EL REAL MA­DRID, SU OGRO EU­RO­PEO, Y EL CAM­BIO

Magazine Futbol Tactico - - Máquinas Del Tiempo -

En 1956 na­cía la Co­pa de Eu­ro­pa. El con­jun­to ga­lo, li­de­ra­do por un gran Ray­mond Ko­pa, se plan­tó en la fi­nal in­vic­ta y su­peran­do en cuar­tos a otro fa­vo­ri­to, el Vö­rös Lo­bo­gó hún­ga­ro (hoy MTK Bu­da­pest), que te­nía en sus fi­las a cin­co miem­bros de la Se­lec­ción Ma­giar que ha­bía si­do sub­cam­peo­na del mun­do en el Mun­dial de Sui­za 1954. Allí le es­pe­ra­ba, de nue­vo, el Real Ma­drid. An­te ca­si 40.000 es­pec­ta­do­res en el Par­que de los Prín­ci­pes, el Sta­de Reims pu­so la pri­me­ra pie­dra pa­ra cons­truir la le­yen­da de equi­po sin suer­te. Y eso que el ini­cio fue arro­lla­dor. A los diez mi­nu­tos de par­ti­do el con­jun­to ga­lo ga­na­ba por 2-0 gra­cias a los tan­tos de Mi­chel Le­blond y Jean Tem­plin. Se vi­sua­li­za­ba la ce­le­bra­ción, el éx­ta­sis y los cán­ti­cos de un Par­que de los Prín­ci­pes en­tre­ga­do has­ta que al Ma­drid le dio por reac­cio­nar. Lle­gó a em­pa­tar, y aun­que Mi­chel Hi­dal­go vol­vió a po­ner por de­lan­te al Reims, el ven­da­val blanco se ha­bía desata­do. A on­ce mi­nu­tos del fi­nal, Rial cul­mi­na­ba la re­mon­ta­da (3-4) y de­ja­ba a los de Bat­teux sin el tí­tu­lo. Un año des­pués, lle­gó un he­cho ca­si peor que per­der esa fi­nal: Ko­pa fir­mó por el Real Ma­drid. La des­ta­ca­da ac­tua­ción de Ko­pa en la fi­nal de Pa­rís asom­bró a Ber­na­béu, que no du­dó en ha­cer lo po­si­ble por con­se­guir su fi­cha­je. A pe­sar del tre­men­do gol­pe, el Sta­de de Reims si­guió en pie y ga­nan­do gra­cias a la lle­ga­da de otro nom­bre mí­ti­co en la his­to­ria del fút­bol fran­cés: Just Fon­tai­ne. El ve­loz y efi­caz pun­ta ve­nía de des­lum­brar en el Ni­za y, pe­se a su cor­ta tra­yec­to­ria y es­ca­so pres­ti­gio, cum­plió a la per­fec­ción con el tre­men­do va­cío de li­de­raz­go que de­jó Ko­pa a su mar­cha.

GA­NÓ SEIS LI­GAS FRAN­CE­SAS, PE­RO EN LA CO­PA DE EU­RO­PA CA­YÓ DOS VE­CES AN­TE EL REAL MA­DRID EN LA FI­NAL

Fon­tai­ne era un ex­cel­so re­ma­ta­dor, con una ve­lo­ci­dad que le per­mi­tía ade­lan­tar­se al ri­val en el gol­peo y un sor­pren­den­te sal­to de ca­be­za. Es­to úl­ti­mo fue in­clu­so re­co­no­ci­do con cier­ta iro­nía por el pro­pio ju­ga­dor: “Sal­to tan­to pa­ra re­ma­tar de ca­be­za que cuan­do ba­jo ten­go nie­ve en el pe­lo”. Con Fon­tai­ne y un par de re­to­ques más, el Sta­de Reims al­can­zó un exi­to­so ‘do­ble­te’ en 1958 con­quis­tan­do Co­pa y Li­ga y se plan­tó de nue­va en la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa en 1959.

El ca­mino, es­ta vez, no iba a ser tan có­mo­do. En cuar­tos de fi­nal tu­vo que apa­re­cer Fon­tai­ne con el tiem­po cum­pli­do pa­ra re­sol­ver an­te el Stan­dard de Lie­ja. En se­mi­fi­na­les, el Young Boys sui­zo ofre­ció ma­yor re­sis­ten­cia de la es­pe­ra­da. El ri­val en la fi­nal, no po­día ser otro, era de nue­vo el Ma­drid de Di Sté­fano. El Ma­drid lle­ga­ba al Nec­kars­ta­dion de Stutt­gart en una po­si­ción más fuer­te que en su pri­mer en­cuen­tro tres años atrás. Eu­ro­pa es­ta­ba a los pies del con­jun­to blanco, do­mi­na­do­ror ab­so­lu­to de la com­pe­ti­ción has­ta en­ton­ces. El Reims, ade­más, no te­níaía el ni­vel de an­tes. En­ri­que Ma­teos y Di Sté­fano des­tro­za­ron, de nue­vo, los sue­ños de un equi­po que ya no

SUS SE­ÑAS DE IDEN­TI­DAD: UTI­LI­ZA­CIÓN CONS­TAN­TE DE PA­RE­DES Y LAS COM­BI­NA­CIO­NES COR­TAS, SIEM­PRE CON EL BA­LÓN RO­ZAN­DO SUA­VE­MEN­TE EL CÉS­PED

vol­ve­ría a al­can­zar esas co­tas. Tu­vo tiem­po esa ge­ne­ra­ción del Reims de ga­nar otras dos Li­gas (acu­mu­lan­do un to­tal de seis), pe­ro en Co­pa de Eu­ro­pa se­ría eli­mi­na­do, pri­me­ro en oc­ta­vos por el Burn­ley in­glés, lue­go en cuar­tos por el Fe­ye­noord ho­lan­dés. Los ma­los re­sul­ta­dos en Eu­ro­pa uni­dos a la re­la­ción com­pli­ca­da de Bat­teux con su pre­si­den­te, Ger­main, em­pe­za­ron a de­te­rio­rar al equi­po, que tu­vo tiem­po pa­ra ce­rrar su gran ci­clo ga­nan­do el cam­peo­na­to de li­ga de 1962. Ger­main de­ci­dió no re­no­var el con­tra­to del en­tre­na­dor al fi­nal de la tem­po­ra­da 1962-63, ale­gan­do ra­zo­nes pre­su­pues­ta­rias. La sa­li­da del en­tre­na­dor fue el fi­nal de la épo­ca do­ra­da del Sta­de de Reims y de su fút­bol cham­pag­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.