Atrac­ción por el as­fal­to

Des­de el Pi­ri­neo has­ta el Me­di­te­rrá­neo una com­ple­ta red de ru­tas des­cu­bre los me­jo­res tra­za­dos pa­ra ir en bi­ci­cle­ta

Lonely Planet - - AVENTURA -

To­do em­pe­zó cuan­do el ci­clis­ta nor­te­ame­ri­cano Lan­ce Arms­trong, atraí­do por el sua­ve cli­ma que le per­mi­tía en­tre­nar to­do el año en las bu­có­li­cas carreteras de Gi­ro­na, de­ci­dió ins­ta­lar­se en un pa­la­ce­te de la ca­pi­tal del Ter. Eran sus años glo­rio­sos. Ca­da ve­rano co­se­cha­ba vic­to­rias do­ra­das en el Tour de Fran­cia y go­za­ba de re­co­no­ci­mien­to mun­dial. Hoy la po­pu­la­ri­dad del con­tro­ver­ti­do hep­ta­cam­peón no es la mis­ma, pe­ro el efec­to lla­ma­da fue in­dis­cu­ti­ble. Una dé­ca­da des­pués, mi­les de ci­clis­tas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do ate­rri­zan ca­da año en Gi­ro­na pa­ra prac­ti­car su afi­ción fa­vo­ri­ta du­ran­te las va­ca­cio­nes.

DE GI­RO­NA AL MUN­DO Si­tua­da en un pun­to es­tra­té­gi­ca­men­te fa­vo­ra­ble y bien co­mu­ni­ca­da, Gi­ro­na re­sul­ta per­fec­ta co­mo cam­po ba­se pa­ra sa­lir a pe­da­lear por las tran­qui­las carreteras del ma­ci­zo de Les Ga­va­rres, don­de se pue­den re­co­rrer pe­que­ños puertos de mon­ta­ña. Un po­co más allá, se ac­ce­de rá­pi­da­men­te a las pla­yas de la Cos­ta Bra­va. Ha­cia el nor­te, el Alt Em­por­dà se ex­pan­de has­ta el Pi­ri­neo y el Ca­bo de Creus, don­de los ci­clis­tas dis­fru­tan de las re­vi­ra­das cues­tas de Ca­da­quès y la as­cen­sión al mo­nas­te­rio de Sant Pe­re de Ro­des. Ha­cia el in­te­rior, en­tre bos­ques y acan­ti­la­dos, aguar­dan las carreteras de Coll­sa­ca­bra y Les Gui­lle­ries, la exu­be­ran­te zo­na vol­cá­ni­ca de la Ga­rrot­xa y el la­go de Ban­yo­les.

LA NUE­VA CUL­TU­RA CI­CLIS­TA Se cal­cu­la que ochen­ta ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les han fi­ja­do su re­si­den­cia en Gi­ro­na pa­ra en­tre­nar du­ran­te bue­na par­te de la tem­po­ra­da. Uno de los pri­me­ros fue Ch­ris­tian Meier, quien, tras re­ti­rar­se de la com­pe­ti­ción, abrió el ca­fé La Fà­bri­ca (la­fa­bri­ca.cc), en el Ba­rri Vell, pa­ra ser­vir ca­fés de ca­li­dad y ren­dir cul­to al ci­clis­mo. Su re­ce­ta ha fun­cio­na­do y en po­co tiem­po se ha con­ver­ti­do en lu­gar de pe­re­gri­na­ción obli­ga­da pa­ra to­dos los ci­clis­tas que vi­si­tan la ciu­dad.

BARCELONA, A LA ÚL­TI­MA

El au­ge de la nue­va cul­tu­ra ci­clis­ta tam­bién ha des­em­bar­ca­do en la Ciu­dad Con­dal, con ca­fés si­ba­ri­tas co­mo On y Va (ony­vas­por­ts­cul­tu­re.com) o Ri­de Barcelona (ri­de.barcelona), que ofre­ce ru­tas, tracks de GPS y bi­ci­cle­tas de al­qui­ler pre­mium pa­ra ex­plo­rar con guía o por cuen­ta pro­pia las carreteras más atrac­ti­vas de la re­gión, des­de el cer­cano Ti­bi­da­bo has­ta el Pi­ri­neo y el Mon­tseny.

En los úl­ti­mos años, las carreteras me­nos tran­si­ta­das de Ca­ta­lu­ña se han con­ver­ti­do en un re­cla­mo pa­ra ci­clis­tas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.