de­mar que se fun­de con las fa­cha­das blan­cas y, al fon­do, el cam­pa­na­rio de la ca­te­dral. Una pos­tal que nos que­da­rá, se­gu­ro, gra­ba­da en la re­ti­na. El cas­co his­tó­ri­co de Mo­no­po­li es uno de los más be­llos y au­tén­ti­cos de Puglia. Su an­ti­guo puer­to pes­que­ro, ro­dea­do de an­ti­guos pa­la­cios, con sus bar­cas tra­di­cio­na­les pin­ta­das, pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de épo­ca. Otro de los em­ble­mas de la ciu­dad es el Cas­ti­llo de Car­los V, en el pro­mon­to­rio de Pun­ta Pen­na. Pe­ro en Mo­no­po­li tam­bién es muy pa­ten­te el pe­so de la igle­sia. Se re­co­no­ce en el gran nú­me­ro de tem­plos −al­gu­nos de ellos sub­te­rrá­neos− y en la can­ti­dad de edi­fi­cios pro­pie­dad, to­da­vía a día de hoy, del cle­ro. Uno de los que más lla­man la aten­ción es la igle­sia del Pur­ga­to­rio, en cu­yo in­te­rior se es­con­de una ma­ca­bra ex­po­si­ción de mo­mias er­gui­das que con­ser­van los cuer­pos de per­so­nas de di­fe­ren­tes ex­trac­tos so­cia­les y eda­des. La mo­ra­le­ja es cla­ra: la muer­te no dis­tin­gue eda­des ni cla­ses. Cer­ca de es­ta se en­cuen­tra la ca­te­dral, que se ter­mi­nó, se­gún la fe cris­tia­na, gra­cias al mi­la­gro de la Ma­don­na de­lla Ma­dia, que apa­re­ció en el puer­to con las vi­gas de ma­de­ra ne­ce­sa­rias pa­ra ter­mi­nar el tem­plo. “En su ho­nor, los pes­ca­do­res de aquí pin­tan sus bar­cas de ro­jo y azul”, nos cuen­ta Sa­ve­rio Ci­vet­ta, un pes­ca­dor que, si­guien­do las en­se­ñan­zas de su abue­lo, re­pro­du­ce en mi­nia­tu­ra las bar­cas de Mo­no­po­li. En la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Po­lig­nano a Ma­re, en cam­bio, las pin­tan de ver­de y ro­jo, por San Vito.

Po­lig­nano no que­da atrás en cuan­to a be­lle­za se re­fie­re, aun­que, eso sí, es más tu­rís­ti­ca. Cla­va­do a la ci­ma de un acan­ti­la­do, su nú­cleo his­tó­ri­co que­da sus­pen­di­do so­bre una de las pla­yas más fas­ci­nan­tes de la zo­na, La­ma Mo­na­chi­le al fon­do de un ba­rran­co que par­te el des­pe­ña­de­ro en dos. Se­gu­ra­men­te más de una vez ha­bre­mos can­ta­do “Nel blu di­pin­to di blu...”. Pues bien, se tra­ta del te­ma más fa­mo­so de Do­me­ni­co Mo­dugno, na­ci­do en es­ta lo­ca­li­dad. No sa­be­mos si Mo­dugno so­ña­ba en el cie­lo azul de su pue­blo na­tal, pe­ro ra­zo­nes no le fal­ta­ban, lo he­mos com­pro­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.