DY BA­LA LA JO­YA DE LA­GU­NA LAR­GA

Magazine Futbol Tactico - - El reportaje -

Paulo Exe­quiel Dy­ba­la es pu­ro ta­len­to ar­gen­tino. Una zur­da de se­da, con mo­vi­mien­tos que re­cuer­dan a los de Ma­ra­do­na, por su­pues­to, sal­van­do las dis­tan­cias. Un ni­ño pro­di­gio que rom­pió to­dos los re­gis­tros con Ins­ti­tu­to en su pri­mer pa­so co­mo pro­fe­sio­nal. Es el úni­co ju­ga­dor de Ins­ti­tu­to en ano­tar dos tri­ple­tes en la mis­ma tem­po­ra­da por tor­neos de la AFA y su go­lea­dor más jo­ven en tor­neos ofi­cia­les (con die­ci­sie­te años su­peró la mar­ca que os­ten­ta­ba Ma­rio Kem­pes des­de 1972, que lo­gró a los die­ci­ocho). Mar­có, ade­más, en seis par­ti­dos de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va. A pe­sar de es­tar en la B ar­gen­ti­na, su fút­bol lla­mó pron­to la aten­ción de los equi­pos eu­ro­peos. El Pa­ler­mo, uno de los equi­pos que me­jor con­tro­la el fút­bol sud­ame­ri­cano, lla­mó a su puer­ta. Ita­lia iba a ser la puer­ta de en­tra­da a Eu­ro­pa.

En el Pa­ler­mo cre­ció su jue­go y su per­so­na­li­dad, ter­mi­nan­do su eta­pa en el club ro­sa co­mo ca­pi­tán e ído­lo de la afi­ción. Ha­ce dos años re­ca­ló en la Ju­ven­tus por 40 mi­llo­nes de eu­ros, un pre­cio que aho­ra mis­mo se ha do­bla­do. Max Alle­gri le ha ter­mi­na­do de dar el or­den tác­ti­co ne­ce­sa­rio pa­ra ser uno de los gran­des ju­ga­do­res del mo­men­to, un fut­bo­lis­ta ex­cel­so cuan­do se acer­ca a los me­tros de­ci­si­vos. Ahí pue­de asis­tir o mar­car. El año pa­sa­do hi­zo 23 go­les y es­ta tem­po­ra­da 19. Nú­me­ros muy bue­nos pa­ra un ju­ga­dor que se en­cuen­tra más có­mo­do ju­gan­do por de­trás del de­lan­te­ro. Su en­ten­di­mien­to con Hi­guaín, tam­bién ar­gen­tino, ha si­do gran par­te del éxi­to de una tem­po­ra­da en la que Ju­ven­tus ha co­se­cha­do el do­ble­te ita­liano y lle­ga­do has­ta la fi­nal de la Cham­pions League.

Un es­ce­na­rio don­de Dy­ba­la no pu­do bri­llar co­mo se es­pe­ra­ba. Su fút­bol es­tu­vo muy le­jos de lo es­pe­ra­do pa­ra un fut­bo­lis­ta gi­gan­te. Al­go que le ha gran­jea­do al­gu­nas crí­ti­cas en va­rios sec­to­res de los afi­cio­na­dos de la Ju­ven­tus. Pe­ro el fu­tu­ro de la Ju­ve, si quie­re se­guir en­tre los más gran­des, pa­sa por re­te­ner a Dy­ba­la. Una zur­da de las que ya no que­dan en el fút­bol. Un ju­ga­dor ima­gi­na­ti­vo y dis­tin­to al que to­da­vía le que­da mar­gen de me­jo­ra pa­ra ter­mi­nar al­can­za­do el 10 en la Ju­ven­tus y en la se­lec­ción ar­gen­ti­na. Y es que so­lo tie­ne 23 años■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.