MÁ­QUI­NAS DEL TIEM­PO

LA TRI­PLE CO­RO­NA DEL MAN­CHES­TER UNI­TED 98-99

Magazine Futbol Tactico - - Su­ma­rio -

To­do co­men­zó en la tem­po­ra­da 1998/1999. Una ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas de en­sue­ño for­ma­ban las fi­las del Man­ches­ter Uni­ted. La cam­pa­ña an­te­rior no ha­bía si­do ca­paz de le­van­tar nin­gún tro­feo. A pe­sar de es­to, lle­va­ba una ra­cha de cua­tro com­pe­ti­cio­nes do­més­ti­cas ga­na­das en seis años. El éxi­to eu­ro­peo te­nía que lle­gar tar­de o tem­prano. Sir Alex Fer­gu­son era cons­cien­te de que ha­bía ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra con­quis­tar Europa, y no ha­cía fal­ta rea­li­zar gran­des fi­cha­jes. Por ello só­lo reali­zó pe­que­ños re­to­ques pa­ra fa­bri­car un en­gra­na­je per­fec­to que de­ja­ría al mun­do del fút­bol bo­quia­bier­to. Jaap Stam, ho­lan­dés de 1,93m y gran ca­pa­ci­dad en el corte se asen­tó en el cen­tro de la za­ga, mien­tras que el sue­co Blomq­vist, gra­cias a su po­li­va­len­cia, ofre­cía po­der rea­li­zar más de un sis­te­ma tác­ti­co.

UNA PREMIER LEA­GUE AGÓ­NI­CA

La Premier Lea­gue de aquel año es­tu­vo mar­ca­da por una gran in­ten­si­dad. Los `dia­blos ro­jos' se en­con­tra­ron a un equi­po ro­co­so y con gran pe­ga­da que que­ría re­va­li­dar el tí­tu­lo de la cam­pa­ña an­te­rior: el Ar­se­nal de Ar­se­ne Wen­ger. Loss `gun­ners' con­ta­ban en la de­lan­te­ra con Ni­ko­las Anel­ka, que en la tem­po­ra­da pos­te­rior via­ja­ría a la ca­pi­tal es­pa­ño­la, al Real Madrid.

A fal­ta de dos jor­na­das pa­ra fi­na­li­zar el cam­peo­na­to es­ta­ba to­do por de­ci­dir. Los dos equi­pos se mos­tra­ban fuer­tes y no da­ban nin­gún sín­to­ma de can­san­cio. El Ar­se­nal sa­ca­ba dos pun­tos al equi­po de Fer­gu­son, sin em­bar­go, una tar­de pa­ra el ol­vi­do en el es­ta­dio del Leeds cam­bió la ca­be­za de la cla­si­fi­ca­ción. En el úl­ti­mo par­ti­do, el Man­ches­ter Uni­ted, que veía co­mo se le es­ca­pa­ba el cam­peo­na­to do­més­ti­co al ir per­dien­do 1-0, aca­bó dan­do la vuel­ta al en­cuen­tro por 2-1 an­te un Tot­ten­ham que no se lo pu­so na­da fá­cil. Beck­ham y Giggs fue­ron los des­ta­ca­dos de un par­ti­do que fi­na­li­zó con otra nue­va Premier Lea­gue pa­ra los Red De­vils. De na­da sir­vió que el Ar­se­nal hu­bie­ra he­cho los de­be­res an­te el As­ton Vi­lla en High­bury por 1-0.

RYAN GIGGS: LA LE­YEN­DA

Uno de los ju­ga­do­res des­ta­ca­dos de es­ta tem­po­ra­da fue Ryan Giggs. El de Car­diff im­pre­sio­nó al mun­do con su fút­bol pe­ga­do a la cal iz­quier­da, y con una zur­da de fan­ta­sía. Es­te fut­bo­lis­ta rá­pi­do e in­te­li­gen­te con el pa­so de los años su­po rein­ven­tar­se tras­la­dan­do su zo­na de mo­vi­mien­to ha­cia el cen­tro cuan­do la ve­lo­ci­dad ya no era su prin­ci­pal ar­ma. En la cam­pa­ña pa­sa­da, el 22 de abril de 2014, fue ele­gi­do co­mo en­tre­na­dor pro­vi­sio­nal del Man­ches­ter tras la des­ti­tu­ción de Da­vid Mo­yes. El 6 de ma­yo de 2014, de­ter­mi­na su pro­pio in­gre­so al mi­nu­to 69' en un par­ti­do con­tra el Hull City, sien­do es­te su úl­ti­mo par­ti­do co­mo ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Giggs fue nom­bra­do me­jor ju­ga­dor de la his­to­ria del Uni­ted por una encuesta mun­dial rea­li­za­da por la re­vis­ta y el si­tio web ofi­cial del club. Una le­yen­da vi­va.

FA CUP AN­TE EL NEW­CASTLE DE ALAN SHEA­RER

Pe­ro vol­va­mos al se­gun­do tí­tu­lo del Uni­ted en 1999. Fue en la fi­nal de la FA Cup, que sol­ven­tó sin mu­chos apu­ros. An­te­rior­men­te, el Man­ches­ter ha­bía eli­mi­na­do a Chel­sea y Ar­se­nal en sen­das eli­mi­na­to­rias de gran di­fi­cul­tad. Su úl­ti­mo es­co­llo pa­ra le­van­tar el tro­feo más an­ti­guo del mun­do era el New­castle. Ha­bía rea­li­za­do una cam­pa­ña muy dis­cre­ta te­nien­do que pe­lear in­clu­so por la per­ma­nen­cia. Sin em­bar­go, su fút­bol de mu­cha pre­sión en la zo­na de ata­que le ha­bía va­li­do pa­ra lle­gar a una com­pe­ti­ción que se le ve­nía dan­do muy bien en las úl­ti­mas cam­pa­ñas. La gran ar­ma de los Mag­pies era su de­lan­te­ro Alan Shea­rer. Es­te ca­ño­ne­ro in­glés con un jue­go aé­reo muy po­ten­te y un dis­pa­ro de me­dia y lar­ga dis­tan­cia muy pre­ci­so, di­jo no en dos oca­sio­nes a los Red De­vils. En la pri­me­ra de ellas, cuan­do fi­chó por el Black­burn Ro­vers en 1992, de­jó una fra­se pa­ra el re­cuer­do: “Ha­bía un in­te­rés del Man­ches­ter Uni­ted pe­ro me di­je­ron que te­nía que es­pe­rar tres o cua­tro se­ma­nas pa­ra que pu­die­ran re­unir el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra el tras­pa­so, y sen­tí que, si real­men­te hu­bie­ran que­ri­do fi­char­me, lo ha­brían he­cho al mo­men­to”. En la se­gun­da oca­sión en el ve­rano de 1996, ha­bien­do si­do má­xi­mo go­lea­dor de la Premier con 36 go­les, New­castle y Man­ches­ter se pe­ga­ban por in­cluir­le a las fi­las de sus equi­pos. Él lo tu­vo claro y pre­fi­rió de­fen­der la ca­mi­se­ta de su ciu­dad na­tal. Ves­ti­ría de blan­qui­ne­gro el res­to de su ca­rre­ra. El en­tre­na­dor del New­castle, Ruud Gu­llit, se afe­rra­ba a la ca­li­dad de su de­lan­te­ro pa­ra con­se­guir es­te pre­cia­do tro­feo. El par­ti­do co­men­zó de ca­ra pa­ra las `urra­cas', pues Roy Kea­ne su­frió una le­sión y tu­vo que ser sus­ti­tui­do. A pe­sar de es­te cam­bio en el es­que­ma de Fer­gu­son, los `dia­blos ro­jos' do­mi­na­ron por com­ple­to el en­cuen­tro. Solsk­jaer y Co­le for­ma­ban pa­re­ja de ata­que y se re­for­zó aún más es­ta zo­na con la en­tra­da de She­ring­ham por la le­sión de Kea­ne. En­tró con ga­nas y con mu­cha ve­lo­ci­dad, y en­con­tró su pre­mio sien­do el en­car­ga­do de abrir el mar­ca­dor. En la se­gun­da mi­tad, Scho­les mar­có el se­gun­do y de­fi­ni­ti­vo tan­to. La de­fen­sa del Uni­ted es­tu­vo im­po­lu­ta, co­man­da­da por Da­vid May, que a pe­sar de no ser un fi­jo en el es­que­ma de Fer­gu­son cua­jó un gran par­ti­do, sa­can­do el ba­lón con mu­cha precisión y fa­ci­li­dad. De es­ta for­ma, el Man­ches­ter le­van­tó la FA Cup en el mí­ti­co es­ta­dio de Wem­bley y co­lo­có su se­gun­da pie­za a la vi­tri­na de tro­feos de aque­lla tem­po­ra­da. La guin­da del pas­tel aún es­ta­ba por lle­gar. Una guin­da car­ga­da de épi­ca e his­to­ria.

UNA CHAMPIONS EN EL DES­CUEN­TO

El Man­ches­ter se plan­tó en la fi­nal de la Champions Lea­gue ape­lan­do a la épi­ca y a la re­mon­ta­da. En se­mi­fi­na­les se en­con­tró a una for­tí­si­ma Ju­ven­tus con Zi­da­ne e In­za­gui co­mo má­xi­mos ex­po­nen­tes en el ata­que. En la ida en Tu­rín, el re­sul­ta­do fue de em­pa­te a 1. La vuel­ta fue de esos par­ti­dos que que­dan mar­ca­dos en la his­to­ria del fút­bol. Pe­ren­nes an­te el pa­so de los años. El arie­te ita­liano de la Ju­ven­tus mar­có por par­ti­da do­ble en Old Traf­ford po­nien­do el mar­ca­dor 0-2. No es­tu­vo fino en nin­guno de los dos tan­tos el can­cer­be­ro del Uni­ted Pe­ter Sch­mei­chel. El Man­ches­ter te­nía que re­mar a con­tra­co­rrien­te y mar­car tres go­les si que­ría lle­gar a la fi­nal del Camp Nou. An­tes de que el ár­bi­tro pi­ta­ra el fi­nal de la pri­me­ra mi­tad, Roy Kea­ne en un sa­que de cór­ner y Dwigh Yor­ke con un su­til to­que de ca­be­za pu­sie­ron las ta­blas en el elec­tró­ni­co. Es­ta era una ba­za muy uti­li­za­da por Alex Fer­gu­son. El ba­lón pa­ra­do. Con Beck­ham y Giggs en el equi­po, ape­nas era ne­ce­sa­rio te­ner gran­des re­ma­ta­do­res. En la se­gun­da mi­tad, to­da­vía la Ju­ven­tus cla­si­fi­ca­da, el Man­ches­ter apre­ta­ba con gran es­fuer­zo físico y pre­sión en to­das las zo­nas del cam­po. Butt se hi­zo con el mediocampo y re­par­tía el jue­go con una gran ve­lo­ci­dad y al pri­mer to­que. En una ju­ga­da in­di­vi­dual de Yor­ke, el ba­lón le que­dó a Co­le que só­lo tu­vo que em­pu­jar­la. El Tea­tro de los Sue­ños fue una

só­la voz. La lo­cu­ra se apo­de­ró de las gra­das. Pe­ter Sch­mei­chel co­gió en hom­bros a Da­vid Beck­ham en un­mo­men­to mí­ti­co de es­te de­por­te. Su se­gun­da Co­pa de Europa es­ta­ba más cer­ca, pe­ro en la ciu­dad con­dal ya es­pe­ra­ba el Ba­yern de Kahn, Matt­häus y Ef­fen­berg que ve­nía de eli­mi­nar a un durísimo Dí­na­mo de Kiev de An­driy Shev­chen­ko. Un 26 de ma­yo de 1999, tan so­lo cua­tro días des­pués de ha­ber con­quis­ta­do la FA Cup, y diez de ha­ber con­se­gui­do la Premier, el Man­ches­ter de­bía me­dir­se a un Ba­yern de Mú­nich es­te­lar di­ri­gi­do por Ott­mar Hitz­feld. Un equi­po con las lí­neas muy jun­tas, pe­ro con una gran ca­pa­ci­dad de des­plie­gue y de sa­li­da de ba­lón. Se ali­nea­ron cin­co ju­ga­do­res en la zo­na de­fen­si­va, con Lot­har Matt­häus, Mar­cus Bab­bel, Sa­muel Kuf­four, Tho­mas Lin­ke y Mi­chael Tar­nat. De­trás de ellos, el ca­pi­tán y al­ma ab­so­lu­ta de es­te es­cua­drón ale­mán, Oli­ver Kahn. Más ade­lan­te, Jens Je­re­mies y Ste­fan Ef­fen­berg re­par­tían el jue­go del equi­po a la vez que ha­cían de co­ber­tu­ra de­fen­si­va. To­do­cam­pis­tas. És­te úl­ti­mo man­da­ba en el cen­tro del cam­po con una au­to­ri­dad que in­fun­día res­pe­to tan­to a ri­va­les co­mo a com­pa­ñe­ros. Su ca­rác­ter ga­na­dor, su com­pe­ti­ti­vi­dad ex­tre­ma, uni­da a una gran ca­li­dad in­di­vi­dual y un gol­peo de ba­lón te­mi­ble, le con­ver­tían en uno de los fo­cos del pe­li­gro del equi­po bá­va­ro. En la zo­na de ata­que se ali­nea­ban Zic­kler, Bas­ler y Janc­ker. És­te al­to, es­pi­ga­do y po­ten­te ata­can­te era un ju­ga­dor muy com­pli­ca­do de de­fen­der. Po­seía bue­na mo­vi­li­dad a pe­sar de su es­pec­ta­cu­lar en­ver­ga­du­ra, por lo que el equi­po de Fer­gu­son tu­vo que es­tar muy pen­dien­te de él, es­pe­cial­men­te en los ba­lo­nes aé­reos. Es­te par­ti­do fue un pun­to de in­fle­xión en la ca­rre­ra de Janc­ker. A par­tir de ahí, és­ta fue en pi­ca­do. Pro­bó suer­te en Chi­na pa­ra fi­nal­men­te re­caer en SV Mat­ters­burg don­de col­gó las bo­tas de­fi­ni­ti­va­men­te. Por otro la­do, el Man­ches­ter Uni­ted ju­gó con Sch­mei­chel en la por­te­ría con una lí­nea de cua­tro de­fen­sas for­ma­da por G. Ne­vi­lle, John­sen, Stam y en la ban­da iz­quier­da el ir­lan­dés De­nis Ir­win, un se­gu­ro de vi­da que a la vez ge­ne­ra­ba pe­li­gro por su flan­co con rá­pi­das subidas en ata­que. En el me­dio­cen­tro cua­tro ju­ga­do­res de ca­li­dad ex­cel­sa. Blomq­vist asu­mió la ban­da iz­quier­da, Butt y Beck­ham se asen­ta­ron en la zo­na cen­tro de la me­du­lar y Giggs s ocu­pó la iz­quier­da. Fi­nal­men­te, men­te, en el ata­que, Co­le y York.ork. Do Do­sos go­lea­do­res que se en­ten­dían y se com­ple­men­ta­ban a la per­fec­ción. Un 4-4-2 con una apues­ta cla­ra por el ata­que y con el pe­li­gro del ba­lón pa­ra­do ara­do con un es­pe­cia­lis­ta al fren fren­ten­te co­mo Da­vid Beck­ham. am. El Camp Nou se vis­tió de ga­la pa­ra la oca­sión. Se res­pi­ra­ba­ba am­bien­te de una fi­nal de ni­vel. Los Red De­vils ve­nían con mu­cha con­fian­za pe­ro se en­con­tra­ron con un gol a los 6 mi­nu­tos de en­cuen­tro. El ale­mán Ma­rio Bas­ler da­ba ven­ta­ja a su equi­po al lan­za­mien­to de una fal­ta, y el Uni­ted de nue­vo se veía en la obli­ga­ción de ti­rar de re­mon­ta­da pa­ra con­se­guir su ter­cer tí­tu­lo

en ese mis­mo año. La ju­ga­da pre­pa­ra­da tu­vo a Mar­kus Bab­bel y a Janc­ker co­mo cóm­pli­ces, pues fue­ron los en­car­ga­dos de abrir una ba­rre­ra de ocho hom­bres del Uni­ted. El me­di­do pe­lo­ta­zo dio aba­jo, so­bre el pa­lo iz­quier­do de Sch­mei­chel, que na­da pu­do ha­cer pa­ra vis­lum­brar co­mo la pe­lo­ta se aden­tra­ba en su ar­co. Al pi­ti­do del des­can­so del fa­mo­so co­le­gia­do ita­liano Pier­luig­gi Co­lli­na, el B Ba­yern se fue tran­qui­lo oa­la los ves­tua­rios, con la mí­ni­ma­mí ínim ven­ta­ja y la sen­sa sen­sa­ció­na­ció de te­ner­lo to­do b bien ata­do. El se­gun­do tiem­po fue si­mi­lar. En bus­ca deld em­pa­te, Alex Fer­gun­so­nFe cam­bió su 44-44-4-2 por un 4-33 sus­tit­tu­ye sus­ti­tu­yen­do al vo­lan­te Jes­per Blomq­vis­tB­lom por el de­lan­te­ro­de­llant She­ring­ham (min. (mmin. 67) y a Andy Co­le Coo­le porp el no­rue­go OleO­lle So Solsk­jaer (min. 81).881)).) E El tra­ba­jo de Staam es­ta­ba sien­do im­pe­ca­ble, de­jan­do to­tal­men­te se­co en el ata­que a Janc­ker. Butt se aho­ga­ba en el me­dio­cen­tro, don­de los ale­ma­nes cam­pa­ban a sus an­chas. Las oca­sio­nes bá­va­ras se su­ce­die­ron una tras otra. Las 90.000 al­mas que pre­sen­cia­ban el es­pec­tácu­lo en di­rec­to se que­da­ron sin alien­to cuan­do Janc­ker en­vió un ba­lón al tra­ve­sa­ño con una es­pec­ta­cu­lar chi­le­na. Es en­ton­ces, cuan­do el equi­po ale­mán ya fac­tu­ra­ba su “ore­jo­na”, la épi­ca se adue­ñó del feu­do blau­gra­na pa­ra con­ver­tir­lo en otro Tea­tro de los Sue­ños. En el mi­nu­to 91 She­ring­ham mar­có el gol del em­pa­te al re­co­ger un dis­pa­ro flo­jo de Giggs que ve­nía pro­pi­cia­do por un mal des­pe­je de la za­ga ger­ma­na a la sa­li­da de un cór­ner sa­ca­do por Beck­ham. La ilu­sión y la es­pe­ran­za se ins­tau­ra­ron por com­ple­to en la afi­ción in­gle­sa. Y co­mo el fút­bol no en­tien­de de nin­gu­na ló­gi­ca, en el mi­nu­to 93, pa­ra ale­gría bri­tá­ni­ca y de­ses­pe­ra­ción ale­ma­na, otro cór­ner sa­ca­do por Beck­ham su­pu­so que She­ring­ham to­ca­ra el ba­lón con la ca­be­za y Solsk­jaer ter­mi­na­ra de man­dar el ba­lón a las ma­llas pa­ra ha­cer el 2-1. La de­fen­sa ger­ma­na se que­dó he­la­da y pa­ra el re­cuer­do que­da esas imá­ge­nes don­de Co­lli­na tu­vo que ir le­van­tan­do a los ju­ga­do­res del Ba­yern tum­ba­dos en el cés­ped que ya se ima­gi­na­ban ce­le­bran­do el tí­tu­lo por las ca­lles de Mú­nich. Matt­häus, un cam­peón del mun­do y ba­lón de oro se que­dó sin su an­sia­da Champions que siem­pre se­rá su es­pi­na cla­va­da. De es­ta for­ma, el Man­ches­ter Uni­ted de Sir Alex Fer­gu­son con­si­guió así, la tri­ple co­ro­na, con su­fri­mien­to, con ta­len­to, pe­ro so­bre to­do con am­bi­ción, ga­rra, lu­cha y le­yen­da. Un tri­ple­te que que­da­rá siem­pre en el re­cuer­do de los aman­tes de es­te de­por­te que de­mos­tró una vez más, que no es ap­to pa­ra car­día­cos ■

Los `Fer­gie Boys, en una foto his­tó­ri­ca en 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.