EL RE­POR­TA­JE:

Ney­mar, el rey de Pa­rís

Magazine Futbol Tactico - - Sumario - Re­dac­tor: Héctor Gar­cía Re­dac­tor: Sergio Fer­nán­dez

Un club en un ju­ga­dor: Ney­mar. Un fi­cha­je de 222 mi­llo­nes de eu­ros. Nun­ca an­tes se pa­gó tan­to por un fut­bo­lis­ta. Tal vez en el fu­tu­ro nun­ca se vuel­va a al­can­zar tal ci­fra. El fi­cha­je de Ney­mar por el PSG ha ro­to to­dos los es­que­mas exis­ten­tes en el fút­bol. Aho­ra na­da es im­po­si­ble pa­ra equi­pos car­ga­dos de di­ne­ro co­mo el PSG, clu­bes-es­ta­do, co­mo se que­jan al­gu­nos es­ta­men­tos de­por­ti­vos. De­trás de to­do es­tá Qa­tar. El club pa­ri­sino tam­bién ha pa­sa­do por en­ci­ma del Fair Play fi­nan­cie­ro que plan­teó la UEFA pa­ra que es­to no ocu­rrie­ra. Con di­ne­ro de por me­dio, co­mo en la vi­da mis­ma, siem­pre se pue­de ha­cer to­do.

Sin em­bar­go, el fi­cha­je de Ney­mar por el PSG no so­lo res­pon­de a una cues­tión eco­nó­mi­ca. Por su­pues­to, sí es la más im­por­tan­te (co­bra­rá más de 600.000 eu­ros a la se­ma­na, ca­si 40 mi­llo­nes al año en to­tal), pe­ro hay al­go más. Ney­mar fue por­ta­da del pri­mer nú­me­ro de Ma­ga­zi­ne Fút­bol Tác­ti­co, ha­ce ya tres ve­ra­nos. Lle­ga­ba del San­tos pa­ra con­fir­mar­se co­mo el nue­vo me­jor ju­ga­dor del mun­do. En to­do es­te tiem­po no lo ha con­se­gui­do. Con Mes­si en el FC Bar­ce­lo­na, es im­po­si­ble que coha­bi­ten en un mis­mo es­pa­cio dos re­yes. Hu­bo un mo­men­to en que Ney­mar se dio cuen­ta de que mien­tras es­tu­vie­ra el ar­gen­tino él no po­dría op­tar nun­ca a ser el nú­me­ro uno del cua­dro azul­gra­na y, por en­de, as­pi­ran­te a ser el me­jor del mun­do, tí­tu­lo no­bi­lia­rio en ma­nos de Cris­tiano Ro­nal­do en los dos úl­ti­mos años con dos Balones de Oro.

MES­SI NO QUE­RÍA QUE SE FUE­RA. “¿QUIE­RES QUE TE HA­GA BA­LÓN DE ORO?”.

LA NO­CHE DE LA RE­MON­TA­DA

Fue pre­ci­sa­men­te an­te el PSG, en la his­tó­ri­ca re­mon­ta­da del FC Bar­ce­lo­na an­te los fran­ce­ses. El Ba­rça lle­ga­ba al par­ti­do de vuel­ta con un 4-0 tras ha­ber si­do arra­sa­do por las tro­pas de Emery en Pa­rís. A pe­sar de la abul­ta­da di­fe­ren­cia, sí ha­bía un ju­ga­dor que creía en la re­mon­ta­da por en­ci­ma de to­dos: Ney­mar. El bra­si­le­ño de­mos­tró en ese par­ti­do que no so­lo es un buen ju­ga­dor, uno de los me­jo­res, sino tam­bién un lí­der. Arras­tró a sus com­pa­ñe­ros a la épi­ca, in­clui­do a Mes­si, quien no pu­do ha­cer nin­gún gol en 180 mi­nu­tos. Ney­mar hi­zo el 4-1 y el 5-1, en el pre­lu­dio del gol his­tó­ri­co de Sergi Ro­ber­to. Ha­bía si­do el gran par­ti­do de Ney­mar con la ca­mi­se­ta azul­gra­na, re­cla­man­do su po­si­ción en el club y en la hin­cha­da azul­gra­na. Sin em­bar­go, las por­ta­das del día si­guien­tes fue­ron co­pa­das por Leo Mes­si, quien apa­re­cía co­mo hé­roe en una fo­to don­de le­van­ta­ba el pu­ño y en su mano apre­ta­ba el bra­za­le­te. No hu­bo ras­tro de Ney­mar en nin­gu­na pri­me­ra pá­gi­na, sí en las crónicas, pe­ro en esa fo­to de por­ta­da. El hom­bre del par­ti­do, el ju­ga­dor que más ha­bía creí­do en el mi­la­gro, ni si­quie­ra te­nía ese mo­men­to pa­ra él. A par­tir de ahí co­men­zó a cam­biar to­do en Ney­mar. Su ac­ti­tud fue re­pro­cha­da por el se­gun­do de Luis En­ri­que, Juan Car­los Un­zué, aho­ra en­tre­na­dor del Cel­ta, tras un en­tre­na­mien­to. “Co­mo si­gas así aca­ba­rás co­mo Ro­nal­din­ho”, le avi­só el téc­ni­co. Ney­mar ca­si lle­ga a las ma­nos con él. Su ca­be­za ya pen­sa­ba pa­ra en­ton­ces en otro des­tino, don­de to­do el fo­co no apun­ta­ra a Mes­si. Y ese nue­vo ho­gar lo en­con­tró en el PSG, en una ope­ra­ción que se ce­rró se­ma­nas an­tes de su ver­da­de­ro cie­rre.

Des­de la lle­ga­da de los pe­tro­dó­la­res, el PSG ha fi­cha­do y fi­cha­do, crean­do un equi­po ca­paz de do­mi­nar en Fran­cia, pe­ro aún sin in­fluen­cia en Eu­ro­pa. La de­rro­ta con­tra el Bar­ce­lo­na por 6-1 con­fir­mó a to­dos que ne­ce­si­ta­ban un ju­ga­dor fran­qui­cia. “Uno en­tre los cin­co me­jo­res del mun­do”, se­ña­ló el ca­mino Eméry. Mes­si, co­mo con­tó Ma­ga­zi­ne Fút­bol Tác­ti­co ha­ce tiem­po, fue y ha si­do siem­pre el gran ob­je­ti­vo del PSG, pe­ro su fi­cha­je se ha­cía im­po­si­ble. 500 mi­llo­nes de cláu­su­la. So­bre Cris­tiano Ro­nal­do la du­da era su edad. A prin­ci­pios de ve­rano, cuan­do el por­tu­gués ama­gó con ir­se del Ma­drid, es­pe­ro una ofer­ta del PSG. Nun­ca lle­gó. Y no lo hi­zo por­que to­do es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra Ney­mar.

DA­NI ALVES, SU AMI­GO, LA CLA­VE DE TO­DO. TAM­BIÉN HA SI­DO EL DI­NE­RO Y LA NE­CE­SI­DAD DE SEN­TIR­SE EL LÍ­DER

La gran de­ci­sión del bra­si­le­ño se fra­guó po­co a po­co. Du­ran­te sus va­ca­cio­nes, en una en­tre­vis­ta con una te­le­vi­sión bra­si­le­ña, afir­mó so­bre una po­si­ble sa­li­da del Bar­ce­lo­na que “to­do era po­si­ble”. El en­tre­vis­ta­dor, sor­pren­di­do, es­pe­tó an­te esa re­pues­ta que Bar­to­meu, pre­si­den­te azul­gra­na, de­bía po­ner­se aler­ta. “El to­do era po­si­ble” se trans­for­mó en “la in­ten­ción cla­ra de ir­se”, co­mo ha con­ta­do Pi­qué, en la bo­da de Leo Mes­si en Ar­gen­ti­na. Un en­vi­te en el que coin­ci­dió con Da­ni Alves. El fi­cha­je del bra­si­le­ño por el PSG no so­lo res­pon­día a una de­man­da de­por­ti­va, sino tam­bién pa­ra que con­si­guie­ra con­ven­cer a su ami­go de ju­gar jun­tos en Pa­rís. Y lo con­si­guió. No sir­vie­ron de na­da las reunio­nes con sus to­da­vía com­pa­ñe­ros del FC Bar­ce­lo­na. En una de ellas, Pi­qué subió a las re­des so­cia­les una fo­to don­de anun­cia­ba que se que­da­ba. “Fue un úl­ti­mo in­ten­to”, ex­pli­có el cen­tral azul­gra­na. En otra, Mes­si, jun­to con Luis Suárez, le in­ten­tó con­ven­cer de otra ma­ne­ra.

"¿Tú qué quie­res? ¿Quie­res ser Ba­lón de Oro? Yo te ha­go Ba­lón de Oro", le es­pe­tó Mes­si a Ney­mar. Mes­si no que­ría que se rom­pie­ra la MSN, tres le­tras que han ca­pi­ta­li­za­do el cau­dal ofen­si­vo del Bar­ce­lo­na en es­tos úl­ti­mos años.

Por si que­da­ba al­gu­na du­da de lo im­por­tan­te que era Ney­mar pa­ra el FC Bar­ce­lo­na, el bra­si­le­ño de­mos­tró su va­lor du­ran­te la pre­tem­po­ra­da en Es­ta­dos Uni­dos. Mar­có dos go­les en los dos pri­me­ros par­ti­dos. El úl­ti­mo ser­vi­cio al Bar­ce­lo­na fue ir a Chi­na a ro­dar va­rios anun­cios. Lo si­guien­te fue po­ner el PSG los 222 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra que Ney­mar fue­ra pre­sen­ta­do un día des­pués en el Par­que de los Prín­ci­pes. “He ve­ni­do a ha­cer his­to­ria”, se­ña­ló el día de su pre­sen­ta­ción. Con el bra­si­le­ño, el gran ri­co del fút­bol mun­dial ob­tie­ne un fut­bo­lis­ta fran­qui­cia, as­pi­ran­te tam­bién a ga­nar el Ba­lón de Oro sin te­ner que com­pe­tir con Leo Mes­si en el mis­mo equi­po. Li­ber­tad en el cam­po y li­ber­tad pa­ra ser el pro­ta­go­nis­ta de esos ti­tu­la­res que tan­to se le re­sis­tie­ron en el Ba­rça. Ade­más, la lle­ga­da de Ney­mar no so­lo es be­ne­fi­cio­sa pa­ra el PSG, tam­bién pa­ra la Li­gue 1, que ga­na en pro­ta­go­nis­mo an­te la Pre­mier Lea­gue, Bun­des­li­ga y Li­ga es­pa­ño­la.

A sus 25 años, Ney­mar vuel­ve a ser por­ta­da de Ma­ga­zi­ne Fút­bol Tác­ti­co. Del San­tos al PSG, pa­san­do por el FC Bar­ce­lo­na, un club don­de aca­bó con to­das las du­das que ha­bía a su al­re­de­dor pa­ra es­tar en­tre los me­jo­res. Pa­rís, la ciu­dad de La Luz, vi­bra con su nue­va es­tre­lla.

UN FI­CHA­JE QUE DA MIE­DO

Los 222 mi­llo­nes de eu­ros de Ney­mar no son so­lo un ré­cord en el mer­ca­do de fi­cha­jes. Abre una bre­cha enor­me res­pec­to al si­guien­te ju­ga­dor, ca­si 100 mi­llo­nes de eu­ros de dis­tan­cia. Lo pa­ga­do por el PSG ha crea­do un es­ta­do de aler­ta en el fút­bol mun­dial, que te­me que ex­plo­te la bur­bu­ja y se ten­gan que apa­gar las lu­ces de la fies­ta. El que me­jor lo ha ex­pre­sa­do es Mon­chi, Di­rec­tor De­por­ti­vo de la Ro­ma, y gran co­no­ce­dor del me­dio: “No sé has­ta dón­de lle­ga­re­mos. "No quie­ro pen­sar que es­ta­mos cons­tru­yen­do una bur­bu­ja que ex­plo­ta­rá en al­gún mo­men­to, co­mo el in­mo­bi­lia­rio que ha da­ña­do la eco­no­mía mun­dial". A pe­sar de es­tos avi­sos, pa­re­ce que el di­ne­ro no se ago­ta en­tre los gran­des. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.