Con acen­to por­tu­gués: Ma­nuel Pe­rei­ra

Magazine Futbol Tactico - - Índice - Ma­nuel Pe­rei­ra

CR7, BA­LÓN DE ORO, 500 GO­LES… Y ¿OTRA DÉ­CA­DA MÁS?

To­do lo re­la­cio­na­do con Cris­tiano Ro­nal­do per­ma­ne­ce de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. No hay día en que, so­bre él, no se es­cri­be o se ha­ble de sus go­les, de la alar­ma que sur­ge cuan­do no los mar­ca, de sus re­cords per­so­na­les, de su pa­sa­do, de su ejem­plo como de­por­tis­ta, de sus sa­li­das de tono, de su for­ma de vida, de sus co­ches y has­ta de sus re­la­cio­nes amo­ro­sas. En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do de to­do eso. Es­tu­vo dos o tres par­ti­dos sin mar­car y no fal­tó quien re­la­cio­na­ra ese he­cho con el es­ta­do de an­sie­dad pro­vo­ca­do por la in­cer­ti­dum­bre so­bre si se­ría o no el ga­na­dor del Ba­lón de Oro. Es cier­to que ocu­rrió lo mis­mo que el año pa­sa­do, pe­ro creo que ha­brá si­do coin­ci­den­cia. Y es que Cris­tiano es­ta­ba mu­cho más se­gu­ro de que el ga­lar­dón se­ría su­yo y eso se vio con­fir­ma­do por la di­fe­ren­te reac­ción que tu­vo en el mo­men­to de re­ci­bir el pre­mio: las co­pio­sas lá­gri­mas de emo­ción de ha­ce un año die­ron pa­so a una son­ri­sa abier­ta y a un gri­to de gue­rra que sor­pren­dió a to­dos. Fue su ter­cer Ba­lón de Oro, pe­ro se­gu­ra­men­te no se­rá el úl­ti­mo. Su am­bi­ción sin lí­mi­tes ha­ce que siem­pre le pa­rez­ca po­co to­do lo que ya ha con­se­gui­do, los pre­mios lo mo­ti­van y cuan­tos más tie­ne más quie­re. Días an­tes de ha­ber si­do con­sa­gra­do por la FIFA, fue­ron sus pai­sa­nos los que le mos­tra­ron to­da su gra­ti­tud por lo que es­tá ha­cien­do pa­ra que su tie­rra na­tal, Ma­dei­ra, sea co­no­ci­da en to­do el mun­do. La for­ma de ha­cer­lo fue la co­lo­ca­ción, en la ca­pi­tal, Fun­chal, de una es­ta­tua que ha­rá per­du­rar, pa­ra siem­pre, la fi­gu­ra más famosa en to­da la his­to­ria de su is­la na­tal. His­tó­ri­cos han si­do tam­bién los cien años de la Fe­de­ra­ción Por­tu­gue­sa que, pa­ra con­me­mo­rar­los, tu­vo la idea de ele­gir al me­jor fut­bo­lis­ta du­ran­te el si­glo de su exis­ten­cia. Que­da­ron fi­na­lis­tas Eu­se­bio, Figo y Cris­tiano que, fi­nal­men­te, fue pro­cla­ma­do ga­na­dor por de­lan­te del gran Eu­se­bio, un ju­ga­dor que fue ex­tra­or­di­na­rio en su épo­ca pe­ro con un his­to­rial que no igua­la lo que tie­ne Cris­tiano, a quien los por­tu­gue­ses con­si­de­ran su me­jor ju­ga­dor de siem­pre. En la mis­ma se­ma­na, re­ci­bió dos gran­des dis­tin­cio­nes so­lo al al­can­ce de una fi­gu­ra inigua­la­ble como él. Las mar­cas per­so­na­les de Cris­tiano si­guen ca­yen­do una de­trás de otra. En el par­ti­do que dis­pu­tó con el Ma­drid el pa­sa­do 18 de enero en Ge­ta­fe hi­zo dos go­les, el se­gun­do, de ca­be­za, fue su tan­to nú­me­ro 500, mar­ca­dos con las ca­mi­se­tas del Spor­ting, Man­ches­ter Uni­ted y Real Ma­drid y la se­lec­ción por­tu­gue­sa. Hi­zo el pri­me­ro, con el Spor­ting, el 6 de ju­lio de 2002 cuan­do so­lo te­nía 17 anos. Des­pués de eso nun­ca más pa­ró y ya ha lle­ga­do a los 500 con 29 años. Al­go in­creí­ble. Aho­ra to­do el mun­do se pre­gun­ta has­ta don­de po­drá lle­gar Cris­tiano Ro­nal­do. Su em­pre­sa­rio, Jor­ge Men­des ga­ran­ti­za que, con su fa­bu­lo­sa con­di­ción fí­si­ca po­drá aguan­tar, a buen ni­vel, has­ta cer­ca de los 40 años, o sea que, de ser cier­to, se­gui­re­mos dis­fru­tan­do con él du­ran­te una dé­ca­da más. Pe­ro has­ta en el más fino pa­ño pue­de caer una mancha. Eso le pa­so a Cris­tiano en el par­ti­do del Ma­drid en Cór­do­ba. Un mal ges­to le va­lió la ex­pul­sión pe­ro, in­te­li­gen­te como es, sa­brá sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes y se­gu­ro que nun­ca más pa­sa­ra por se­me­jan­te bo­chorno ■

Ma­nuel Pe­rei­ra gué gués por­tu Re­dac­tor del dia­rio por­tu­gués­dia­rio­dia­rio tor del li­bro A Bo­la y au­to­rRe­dac­de­lRe­dac au­tor li­bro del gues­guesg gues y ‘Mou­rin­ho,Ae­lBo­laú­ni­co’Por­tu úni­co’ el in­ho, Mour ‘

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.