MA­NUEL PEREIRA

Magazine Futbol Tactico - - La entrevista - Re­dac­tor de A Bo­la

SAN­CIÓN JUS­TA, PE­RO NO ES UNA TRA­GE­DIA

Al Atlé­ti­co de Madrid le es­cue­ce y mu­cho la de­ci­sión del TAS de no per­do­nar­le la san­ción que la FIFA le ha­bía im­pues­to por las in­frac­cio­nes que, du­ran­te años, el club ha­bría co­me­ti­do con la con­tra­ta­ción de jó­ve­nes fut­bo­lis­tas ex­tran­je­ros y me­no­res de edad. A na­die le gus­ta y, me­nos aún a una his­tó­ri­ca ins­ti­tu­ción co­mo és­ta, po­ner­se co­lo­ra­do por la di­fu­sión pú­bli­ca de sus erro­res y que los mis­mos le aca­rreen un cas­ti­go tan do­lo­ro­so co­mo el im­pues­to a la en­ti­dad ma­dri­le­ña. Pe­ro, por mu­cho que re­cla­me su inocen­cia, no es fá­cil con­tra­de­cir los he­chos ex­pues­tos, pri­me­ro por la FIFA, des­pués por su Co­mi­té de Ape­la­ción y, fi­nal­men­te, por el Tri­bu­nal, y que sir­ven de ba­se pa­ra in­cri­mi­nar la que se­gún to­dos los in­di­cios ha­bría si­do una po­lí­ti­ca equi­vo­ca­da del club en una ma­te­ria tan sen­si­ble y de­li­ca­da. Se­gu­ra­men­te no ha­brá ha­bi­do, de nin­gu­na for­ma, in­ten­ción por par­te del Atlé­ti­co de per­ju­di­car a los jó­ve­nes fut­bo­lis­tas, pe­ro pa­re­ce evi­den­te que hu­bo una ma­la in­ter­pre­ta­ción de los re­gla­men­tos de la FIFA que, só­lo en el pe­río­do en­tre 2007 y 2014, de­tec­tó no uno o dos ca­sos con al­gu­na cla­se de irregularidad sino más de 200, en­tre los cua­les se en­cuen­tra el de Theo Her­nán­dez, que se­rá me­ren­gue a par­tir de la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Se tie­ne la sen­sa­ción de que el Atlé­ti­co se sien­te me­nos do­li­do por ha­ber si­do pe­na­li­za­do por los erro­res que le impu­tan que por con­si­de­rar­se víc­ti­ma de un agra­vio com­pa­ra­ti­vo con su gran ri­val, el Real Madrid, al cual se le per­mi­te ac­tuar en es­te mer­ca­do de ve­rano. Pe­ro ha ha­bi­do al­gu­nas di­fe­ren­cias en­tre la for­ma de ac­tuar de los dos clu­bes; mien­tras el Atlé­ti­co de­ci­día ir con cal­ma por el pro­ce­di­mien­to nor­mal, el Madrid op­tó por reac­cio­nar rá­pi­do por la vía de ur­gen­cia pre­sen­tan­do tes­ti­mo­nios con fuer­za su­fi­cien­te pa­ra lo­grar con­ven­cer acer­ca de su inocen­cia. Ade­más, el nú­me­ro de ca­sos que le impu­taban era con­si­de­ra­ble­men­te me­nor, po­co más de una trein­te­na, que­dan­do pro­ba­do que la gran ma­yo­ría de esos jó­ve­nes na­cie­ron en Madrid, co­mo su­ce­dió con los hi­jos de Zi­da­ne. Pe­ro ni el Atlé­ti­co ni sus afi­cio­na­dos de­be­rían to­mar la prohi­bi­ción de fi­char co­mo una tra­ge­dia. Si­meo­ne dis­po­ne de una plan­ti­lla que qui­zás ne­ce­si­te al­gu­nos re­to­ques pe­ro que ya mos­tró so­bra­da­men­te to­da su va­lía. Hay que con­fiar en ella y pen­sar que es­pe­rar seis me­ses por los po­si­bles re­fuer­zos, no de­be ser de­ter­mi­nan­te pa­ra que el equi­po no re­pi­ta, en la pró­xi­ma cam­pa­ña, to­do lo bueno de lo que ha si­do ca­paz de ha­cer en las úl­ti­mas tem­po­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.