MARC BARTRA

El ju­ga­dor del Bo­rus­sia de Dort­mund vi­vió una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla en el aten­ta­do que su­frió el equi­po en ma­yo. Aho­ra, tras re­cu­pe­rar­se de su mu­ñe­ca, vuel­ve con más fe que nun­ca.

Magazine Futbol Tactico - - El reportaje -

“P en­sé que me iba a mo­rir”. Es el re­cuer­do de Marc Bartra so­bre los peo­res se­gun­dos de su vi­da. El Bo­rus­sia de Dort­mund via­ja­ba ca­mino a su es­ta­dio pa­ra afron­tar la ida de los cuar­tos de fi­nal de la Cham­pions League an­te el Mó­na­co. En la ca­be­za de ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co es­ta­ba po­der vol­ver lle­gar a una nue­va fi­nal e in­ten­tar el asalto a Eu­ro­pa. De re­pen­te, to­dos esos sue­ños sal­ta­ron por los ai­res por un aten­tan­do.

“Sen­tí muchísimo do­lor en el bra­zo y un vien­to muy ca­lien­te en la ca­ra. No po­día mo­ver­me, no oía ca­si na­da, so­lo es­cu­cha­ba un pi­ti­do. To­dos gri­ta­ban ‘¡al sue­lo!'. No sa­bía­mos qué es­ta­ba pa­san­do, na­die lo sa­bía. Me mi­ré el bra­zo y es­ta­ba lleno de san­gre, en­ton­ces se acer­có So­kra­tis y le gri­tó al mé­di­co que por fa­vor ven­ga, ‘que Marc es­tá muy mal”, re­cuer­da el ju­ga­dor del Dort­mund en la en­tre­vis­ta con Bun­des­li­ga.de, el úni­ca me­dio en el que Bartra ha re­la­ta­do lo ocu­rri­do den­tro de ese au­to­bús.

Un tro­zo de me­tra­lla le des­tro­zó su mano de­re­cha. “Fue co­mo una he­ri­da de gue­rra”, me se­ña­ló el doc­tor tras la ope­ra­ción. “No me po­día mo­ver y so­lo pen­sa­ba en mi hi­ja. La fi­sio­te­ra­peu­ta me pe­gó un par de ca­che­ta­das mien­tras me de­cía ‘¡Marc no te duer­mas!'. No sé si fue­ron diez mi­nu­tos, pe­ro pa­ra mí fue­ron cua­tro ho­ras. Vino la am­bu­lan­cia y por suer­te fue to­do nor­mal. Re­cuer­do lle­gar al hos­pi­tal y ver a Me­lis­sa”

EL APO­YO DE SU FA­MI­LIA

Me­lis­sa Ji­mé­nez, ma­dre de su hi­ja Ga­la y pró­xi­ma­men­te su es­po­sa, fue fun­da­men­tal en la re­cu­pe­ra­ción del de­fen­sa. Más allá de la ci­ru­gía que Bartra ne­ce­si­tó en su an­te­bra­zo y de las se­cue­las fí­si­cas del pro­ce­di­mien­to, el es­ta­do aními­co del ju­ga­dor era muy de­li­ca­do y pa­ra ello so­lo ha­bía un re­me­dio, que na­tu­ral­men­te no fal­tó en nin­gún mo­men­to: el ca­ri­ño de su fa­mi­lia, sus com­pa­ñe­ros, la ciu­dad de Dort­mund y del pla­ne­ta fút­bol en­te­ro. A pe­sar de que sus com­pa­ñe­ros de­bían afron­tar la eli­mi­na­to­ria de Cham­pions an­te el Mó­na­co ape­nas un día des­pués del aten­ta­do, to­dos ellos pa­sa­ron por su ha­bi­ta­ción en el hos­pi­tal pa­ra dar­le fuer­zas. “Nun­ca lo ol­vi­da­ré”, se­ña­la el ju­ga­dor, quien tam­bién re­ci­bió el ho­me­na­je de los afi­cio­na­dos, tan­to del BVB co­mo del Mó­na­co, rea­li­za­ron to­da cla­se de ges­tos de her­man­dad pa­ra en­viar­le fuer­zas al ju­ga­dor. Fue es­pe­cial­men­te emo­cio­nan­te ver a los

“En to­do es­te tiem­po me he sen­ti­do que­ri­do por la afi­ción. Ca­da día in­ten­to va­lo­rar el aho­ra, el mo­men­to”

afi­cio­na­dos del Mó­na­co con el nom­bre de Bartra en su ca­mi­se­ta.

“El pri­mer día no vi el te­lé­fono, no po­día. La pri­me­ra vez que vi a mi hi­ja en el hos­pi­tal fue un mo­men­to muy bo­ni­to, le di un be­so. Lue­go abrí el te­lé­fono, en­cen­dí la te­le y vi to­do lo que se lle­gó a mo­ver, in­clu­so los afi­cio­na­dos del Mó­na­co. Me sen­tí muy que­ri­do”.

Su­pe­ra­da la ope­ra­ción y con el al­ta ba­jo el bra­zo, co­men­zó el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción del ju­ga­dor. A tra­vés de sus cuen­tas en re­des so­cia­les, Bartra dio a sus afi­cio­na­dos es­pe­ran­za­do­ras imá­ge­nes de sus tra­ba­jos in­di­vi­dua­les y di­ver­sos ho­me­na­jes en las cinco se­ma­nas que de­bió es­tar apar­ta­do mien­tras se cu­ra­ba su bra­zo. Des­de los tra­ba­jos del ju­ga­dor en la in­no­va­do­ra má­qui­na de pa­ses Foot­bo­naut del BVB, has­ta las imá­ge­nes de una es­ta­tua ca­mino al com­ple­jo de­por­ti­vo de Brac­kel con su ca­mi­se­ta, Bartra do­cu­men­tó su ca­mino de re­gre­so pa­so a pa­so.

EL RE­GRE­SO

Fi­nal­men­te lle­gó el es­pe­ra­do día, la úl­ti­ma jor­na­da de la Bun­des­li­ga an­te el SV Wer­der Bre­men en el Sig­nal Idu­na Park vio el re­gre­so de Marc Bartra a las can­chas. En prin­ci­pio el es­pa­ñol iba a es­tar en el ban­co de su­plen­tes, pe­ro mo­les­tias de úl­ti­ma ho­ra im­pi­die­ron a Mar­cel Sch­mel­zer ocu­par su pues­to en el on­ce ini­cial. Un par­ti­do que era una fi­nal pa­ra los ama­ri­llos, que ne­ce­si­ta­ban ga­nar sí o sí pa­ra cla­si­fi­car­se a la fa­se de gru­pos de la Cham­pions. Bartra tu­vo la opor­tu­ni­dad de ayu­dar al ob­je­ti­vo des­de el pi­ta­zo ini­cial.

“Te­nía mie­do de que pa­sa­ría mu­cho tiem­po sin po­der vol­ver a ju­gar. Los pri­me­ros mi­nu­tos fue­ron in­creí­bles. Vol­ver en ape­nas un mes y en­ci­ma ga­nar co­mo lo hi­ci­mos, con to­do lo que im­pli­ca­ba: la cla­si­fi­ca­ción a UCL y aca­bar ter­ce­ro. Cuan­do lle­gué a ca­sa le di­je a Me­li que ese fue mi mo­men­to más fe­liz des­de que jue­go al fút­bol. Más allá de ser el úl­ti­mo par­ti­do y la cla­si­fi­ca­ción, vol­ver a ha­cer lo que me gus­ta fren­te a la

afi­ción que tan­to ca­ri­ño me dio. Me he sen­ti­do muy que­ri­do”.

Una se­ma­na des­pués de vol­ver a los te­rre­nos de jue­go, Bartra y sus com­pa­ñe­ros, en un año muy di­fí­cil, pu­die­ron ce­le­brar por to­do lo al­to con el triun­fo en la Co­pa Alemana tras ga­nar 1-2 al Ein­tracht Frank­furt. “A ve­ces me le­van­ta­ba en la mi­tad de la no­che su­dan­do pen­san­do que es­ta­ba en el au­to­bús. Aho­ra lo veo co­mo una for­ta­le­za, ese mo­men­to al fi­nal se dio por­que al­guien quie­re que es­te­mos aquí y que ha­ga­mos co­sas bue­nas. La pri­me­ra de ellas fue el tí­tu­lo de co­pa y eso es im­por­tan­te”.

Atrás que­da la peor ex­pe­rien­cia de su vi­da, de la que ha sa­ca­do una gran lec­ción: “Es­tá­ba­mos en el bus, tan tran­qui­los, es­pe­ran­do ir a ha­cer lo que más nos gus­ta y en un se­gun­do pa­só lo que pa­só. Un se­gun­do te cam­bia la vi­da. Den­tro de una se­ma­na, den­tro de un mes… to­do eso lo veo muy le­jos. Ca­da día in­ten­to va­lo­rar el aho­ra, el mo­men­to”. ■

“No me po­día mo­ver y so­lo pen­sa­ba en mi hi­ja. La fi­sio­te­ra­peu­ta me pe­gó un par de ca­che­ta­das mien­tras me de­cía ‘¡Marc no te duer­mas!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.