MIGUEL ÁL­VA­REZ SÁN­CHEZ

Magazine Futbol Tactico - - La entrevista -

Miguel Ál­va­rez Sán­chez es uno de más de esos es­pa­ño­les que tu­vo que ha­cer la ma­le­ta pa­ra cum­plir su sue­ño fue­ra de su ca­sa. Los triun­fos de Es­pa­ña en las Eu­ro­co­pa de 2008 y 2012 y, so­bre to­do, el Mun­dial de 2010 abrie­ron de par en par las puer­tas del mun­do a en­tre­na­do­res y ju­ga­do­res es­pa­ño­les. To­dos los paí­ses y li­gas que­rían te­ner a en­tre­na­do­res es­pa­ño­les por su mo­de­lo, fi­lo­so­fía de jue­go. Ser es­pa­ñol era ar­gu­men­to su­fi­cien­te pa­ra ha­blar de ga­ran­tía de éxi­to. Miguel ate­rri­zó ha­ce unos me­ses el Mal­di­vas, un pun­to del mun­do se­ña­la­do co­mo exó­ti­co des­tino tu­rís­ti­co. Pe­ro aquí, co­mo ocu­rre en cual­quier rin­cón del pla­ne­ta, tam­bién se jue­ga al fút­bol. Y mu­cho.

Ca­si al mis­mo tiem­po que Ju­ven­tus y Real Madrid di­ri­mían quién era el me­jor equi­po del mun­do, es­te es­pa­ñol ha­cía his­to­ria ga­nan­do la Li­ga con Thi­nad­hoo. “Las sen­sa­cio­nes son mix­tas. Por un la­do, muy con­ten­to por ha­ber­lo con­se­gui­do des­pués de 17 años sin ha­ber po­di­do ga­nar la li­ga. He­mos ven­ci­do to­das las ad­ver­si­da­des que fue­ron apa­re­cien­do día a día. Pe­ro tam­bién tris­te por no po­der dis­fru­tar­lo con mi fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te con mis hi­jas (An­drea y Pao­la). En la fi­nal tu­ve que re­co­ger la me­da­lla de la mano de una ni­ña por­que el pa­dre (Ma­na­ger del club) me lo pi­dió. Me dio mu­cha tris­te­za no po­der te­ner a mis hi­jas a mi la­do en ese mo­men­to”, nos cuen­ta Miguel des­de el otro la­do del mun­do, don­de aho­ra se pre­pa­ra pa­ra in­ten­tar cla­si­fi­car al equi­po pa­ra la Cham­pions Le­gue de Asia. Ese se­rá un ca­pí­tu­lo más de una pro­fe­sión que ha con­ver­ti­do en una aven­tu­ra.

He leí­do una en­tre­vis­ta en la que de­cía que no sa­bía na­da so­bre el equi­po an­tes de lle­gar… ¿Por qué apos­tó por es­ta aven­tu­ra? “Por vi­vir una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta y de po­der lle­var a mi fa­mi­lia con­mi­go. Tam­bién pa­ra ha­cer cre­cer el fut­bol en es­te país”

Mu­chos en­tre­na­do­res que es­tán fue­ra re­cal­can que no to­do es en­tre­nar, sino tam­bién vi­vir la ex­pe­rien­cia. La pre­gun­ta es si en su ca­so el fút­bol, ade­más de una pro­fe­sión, tam­bién le es­tá sir­vien­do co­mo ex­pe­rien­cia de vi­da pa­ra des­cu­brir nue­vos paí­ses, nue­vas gen­tes, nue­vas cul­tu­ras… “Sí, gra­cias al fút­bol he po­di­do co­no­cer y vi­vir en ciu­da­des co­mo Du­bái, Nue­va York, Doha, Riad… Dis­tin­tos paí­ses y dis­tin­tos con­ti­nen­tes. Aho­ra to­ca la aven­tu­ra de Mal­di­vas. Sin el fút­bol na­da de eso ha­bría si­do po­si­ble. Por su­pues­to, a lo lar­go del ca­mino tam­bién vas de­jan­do mu­chos ami­gos y mo­men­tos inol­vi­da­bles, y, por su­pues­to, otro me­nos bue­nos. Es­ta ex­pe­rien­cia, ade­más, te per­mi­te co­no­cer de pri­me­ra mano otras cul­tu­ras y tie­nes una opi­nión y una ex­pe­rien­cia pro­pia, no lo que ves en la te­le­vi­sión o pue­das leer en la pren­sa. En de­fi­ni­ti­va, ten­go que ad­mi­tir que no soy la per­so­na que era ha­ce cinco años. To­das las ex­pe­rien­cias te ha­cen cam­biar y te mar­can pa­ra la vi­da”

El triun­fo siem­pre lle­va uni­do gran­des sen­sa­cio­nes, pe­ro tam­bién enor­mes sa­cri­fi­cios, per­so­na­les, co­mo por ejem­plo la de sus hi­jas, y pro­fe­sio­na­les, adap­tar­se a otro país y su mo­de­lo de tra­ba­jo. ¿Me­re­ce la pe­na ha­cer tan­to por en­tre­nar? “A ni­vel fa­mi­liar, sin­ce­ra­men­te, no lo sé. Mu­chas ve­ces me ha­go esa mis­ma pre­gun­ta. Lle­vó más de cua­tro años via­jan­do sin ver a mi fa­mi­lia. Cuan­do veo las fo­tos de mis hi­jas so­lo pien­so en to­do el tiem­po que per­dí por no ha­ber es­ta­do con ellas. Tam­bién es cier­to que es­te sa­cri­fi­cio lo ha­ces por ellas. Una de las ra­zo­nes por ha­ber acep­ta­do es­ta ofer­ta, era po­der traer a mi fa­mi­lia. En cuan­to pue­da abra­zar a mis ni­ñas y en­tré­ga­le la me­da­lla que les pro­me­tí, en­ton­ces di­ré que me­re­ció la pe­na. De mo­men­to me sien­to un pri­vi­le­gia­do de po­der ha­cer lo que tan­to amo y que en Es­pa­ña no se­ría po­si­ble”

¿Y a ni­vel pro­fe­sio­nal? “Sin du­da. Ha me­re­ci­do la pe­na co­mo en­tre­na­dor y per­so­na. En la pri­me­ra se­ma­na al lle­gar tu­ve 52 ju­ga­do­res en­tre­nan­do. Ima­gí­na­te yo so­lo di­ri­gien­do a los chi­cos. En to­tal lle­ga a ver a más de 80 ju­ga­do­res. Al fi­nal me que­dé con 21 ju­ga­do­res, seis de ellos, por­que te obli­ga la com­pe­ti­ción, me­no­res de 21 años. Hu­bo que te­ner mu­cha pa­cien­cia con los ju­ga­do­res,

“LLE­VO MÁS DE CUA­TRO AÑOS VIA­JAN­DO SIN VER A MI FA­MI­LIA. CUAN­DO VEO LAS FO­TOS DE MIS HI­JAS SO­LO PIEN­SO EN TO­DO EL TIEM­PO QUE PER­DÍ POR NO HA­BER ES­TA­DO CON ELLAS”

ca­si to­do pa­ra ellos era nue­vo. Po­co a po­co iban en­tien­do lo que yo que­ría y cuál es mi fi­lo­so­fía pa­ra in­ten­tar lo­grar el éxi­to. Tam­bién yo me te­nía que adap­tar­me y res­pe­tar cier­tas cos­tum­bres, pe­ro al fi­nal en­tre to­dos con­se­gui­mos ser cam­peo­nes y que vol­vie­ra la pa­sión del fút­bol a la is­la. Es muy gra­ti­fi­can­te ver a los ni­ños vol­ver a que­rer ju­gar al fút­bol, mu­chos de ellos lo ha­bían de­ja­do, in­clu­so los co­le­gios vol­vie­ron a crear tor­neos pa­ra ellos” Cuén­te­me un po­co de có­mo es el fút­bol del país y la com­pe­ti­ción. ¿Có­mo ha si­do el desa­rro­llo del cam­peo­na­to? “El desa­rro­llo del cam­peo­na­to es to­tal­men­te dis­tin­to a lo que yo co­no­cía has­ta aho­ra. Hay Pri­me­ra, Se­gun­da y Ter­ce­ra di­vi­sión. Pe­ro se jue­gan va­rias vuel­tas al lar­go del año. No­so­tros ju­gá­ba­mos en el sur de las Mal­di­vas, pri­me­ro tie­nes que ser cam­peón de tu Ato­lón (el país es­tá or­ga­ni­za­do en 26 ato­lo­nes),

“NO­SO­TROS HE­MOS GA­NA­DO TO­DOS LOS PAR­TI­DOS CON UN BA­LAN­CE DE 20 GO­LES A FA­VOR Y CINCO EN CON­TRA. JU­GA­MOS CON UN 1-3-2-3-2, MUY OFEN­SI­VO Y UNA IN­TEN­SI­DAD AL­TA”

ju­gan­do fa­se de gru­pos y una fi­nal. Si eres cam­peón jue­gas otra fi­nal de ida y vuel­ta con­tra el cam­peón de otro Ato­lón y de ahí sa­le el cam­peón de la zo­na. No­so­tros he­mos ga­na­do to­dos los par­ti­dos con un ba­lan­ce de 20 go­les a fa­vor y cinco en con­tra. Ju­ga­mos con un 1-3-2-3-2, muy ofen­si­vo y una in­ten­si­dad al­ta. Des­pués de ga­nar el pri­mer par­ti­do de li­ga por 3-0 nos em­pe­za­ron a lla­mar ‘Ti­ki Ta­ka Thi­nad­hoo' por el buen jue­go ha­ce­mos. En el se­gun­do par­ti­do se con­vir­tió en el gri­to de gue­rra de nues­tros afi­cio­na­dos. Aho­ra es­pe­ran que po­da­mos se­guir mos­tran­do ese ni­vel en el mes de ju­lio, don­de ju­ga­mos una com­pe­ti­ción pa­re­ci­da a la Pre­mier League, con to­dos los cam­peo­nes (8) pe­lean­do por una pla­za de la Cham­pions League de Asia”

¿Y có­mo es el fut­bo­lis­ta de las Mal­di­vas? “Téc­ni­ca­men­te hay ju­ga­do­res muy bue­nos, tác­ti­ca­men­te mu­cho que desear. Es un fút­bol muy fí­si­co”

¿Qué es lo que más te ha sor­pren­di­do? “Fí­si­ca­men­te son muy bue­nos, ju­ga­mos a al­tas tem­pe­ra­tu­ras y se no­ta que es­tán acos­tum­bra­dos. Yo ten­go a mis ór­de­nes a tres ju­ga­do­res es­pa­ño­les: Mikel, Alain y Reno. Al prin­ci­pio les cos­tó adap­tar­se, al ca­lor, hu­me­dad y las cos­tum­bres. Pe­ro lue­go ya eran co­mo uno más e hi­cie­ron un cam­peo­na­to ex­cep­cio­nal”

Ha­bla de fal­ta de co­no­ci­mien­tos tác­ti­cos. Ba­jo ese pris­ma, ¿có­mo es la pre­pa­ra­ción de los par­ti­dos? ¿Muy di­fe­ren­te res­pec­to a otros paí­ses? “Tác­ti­ca­men­te tu­ve que em­pe­zar des­de ce­ro, des­de co­sas bá­si­cas has­ta lo más es­pe­cí­fi­co. Lo bueno que son ju­ga­do­res que quie­ren apren­der y eso ha­ce que to­do sea más fá­cil. La pre­pa­ra­ción de los par­ti­dos no va­ría mu­cho res­pe­to de có­mo la ha­cía en los de­más paí­ses y clu­bes don­de es­tu­ve. Si es cier­to al no te­ner mu­cha in­for­ma­ción y ví­deos de los ri­va­les no pue­des pre­pa­rar­los es­pe­cí­fi­ca­men­te. Eso ha­ce que te cen­tras más en tu pro­pio equi­po y co­rre­gir de­fec­tos y ma­xi­mi­zar tus vir­tu­des”

El fút­bol es un de­por­te de im­pac­to glo­bal y se­gui­do en to­do el mun­do. En su ca­so lo es­tá com­pro­ban­do de pri­me­ra mano. ¿Por qué gus­ta tan­to es­te de­por­te y có­mo es la afi­ción en Mal­di­vas? “En mi ca­so so­lo pue­do de­cir que des­pués de mis hi­jas y mi mu­jer el fút­bol es lo más bo­ni­to del mun­do. Es el úni­co de­por­te que pue­de pa­rar gue­rras, unir di­fe­ren­tes cul­tu­ras y re­li­gio­nes en un mis­mo

“ES IN­CREÍ­BLE VER IS­LAS TAN PE­QUE­ÑAS, CON CUA­REN­TA HA­BI­TAN­TES, Y TE­NER UN CAM­PO DE FÚT­BOL. HAS­TA QUE UNO NO LE VE, NO SE LO CREE”

equi­po. Los afi­cio­na­dos de aquí se mue­ven en bar­co, en tra­yec­tos de más de tres ho­ras, pa­ra po­der ver los par­ti­dos o asis­tir a los en­tre­na­mien­tos. Es in­creí­ble ver is­las tan pe­que­ñas, con cua­ren­ta ha­bi­tan­tes, y te­ner un cam­po de fút­bol. Has­ta que uno no le ve, no se lo cree. La afi­ción es muy en­tre­ga­da, cuan­do jue­ga tu equi­po lo vi­ven, tie­nen sus can­ti­cos e in­clu­so en­fren­ta­mien­tos con la afi­ción ri­val. Eso sí, siem­pre sa­nos”.

¿Le re­co­men­da­ría la ex­pe­rien­cia de las Mal­di­vas a otros ju­ga­do­res es­pa­ño­les o en­tre­na­do­res? “Yo sí se lo re­co­men­da­ría, siem­pre y cuan­do ten­gas un sue­ño y quie­ras lu­char de ver­dad por ser pro­fe­sio­nal. Es­tar le­jos de los tu­yos con­lle­va mu­chos sa­cri­fi­cios y ma­los mo­men­tos. Pe­ro hay que lu­char e in­ten­tar se­guir ade­lan­te co­mo sea. Des­pués de que Es­pa­ña ga­na­se el Mun­dial, el fut­bol nos abrió las puer­tas y de­be­mos apro­ve­char­lo. Por cier­to, quie­ro da­ros las gra­cias por es­te re­por­ta­je y es­pe­cial­men­te a Tony Men­do. Él fue mi pri­mer en­tre­na­dor en Ara­bia Sau­dí. Gra­cias a él es­toy aquí y es una de las per­so­nas que a la que más agra­de­ci­do es­toy por to­do lo que me ha ayu­da­do en es­tos años” ■

90

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.