Inns­bruck, la ciu­dad de las mon­ta­ñas

La ciu­dad aus­tría­ca se acu­na en el va­lle del río Inn co­mo un re­man­so de paz al que acu­dir des­pués de múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Una vez allí des­cu­bri­mos una ciu­dad vi­bran­te que sa­be vi­vir en per­fec­ta ar­mo­nía con el en­torno na­tu­ral que la ro­dea

Lonely Planet - - INNSBRUCK - TEX­TO CLA­RA AR­NE­DO FO­TO­GRA­FÍAS FLA­MI­NIA PE­LAZ­ZI

LA ARQUITECA ira­quí Zaha Ha­did su­po po­ner­le for­ma a la esen­cia de Inns­bruck. In­ter­pre­tó la es­pe­cial idio­sin­cra­sia de la bo­ni­ta ciu­dad ti­ro­le­sa, una suer­te de mez­cla en­tre mo­der­ni­dad y tra­di­ción, pa­ra con­ce­bir las es­ta­cio­nes del fu­ni­cu­lar y te­le­fé­ri­co Hun­ger­burg. For­mas or­gá­ni­cas de co­lo­res atur­que­sa­dos crean un pai­sa­je fu­tu­ris­ta ins­pi­ra­do en la na­tu­ra­le­za flui­da de la nie­ve y los gla­cia­res de es­tas mon­ta­ñas. El mo­derno fu­ni­cu­lar conecta en tan so­lo ocho mi­nu­tos con el te­le­fé­ri­co pa­no­rá­mi­co, que a su vez se ele­va ha­cia la pri­me­ra es­ta­ción, See­gru­be, pa­ra se­guir ha­cia la ele­va­da pa­ra­da fi­nal, el pi­co Ha­fe­le­kar, a 2.334 me­tros de al­ti­tud. Es la puer­ta de en­tra­da a un es­ce­na­rio en­tre el cie­lo y la tie­rra, de agu­dos pi­cos ro­co­sos que des­fi­lan a nues­tro al­re­de­dor pa­ra cul­mi­nar con au­to­ri­dad la Nord­ket­te, la sie­rra que ro­dea la ca­pi­tal ti­ro­le­sa y que for­ma par­te del Par­que Na­tu­ral del Kar­wen­del. Allá don­de ob­ser­ve­mos se­re­mos co­rres­pon­di­dos por la al­ti­va mi­ra­da de las mon­ta­ñas, mien­tras que al fondo del va­lle del que ve­ni­mos, Inns­bruck se acu­rru­ca co­mo pa­ra ase­gu­rar­nos una aco­ge­do­ra vuel­ta a ca­sa. Pun­to de par­ti­da de nu­me­ro­sos sen­de­ros y ru­tas ex­cur­sio­nis­tas, el Ha­fe­le­kar se vis­te de blan­co en in­vierno pa­ra re­ci­bir a los aman­tes del es­quí y el snow­board. Y es que po­cas ciu­da­des en Eu­ro­pa pue­den ofre­cer tan­ta al­tu­ra a tan po­ca dis­tan­cia co­mo Inns­bruck.

El ai­re pu­ro de los Al­pes nos acom­pa­ña en el ca­mino de re­gre­so mon­ta­ña aba­jo, de nue­vo con el có­mo­do te­le­fé­ri­co y fu­ni­cu­lar, co­mo pa­ra re­cor­dar­nos que la vi­da en Inns­bruck es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la cer­ca­na na­tu­ra­le­za.

Al sur de la ciu­dad, al otro ex­tre­mo de la Nord­ket­te, y pa­ra se­llar el va­lle so­bre el que se apo­sen­ta Inns­bruck, otro mon­te se ele­va ha­cia el azul cie­lo aus­tría­co. Se tra­ta del Ber­gie­sel, una co­li­na de 746 me­tros, una al­ti­tud mo­de­ra­da pe­ro su­fi­cien­te pa­ra per­mi­tir vis­tas de pá­ja­ro so­bre la ca­pi­tal ti­ro­le­sa. Es en es­te en­cla­ve en el que se en­cuen­tra Das Ti­rol Pa­no­ra­ma, un mu­seo que guar­da el lien­zo pa­no­rá­mi­co de 360 gra­dos y mil me­tros cua­dra­dos que des­cri­be con gran de­ta­lle la ba­ta­lla de Ber­gi­sel, que en 1809 en­fren­tó a los ti­ro­le­ses y a los ejér­ci­tos bá­va­ros y fran­ce­ses en el mis­mo en­cla­ve don­de aho­ra nos en­con­tra­mos. Una enor­me obra de ar­te pin­ta­da por Mi­chael Zeno Die­mer en 1894, que re­pre­sen­ta uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de la his­to­ria del Ti­rol y la re­sis­ten­cia an­te las in­va­sio­nes na­po­leó­ni­cas.

LA NORD­KET­TE CON­VIER­TE A INNS­BRUCK EN LA CIU­DAD IDÓ­NEA PA­RA LA PRÁC­TI­CA DEL MON­TA­ÑIS­MO Y LOS DEPORTES DE NIE­VE

Su hé­roe na­cio­nal, An­dreas Ho­fer, un hu­mil­de y lu­cha­dor cam­pe­sino, for­ma par­te de es­ta pin­tu­ra rea­lis­ta don­de los pai­sa­jes que ro­dean Inns­bruck y el es­ce­na­rio bé­li­co pa­re­cen co­brar vi­da so­bre el im­pre­sio­nan­te lien­zo cir­cu­lar.

Con el eco de la his­to­ria ti­ro­le­sa acom­pa­ñan­do nues­tros pa­sos, nos di­ri­gi­mos des­pués a la otra jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca que Zaha Ha­did con­ci­bió pa­ra Inns­bruck. Se tra­ta del Ber­gie­sels­chan­ze, el tram­po­lín de sal­to so­bre el que se lan­zan los me­jo­res sal­ta­do­res de es­quí de to­do el mun­do. Dos ve­ces se­de olím­pi­ca de los jue­gos de in­vierno, en los años 1964 y 1976, Inns­bruck aco­gió tam­bién, en enero del 2012, los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud. Es­to ha trans­for­ma­do la ca­pi­tal ti­ro­le­sa en un es­ce­na­rio de­por­ti­vo in­ver­nal de pri­mer or­den. Es en el fu­ni­cu­lar que me ele­va a lo más al­to del im­po­nen­te tram­po­lín don­de coin­ci­do con Ole Hen­ning, un no­rue­go de cin­cuen­ta años que, tras mu­chos años sin sal­tar, ha re­to­ma­do la prác­ti­ca del atre­vi­do de­por­te con ener­gía jo­vial. Y el tram­po­lín del Ber­gie­sel es uno de sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos don­de dis­fru­tar de su gran pa­sión. “Pa­ra mí, sal­tar es la me­jor de las te­ra­pias”, co­men­ta. Con la ale­gría de un ni­ño se di­ri­ge ha­cia la pla­ta­for­ma de sa­li­da, co­mo siem­pre, sin mie­do, pe­ro con gran res­pe­to ha­cia la prác­ti­ca. Tras en­fun­dar­se es­quís, cas­co y ro­di­lle­ras se dis­po­ne, al fin, a sal­tar. Allí le ve­mos, ele­ván­do­se por el ai­re con la ciu­dad a sus pies co­mo eter­na com­pa­ñe­ra. En tan so­lo cin­co se­gun­dos y a una ve­lo­ci­dad de 95 km/h, Ole ate­rri­za al otro ex­tre­mo de la pis­ta, tras vo­lar, li­te­ral­men­te, a unos cin­co me­tros de al­tu­ra. Por un mo­men­to, to­dos he­mos en­mu­de­ci­do, mien­tras Inns­bruck, co­mo te­lón de fondo del gran sal­to, per­ma­ne­cía im­per­té­rri­ta, ya acos­tum­bra­da a los arries­ga­dos vue­los de los sal­ta­do­res olím­pi­cos.

PE­QUE­ÑA PE­RO EN­CAN­TA­DO­RA

Un te­ja­do do­ra­do bri­lla con in­ten­si­dad en pleno cen­tro neu­rál­gi­co de Inns­bruck. Bau­ti­za­do po­pu­lar­men­te co­mo el “te­ja­di­to de oro”, se tra­ta de un pa­la­ce­te re­na­cen­tis­ta re­ma­ta­do por una be­lla cu­bier­ta de oro. Fue cons­trui­do ba­jo las ór­de­nes del em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano I de Habs­bur­go. Es­te icono de Inns­bruck se mi­ra, ca­ra a ca­ra, con su mo­derno com­pe­ti­dor, el tram­po­lín de sal­to, que que­da me­ta­fó­ri­ca­men­te co­nec­ta­do con el edi­fi­cio re­na­cen­tis­ta, fren­te a él, eri­gién­do­se co­mo el otro gran sím­bo­lo de la ciu­dad. El “te­ja­di­llo de oro” es, ade­más, el pun­to de par­ti­da de los pa­seos por el ele­gan­te cen­tro his­tó­ri­co que re­co­rro con la cal­ma de sa­ber que, en Inns­bruck, to­do que­da re­la­ti­va­men­te cer­ca. Des­de la pla­za del te­ja­di­llo ob­ser­vo los edi­fi­cios del an­ti­guo ayun­ta­mien­to, con la torre de la ciu­dad, una al­ta ata­la­ya que ofre­ce ma­ra­vi­llo­sas vis­tas del cas­co an­ti­guo y del pin­to­res­co ba­rrio de St. Ni­ko­laus –el más an­ti­guo de Inns­bruck–, an­cla­do a la ori­lla iz­quier­da del río Inn. Sus ale­gres ca­sas de co­lo­res se re­cor­tan al pie de las mon­ta­ñas del nor­te y pin­tan una de las pos­ta­les más her­mo­sas del lu­gar. Tam­bién aquí des­ta­ca la ca­sa Hel­bling­haus, cu­bier­ta por ale­gres y co­lo­ri­dos fres­cos ro­co­cós que ha­blan del res­plan­dor de la Inns­bruck que fue re­si­den­cia im­pe­rial de los

Habs­bur­go. Des­de aquí nos di­ri­gi­mos a la que fue su cor­te, el pa­la­cio im­pe­rial, con el mu­seo de ar­te po­pu­lar del Ti­rol y la im­pres­cin­di­ble igle­sia de la Cor­te, con las 28 es­ta­tuas de “los hom­bres ne­gros”, una co­lec­ción de es­ta­tuas de bron­ce del em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano que re­pre­sen­tan a ilus­tres an­te­pa­sa­dos y des­cen­dien­tes del em­pe­ra­dor.

Re­pi­can las cam­pa­nas de la ve­ci­na Ca­te­dral de San­tia­go, un im­po­nen­te edi­fi­cio ba­rro­co, y me re­cuer­dan que jus­to en Inns­bruck se en­cuen­tra una de las fá­bri­cas de cam­pa­nas más an­ti­guas de to­da Eu­ro­pa, la Grass­mayr, un ne­go­cio fa­mi­liar si­tua­do a las afue­ras del cen­tro his­tó­ri­co, que des­de 1599 man­tie­ne vi­va la tra­di­ción de con­fec­cio­nar cam­pa­nas pa­ra igle­sias y or­ques­tas. Se enor­gu­lle­cen de ha­ber fa­bri­ca­do, en­tre otras, cam­pa­nas pa­ra el Da­lai La­ma o al­gu­nas de las más gran­des del mun­do. “En­ten­de­mos las cam­pa­nas co­mo un gran ins­tru­men­to musical”, cuen­ta Johan­nes Grass­mayr a la vez que me en­se­ña el em­ble­ma de la fa­mi­lia que re­ma­ta sus obras, en for­ma de ángeles, por­que, co­mo él di­ce, “cuan­do las cam­pa­nas sue­nan, los ángeles vue­lan y nos pro­te­gen”.

EL PLA­CER DE COM­PRAR

De re­gre­so al cen­tro cru­zo el Wil­ten Vier­tel, o ba­rrio de Wil­ten, un his­tó­ri­co rin­cón de la ciu­dad que ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos años un pro­fun­do la­va­do de ca­ra, y ha emer­gi­do en los nue­vos tiem­pos co­mo uno de los ba­rrios más de mo­da de Inns­bruck, don­de los fi­nes de se­ma­na los jó­ve­nes de es­ta ciu­dad uni­ver­si­ta­ria se reú­nen pa­ra dis­fru­tar de un buen desa­yuno o brunch al sol en al­gu­na de las pe­que­ñas y cui­da­das te­rra­zas.

Des­de aquí se pue­de en­la­zar, a tra­vés del Ar­co de Triun­fo, cons­trui­do en el si­glo XVIII, con la ar­te­ria co­mer­cial, la Ma­ria-The­re­sien Stras­se, un bu­lli­cio­so bu­le­var abier­to en­tre bo­ni­tas cons­truc­cio­nes re­na­cen­tis­tas. Me in­va­de el de­seo co­lec­ti­vo de hus­mear en las de­li­cio­sas tien­das que me ro­dean, pe­que­ñas ten­ta­cio­nes re­ple­tas de la ma­gia de la re­gión. La fres­ca y pu­ra agua de las mon­ta­ñas que ro­dean la ciu­dad, las hier­bas aro­má­ti­cas y las flo­res al­pi­nas son la ma­te­ria fun­da­men­tal pa­ra ela­bo­rar los per­fu­mes de Aqua Al­pes, un ne­go­cio que con tan so­lo cua­tro años de tra­yec­to­ria ha sa­bi­do tras­la­dar lo me­jor de es­tas mon­ta­ñas a sus de­li­ca­dos pro­duc­tos de per­fu­me­ría. Tam­bién jo­ven es la za­pa­te­ría ar­te­sa­na y ta­ller Saschs, un uni­ver­so del cal­za­do he­cho a mano y al gus­to y me­di­da del clien­te. Otro ne­go­cio emer­gen­te don­de en­con­trar prác­ti­cos pro­duc­tos lo­ca­les co­mo cho­co­la­te o ja­bón es la bo­ni­ta tien­da Ti­ro­ler Ed­le. De­jan­do de la­do las com­pras, me de­ci­do a dis­fru­tar de la Inns­bruck más gas­tro­nó­mi­ca, la de los pe­que­ños pla­ce­res de ca­da día, co­mo los que ofre­ce la pas­te­le­ría y ca­fe­te­ría más an­ti­gua de la ciu­dad, la cen­te­na­ria Mun­dig, que ela­bo­ra, en­tre otros sa­bro­sos pas­te­les y dul­ces, las Ho­fer Ku­geln, unas bo­las de cho­co­la­te que

lle­van el nom­bre del gran hé­roe na­cio­nal y que son una au­tén­ti­ca ver­sión re­fi­na­da de las po­pu­la­res bo­las de Mo­zart aus­tría­cas. Más clá­si­cos son el Ca­fé Sa­cher, pa­raí­so pa­ra go­zar de la tar­ta vie­ne­sa por ex­ce­len­cia y el po­pu­lar Ho­tel Cen­tral, que cuen­ta con una ele­gan­te ca­fe­te­ría al más pu­ro es­ti­lo vie­nés. Pe­ro no hay dul­ce sin sa­la­do, así que me dis­pon­go tam­bién a rastrear al­gu­nas tien­das es­pe­cia­li­za­das en pro­duc­tos lo­ca­les. Es el speck, una es­pe­cie de ja­món ahu­ma­do, uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la co­ci­na ti­ro­le­sa, así que nos di­ri­gi­mos al Spec­kla­de­le, una di­mi­nu­ta tien­da de em­bu­ti­do ahu­ma­do, pa­ra co­no­cer la gran va­rie­dad de es­tos pro­duc­tos. Por úl­ti­mo, en la fan­tás­ti­ca li­co­re­ría s’Cu­li­na­rium me su­mer­jo en el mun­do de los licores lo­ca­les, en­tre los que so­bre­sa­le el tra­di­cio­nal li­cor de saú­co.

UN MUN­DO BRI­LLAN­TE

Exis­ten pai­sa­jes na­tu­ra­les inol­vi­da­bles, pe­ro exis­ten tam­bién ex­qui­si­tos pai­sa­jes ar­ti­fi­cia­les que la mano del hom­bre ha si­do ca­paz de crear a tra­vés de la fan­ta­sía e ima­gi­na­ción. Es el ca­so del Kris­tal­wel­ten, los mun­dos de cris­tal que la fá­bri­ca Swa­rovs­ki de la ve­ci­na po­bla­ción de Wat­tens ofre­ce a los vi­si­tan­tes co­mo un via­je oní­ri­co por en­so­ña­do­ras ins­ta­la­cio­nes y obras de ar­te he­chas con el va­lio­so cris­tal de es­ta co­no­ci­da mar­ca. El mu­seo cuen­ta con dos par­tes, una in­te­rior, en un uni­ver­so de sa­las que son un des­fi­le de crea­cio­nes en cris­tal de nom­bres tan pres­ti­gio­sos co­mo Brian Eno, Keith Ha­ring, Sal­va­dor Da­lí, Arik Levy o Ni­ki de Saint Pha­lle, y otra ex­te­rior, inau­gu­ra­da en el 2015, en for­ma de jar­dín ima­gi­na­do don­de bri­llan ár­bo­les de ti­ti­lan­tes co­pas, co­mo una in­grá­vi­da nu­be so­bre una re­po­sa­da pis­ci­na es­pe­jo, ro­dea­da de jar­di­nes con es­pa­cios pa­ra el jue­go de los más pe­que­ños de la fa­mi­lia. La fla­man­te nu­be de cris­tal es obra de Andy Cao y Xa­vier Pe­rrot, y abre la puer­ta al in­fi­ni­to uni­ver­so crea­ti­vo del mun­do Swa­rovs­ki. Y es que es­te ape­lli­do es uno de los or­gu­llos de la re­gión. Su fá­bri­ca de Wat­tens re­ci­be ca­da día vi­si­tan­tes de to­do el mun­do que se acer­can en vehícu­lo par­ti­cu­lar o en un prác­ti­co au­to­bús lan­za­de­ra des­de el cen­tro de Inns­bruck. El se­cre­to de la com­po­si­ción quí­mi­ca que ha­ce bri­llar sus cris­ta­les que­da ce­lo­sa­men­te guar­da­do ba­jo el nom­bre de una fa­mi­lia ori­gi­na­ria de Bohe­mia que en­con­tró en la re­gión el en­cla­ve ideal pa­ra ini­ciar es­te prós­pe­ro y res­plan­de­cien­te ne­go­cio.

EN LA CA­PI­TAL TI­RO­LE­SA, MO­DER­NI­DAD, TRA­DI­CIÓN, NA­TU­RA­LE­ZA Y DE­POR­TE VAN DE LA MANO EN UNA SÍN­TE­SIS PER­FEC­TA

La pri­me­ra pa­ra­da del te­le­fé­ri­co, en See­gru­be, per­mi­te dis­fru­tar de la ima­gen de la ciu­dad des­de el ai­re DE­RE­CHA Zaha Ha­did fue la ar­tí­fi­ce de las es­ta­cio­nes del fu­ni­cu­lar que imi­tan las for­mas flui­das de la nie­ve

Edi­fi­cios re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cos con­vi­ven a lo lar­go de la Ma­riaThe­re­sien Stras­se

La pin­tu­ra pa­no­rá­mi­ca ‘Pa­no­ra­ma Bild’ des­cri­be la his­to­ria del Ti­rol en 360º To­rreo­nes de igle­sias des­pun­tan en el cie­lo del cen­tro his­tó­ri­co IZ­QUIER­DA Ta­ller ar­te­sa­nal de cal­za­do Sasch DE­RE­CHA El tram­po­lín de sal­to de Ber­gie­sel con­cen­tra pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos a es­te es­pec­ta­cu­lar de­por­te olím­pi­co

El gi­gan­te y el bos­que de nu­bes (iz­quier­da) for­man par­te del fan­tás­ti­co uni­ver­so de cris­tal Swa­rovs­ki

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.