El di­ván del Fút­bol de Jau­me Martí

Magazine Futbol Tactico - - Índice -

Una de las no­ti­cias más co­men­ta­das úl­ti­ma­men­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­na­les ha si­do la vuel­ta de Fer­nan­do To­rres a su equi­po de ori­gen: el Atlé­ti­co de Ma­drid. Des­pués de su tra­yec­to­ria eu­ro­pea (Li­ver­pool, Chel­sea y Mi­lan) ha vuel­to a sus orí­ge­nes con más ex­pe­rien­cia fut­bo­lís­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que lo di­fe­ren­cian de otros ju­ga­do­res de su ni­vel, en su al­ta ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va, que en al­gu­nos pe­rio­dos de su ca­rre­ra se le ha vuel­to en su con­tra, sus ga­nas de ga­nar le hi­cie­ron per­der de vis­ta su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca pa­ra lo­grar go­les has­ta el pun­to que Di Mat­teo, el en­tre­na­dor que tu­vo en el Clel­sea, co­men­tó en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en sus pri­me­ros días de en­tre­na­dor del equi­po `blue', que Fer­nan­do To­rres es­ta­ba ob­se­sio­na­do por el gol y que te­nía que cen­trar­se en el jue­go. Tam­bién Vi­cen­te del Bos­que apre­ció es­te de­ta­lle pe­ro si­guió dán­do­le con­fian­za por­que era un buen ju­ga­dor de equi­po, que com­pen­sa­ba su se­quía go­lea­do­ra. Ac­tual­men­te Fer­nan­do To­rres es men­tal­men­te otro ju­ga­dor, ca­paz de cen­trar­se es sus cua­li­da­des y en có­mo ela­bo­rar el jue­go que lo ca­rac­te­ri­za y que lo lle­va a con­se­guir los go­les que en épo­cas pa­sa­das se le ha­bían re­sis­ti­do tan­to. Su re­gre­so al Atlé­ti­co de Ma­drid, con la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da y el li­de­raz­go que pue­de asu­mir en el equi­po, po­drá ser un fac­tor psi­co­ló­gi­co aña­di­do al gru­po que lo ha­rá men­tal­men­te más po­ten­te de lo que ya es en la ac­tua­li­dad. Su par­ti­do de vuel­ta en la Co­pa del Rey con­tra el Real Ma­drid fue una mues­tra de ello, su orien­ta­ción al gol y su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va lo lle­va­ron a mar­car el primer gol del par­ti­do a so­lo 48 se­gun­dos del co­mien­zo, prác­ti­ca­men­te la mis­ma si­tua­ción se pro­du­jo en el primer mi­nu­to del se­gun­do tiem­po: nue­vo gol de To­rres, que de­can­ta­ba la eli­mi­na­to­ria ha­cia su equi­po. Es­tos dos go­les mar­ca­dos en los pri­me­ros mi­nu­tos de los dos tiem­pos de jue­go de­mues­tra que Fer­nan­do To­rres sa­le al cam­po con la ac­ti­va­ción y con­cen­tra­ción su­fi­cien­tes pa­ra sor­pren­der a to­do un Real Ma­drid que to­da­vía se es­ta­ba co­lo­can­do en el cam­po cuan­do en­ca­jo los dos go­les de Fer­nan­do To­rres. La lle­ga­da al equi­po de Fer­nan­do To­rres pue­de ser muy po­si­ti­va pa­ra el equi­po, por ser un hom­bre co­no­ce­dor de la ca­sa, por su ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da y por la fuer­za men­tal aña­di­da que pue­de apor­tar, a pe­sar de es­to no hay que ol­vi­dar que un equi­po lo for­man mu­chos más ju­ga­do­res, y que la lle­ga­da de un fut­bo­lis­ta con tan­to pe­so es­pe­cí­fi­co como Fer­nan­do To­rres al equi­po y a mi­tad de tem­po­ra­da, tam­bién se pue­de vol­ver en su con­tra. Has­ta aho­ra el Atlé­ti­co de Ma­drid se ha ca­rac­te­ri­za­do por la fuer­za de to­do el con­jun­to, como si el equi­po fue­ra una uni­dad por sí so­la. Así que la lle­ga­da de To­rres pue­de pro­vo­car un cier­to re­la­ja­mien­to en el res­to de ju­ga­do­res, pro­vo­can­do una es­pe­cie de “To­rres­de­pen­den­cia” psi­co­ló­gi­ca. Es­pe­re­mos que Si­meo­ne lo se­pa ges­tio­nar e in­te­grar de for­ma co­rrec­ta y ade­cua­da. Bien­ve­ni­do a ca­sa Fer­nan­do ■

Psi­có­lo­go del De­por­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.