EL ES­TA­DIO:

Olím­pi­co de Ro­ma

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

Se­gu­ra­men­te to­do el mun­do si­gue la pis­ta al go­lea­dor in­glés de la dé­ca­da de los ochen­ta y no­ven­ta. Co­mo fut­bo­lis­ta es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res de­lan­te­ros de la his­to­ria de In­gla­te­rra, con 40 go­les en 80 par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les, 10 en­tre los Mun­dia­les de Mé­xi­co e Ita­lia 90. Su me­jor cam­peo­na­to fue el de Mé­xi­co 1986, en el que ga­nó el Ba­lón de Oro. A ni­vel de clu­bes em­pe­zó en equi­po de su ciu­dad, el Lei­ces­ter City, de ahí su cu­rio­sa apues­ta ha­ce un año. Li­ne­ker afir­mó al co­mien­zo de la tem­po­ra­da 2015/2016 que si los zo­rros ga­na­ban la Pre­mier Lea­gue con Ra­nie­ri pre­sen­ta­ría un día su pro­gra­ma de te­le­vi­sión des­nu­do. El fi­nal de la his­to­ria ya la co­no­cen: el Lei­ces­ter obró el mi­la­gro y Li­ne­ker cum­plió con su pa­la­bra. Tam­bién ju­gó en el Ever­ton (sus me­jo­res mo­men­tos), Tot­ten­ham y dio el sal­to al FC Bar­ce­lo­na tras el Mun­dial de Mé­xi­to 86. Hi­zo 42 go­les en po­co más de cien par­ti­dos. Su ca­rre­ra la ter­mi­nó enn Ja­pón Ja­pón, en el Na­go­ya Gram­pus. Cuan­do Li­ne­ker de­ci­dió col­gar las bo­tas, eli­gió la­brar­se una ca­rre­ra en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Cu­rio­sa­men­te, sus com­pa­ñe­ros de la se­lec­ción in­gle­sa se bur­la­ban de él lla­mán­do­lo "El jo­ven­ci­to Des", por Des Ly­nam, el le­gen­da­rio pre­sen­ta­dor de la BBC. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, las gra­cias de sus com­pa­ñe­ros re­sul­ta­ron al fi­nal pro­fé­ti­cas. Ac­tual­men­te, Gary Li­ne­ker es el pre­sen­ta­dor de Match of the Day, el pro­gra­ma es­tre­lla del sá­ba­do por la no­che en el pri­mer ca­nal de la cor­po­ra­ción, el mis­mo es­pa­cio que pre­sen­tó el pro­pio Ly­nam en­tre 1988 y 1999. Wadd­le se in­ven­tó el apo­do de ma­rras en 1986", re­cuer­da Li­ne­ker con una son­ri­sa. "Yo siem­pre an­da­ba con los pe­rio­dis­tas y con la gen­te de la te­le­vi­sión, por­que sa­bía que eso era pre­ci­sa­men­te lo que que­ría ha­cer cuan­do ter­mi­na­ra mi ca­rre­ra de fut­bo­lis­ta. Que­ría apren­der tan­to co­mo pu­die­ra y con­se­guir ex­pe­rien­cia. No es el peor apo­do que te pue­dan po­ner, ¿ver­dad? La

ver­dad es que nun­ca me atra­jo el tra­ba­jo de en­tre­na­dor. Es muy du­ro. Aho­ra es cu­rio­so, por­que mu­chos de los fut­bo­lis­tas con los que ju­gué son en­tre­na­do­res o di­rec­to­res de­por­ti­vos. ¡Ves a al­gu­nos con tan­to es­trés! Los ves có­mo su­fren con un tra­ba­jo tan des­agra­de­ci­do, te­nien­do que li­diar con afi­cio­na­dos que creen que sa­ben ha­cer el tra­ba­jo me­jor que ellos, con ju­ga­do­res des­con­ten­tos y, en­ci­ma, te­nien­do que cum­plir las exi­gen­cias de pre­si­den­tes y re­pre­sen­tan­tes. Se pa­san las 24 ho­ras tra­ba­jan­do, y to­tal pa­ra aca­bar el 99,9 por cien­to de ellos en la ca­lle, des­ti­tui­dos, tar­de o tem­prano".

To­da una es­tre­lla de la te­le­vi­sión, tam­bién ha ac­tua­do en una pe­lí­cu­la y en una obra de tea­tro, ade­más de pres­tar su ima­gen y su nom­bre a una mar­ca de pa­ta­tas fri­tas y co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te con va­rias or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas. El tiem­po li­bre lo ocu­pa ju­gan­do al golf, su otra gran pa­sión con el fút­bol y la te­le­vi­sión ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.