La ciu­dad de co­lor añil

Lonely Planet - - ESCAPADAS -

El oto­ño es uno de los me­jo­res mo­men­tos pa­ra vi­si­tar es­ta bo­ni­ta lo­ca­li­dad ma­rro­quí de ai­res an­da­lu­ces si­tua­da en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la ca­de­na mon­ta­ño­sa del Rif, a unas dos ho­ras en co­che de Ceu­ta y Tán­ger. La sua­ve tem­pe­ra­tu­ra no so­lo per­mi­te dis­fru­tar del pa­seo por sus in­trin­ca­das ca­lle­jue­las, sino tam­bién ex­plo­rar el her­mo­so en­torno na­tu­ral que lo ro­dea, co­mo la Re­ser­va Na­tu­ral Je­bel Bouha­chem o el Par­que Na­cio­nal de Ta­las­sem­ta­ne, don­de se con­ser­va un mag­ní­fi­co bos­que de pin­sa­pos y ce­dros. Chauen, co­mo tam­bién se la co­no­ce, se des­pa­rra­ma por la la­de­ra ba­jo el icó­ni­co per­fil que con­for­man las cum­bres Ti­so­uka y Ke­laa, que se ele­van por en­ci­ma del pue­blo co­mo dos cuer­nos (de he­cho, sha­wen sig­ni­fi­ca ‘cuer­nos’ en be­re­ber). La ciu­dad no con­ser­va te­so­ros ar­tís­ti­cos co­mo los pre­sen­tes en Ma­rra­kech o Fez, aun­que to­da ella es una pe­que­ña jo­ya de co­lor blan­co y azul, pul­cra­men­te en­lu­ci­da al me­nos una vez al año, cuan­do las mu­je­res re­nue­van la ca­pa de cal y añil de la fa­cha­da de sus ca­sas. Pa­sear por sus ca­lle­jue­las sin rum­bo fi­jo es una de­li­cia, al igual que sen­tar­se en al­guno de los ca­fés de la gran pla­za de Ou­ta o el Ham­mam pa­ra ob­ser­var el rit­mo co­ti­diano de la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.