Tie­rra de tra­di­cio­nes

Una ciu­dad me­die­val. Ríos y puen­tes. Le­yen­das. Ar­te­sa­nos y ar­tis­tas. Helados de di­se­ño. Si­glos de sa­bi­du­ría ce­rá­mi­ca. Fo­sos, mu­ra­llas y to­rres de­fen­si­vas. Jo­sep Pla. Arroz cal­do­so o paella. Ba­las de pa­ja. Hu­me­da­les que son re­fu­gio de aves. El le­ga­do íbe­ro

Lonely Planet - - GIRONA Y EL EMPORDÀ - TEX­TO KRIS UBACH FO­TO­GRA­FÍAS RO­BER­TO IVÁN CANO Y KRIS UBACH

HAY UN DI­CHO PO­PU­LAR que re­za: “Si vas a Gi­ro­na has de fer un pe­tó al cul de la lleo­na” (‘si vas a Gi­ro­na, tie­nes que be­sar el cu­lo de la leo­na'). El ani­mal en cues­tión es una es­cul­tu­ra del si­glo XII –de du­do­so pa­re­ci­do a la rei­na de los fe­li­nos– cu­yas po­sa­de­ras se ha­llan a dis­po­si­ción de to­do aquel que ten­ga la vo­lun­tad de re­gre­sar al­gu­na vez a la ca­pi­tal del Gi­ro­nès. Po­dría­mos de­cir que be­sar a la leo­na, que se en­cuen­tra si­tua­da a la en­tra­da del puen­te de Sant Fe­liu, se­ría la ver­sión ge­run­den­se de lan­zar una mo­ne­da a la Fontana di Tre­vi en Ro­ma. Con o sin óscu­lo en la agen­da, con­vie­ne des­pués su­bir la es­ca­li­na­ta de la ve­ci­na igle­sia de Sant Fe­liu pa­ra co­no­cer a otro de esos per­so­na­jes que Gi­ro­na ha si­tua­do en­tre su más que­ri­da sim­bo­lo­gía: Sant Nar­cís. El sar­có­fa­go del san­to pa­trón de la ciu­dad fue el res­pon­sa­ble, se­gún la le­yen­da, de la de­rro­ta de los fran­ce­ses du­ran­te el si­tio de la vi­lla en 1285. Du­ran­te el sa­queo a la igle­sia, to­do un ejér­ci­to de mos­car­do­nes sa­lie­ron del se­pul­cro pro­vo­can­do el te­rror y la muer­te en­tre las tro­pas ga­las, lo que ex­pli­ca por­qué las mos­cas –en for­ma de es­cul­tu­ras, vi­tra­les o sou­ve­nirs– es­tán tan pre­sen­tes por to­da la ciu­dad.

En es­ta Gi­ro­na que con­ser­va tan in­tac­ta su de­vo­ción por las le­yen­das, re­co­rre­mos las ca­lles de los Cal­de­rers, de las Ba­lles­te­ries y de la Ar­gen­te­ria, cu­yos nom­bres nos re­cuer­dan có­mo de­bie­ron or­ga­ni­zar­se los gre­mios en si­glos pre­té­ri­tos. En ellas hay ne­go­cios vie­jos, ne­go­cios nue­vos y los que es­tán a medio ca­mino. En­tre los más ve­te­ra­nos des­ta­ca Ra­món Boix, un ta­ller ar­te­sano es­pe­cia­li­za­do en la­tón y co­bre que lle­va tres ge­ne­ra­cio­nes mo­de­lan­do atuen­dos de Se­ma­na San­ta a gol­pe de mar­ti­llo. Tam­bién hay tien­das a la úl­ti­ma que ven­den pren­das vin­ta­ge, ar­te­sa­nos híps­ters que uti­li­zan téc­ni­cas an­ces­tra­les pa­ra ela­bo­rar ja­bo­nes o pa­pel y has­ta un re­fu­gia­do si­rio que ha abier­to una pas­te­le­ría con (ex­qui­si­tas y ca­ló­ri­cas) re­ce­tas de su país.

Des­de Ba­lles­te­ries po­de­mos ir a bus­car la ca­lle de la Fo­rça, el eje cen­tral del Ba­rri Vell (cas­co an­ti­guo) que con­ser­va el tra­za­do de la Ge­run­da fun­da­da por los ro­ma­nos y que an­ta­ño no era otra co­sa que el Car­dus Ma­xi­mus. Pa­sea­ron por ella los ma­gis­tra­dos to­ga en ris­tre, los con­de­na­dos que en épo­ca me­die­val se tras­la­da­ban ex­tra­mu­ros pa­ra ser eje­cu­ta­dos y hoy los tu­ris­tas, que tie­nen a su dis­po­si­ción un buen pu­ña­do de tien­das re­ple­tas de ima­nes, ca­mi­se­tas y mos­cas de Sant Nar­cís. En la par­te al­ta de la Fo­rça, allí don­de se en­con­tra­ba el fo­ro ro­mano, se le­van­ta la Ca­te­dral de San­ta Ma­ria de Gi­ro­na. A lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y pa­ra muy di­ver­sas re­li­gio­nes, las es­ca­le­ras siem­pre se usa­ron co­mo im­po­nen­tes puer­tas de en­tra­da a los lu­ga­res de cul­to. Y los gi­ro­nins no po­dían ser me­nos. Igual que las ve­ci­nas ba­sí­li­ca de Sant Fe­liu e igle­sia de Sant Mar­tí Sa­cos­ta, tam­bién la Ca­te­dral es­tá pre­si­di­da por una es­ca­li­na­ta mo­nu­men­tal pa­ra la que hay que te­ner pier­nas y mo­ral. Se enamo­ra­ron de ella los res­pon­sa­bles de efec­tos es­pe­cia­les de la se­rie Jue­go de tro­nos, quie­nes usa­ron es­ta so­lem­ne es­truc­tu­ra ba­rro­ca, ade­más de otros rin­co­nes de la Gi­ro­na me­die­val, pa­ra re­crear las ciu­da­des fan­tás­ti­cas de Braa­vos y Des­em­bar­co del Rey. Hay que su­bir­las pel­da­ño a pel­da­ño (o es­qui­var­las por la ca­lle Pu­ja­da de la Ca­te­dral) pa­ra con­tem­plar la ciu­dad des­de arri­ba, vi­si­tar el Mu­seo de Ar­te de Gi­ro­na –que guar­da la es­cul­tu­ra ori­gi­nal de la leo­na– y des­cu­brir las gár­go­las que, co­mo tan­tas co­sas en es­ta ciu­dad, tie­nen su pro­pia le­yen­da. A par­tir de aquí te­ne­mos dos op­cio­nes: se­guir cues­ta arri­ba has­ta la mu­ra­lla pa­ra vi­si­tar el mo­nas­te­rio de Sant Pe­re de Ga­lli­gants y des­pués bus­car la som­bra en al­guno de los pin­to­res­cos jar­di­nes de la zo­na.

O vol­ver cues­ta aba­jo atra­ve­san­do el call, la em­ble­má­ti­ca ju­de­ría, pa­ra si­tuar­nos de nue­vo a pie del río On­yar.

Si nos de­can­ta­mos por la op­ción más có­mo­da, ba­ja­re­mos has­ta el río y lo cru­za­re­mos a la al­tu­ra del puen­te de Pe­dra ('puen­te de pie­dra') –por don­de an­tes pa­sa­ba la ca­rre­te­ra Ma­dri­dF­ran­cia– o por el más pin­to­res­co puen­te de las Pei­xa­te­ries Ve­lles ('an­ti­guas pes­ca­de­rías'), cons­trui­do por la em­pre­sa de Gus­tav Eif­fel en 1876 por la mó­di­ca can­ti­dad de 22.500 pe­se­tas. Es­ta es la ori­lla del muy con­cu­rri­do ba­rrio del Mer­ca­dal, y des­de ella po­dre­mos con­tem­plar la más icó­ni­ca de las vis­tas de Gi­ro­na: la de las ca­sas del On­yar. Lo que ve­mos era la par­te fea y su­cia de unos ho­ga­res que en el pa­sa­do vi­vían de es­pal­das a un cau­ce flu­vial en el que des­agua­ban ca­ñe­rías y le­tri­nas. Tras una re­cu­pe­ra­ción pro­gre­si­va que ha lle­va­do dé­ca­das, hoy es­tas fa­cha­das de vi­vos co­lo­res son un re­cla­mo tu­rís­ti­co de pri­mer or­den, pe­ro tam­bién un or­gu­llo pa­ra los pro­pios ge­run­den­ses, que pre­su­men de có­mo ha me­jo­ra­do su cas­co an­ti­guo en la úl­ti­ma dé­ca­da.

A di­fe­ren­cia de lo que pa­sa en el Ba­rri Vell de Gi­ro­na, el dis­tri­to del Mer­ca­dal na­da tie­ne que ver con lo que fue­ra es­te lu­gar ha­ce 150 años. Los nom­bres de al­gu­nas ca­lles, co­mo la de San­ta Cla­ra –o la pla­za de Sant Agus­tí que es co­mo to­da­vía se co­no­ce una sec­ción de la ac­tual pla­za In­de­pen­dèn­cia–, nos re­cuer­dan que en el pa­sa­do aquí hu­bo mu­chos con­ven­tos que no so­bre­vi­vie­ron ni a la De­sa­mor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal ni a la ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca del si­glo XIX. Por suer­te, al­gu­nos de los mo­nas­te­rios que an­ta­ño sal­pi­ca­ban el Mer­ca­dal se sal­va­ron de la que­ma. Uno de ellos, el de los Ca­put­xins, al­ber­ga hoy el Mu­seo de His­to­ria de Gi­ro­na, por ejem­plo.

La pea­to­nal San­ta Cla­ra es el ner­vio co­mer­cial más con­cu­rri­do del Mer­ca­dal, un lu­gar de es­ca­pa­ra­tes que son cló­ni­cos a los de tan­tas otras ciu­da­des, pe­ro don­de to­da­vía en­con­tra­mos al­gu­na sor­pre­sa úni­ca y es­pe­cial. En­tre ellas pas­te­le­rías de to­da la vi­da co­mo Can Cas­te­lló, don­de la sa­bi­du­ría po­pu­lar (y la gu­la) im­po­nen pe­dir­se un xui­xo de cre­ma, o Ca­sa Mo­ner, don­de el pan vuel­ve a ha­cer­se con ma­sa ma­dre y sal ma­ri­na. Tam­bién en San­ta Cla­ra los cé­le­bres her­ma­nos Ro­ca tie­nen su pe­que­ño ca­pri­cho fa­mi­liar, el Ro­cam­bo­lesc, una he­la­de­ría de autor don­de el He­la­do Os­cu­ro tie­ne for­ma de Darth Va­der y el po­lo Cu­lo de la Leo­na sa­be a man­za­na y es… ya lo ha­brán ima­gi­na­do.

Sa­li­mos de la ca­pi­tal pa­ra di­ri­gir­nos ha­cia esas tie­rras de la Cos­ta Bra­va que Jo­sep Pla, uno de los gran­des maes­tros de las le­tras ca­ta­la­nas, de­fi­nió co­mo “Em­por­dà Pe­tit” o “Em­por­da­net”. Es­te lu­gar de lí­mi­tes in­ven­ta­dos que el escritor de Pa­la­fru­gell si­tuó en­tre el Mont­grí y la Vall d'Aro y de las Ga­va­rres has­ta el mar, es tie­rra de ar­te­sa­nos, de pue­blos le­van­ta­dos pie­dra a pie­dra por se­ño­res feu­da-

les, de co­ci­na de mar y mon­ta­ña, de arro­za­les, cam­pos de man­za­nos, gi­ra­so­les y ba­las de pa­ja, mu­chas ba­las de pa­ja. Y tam­bién de hu­me­da­les que dan ho­gar a nu­me­ro­sas es­pe­cies de aves que en su pe­rió­di­co via­je ha­cia el sur, o ha­cia el nor­te, de­ci­den po­ner pie en es­te pe­que­ño rin­cón del Me­di­te­rrá­neo.

Em­pe­ce­mos por La Bisbal d'Em­por­dà, una lo­ca­li­dad de in­te­rior cu­yo sky­li­ne nos da pis­tas so­bre un pa­sa­do in­dus­trial re­cien­te. Lo ates­ti­guan las más de vein­te chi­me­neas de la­dri­llo que se ele­van al cie­lo ya sin hu­mo y que se con­ser­va­ron pa­ra ser vis­tas, más que por su uti­li­dad. Que no fun­cio­nen las chi­me­neas no sig­ni­fi­ca que en La Bisbal, don­de aho­ra se tra­ba­ja con hor­nos eléc­tri­cos o de ga­soil, no si­ga per­pe­tuán­do­se esa tra­di­ción ce­ra­mis­ta que, si nos ate­ne­mos a los pri­me­ros do­cu­men­tos es­cri­tos, se re­mon­ta al si­glo XVI. Hay más de cua­ren­ta obra­do­res es­pe­cia­li­za­dos; mu­chos de ellos fun­cio­nan des­de ha­ce va­rias ge­ne­ra­cio­nes y al­gu­nos otros per­te­ne­cen a ar­tis­tas jó­ve­nes que jus­to aca­ban de ins­ta­lar­se. Hay mer­ca­do y hay fu­tu­ro en la ce­rá­mi­ca.

Y es que en Ca­ta­lu­ña es ha­bi­tual re­co­rrer los ki­ló­me­tros que ha­ga fal­ta pa­ra ve­nir a La Bisbal con in­ten­ción de com­prar bo­ti­jos, ca­zue­las, ma­ce­tas o bal­do­sas pa­ra ali­ca­tar el ba­ño. Los tu­ris­tas que vi­si­tan la Cos­ta Bra­va son tam­bién un buen clien­te, de he­cho lo vie­nen sien­do des­de los años 60. Pa­san por el Mu­seo de Ce­rá­mi­ca Te­rra­cot­ta y en los

ta­lle­res com­pran va­ji­llas o pie­zas de autor que des­pués lu­ci­rán en los más va­rio­pin­tos sa­lo­nes y co­ci­nas del mun­do.

Quie­nes gas­tan su di­ne­ro en La Bisbal d'Em­por­dà sue­len apro­ve­char el via­je pa­ra re­co­rrer los sie­te ki­ló­me­tros que se­pa­ran la ca­pi­tal ce­ra­mis­ta de Ca­ta­lu­ña del muy bello y pin­to­res­co pue­blo de Pe­ra­ta­lla­da. Es­te mu­ni­ci­pio, que no ne­ce­si­ta­ría efec­tos es­pe­cia­les pa­ra apa­re­cer en al­gu­na se­rie de am­bien­ta­ción his­tó­ri­ca, tra­ta de no mo­rir de éxi­to cuan­do se acer­ca la tem­po­ra­da al­ta. El se­cre­to de su en­can­to vie­ne en for­ma de fo­sos, to­rres, mu­ra­llas y ca­so­nas es­tran­gu­la­das por las en­re­da­de­ras que se vi­si­tan me­jor cuan­do el día pro­me­te sol y el grue­so de tu­ris­tas pre­fie­re que­dar­se en la pla­ya. Los se­ño­res feu­da­les hi­cie­ron de Pe­ra­ta­lla­da su ho­gar, pe­ro no fue la úni­ca. Tam­bién otras lo­ca­li­da­des en las in­me­dia­cio­nes co­mo Mo­nells, Ma­dre­man­ya o Pals se cons­tru­ye­ron con vo­ca­ción de­fen­si­va en pie­dra co­lor miel y han lle­ga­do (ca­si) in­tac­tas a nues­tros días.

Nos acer­ca­mos has­ta Pals, cu­yo re­cin­to gó­ti­co es­tu­vo prác­ti­ca­men­te en los hue­sos has­ta los años 40, cuan­do al­gu­nos ve­ci­nos in­vir­tie­ron mu­chas pe­se­tas y 30 años de res­tau­ra­cio­nes pa­ra devolverle su es­plen­dor pre­té­ri­to. Cuan­do Jo­sep Pla es­cri­bió so­bre ella en el año 1968, Pals ya era una vi­lla me­die­val en­can­ta­do­ra por la que me­re­cía la pe­na de­jar­se caer. El pro­sis­ta pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó a su pro­mo­ción cuan­do es­cri­bió:

“Pals no me­re­ce una vi­si­ta, sino cien vi­si­tas, por­que su ubi­ca­ción ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ver uno de los pai­sa­jes más be­llos e inol­vi­da­bles del país”.

Lo cier­to es que el en­torno na­tu­ral de Pals se sal­vó del boom in­mo­bi­lia­rio de los años 50 y si­gue in­tac­to hoy en día gra­cias a un he­cho más pro­pio de una no­ve­la de es­pías que a la reali­dad en es­te rin­cón del ma­pa. Du­ran­te la Gue­rra Fría, el go­bierno nor­te­ame­ri­cano es­co­gió la pla­ya de Pals co­mo lu­gar idó­neo pa­ra co­lo­car una emisora de ra­dio que des­de allí emi­tie­ra men­sa­jes pro­ca­pi­ta­lis­tas a los paí­ses co­mu­nis­tas. Los yan­quis ad­qui­rie­ron te­rre­nos en el li­to­ral, ins­ta­la­ron las co­lo­sa­les an­te­nas y Ra­dio Li­berty ini­cia­ba sus emi­sio­nes en 1959. Tras va­rias dé­ca­das en fun­cio­na­mien­to, la ra­dio ca­lló pa­ra siem­pre en ma­yo de 1991 tras la caí­da del co­mu­nis­mo. Sus 700 to­ne­la­das de chatarra fue­ron re­ti­ra­das de la pla­ya de Pals ha­ce po­co más de diez años, de­jan­do tras de sí un pai­sa­je per­fec­ta­men­te diá­fano y sin ho­te­les de ma­sas.

So­lo hay que to­mar al­gu­na ca­rre­te­ra se­cun­da­ria o ca­mino ru­ral en el en­torno de Pals pa­ra com­pro­bar que lo que do­mi­na el ho­ri­zon­te son los cam­pos de arroz, que aquí se cul­ti­van des­de el si­glo XV. Du­ran­te si­glos es­ta fue tie­rra de mo­li­nos y de arro­za­les, pe­ro tam­bién de agua en­char­ca­da que en tiem­pos su­pu­so un ver­da­de­ro pro­ble­ma de sa­lud pa­ra la po­bla­ción lo­cal. El pa­lu­dis­mo –de pa­lus (‘pan­tano' en la­tín), pa­la­bra que tam­bién dio nom­bre al pro­pio Pals– ata­có a tan­ta gen­te en el si­glo XVII que el cul­ti­vo del arroz aca­bó por prohi­bir­se en la zo­na en 1838. Pe­ro por suer­te se vol­vió a re­cu­pe­rar po­co des­pués. Y de­ci­mos por suer­te por­que hoy el ce­real que cre­ce en Pals es un pro­duc­to de al­tí­si­ma ca­li­dad por su len­ta ma­du­ra­ción: tie­ne mar­ca de ga­ran­tía y es la jo­ya del re­ce­ta­rio del Em­por­dà. Con­vie­ne pro­bar­lo en al­gu­na de sus ver­sio­nes a la ca­zue­la, cal­do­so, en paella o in­clu­so en for­ma sus­hi, no im­por­ta. Hay res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos, jor­na­das gas­tro­nó­mi­cas a lo lar­go del año y ce­le­bra­cio­nes du­ran­te la plan­ta­da y la sie­ga del arroz que ter­mi­nan en pae­llas po­pu­la­res. Op­cio­nes no fal­tan.

Conducimos sin pri­sas a tra­vés de lo­ca­li­da­des de nom­bres desconcertantes co­mo Vul­pe­llac, Ul­tra­mort, Ca­na­post, Ma­ta­ju­dai­ca… y nos de­te­ne­mos en Ullas­tret, un mu­ni­ci­pio que apa­re­ce en los li­bros de his­to­ria por al­ber­gar el nú­cleo de po­bla­ción íbe­ra más im­por­tan­te del no­res­te pe­nin­su­lar. En los pa­ra­jes agrí­co­las de Ullas­tret, las pros­pec­cio­nes geo­fí­si­cas lle­va­das a ca­bo por los ar­queó­lo­gos han per­mi­ti­do di­bu­jar con cla­ri­dad me­ri­dia­na el ma­pa ur­ba­nís­ti­co de es­ta ciu­dad de la an­ti­güe­dad, que en su épo­ca de es­plen­dor lle­gó a te­ner en­tre 4.000 y 6.000 ha­bi­tan­tes. Po­dría­mos de­cir que ellos, los in­di­ge­tes, fue­ron los pri­me­ros ge­run­den­ses, pues lle­ga­ron an­tes que los ro­ma­nos del Car­dus Ma­xi­mus de Gi­ro­na, que los se­ño­res feu­da­les y que Jo­sep Pla. Ya en su épo­ca for­ja­ban sus ar­mas y uten­si­lios, mol­dea­ban su ce­rá­mi­ca y te­jían sus pro­pios ca­nas­tos. Hay co­sas que no han cam­bia­do. No cul­ti­va­ban arroz por­que es­te ce­real no lle­gó a la pe­nín­su­la has­ta el si­glo VII, pe­ro quién sa­be, qui­zás ellos in­ven­ta­ran la co­ci­na de mar y mon­ta­ña, aña­dien­do unas cuan­tas al­me­jas al co­ci­do de po­llo.

El río On­yar, con las emblemáticas fa­cha­das de co­lo­res, el puen­te de las Pei­xa­te­ries Ve­lles ('an­ti­guas pes­ca­de­rías') y la Ca­te­dral, al fondo

El cas­co an­ti­guo de Gi­ro­na con­ser­va gran par­te de su ur­ba­nis­mo y ar­qui­tec­tu­ra de ori­gen me­die­val

Jar­di­nes del Doc­tor Fi­gue­ras con la Ca­te­dral de Gi­ro­na al fondo

Uno de los pa­sa­jes del 'call' (el an­ti­guo ba­rrio ju­dío) IZ­QUIER­DA Ma­naies de Gi­ro­na DE­RE­CHA Ca­pi­tel en el mo­nas­te­rio de Sant Pe­re de Ga­lli­gants

Las ca­sas del río On­yar des­de el puen­te de Gó­mez, uno de los que une el Ba­rri Vell y el ba­rrio del Mer­ca­dal, en Gi­ro­na

Ro­ser Alo­mar en su ta­ller DE­RE­CHA Jar­di­nes de la Fran­ce­sa

Dos rin­co­nes de la pin­to­res­ca Pe­ra­ta­lla­da

El en­torno de Pals es­tá pre­si­di­do por arro­za­les y cam­pos de cul­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.