EL ES­TI­LO ZZ

Magazine Futbol Tactico - - Editorial -

El pe­rió­di­co The New York ana­li­za­ba en pro­fun­di­dad la fi­gu­ra de Zi­da­ne an­tes de la fi­nal de Car­diff. Y lle­ga­ba a la con­clu­sión de que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, era un en­tre­na­dor ga­na­dor sin un es­ti­lo de­fi­ni­do. Pe­ro se equi­vo­can. Zi­da­ne es fiel al es­ti­lo del Real Madrid: la vic­to­ria co­mo gran fin. No im­por­ta si se jue­ga me­jor o peor, ga­nar es el ori­gen y fi­nal de to­do pa­ra un equi­po que de­vo­ra Cham­pions Lea­gueS. Tres en cua­tro años, en tiem­pos don­de la igual­dad es má­xi­ma en­tre los gran­des del con­ti­nen­te, es un hi­to úni­co. Es­ca­lar el Eve­rest sin oxí­geno por tres ve­ces en un es­pa­cio de tiem­po muy cor­to.

Por si que­da al­gu­na du­da de tan mag­na ges­ta, so­lo bas­ta con ver que, has­ta es­te año, y han pa­sa­do au­tén­ti­cos gi­gan­tes por el gran es­ce­na­rio eu­ro­peo, na­die ha­bía re­pe­ti­do tí­tu­lo. En el fút­bol ac­tual, tal y co­mo es­tá con­ce­bi­do, es di­fí­cil que los ci­clos sean du­ra­de­ros. So­lo el Bar­ce­lo­na de Pep Guar­dio­la se man­tu­vo más de tres años. ¿Aguan­ta­rá más el Real Madrid? El tiem­po dic­ta­rá sen­ten­cia.

Lo que sí sa­be­mos es que es­te Real Madrid son va­rios equi­pos en uno. Una na­va­ja sui­za con so­lu­cio­nes in­fi­ni­tas. Di­bu­ja mo­men­tos de gran fút­bol co­mo la se­gun­da par­te de la fi­nal an­te la Ju­ve, ver­sio­na en al­gu­nos mo­men­tos el ca­te­nac­cio ita­liano pa­ra sa­lir a la con­tra y, so­bre to­do, tie­ne a Cris­tiano Ro­nal­do: el Dra­gón de Car­diff. Por eso es im­po­si­ble de­fi­nir­lo den­tro de un es­ti­lo. Es una hi­dra con múl­ti­ples ca­be­zas que pue­den ases­tar el gol­pe de­fi­ni­ti­vo a su ri­val en cual­quier mo­men­to.

To­do es­to lo ha con­se­gui­do Zi­da­ne, un en­tre­na­dor que ape­nas lle­va unos ki­ló­me­tros en la ca­rre­ra de en­tre­na­dor. El fran­cés es una fi­gu­ra de con­sen­so, con el res­pe­to de la di­rec­ti­va, afi­cio­na­dos y ju­ga­do­res. An­te la Ju­ven­tus, pa­ra su do­lor, tu­vo que de­jar a va­rios fue­ra, co­mo Lu­cas Váz­quez, Ja­mes Ro­drí­guez o Pepe. Lo pri­me­ro que hi­zo tras el pi­ti­do fi­nal, mien­tras sus ju­ga­do­res ce­le­bra­ban, fue reite­rar a la UEFA la ne­ce­si­dad que to­dos los in­te­gran­tes del equi­po se pu­die­ran sen­tar en el ban­qui­llo en la fi­nal. El gru­po pri­me­ro. Tal vez eso sea un es­ti­lo de di­rec­ción. ¿No?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.