Ru­ta por el nor­te de la is­la

Lonely Planet - - ESCAPADAS -

LAS IS­LAS CA­NA­RIAS siempre son un buen des­tino en cual­quier épo­ca del año. Su cli­ma eter­na­men­te sua­ve las ha con­ver­ti­do en uno de los re­fu­gios in­ver­na­les pre­di­lec­tos por me­dia Eu­ro­pa, pe­ro no to­do es sol y pla­yas en las Is­las Afor­tu­na­das. So­bre to­do, si se ate­rri­za en Te­ne­ri­fe y se po­ne rum­bo al nor­te, un her­mo­so te­rri­to­rio de vol­ca­nes y bos­ques pri­mi­ti­vos que me­re­ce al­go más que un día de ex­cur­sión. El ma­ci­zo de Ana­ga y la Pun­ta de Teno mar­can los ex­tre­mos orien­ta­les y oc­ci­den­ta­les de es­ta franja cos­te­ra que guar­da atrac­ti­vos gas­tro­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les y na­tu­ra­les, co­mo el pro­pio bos­que de lau­ri­sil­va que cre­ce en Ana­ga, una re­li­quia del Ter­cia­rio que so­lo per­vi­ve en los ar­chi­pié­la­gos de Ca­na­rias, Azo­res y Ma­dei­ra. Pa­sear por alguno de los senderos que re­co­rren es­te hú­me­do bos­que de lau­re­les, vi­ñá­ti­gos, ti­los, pa­lo blan­co, ma­dro­ños, he­le­chos, mus­gos y lí­que­nes es la me­jor for­ma de aden­trar­se en el nor­te ti­ner­fe­ño, don­de aguar­dan otros es­pa­cios na­tu­ra­les de gran be­lle­za. Prue­ba de ello son el pai­sa­je vol­cá­ni­co que ro­dea el mu­ni­ci­pio de San­tia­go de Chi­le, los es­pec­ta­cu­la­res acan­ti­la­dos de ba­sal­to de Los Gi­gan­tes y los ta­jos y ba­rran­cos del ma­ci­zo de Teno, don­de se en­cuen­tra Mas­ca, un pe­que­ño pue­blo de­cla­ra­do Re­cin­to Et­no­grá­fi­co y Ar­qui­tec­tó­ni­co, don­de es ha­bi­tual ir a co­mer ca­bri­to. Un paraíso pa­ra sen­de­ris­tas que tam­bién guar­da te­so­ros ar­tís­ti­cos, co­mo los cen­tros his­tó­ri­cos de Ga­ra­chi­co y La Orotava, una vi­lla se­ño­rial con her­mo­sas casas re­na­cen­tis­tas entre las que des­ta­ca la Ca­sa de los Bal­co­nes, uno de los me­jo­res ejem­plos de cons­truc­ción ci­vil tra­di­cio­nal de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.