Diez bue­nas ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar Ovie­do

La atrac­ti­va ca­pi­tal as­tu­ria­na se abre al via­je­ro con su por­te clá­si­co y se­ño­rial y lo aden­tra en­tre sus ca­lles y pla­zas pa­ra to­mar el pul­so a una ciu­dad ac­ti­va, di­ná­mi­ca y co­que­ta que con­quis­ta a ca­da pa­so

Lonely Planet - - TROTAMUNDOS -

Exis­ten mu­chas (y muy bue­nas) ra­zo­nes pa­ra de­jar­se per­der por la aco­ge­do­ra y ama­ble ciu­dad de Ovie­do. Aquí va una se­lec­ción pa­ra ir abrien­do bo­ca, ¿te lo vas a per­der? 1. Pre­rro­má­ni­co as­tu­riano. Ovie­do po­dría ca­rac­te­ri­zar­se co­mo la ciu­dad del ar­te pre­rro­má­ni­co, con un im­por­tan­te le­ga­do, pre­sen­te tan­to en su cen­tro ur­bano co­mo en sus al­re­de­do­res, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la UNESCO por su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral. Cla­ros ejem­plos son la an­ti­gua igle­sia de San Tir­so El Real y la ba­sí­li­ca de San Ju­lián de los Pa­dros, am­bas del si­glo IX, así co­mo la fuen­te de la Fon­ca­la­da, con sus atrac­ti­vas pie­dras im­preg­na­das de mus­go y de his­to­ria. A ellas se les su­ma la im­po­nen­te Cá­ma­ra San­ta, crea­da por Al­fon­so II. En la fal­da del mon­te Na­ran­co, a un ameno pa­seo a pie des­de el cen­tro, se en­cuen­tran dos im­pre­sio­nan­tes jo­yas pre­rro­má­ni­cas: San­ta Ma­ría del Na­ran­co y San Mi­guel de Lillo. To­do ello en un en­torno con im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la ciu­dad y de to­da la mon­ta­ña cen­tral de As­tu­rias. 2. Pla­za del Fon­tán. Pun­to neu­rál­gi­co de la ciu­dad, el que es hoy uno de los lu­ga­res más ani­ma­dos de Ovie­do fue si­glos atrás una la­gu­na na­tu­ral nu­tri­da de ma­nan­tia­les y fuen­tes –de ahí su nom­bre–. Allí acu­dían los cam­pe­si­nos a ven­der sus pro­duc­tos, lo que la con­vir­tió en uno de los mer­ca­dos más an­ti­guos de As­tu­rias. Los mu­chos cam­bios que ha ex­pe­ri­men­ta­do la pla­za en los úl­ti­mos tiem­pos no le han he­cho per­der su esen­cia co­mo fo­co de la vi­da so­cial, don­de lo­ca­les y vi­si­tan­tes vie­nen y van, com­pran, ven­den, char­lan de for­ma ani­ma­da y apro­ve­chan pa­ra pi­co­tear al­gu­na co­sa por sus al­re­de­do­res. 3. De tien­das por la ca­lle Uría. Se tra­ta del prin­ci­pal eje co­mer­cial de la ciu­dad,

pe­ro tam­bién uno de los más em­ble­má­ti­cos, da­da su va­ria­da ofer­ta de tien­das y su ar­qui­tec­tu­ra. Pa­sear por ella y sus ale­da­ños, de­ján­do­se cau­ti­var por sus es­ca­pa­ra­tes y por su cen­te­na­rias fa­cha­das, es una ten­ta­ción a la que ren­dir­se fá­cil­men­te.

4. Cas­co an­ti­guo de Ovie­do. Pea­to­nal y con mu­cha so­le­ra, me­re­ce la pe­na ver el cas­co his­tó­ri­co de Ovie­do con la mi­ra­da ha­cia el cie­lo, pa­ra al­can­zar a ver la torre gó­ti­ca de la Ca­te­dral que pre­si­de la pla­za de Al­fon­so II el Cas­to. A po­cos me­tros se en­cuen­tran otras cua­tro to­rres, tes­ti­mo­nios de la his­to­ria de la ciu­dad, que se van des­cu­brien­do en un breve re­co­rri­do cir­cu­lar. Es­tas son San­ta Ma­ría La Real de la Cor­te, co­lin­dan­te al con­ven­to de Las Pe­la­yas, que tam­bién tie­ne su torre; la torre ro­má­ni­ca de la Ca­te­dral y la torre de San Tir­so el Real. A ello se le su­man es­cul­tu­ras con al­ma li­te­ra­ria y pre­sen­tes en las obras li­te­ra­rias de gran­des no­ve­lis­tas co­mo Leo­pol­do Alas ‘Cla­rín’ o Ra­món Pé­rez de Aya­la, en­tre otros.

5. Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co. Ubi­ca­do en una par­te del que fue­ra el his­tó­ri­co con­ven­to de San Vi­cen­te, es­te mu­seo ofre­ce un ex­haus­ti­vo y en­tre­te­ni­do re­co­rri­do por la me­mo­ria prehis­tó­ri­ca e his­tó­ri­ca del de­ve­nir de As­tu­rias, y de to­do el con­ti­nen­te.

6. Dul­ce ten­ta­ción ‘gour­met’. To­do via­je­ro me­re­ce de­te­ner­se de su pa­seo por Ovie­do pa­ra reponer fuer­zas de­gus­tan­do al­gu­nos de sus tí­pi­cos dul­ces: los car­ba­yo­nes y las mos­co­vi­tas. Y, ya pues­tos, lle­var­se una re­pre­sen­ta­ción de ellos de vuel­ta a ca­sa.

7. Mu­seo de Be­llas Ar­tes de As­tu­rias. Em­pla­za­do en pleno cas­co his­tó­ri­co, cons­ti­tu­ye una gran ven­ta­na abier­ta al ar­te, pues ofre­ce un re­co­rri­do por la his­to­ria del ar­te des­de el si­glo XIV has­ta la ac­tua­li­dad, con obras de El Gre­co, Go­ya, Zur­ba­rán, Mu­ri­llo, So­ro­lla, Pi­cas­so, Da­lí o Bar­ce­ló, en­tre otros.

8. Cam­po de San Fran­cis­co. Un es­pa­cio ver­de en el que re­la­jar­se y dis­fru­tar del ai­re li­bre, don­de cis­nes y pa­vos cam­pan a sus an­chas. Un en­cla­ve con vi­da pro­pia de obli­ga­da vi­si­ta y que atrae a to­das las eda­des.

9. Teatro Cam­poa­mor. Epi­cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad, en su seno se ce­le­bra el acla­ma­do Fes­ti­val de Ópe­ra de Ovie­do, y anual­men­te es el es­ce­na­rio de la en­tre­ga de los Pre­mios Prin­ce­sa de As­tu­rias.

10. En­tre vi­nos y si­dra. En Ovie­do, si de si­dra se tra­ta, hay que acer­car­se has­ta la ca­lle Gas­co­na, co­no­ci­da co­mo el bu­le­var de la si­dra, y ser tes­ti­go del ri­tual del es­can­cia­do pa­ra lue­go be­ber­se el cu­lín per­ti­nen­te de un so­lo tra­go. Y si la op­ción es ir de vi­nos, la ru­ta re­co­rre el en­torno de las ca­lles Cam­poa­mor y Manuel Pe­dre­gal. Co­no­ce más en www.tu­ris­moas­tu­rias.es.

Tu­ris­mo As­tu­rias - Juan­jo Arro­jo

Pla­za por­ti­fi­ca­da El Fon­tán, icono del pa­tri­mo­nio ur­bano de Ovie­do

San­ta Ma­ría del Na­ran­co, em­ble­ma del pre­rro­má­ni­co as­tu­riano

Una de las sa­las del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.