LA EN­TRE­VIS­TA:

Lu­cas Lei­va

Magazine Futbol Tactico - - Sumario - Re­dac­tor: Héctor Gar­cía

356par­ti­dos con la ca­mi­se­ta del Li­ver­pool. Diez años. Es la dé­ca­da de Lu­cas Lei­va en An­field, un club que le ha mar­ca­do pa­ra siem­pre. Es­te ve­rano, con to­do el do­lor de su co­ra­zón, ha fir­ma­do por la La­zio de Ro­ma. Lle­ga co­mo sus­ti­tu­to de otro Lu­cas, Bi­glia, quien se ha mar­cha­do al re­no­va­do AC Mi­lan.

Un bra­si­le­ño de so­lo 20 años en Li­ver­pool. “Al prin­ci­pio no en­ten­día na­da de lo que de­cía la gen­te, pe­ro po­co a po­co fui apren­dien­do y dán­do­me cuen­ta tam­bién de có­mo es la gen­te de la ciu­dad”. Así fue la his­to­ria de Lu­cas Lei­va cuan­do lle­gó a An­field en 2007. Di­rec­ta­men­te des­de Gre­mio, sin pe­rio­do de adap­ta­ción por me­dio. Lo fi­chó el Li­ver­pool des­pués de ser nom­bra­do el me­jor ju­ga­dor del Bra­si­lei­rao de ese año. Un ta­len­to que tam­bién qui­sie­ron la Ju­ven­tus y el Atlé­ti­co de Ma­drid, pe­ro se de­fi­nió por ju­gar en la ciu­dad de los Beatles. Su pre­sen­cia en el on­ce ti­tu­lar ha ido de más a me­nos, has­ta lle­gar a con­ver­tir­se en un ju­ga­dor se­cun­da­rio pa­ra Jür­gen Klopp. Pe­ro eso no em­pa­ña una ho­ja de ser­vi­cios per­fec­ta co­mo ju­ga­dor red, siem­pre cum­plien­do con lo que le pe­día el en­tre­na­dor.

“Es du­ro de­cir adiós a mu­cha gen­te con la que pa­sé tiem­po jun­tos du­ran­te mu­chos años y me acer­có más y más a ellos, pe­ro sien­to que es pro­ba­ble­men­te la de­ci­sión co­rrec­ta pa­ra am­bos la­dos”, re­fle­xio­na el nue­vo ju­ga­dor de la La­zio so­bre su sa­li­da del Li­ver­pool. Pe­ro no so­lo lo echa­rá de me­nos él. Tam­bién su hi­jo Pe­dro, “le en­can­ta ir a la Aca­de­mia y al es­ta­dio a ver los par­ti­dos”. Aho­ra irá a ver a su pa­dre en otro gran es­ta­dio, el Olím­pi­co de Ro­ma. Lei­va ate­rri­za en la Se­rie A con ilu­sio­nes re­no­va­das: “Es un buen mo­men­to pa­ra pro­bar al­go nue­vo, un nue­vo desafío pa­ra mí y pa­ra el Li­ver­pool tam­bién. El club es­tá en un buen mo­men­to y creo que ga­na­rá mu­chas cosas en el fu­tu­ro”.

Des­pués de diez años, su­pon­go que ha­brá si­do muy di­fí­cil sa­lir de un club co­mo el Li­ver­pool… “Por su­pues­to, han pa­sa­do un mon­tón de cosas por mi men­te. He pa­sa­do mu­cho tiem­po aquí y me he acer­ca­do a la gen­te y ten­go mu­chos ami­gos, así que pa­ra ser ho­nes­to en es­te mo­men­to to­da­vía son emo­cio­nes mix­tas, pe­ro co­mo he di­cho ten­go que ser po­si­ti­vo co­mo siem­pre he si­do y tra­tar de pen­sar que es­te ti­po de cosas su­ce­den. Pro­ba­ble­men­te ha­bría ocu­rri­do en un año, cuan­do mi con­tra­to ter­mi­na­ría, así que creo que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que me mu­de a una bue­na ciu­dad y un buen club. La La­zio lo hi­zo muy bien el año pa­sa­do, así que po­dré ju­gar com­pe­ti­ción eu­ro­pea allí. Por su­pues­to que hay el la­do ne­ga­ti­vo, por­que ten­go que ir­me, pe­ro es­toy muy or­gu­llo­so de es­te via­je y a par­tir de aho­ra se­ré co­mo otro se­gui­dor más del Li­ver­pool. Siem­pre es­ta­ré vien­do y apo­yan­do a Li­ver­pool y se­gu­ro que vol­ve­ré a la ciu­dad pa­ra ver a mis ami­gos y al equi­po”

En es­tos diez años tam­bién has te­ni­do una fa­mi­lia. Mu­chas ve­ces no se ha­bla de eso cuan­do un fut­bo­lis­ta cam­bia de equi­po. En su ca­so, ¿có­mo va a afec­tar a la fa­mi­lia es­te cam­bio? “Creo que afec­ta­rá a to­da la fa­mi­lia, so­bre to­do a mi mu­jer. Los ni­ños son muy jó­ve­nes, así que no creo que en­tien­dan tan­to. Pro­ba­ble­men­te Pe­dro (su hi­jo ma­yor) en­tien­da un po­co más, pe­ro co­mo di­je es una de­ci­sión que te­nía que ha­cer y creo que es bueno pa­ra mí y pa­ra el club. Es­toy se­gu­ro que los ni­ños se adap­ta­rán. Son bue­nos chi­cos y ha­rán nue­vos ami­gos y se­gu­ro que man­ten­dre­mos el en­la­ce con Li­ver­pool. Ellos es­ta­rán de vuel­ta aquí con­mi­go mis­mo pa­ra vi­si­tar a sus ami­gos. No po­drán vi­vir aquí un tiem­po, pe­ro nun­ca se sa­be en el fu­tu­ro”

Su hi­jo Pe­dro es gran afi­cio­na­do al Li­ver­pool, ¿no? “Le en­can­ta ir a la Aca­de­mia y a An­field pa­ra ver los par­ti­dos. Se­rá di­fí­cil pa­ra to­dos co­mo pa­ra mí tam­bién, pe­ro jun­to con el club y mi fa­mi­lia de­ci­di­mos pro­bar al­go nue­vo aho­ra. Él es­ta­rá bien, es­toy se­gu­ro de eso”

Echan­do la vis­ta atrás, ha­ce diez años lle­gó en un vue­lo des­de Bra­sil a la edad de 20 años. 7.000 ki­ló­me­tros le­jos de su ca­sa. ¿Qué hi­zo en esos pri­me­ros días en Li­ver­pool? “Re­cuer­do una ciu­dad her­mo­sa cuan­do lle­gué por pri­me­ra vez. Pe­ro yo no sa­bía mu­cho so­bre la gen­te, so­bre la ciu­dad, pe­ro, por su­pues­to, sí so­bre el club. Len­ta­men­te co­men­cé a en­ten­der có­mo es la gen­te de Li­ver­pool y có­mo es es­ta ciu­dad, y me en­can­ta. Co­mo he di­cho an­tes, han si­do diez años muy bue­nos, con un mon­tón de al­ti­ba­jos, pe­ro eso es lo que creo que la vi­da es. La sen­sa­ción es que he dis­fru­ta­do tan­to co­mo pu­de y en el fu­tu­ro con se­gu­ri­dad vol­ve­ré y es­ta­ré al­re­de­dor. To­da­vía sien­to que siem­pre se­ré par­te de es­ta ciu­dad y par­te del club”

Di­ce que han si­do diez años co­mo una mon­ta­ña ru­sa. Hu­bo tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra em­pe­zar… ¿Qué le man­tu­vo afron­tan­do es­tas di­fi­cul­ta­des? “Pien­so que ha si­do mi de­seo de pe­lea, siem­pre que­rer es­tar arri­ba de esa mon­ta­ña ru­sa. Creo que eso es lo que me hi­zo se­guir ade­lan­te y, por su­pues­to, te­ner la opor­tu­ni­dad de ju­gar pa­ra el Li­ver­pool pa­ra mí fue una opor­tu­ni­dad úni­ca, así que he in­ten­ta­do ca­da día pa­ra lu­char y de­mos­trar­me a mí mis­mo que era ca­paz de ha­cer­lo”

No se pue­de ha­blar del Li­ver­pool, diez años en es­te equi­po, y no men­cio­nar a los afi­cio­na­dos. ¿Có­mo ha si­do su re­la­ción con ellos? “Los afi­cio­na­dos son una par­te im­por­tan­te del club, pro­ba­ble­men­te la par­te más im­por­tan­te del club, y sin ellos el Li­ver­pool no se­ría el mis­mo. Mi re­la­ción cre­ció len­ta­men­te y hoy pue­do ver el res­pe­to que

ten­go de ellos, así que es muy agra­da­ble. Gra­cias por to­do el apo­yo, es­pe­cial­men­te en tiem­pos di­fí­ci­les, eso sig­ni­fi­ca mu­cho. To­dos sa­be­mos que los afi­cio­na­dos del Li­ver­pool son real­men­te es­pe­cia­les y siem­pre es­tu­vie­ron aquí pa­ra mí”

En la rue­da de pren­sa de su adiós, di­jo lo si­guien­te: “Ten­go que ha­cer un agra­de­ci­mien­to a to­dos mis en­tre­na­do­res, con to­dos apren­dí, pe­ro ten­go que ha­cer una men­ción es­pe­cial a un téc­ni­co que se fi­jó en mí cuan­do es­ta­ba en li­ga de as­cen­so. Es mi ído­lo, es ído­lo de mu­chos, to­dos sa­ben que ha­bló de Hu­go Sán­chez, él fue cla­ve pa­ra que yo fue­ra Pi­ko­lín". ¿Por qué fue tan es­pe­cial Hu­go Sán­chez pa­ra us­ted? “Hu­go ha si­do co­mo un án­gel pa­ra mí. Apar­te de ser mi ído­lo por có­mo triun­fo en Es­pa­ña y ser el me­jor fut­bo­lis­ta que ha da­do Mé­xi­co, Dios lo pu­so en mi ca­mino y me res­ca­tó de la li­ga de as­cen­so pa­ra ha­cer­me de­bu­tar el 25 de enero del 2004, una fe­cha que nun­ca ol­vi­da­re”

Ha­bla­ba an­tes de esos cua­tro cam­peo­na­tos con Pu­mas. ¿Cuál fue el me­jor? ¿Ese mo­men­to que guar­da con más ca­ri­ño? “Tu­ve muy bue­nos mo­men­tos en Pu­mas, así que es di­fí­cil ele­gir uno, pe­ro sin du­da re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño en el cam­peo­na­to de 2011, com­par­tien­do la can­cha con mi her­mano ge­me­lo Ale­jan­dro” Una cu­rio­si­dad, ¿có­mo se lle­va lo de com­par­tir equi­po con tu her­mano du­ran­te tan­tos años? “Ge­nial, fan­tás­ti­co, ma­ra­vi­llo­so. Siem­pre he di­cho que Dios nos quie­re de­ma­sia­do, ima­gí­na­te te­ner un her­mano ge­me­lo y que a los dos nos gus­ta­ra el fút­bol y que los dos tu­vié­ra­mos la gran for­tu­na de de­bu­tar en pri­me­ra di­vi­sión y que ha­ya­mos que­da­do cam­peo­nes jun­tos con una ca­rre­ra exi­to­sa de más de 12 años. Creo que de­bes ima­gi­nar­se co­mo me sien­to”

¿Qué han he­cho los afi­cio­na­dos del Li­ver­pool y la ciu­dad por us­ted? “Li­ver­pool co­mo club y Li­ver­pool co­mo ciu­dad es un lu­gar úni­co. Creo que es di­fe­ren­te de to­das par­tes. Yo di­ría que la gen­te de Li­ver­pool es di­fe­ren­te a la gen­te in­gle­sa, eso ha­ce Li­ver­pool un lu­gar es­pe­cial. Creo que me he es­ta­ble­ci­do muy bien y ten­go un per­fil si­mi­lar a la de la gen­te de aquí, son hu­mil­des, les gus­ta mu­cho ayu­dar y tie­nen un gran sen­ti­do del hu­mor. Por su­pues­to que quie­ren más y más co­mo to­do el mun­do, real­men­te la co­ne­xión que tu­vi­mos que era in­creí­ble”

¿Ha con­se­gui­do do­mi­nar el idio­ma lo­cal y pa­re­cer un ‘Scou­ser'? “Sí, es­pe­ro no per­der el acen­to aho­ra. Se­gu­ro que no usa­ré mi in­glés tan a me­nu­do co­mo lo uso aquí. ¡Apren­dí in­glés en Li­ver­pool, así que mi acen­to se­rá siem­pre

Scou­se, no ten­go nin­gu­na du­da so­bre eso!

¿Qué es lo que más ex­tra­ña­rá de la ciu­dad? “Creo que a la gen­te. Por su­pues­to, tam­bién voy a ex­tra­ñar al club, un club fan­tás­ti­co con un buen am­bien­te pa­ra tra­ba­jar. Pa­ra cosas pe­que­ñas, tal vez ex­tra­ña­ré ir a Cal­ders­to­nes Park. A ve­ces son las cosas pe­que­ñas las que te ha­cen ex­tra­ñar un si­tio. Cuan­do vi­ne aquí, me per­día los fi­nes de se­ma­na en es­te lu­gar. Ro­ma se­rá to­tal­men­te dis­tin­ta, pe­ro ten­go que se­guir ade­lan­te y ne­ce­si­to adap­tar­me a un nue­vo país, una nue­va ciu­dad, un nue­vo club y no mi­rar atrás, por­que de lo con­tra­rio se­rá muy di­fí­cil. Quie­ro ayu­dar a la La­zio de la mis­ma ma­ne­ra que lo he he­cho en Li­ver­pool. Creo que aho­ra ten­go un pa­pel im­por­tan­te que desem­pe­ñar, así que ten­go que es­tar lis­to pa­ra es­te nue­vo desafío”

Si pu­die­ra vol­ver atrás en es­tos diez años y re­vi­vir un mo­men­to con­cre­to, ¿cuál se­ría? “No ten­go uno, pe­ro pro­ba­ble­men­te los par­ti­dos con­tra Ever­ton. Son los mo­men­tos que re­cor­da­ré. Cuan­do di­go Ever­ton, me vie­ne a la men­te mi pri­mer par­ti­do con­tra ellos, don­de ca­si mar­co. El úl­ti­mo der­bi tam­bién vie­ne a mi men­te cuan­do ga­na­mos y fui ti­tu­lar. Ju­gué muy bien. Tam­bién las no­ches de la Li­ga de Cam­peo­nes… Hay tan­tos que po­dría de­cir, pe­ro to­dos los par­ti­dos siem­pre es­ta­rán en mi men­te. siem­pre es­ta­rán en mi men­te. Co­mo he di­cho, ha ha­bi­do tan­tas emo­cio­nes que no se­ría ca­paz de es­co­ger uno”

Cuan­do di­go la pa­la­bra 'Li­ver­pool', ¿qué se le vie­ne a la men­te? “Mi vi­da. Cuan­do lle­gué aquí te­nía 20 años. En es­te tiem­po ha ocu­rri­do to­do lo que soy aho­ra, so­bre to­do mi fa­mi­lia. – Cuan­do di­go Li­ver­pool vie­ne a mi men­te que es mi vi­da, así es co­mo lo veo. Co­mo he di­cho, vol­ve­ré. Me voy, pe­ro vol­ve­ré, es­toy se­gu­ro de ello”■

"LA LA­ZIO LO HI­ZO MUY BIEN LA PA­SA­DA TEM­PO­RA­DA Y JUGAREMOS COM­PE­TI­CIÓN EU­RO­PEA. ES UN NUE­VO RE­TO PA­RA MÍ"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.