ES­TO NO ES LON­DRES

Laura y Se­le­ka Ar­tis­tas ur­ba­nos

Lonely Planet - - SEVILLA -

(PE­RO PO­DRÍA SER­LO) En­car­na­ción-Re­gi­na, Al­fal­fa, La Ma­ca­re­na… son ba­rrios vie­jos, pe­ro jó­ve­nes de es­pí­ri­tu. La crea­ti­vi­dad de mu­chos ar­tis­tas, anó­ni­mos y con­sa­gra­dos, ha des­pla­za­do el am­bien­ti­llo co­mer­cial y crea­ti­vo des­de el tra­di­cio­nal Cas­co An­ti­guo ha­cia es­ta par­te de la ciu­dad que aho­ra vive a la som­bra de las im­po­nen­tes Se­tas de Sevilla

EN EL 2011 SE INAU­GU­RA­BA la úl­ti­ma fa­se del pro­yec­to Me­tro­pol Pa­ra­sol, un mo­nu­men­to co­lo­sal y mul­ti­fun­cio­nal, más co­no­ci­do co­mo las Se­tas de Sevilla, que cam­bia­ría el rit­mo y la fi­so­no­mía del ba­rrio En­car­na­ción-Re­gi­na pa­ra siempre. Idea­das por el ber­li­nés Jür­gen Ma­yer, las Se­tas es­ta­ban lla­ma­das a con­te­ner el mer­ca­do de abas­tos del ba­rrio, un es­pa­cio de vi­da pú­bli­ca que lle­va­ba ca­si cua­ren­ta años ubi­ca­do en un em­pla­za­mien­to pro­vi­sio­nal. Du­ran­te la cons­truc­ción de aque­lla co­lo­sal es­truc­tu­ra de ma­de­ra, que por cier­to es la más gran­de del mun­do, se des­ta­pa­ron res­tos de la an­ti­gua ciu­dad ro­ma­na de His­pa­lis y, ya pues­tos, se do­tó tam­bién de un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo –el An­ti­qua­rium– que hoy se pue­de vi­si­tar en el sub­sue­lo del mo­nu­men­to.

Si las Se­tas su­pu­sie­ron una me­ta­mor­fo­sis es­truc­tu­ral, la pos­te­rior lle­ga­da de nue­vos ve­ci­nos con ideas re­no­va­das con­tri­bu­yó a la trans­for­ma­ción so­cial de la zo­na. De unos años a es­ta par­te, en el en­tre­si­jo de ca­lles al­re­de­dor de la pla­za de la En­car­na­ción, han cam­bia­do los pes­ti­ños por los

cup­ca­kes, las ven­tas de imá­ge­nes re­li­gio­sas por ga­le­rías de ar­te ur­bano y las tien­das de mo­das por

ate­liers de di­se­ña­do­res lo­ca­les. Hoy, el trián­gu­lo que con­for­man la pla­za de la En­car­na­ción, la pla­za de la Al­fal­fa y la pla­za del Pan (que en reali­dad se lla­ma pla­za Je­sús de la Pa­sión) al­ber­ga el Soho Be­ni­ta. Es el sub­ba­rrio de lo al­ter­na­ti­vo y de lo mo­derno y sus pro­mo­to­res reivin­di­can una Sevilla que va­ya más allá del man­tón de Ma­ni­la y los pa­sos de Se­ma­na San­ta. Hay som­bre­re­rías co­mo la de Patricia Buf­fu­na, que di­se­ña pa­ra Vic­to­rio & Luc­chino y pa­ra las pe­lí­cu­las de Al­ber­to Ro­drí­guez; hay es­pa­cios mul­ti­dis­ci­pli­na­res co­mo Un Ga­to en Bi­ci­cle­ta, que es li­bre­ría de ar­te a la vez que ca­fe­te­ría y escuela de cerámica; o La Je­ró­ni­ma, que ven­de li­bros de autores no­ve­les y tam­bién ejer­ce co­mo ta­ber­na de cer­ve­za ar­te­sa­nal. La lis­ta es lar­ga y entre ella hay pro­pues­tas de mo­da al­ter­na­ti­va y

eco­fas­hion (Isa­do­ra, Za­pa­ta, Ver­de Moscú, La Im­por­ta­do­ra…), in­terio­ris­mo (Flop!, Ar­te­fac­tum…) y res­tau­ra­ción (Ha­ba­ni­ta, Sal Gor­da...).

Los adic­tos al ga­fa­pas­tis­mo tam­bién sue­len tras­cen­der la zo­na ale­da­ña a las Se­tas y en­ca­ra­mar­se por el ma­pa ha­cia la Alameda de Hér­cu­les. La calle Fe­ria, en pleno ba­rrio de La Ma­ca­re­na, tie­ne un mer­ca­do con si­glos de his­to­ria al que acu­den los modernos pa po­ner­se púos de co­ci­na ja­po­ne­sa mien­tras ha­cen la com­pra de hor­ta­li­zas pa­ra la se­ma­na. Al mer­ca­do de abas­tos con ta­peo hay que su­mar­le, los jue­ves, un mer­ca­di­llo de se­gun­da Cuan­do ape­nas ha­bían cum­pli­do los vein­te años, Laura y Se­le­ka se co­no­cie­ron gra­cias a un reportaje que ha­bla­ba de las jó­ve­nes pro­me­sas del ar­te en Es­pa­ña. Des­de en­ton­ces, Se­le­ka, que pin­ta grafiti des­de los 10 años, y Laura, hi­ja de ar­tis­tas y li­cen­cia­da en be­llas ar­tes, se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. Ha­ce do­ce años inau­gu­ra­ron ga­le­ría pro­pia, De­lim­bo, es­pe­cia­li­za­da en street art, pos­gra­fi­ti y ar­te ur­bano y con­tem­po­rá­neo, que a día de hoy es to­da una re­fe­ren­cia no so­lo en Sevilla, sino a ni­vel in­ter­na­cio­nal. “Cam­bia­mos de ex­po­si­ción ca­da dos me­ses apro­xi­ma­da­men­te y, ade­más, fun­cio­na­mos co­mo re­si­den­cia de ar­tis­tas, ase­so­ra­mos a coleccionistas y re­pre­sen­ta­mos a va­rios ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo Oku­da, Mo­mo o Bo­ris Hop­pek. A pe­sar de es­tar muy ocu­pa­dos con la ga­le­ría, nun­ca he­mos de­ja­do de pin­tar en la calle. Aho­ra es­ta­mos pre­pa­ran­do una in­ter­ven­ción en el ba­rrio que va a de­jar a Sevilla con la bo­ca abier­ta”.

de­lim­bo.com

mano en el que se pue­den com­prar gan­gas con so­le­ra. A la tan van­guar­dis­ta mo­da de com­prar en mer­ca­dos que, ade­más, ofre­cen al­go pa pi­cá, hay que aña­dir un par ubi­ca­dos a orillas del río: el de Tria­na y el de la Lon­ja del Barranco. Es­te úl­ti­mo en reali­dad no es un mer­ca­do de abas­tos tra­di­cio­nal, sino un es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co al es­ti­lo del de San Mi­guel en Ma­drid o el de Vic­to­ria en Cór­do­ba, don­de uno pue­de via­jar por las co­ci­nas del mun­do sin mo­ver­se de me­sa ni cam­biar de di­vi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.