EL PER­FIL:

Jack­son Foll­mann y el es­pí­ri­tu de re­sis­ten­cia de Cha­pe­co­en­se

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

CO­NO­CE­MOS A TRA­VÉS DE SU POR­TE­RO, UNO DE LOS SU­PER­VI­VIEN­TES DEL AC­CI­DEN­TE DE AVIÓN, CÓ­MO ES LA NUE­VA VI­DA DEL ‘VERDAO’.

28de noviembre de 2016. Es la fe­cha en la que la tra­ge­dia ti­ñó de lu­to a Cha­pe­co­en­se. Has­ta ese mo­men­to la his­to­ria del ‘verdao’ era el tí­pi­co cuen­to de ha­das que so­lo le ocu­rre a un pu­ña­do de equi­pos mo­des­tos. As­cen­di­do, el club vi­vía los me­jo­res mo­men­tos de su his­to­ria a las puer­tas de la fi­nal de la Co­pa Su­da­mé­ri­ca an­te Atlé­ti­co Na­cio­nal. Le­jos de vi­vir­lo co­mo una fi­nal, con to­dos los ner­vios y ten­sión que eso su­po­ne, los ju­ga­do­res, cuer­po téc­ni­co y di­rec­ti­vos de Cha­pe­co­en­se via­ja­ron al par­ti­do de ida con la ilu­sión de un au­to­bús de es­co­la­res. Una ale­gría que es­ta­lló en ape­nas un ins­tan­te. La vi­da se le es­ca­pó a 71 de los 77 pa­sa­je­ros del avión, 19 de ellos fut­bo­lis­tas, 24 miem­bros del club, in­clui­dos el en­tre­na­dor y el pre­si­den­te, ade­más de 20 pe­rio­dis­tas. Una tra­ge­dia por la que ya pa­sa­ron equi­pos co­mo el To­rino o Man­ches­ter Uni­ted. Y co­mo ellos, Cha­pe­co­en­se ha si­do ca­paz de re­cons­truir­se sin ol­vi­dar, por su­pues­to, el do­lor por la pér­di­da de los que se fue­ron. Al equi­po lle­ga­ron 23 ju­ga­do­res nue­vos con el ob­je­ti­vo de pe­lear por la me­mo­ria de los que vis­tie­ron la ca­mi­se­ta ver­de. Meses muy du­ros, en los que Cha­pe­co­en­se ha si­do ca­paz de re­cons­truir une equi­po pa­ra

CHA­PE­CO­EN­SE SE RE­CONS­TRU­YÓ CON EL FI­CHA­JE DE 23 JU­GA­DO­RES. ES­TE AÑO HA COM­PE­TI­DO POR PRI­ME­RA VEZ EN LA CO­PA LI­BER­TA­DO­RES, DON­DE FUE ELI­MI­NA­DO POR UN ERROR EN LA ALI­NEA­CIÓN

com­pe­tir en la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Una com­pe­ti­ción de la que, sin em­bar­go, se des­pi­die­ron por un ines­pe­ra­do error en la ali­nea­ción an­te La­nús por con­tar en el equi­po con Luiz Ota­vio, ju­ga­dor que es­ta­ba san­cio­na­do con tres par­ti­dos. En el Bra­si­lei­ro, el ob­je­ti­vo, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, es so­bre­vi­vir pa­ra po­der em­pe­zar a cre­cer. Es el es­pí­ri­tu de re­sis­ten­cia de un equi­po que se ne­gó en su mo­men­to a des­apa­re­cer. Un es­pí­ri­tu que en­car­na Jack­son Foll­mann. Por­te­ro de Cha­pe­co­en­se, per­dió una pier­na en el ac­ci­den­te de avión.

“SA­CAR EL LA­DO PO­SI­TI­VO”

¿Qué se le pa­só por la ca­be­za cuan­do le di­je­ron los mé­di­cos que te­nían que to­mar esa de­ci­sión? “Lo pri­me­rop queq di­je fue que pre­fe­ría mi vi­da an­tes

que una pier­na. Cla­ro que me pu­se muy tris­te, que­dé im­pac­ta­do, pe­ro con la ayu­da de mi fa­mi­lia pu­de jun­tar fuer­zas pa­ra pa­sar por esa di­fi­cul­tad tan gran­de. Tra­ba­jé mu­cho con mi ca­be­za pa­ra no de­ses­pe­rar­me y no po­ner­me tris­te. Y no me pon­go tris­te por una pier­na. Pu­de sa­car al­go po­si­ti­vo de to­do es­to”. Aho­ra, co­mo ha­cía du­ran­te su eta­pa de ju­ga­dor, no fal­ta un día a su re­cu­pe­ra­ción pa­ra, “lo pri­me­ro: que­dar bien. Re­cu­pe­rar­me. Prin­ci­pal­men­te el to­bi­llo iz­quier­do, que to­da­vía no pu­do ci­ca­tri­zar co­mo se es­pe­ra­ba. Ten­go to­dos los li­ga­men­tos rotos. Pe­ro la re­cu­pe­ra­ción es­tá sien­do muy bue­na. Pron­to re­gre­sa­ré a mi ru­ti­na pa­ra po­der vol­ver a tra­ba­jar, pa­ra ser in­de­pen­dien­te. Co­mo an­tes del 29 de noviembre”, ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te en la re­vis­ta VI­VA, pu­bli­ca­ción do­mi­ni­cal del Dia­rio Cla­rín. Per­so­na de ca­rác­ter ale­gre, siem­pre sa­ca el “la­do po­si­ti­vo” a la vi­da. “No me que­dé la­men­tan­do por mi pier­na de­re­cha. No ten­go

"NO ME QUE­DÉ LA­MEN­TAN­DO POR MI PIER­NA DE­RE­CHA. NO TEN­GO BRON­CA (MA­LES­TAR) CON NA­DIE. TO­DO LO CON­TRA­RIO. NI JUZ­GO NI CONDENO."

bron­ca (ma­les­tar) con na­die. To­do lo con­tra­rio. Ni juz­go ni condeno. Le agra­dez­co to­dos los días a Dios por es­ta se­gun­da chan­ce”, se­ña­la en la en­tre­vis­ta. "Siem­pre fui un pa­ta de pa­lo", apun­ta con un tono bro­mis­ta. Una sonrisa que so­lo pier­de cuan­do re­cuer­da al ac­ci­den­te de avión en las mon­ta­ñas de Me­de­llín: “Fue to­do de­ma­sia­do rá­pi­do. Ve­nía dur­mien­do y, al des­per­tar de gol­pe, sen­tí de­ma­sia­do frío en la os­cu­ri­dad. Yo no de­ja­ba de gritar. To­da­vía mis ami­gos lo ha­cían. Cuan­do es­cu­ché lle­gar al equi­po de res­ca­te di­cien­do "Po­li­cía Na­cio­nal", me di cuen­ta de que se tra­ta­ba de un mi­la­gro. Dios me to­mó en sus bra­zos. Y me de­vol­vió a la can­cha”.

Tam­bién le de­vol­vió a la can­cha a su com­pa­ñe­ro Alan Rus­chel, al que an­tes de ini­ciar el vue­lo le pi­dió que se sen­ta­ra con él. “Esa es una co­sa im­pre­sio­nan­te, pe­ro yo no sal­vé a na­die. Fue una co­sa de Dios. Yo só­lo le pe­dí a Alan que se sen­ta­ra al la­do mío pa­ra es­cu­char mú­si­ca y con­ver­sar du­ran­te el via­je. Te­ne­mos una amis­tad, nos co­no­ce­mos ha­ce más de diez años. Por eso le pe­dí que se sen­ta­ra a mi la­do. Creo que fue Dios el que hi­zo que so­bre­vi­vié­ra­mos. Fue un mi­la­gro de Dios que sa­lié­ra­mos con vi­da de to­do eso”, des­cri­bió la si­tua­ción a los po­cos días del ac­ci­den­te.

EL FÚT­BOL

No so­lo tu­vo que asi­mi­lar la pér­di­da de sus compañeros y su pier­na, tam­bién la del fút­bol, al que “ama”. “Se­rá una gran nos­tal­gia que me va a que­dar por el res­to de mi vi­da. Pe­ro bus­co a Dios y a mi fa­mi­lia pa­ra jun­tar fuer­zas. Ellos me dan mu­cho apo­yo y eso es lo que me ha­ce es­tar fuer­te y fir­me. Igual­men­te si­go cer­cano al de­por­te. Si­go hin­chan­do por Cha­pe­co­en­se y siem­pre lo voy a ha­cer. Siem­pre se­ré un aman­te del de­por­te”. De es­ta si­tua­ción ha in­ter­pre­ta­do que re­pre­sen­ta una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la vi­da, una se­gun­da opor­tu­ni­dad que quie­re apro­ve­char al má­xi­mo. Co­mo de­por­tis­tas, no des­car­ta “ser atle­ta pa­ra­lím­pi­co, en fút­bol o en vo­lei­bol”. Su otro re­to es “con­ti­nuar tra­ba­jan­do co­mo em­ba­ja­dor pa­ra la ins­ti­tu­ción, lle­var el nom­bre de la Cha­pe­co­en­se por to­do Bra­sil y por ese mun­do que llo­ró y re­zó por no­so­tros”. Quie­re que to­do el mun­do co­noz­ca su “his­to­ria de de­ter­mi­na­ción, es­fuer­zo y vo­lun­tad. No quie­ro dar pe­na. Quie­ro que me son­rían por­que yo siem­pre les es­ta­ré son­rien­do con una pa­la­bra de alien­to. Oja­lá pue­da apor­tar­le al­go a la vi­da de las per­so­nas. Las li­mi­ta­cio­nes só­lo es­tán en la ca­be­za”

46

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.