BE­BE TU PRO­PIO PE­SO EN CA­FÉ

HEL­SIN­KI

Lonely Planet - - FINLANDIA -

“Pue­de que es­te sea so­lo un país en el que se ne­ce­si­ta to­mar una be­bi­da ca­lien­te”, ex­pli­ca Ioan­nis Hi­mo­nas, el ge­ren­te de una ca­fe­te­ría de Hel­sin­ki, cuan­do se le pre­gun­ta por qué los fin­lan­de­ses be­ben más ca­fé que na­die en el pla­ne­ta. “Du­ran­te la gue­rra, nues­tros abue­los be­bían una pul­pa de ma­de­ra her­vi­da”.

Es la res­pues­ta sen­ci­lla que re­sul­ta ade­cua­da a su lu­gar de tra­ba­jo. La ca­fe­te­ría Ipi Kul­ma­kup­pi­la es un es­pa­cio diá­fano de dos plan­tas, de hor­mi­gón blan­co, que ejer­ce co­mo as­cé­ti­co san­tua­rio de­di­ca­do a la ca­feí­na, y que a me­dia ma­ña­na es­tá lleno de si­len­cio­sos de­vo­tos, ves­ti­dos en to­nos mo­no­cro­má­ti­cos y sen­ta­dos en ta­bu­re­tes de ma­de­ra de abedul de es­té­ti­ca re­tro. Hay un mon­tón de ri­va­les que han ido sur­gien­do en torno a Ka­llio, que has­ta ha­ce ape­nas dos o tres años era un ba­rrio de ma­la no­ta si­tua­do al es­te de la ciu­dad, pe­ro que des­de en­ton­ces se ha ido con­vir­tien­do en el reino de la tri­bu hips­ter. Sin em­bar­go, Ipi tie­ne los ex­pre­sos más po­ten­tes y una ven­ta­ja des­ta­ca­da que lo di­fe­ren­cia: sus em­plea­dos son per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das a las que se ha ofre­ci­do una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo sin­gu­lar y un ambiente que les brin­da apo­yo.

Con cua­tro ta­zas al día pa­ra to­mar­se (el pro­me­dio per cá­pi­ta na­cio­nal), a los fin­lan­de­ses no les gus­ta es­tar le­jos de una do­sis de ca­feí­na. De vuel­ta al cen­tro de Hel­sin­ki, in­clu­so bien en­tra­da la tar­de, unos ca­fés art déco ci­lín­dri­cos guar­dan las som­brea­das es­qui­nas del par­que Kai­sa­nie­mi, en ca­da uno hay una co­la, y ca­da be­be­dor re­in­ci­den­te cuen­ta una teo­ría di­fe­ren­te so­bre la adic­ción na­cio­nal. La ca­feí­na es un cóm­pli­ce quí­mi­co de la or­gu­llo­sa idio­sin­cra­sia na­ti­va: si­su, que pue­de de­fi­nir­se co­mo una fir­me y va­le­ro­sa de­ter­mi­na­ción. O el lu­bri­can­te so­cial pa­ra una gen­te co­no­ci­da por ser re­ser­va­da. O, tal vez, y se­gún la ma­yo­ría de las muy par­ti­cu­la­res ob­se­sio­nes de es­ta na­ción, es so­lo un he­cho in­des­ci­fra­ble más de la vi­da fin­lan­de­sa (tan mis­te­rio­sa pa­ra ellos co­mo pa­ra to­dos los de­más). Ta­za de ca­fé en Ipi Kul­ma­kup­pi­la des­de 2,80 € (ipi­kul ma­kup­pi­la.fi).

In­te­rior de la so­fis­ti­ca­da ca­fe­te­ría

Ipi Kul­ma­kup­pi­la EN LA OTRA PÁ­GI­NA Un tí­pi­co quios­co pa­ra to­mar ca­fé eAn teyl­pia­craql uceo­fK­feaeis­ba­noioetm­hiin dHeeHl­seinls­ki­ni'skiKai­sa­nie­mi Park

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.