EL PER­FÍL

MA­RIO BA­LO­TE­LLI

Magazine Futbol Tactico - - Sumario - Au­tor: Héctor Gar­cía Fo­tos: Getty Images / Pu­ma

Ma­rio Ba­lo­te­lli lle­gó al Li­ver­pool el pa­sa­do ve­rano, en la que pue­de ser su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad en un gran equi­po tras pa­sar por In­ter, Man­ches­ter City y Mi­lan con mu­cho rui­do y po­co fút­bol. Mar­ca­do por su dís­co­lo ca­rác­ter, el ita­liano aún no ha con­se­gui­do bri­llar en An­field.

In­ter de Mi­lán, Man­ches­ter City, AC Mi­lan y Li­ver­pool. Cual­quier fut­bo­lis­ta so­ña­ría con te­ner es­ta nó­mi­na de equi­pos en su cu­rrícu­lo. El pro­ble­ma de Ma­rio Ba­lo­te­lli es lo que ha con­se­gui­do a sus 24 años y sin po­der bri­llar en nin­guno de ellos. Sin lu­gar a du­das, la ca­rre­ra del de­lan­te­ro ita­liano es­tá mar­ca­da por el ex­tre­mis­mo: sus go­les, sus ce­le­bra­cio­nes, sus ac­tua­cio­nes fue­ra del cam­po… To­do ador­na­do con un ca­rác­ter in­do­ma­ble, in­clu­so pa­ra un `do­ma­dor de leo­nes' como Jo­sé Mou­rin­ho, quien con­si­guió se­re­nar a Ibrahi­mo­vic o tem­plar a Eto'o, pe­ro no a Ba­lo­te­lli. En el equi­po ita­liano aún re­cuer­dan la no­che de Cham­pions Lea­gue an­te el Bar­ce­lo­na de Guar­dio­la. El In­ter ga­na­ba por 3-1 en la ida de las se­mi­fi­na­les cuan­do Mou­rin­ho de­ci­dió dar en­tra­da a Ba­lo­te­lli me­dia­da la se­gun­da mi­tad. En me­dio de la efer­ves­cen­cia de la hin­cha­da in­ter­is­ta, Ba­lo­te­lli se mos­tró apá­ti­co, en otro mun­do, el su­yo, ese del que in­ten­ta sa­lir aho­ra en An­field. La ven­ta de Luis Suá­rez al Bar­ce­lo­na obli­ga­ba al Li­ver­pool a bus­car un re­cam­bio. No lo en­con­tró has­ta las úl­ti­mas se­ma­nas del mer­ca­do in­ver­nal. El ele­gi­do fue Ma­rio Ba­lo­te­lli, quien po­nía así pun­to a fi­nal a su eta­pa de po­cas lu­ces y mu­chas som­bras en el AC Mi­lan. Hay una fra­se que pue­de de­fi­nir al cien por cien lo que es el ita­liano. La pro­nun­ció Mi­chael Robinson en Ca­nal Plus du­ran­te la re­trans­mi­sión del año pa­sa­do de los oc­ta­vos de fi­nal de la Cham­pions en­tre el Atlé­ti­co de Ma­drid y el Mi­lan: “Ba­lo­te­lli es­tá más preo­cu­pa­do por to­do lo que ro­dea al jue­go que del pro­pio jue­go”. Mi­chael Robinson, ex ju­ga­dor del Li­ver­pool, la pro­nun­ció des­pués de una fal­ta que el

ita­liano no pu­do lan­zar. Mal­hu­mo­ra­do, Ba­lo­te­lli se apar­tó a una ban­da, con los bra­zos en ja­rra, sin ac­tuar ni si­quie­ra en la con­tra que mon­tó el Atlé­ti­co en la ju­ga­da si­guien­te. Y es que Ma­rio Ba­lo­te­lli, den­tro de un jue­go co­lec­ti­vo como es el fút­bol, da la sen­sa­ción de que jue­ga pa­ra él so­lo. No im­por­ta lo que ha­ya al­re­de­dor ni los de­más.

UNA IN­FAN­CIA MUY DI­FÍ­CIL

A pe­sar de to­do, el ita­liano, ayu­da­do en gran me­di­da por el im­pac­to me­diá­ti­co que tie­ne, se man­tie­ne en la eli­te del fút­bol mun­dial. Al­go sor­pren­den­te pa­ra un de­lan­te­ro que en sus nue­ve años como pro­fe­sio­nal acu­mu­la una tris­te me­dia de 0,4 go­les por en­cuen­tro y cuen­ta con 18 tan­tos como me­jor re­gis­tro per­so­nal en una mis­ma tem­po­ra­da. Los hi­zo el año pa­sa­do con la ca­sa­ca del Mi­lan, don­de aca­ba­ron can­sa­dos de su ac­ti­tud, siem­pre apá­ti­ca, siem­pre ale­ja­da del bien co­mún del equi­po. Un ca­rác­ter di­fí­cil que tal vez ten­ga ex­pli­ca­ción en su com­pli­ca­da in­fan­cia. A los dos años, sus pa­dres bio­ló­gi­cos de ori­gen gha­nés, Tho­mas y Ro­se Bar­wuah, se vie­ron obli­ga­dos a dar­lo en adop­ción a una fa­mi­lia de Bres­cia, los Ba­lo­te­lli, ya que no te­nían me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra cu­rar a su pe­que­ño hi­jo, con gra­ves pro­ble­mas in­tes­ti­na­les. Ma­rio cre­ció en una fa­mi­lia de cla­se me­dia, con el ca­ri­ño sus nuevos pa­dres y her­ma­nos, pe­ro no siem­pre el de la ca­lle, don­de tu­vo que so­por­tar va­rios ca­pí­tu­los ra­cis­tas. Un pro­ble­ma que tam­bién ha su­fri­do du­ran­te su eta­pa de ju­ga­dor, tan­to en In­gla­te­rra e Ita­lia, y que le lle­vó no ha­ce mu­cho a plan­tear­se la re­ti­ra­da.

A pe­sar de criar­se en Ita­lia, Ba­lo­te­lli no al­can­zó la na­cio­na­li­dad ita­lia­na has­ta los 18 años. Era su gran sue­ño. “Doy las gra­cias a mi fa­mi­lia que me ha apo­ya­do tam­bién du­ran­te es­ta lar­ga tra­mi­ta­ción, y a to­dos vo­so­tros. Me sien­to fe­liz de ser un ciu­da­dano ita­liano”, afir­mó el de­lan­te­ro, quien no pu­do go­zar de una fe­li­ci­dad re­don­da. Sus pa­dres bio­ló­gi­cos, con los que la re­la­ción se ha­bía di­fu­mi­nan­do con el pa­so del tiem­po, apa­re­cie­ron en es­ce­na an­te la fa­ma de su hi­jo. Mu­chos acu­sa­ron a sus pro­ge­ni­to­res de opor­tu­nis­tas. Va­rios años des­pués, Ma­rio Ba­lo­te­lli re­cu­pe­ró a su ma­dre bio­ló­gi­ca du­ran­te su eta­pa en el Man­ches­ter City, de don­de que­dan al­gu­nos go­les, pe­ro por en­ci­ma de to­do su ce­le­bra­ción tras mar­car un gol al Uni­ted en la que se le­van­tó la ca­mi­se­ta y de­ba­jo se pu­do leer la le­yen­da: `¿Por qué siem­pre yo?' Un men­sa­je que ha­cía re­fe­ren­cia a lo que ha­bía ocu­rri­do días an­tes, cuan­do el ita­liano que­mó su ca­sa por ju­gar con fue­gos ar­ti­fi­cia­les. En to­tal fue­ron tres años en el Man­ches­ter City, don­de mar­có 30 go­les en 80 par­ti­dos, y acu­mu­ló mul­ti­tud de pro­ble­mas ex­tra­de­por­ti­vos. Ba­lo­te­lli, bau­ti­za­do `Ma­lo­te­lli', se pe­leó con to­dos (Kom­pany, Boa­teng, Té­vez y Ri­chards), in­clu­so con su en­tre­na­dor, Ro­ber­to Man­ci­ni. Ocu­rrió en un en­tre­na­mien­to ma­ti­nal, don­de el ita­liano se en­ca­ró con su com­pa­trio­ta. “No fue tan ne­ga­ti­vo como pa­re­ce en las imá­ge­nes. Las fo­tos son peo­res de lo que pa­só. Ju­gá­ba­mos y Ma­rio gol­peó a un com­pa­ñe­ro, en­ton­ces yo le di­je: 'Ve­te al ves­tua­rio, de­ja el cam­po'. Él di­jo que no y en­ton­ces to­mé su ca­mi­se­ta y le em­pu­jé fue­ra del cam­po", di­jo Man­ci­ni días des­pués, in­ten­tan­do qui­tar­le gra­ve­dad al asun­to.

LI­VER­POOL, ¿LA ÚL­TI­MA OPOR­TU­NI­DAD?

La lle­ga­da de Dze­ko y Agüe­ro le de­ja­ron sin si­tio en el ata­que `ci­ti­zen', re­ca­lan­do al AC Mi­lan, el club de sus amo­res. Y es que a pe­sar de criar­se en la can­te­ra del In­ter, Ba­lo­te­lli nun­ca es­con­dió que era del Mi­lan. Ni si­quie­ra cuan­do aún era ju­ga­dor in­ter­is­ta. En mar­zo de 2010, en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión ita­liano, Ba­lo­te­lli se en­fun­dó la ca­mi­se­ta del Mi­lan pa­ra en­fa­do de Mou­rin­ho, al que ya ha­bía re­ta­do días an­tes sil­ban­do en el ves­tua­rio el himno del club `ros­so­ne­ri'. El por­tu­gués no tu­vo du­das y lo apar­tó del equi­po. No obs­tan­te, y a pe­sar de lle­gar al club de sus sue­ños, Ba­lo­te­lli nun­ca pa­re­ció es­tar a gus­to en el Mi­lan. Nun­ca mos­tró fe­li­ci­dad, ni cuan­do mar­ca­ba. Una cos­tum­bre que na­ció cuan­do aún era un ni­ño. “No ce­le­bro mis go­les por­que es mi tra­ba­jo. Cuan­do un car­te­ro en­tre­ga una car­ta, ¿aca­so lo ce­le­bra?”, se jus­ti­fi­ca. Sin em­bar­go, sí lo hi­zo en las se­mi­fi­na­les de la Eu­ro­co­pa de 2012, cuan­do mar­có su se­gun­do gol a Ale­ma­nia. Se qui­tó la ca­mi­se­ta y ten­só to­do su cuer­po pa­ra mos­trar al mun­do su po­de­ro­sa mus­cu­la­tu­ra. Un go­la­zo y una ce­le­bra­ción que hi­cie­ron que las prin­ci­pa­les por­ta­das de los dia­rios ita­lia­nos re­cu­pe­ra­ran el so­bre­nom­bre con el que le bau­ti­za­ron en la can­te­ra del In­ter: `Sú­per Ma­rio'. Su ob­je­ti­vo en el Li­ver­pool es vol­ver a ser ese ju­ga­dor. En es­ta pri­me­ra mi­tad de tem­po­ra­da ape­nas lo ha con­se­gui­do, al­ter­nan­do el ban­qui­llo con la ti­tu­la­ri­dad. An­fiedl es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra que Ba­lo­te­lli por fin con­si­ga su gran sue­ño: ser el me­jor `9' del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.