QUÉ FUE DE....:

Gary Li­ne­ker

Magazine Futbol Tactico - - Sumario - Au­tor: Héctor Gar­cía

Vélez Sars­field nun­ca ol­vi­da­rá 1994. El me­jor año de la his­to­ria de un club cen­te­na­rio. El año en el que el equi­po di­ri­gi­do por Car­los Bian­chi con­quis­tó la Co­pa Li­ber­ta­do­res y la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal. Los afi­cio­na­dos del club ar­gen­tino cie­rran los ojos y sue­ñan con esos seis me­ses úni­cos. Éxi­tos que lle­ga­ron con un equi­po con diez ar­gen­ti­nos y un so­lo ex­tran­je­ros, na­da más y na­da me­nos que Juan Car­los Chi­la­vert. En la Li­ber­ta­do­res se cla­si­fi­có co­mo pri­me­ro en un gru­po en el que te­nía co­mo com­pa­ñe­ros de via­je a Bo­ca Ju­niors, Pal­mei­ras y Cru­zei­ro. En el ca­mino a la glo­ria fue­ron que­dan­do De­fen­sor Spor­ting (oc­ta­vos), Mi­ner­vén (cuar­tos) y Atlé­ti­co Ju­nior en una an­gus­tian­te se­mi­fi­nal de­fi­ni­da por pe­na­les tras sen­dos 2-1. La ho­ra de la ver­dad era na­da me­nos que an­te Sao Paulo, do­ble cam­peón cam­peón de Amé­ri­ca y del Mun­do, ba­jo la con­duc­ción del inol­vi­da­ble Te­lé San­ta­na.

“Mu­cho tu­vo que ver Bian­chi y su cuer­po téc­ni­co en los lo­gros con­quis­ta­dos. Siem­pre es­ta­ban aten­tos a lo que nos pa­sa­ba ya que ca­da ju­ga­dor te­nía su vi­da y sus pro­ble­mas fue­ra del fút­bol”

En la ida, Vélez se im­pu­so co­mo lo­cal 1-0 con tan­to de Asad, en lo que fue con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo mar­ca­dor exi­guo. Pa­ra Car­los Bian­chi no, ya que pa­re­cía te­ner to­do cla­ro. Pe­se a su­frir la au­sen­cia por le­sión a úl­ti­mo mo­men­to de Víc­tor So­to­ma­yor, un ba­luar­te de la za­ga, ar­mó el es­que­ma exac­to pa­ra ma­nia­tar al ad­ver­sa­rio en su pro­pia ca­sa: cin­co de­fen­so­res, tres me­dios y los co­no­ci­dos dos hom­bres de pun­ta.

Sao Paulo se pu­so en ven­ta­ja a los 32 mi­nu­tos por un pe­nal que anotó Mu­ller, pe­ro lue­go no su­po có­mo per­fo­rar esa de­fen­sa. Y en las es­ca­sas oca­sio­nes que lo lo­gró, se en­con­tró con un in­men­so Chi­la­vert. Que fue aún más gran­de en la de­fi­ni­ción por pe­na­les al con­te­ner el dis­pa­ro de Pa­lin­ha, el úni­co ma­lo­gra­do en to­da la se­rie. Vélez se abra­zó a la glo­ria cuan­do Ro­ber­to Pom­pei cla­vó su zur­da­zo en el án­gu­lo de Zet­ti y ter­mi­nó la his­to­ria. Con jus­ti­cia, era el me­jor de Ame­ri­ca.

Tras do­mi­nar su con­ti­nen­te, en di­ciem­bre lle­gó la his­tó­ri­ca victoria an­te el AC Mi­lan en la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal. Un 2-0 con go­les de Asad y Trot­ta. En ese equi­po mí­ti­co for­ma­ba Raúl Car­do­zo, de­fen­sa gue­rre­ro y con co­ra­zón de Vélez. Ca­si una vi­da que re­cuer­da en la en­tre­vis­ta con Ma­ga­zi­ne Fút­bo­lTác­ti­co.

411 par­ti­dos con Vélez. ¿Es ca­paz de re­cor­dar mo­men­tos de ca­si to­dos ellos? ¿Con cuál fue el me­jor pa­ra us­ted? “Re­cuer­do al­gu­nos par­ti­dos. Los más im­por­tan­tes fue­ron mi de­but an­te San Lorenzo y sa­lir cam­peón del cam­peo­na­to ar­gen­tino en 1993, ya que Vélez no lo lo­gra­ba ga­nar des­de 1968”

¿Có­mo se de­fi­ni­ría co­mo fut­bo­lis­ta? ¿Si vol­vie­ra a na­cer, cam­bia­ría al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que tu­vo co­mo ju­ga­dor? “Me de­fino co­mo un la­te­ral con mar­ca y mu­cha pro­yec­ción. Te­nía un com­pa­ñe­ro, Bas­se­das, con el que me en­ten­día a la per­fec­ción pa­ra rea­li­zar lo que que­ría Bian­chi. Res­pec­to a si cam­bia­ría al­go de mis ca­rac­te­rís­ti­cas si vol­vie­ra a na­cer, te di­ría que mi po­si­ción. Creo que te­nía un don es­pe­cial pa­ra cons­truir y ata­car al ri­val. Me sen­tía ca­pa­ci­ta­do pa­ra ju­gar en otros pues­tos”

En­tre su es­pec­ta­cu­lar pal­ma­rés, su­pon­go que el gran tí­tu­lo fue esa Li­ber­ta­do­res de 1994. ¿Có­mo fue ca­paz Vélez de lle­gar has­ta tan le­jos con un equi­po que no par­tía co­mo fa­vo­ri­to? “Cuan­do un ser hu­mano pa­so por ne­ce­si­da­des des­de ni­ño, y que­da en su me­mo­ria, es ca­paz de de­rrum­bar una pa­red pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo. Y la ma­yo­ría del equi­po de Vélez ha­bía pa­sa­do por esa si­tua­ción des­de ni­ños. El par­ti­do de vuel­ta de fi­nal de la Li­ber­ta­do­res an­te Sao Paulo fue muy di­fí­cil pa­ra no­so­tros, ya que ellos te­nían gran­des ju­ga­do­res que ter­mi­na­mos de­fi­nién­do­lo por pe­na­les”

Le ex­pul­sa­ron en esa fi­nal. ¿Có­mo lo vi­vió? “En la fi­nal de la co­pa Li­ber­ta­do­res tu­ve la ma­la suer­te de ser ex­pul­sa­do cuan­do que­da­ban apro­xi­ma­da­men­te vein­te mi­nu­tos. Fue una ju­ga­da don­de el la­te­ral de­re­cho del Sao Paulo me en­ca­ró y me elu­dió ata­can­do a mis cen­tra­les y to­mé la de­ci­sión de ha­cer­le fal­ta. Cuan­do vi la tar­je­ta ro­ja se me ca­yó el mun­do en­ci­ma”

¿Qué im­por­tan­cia tu­vo Bian­chi en el éxi­to? “Mu­cho tu­vo que ver Bian­chi y su cuer­po téc­ni­co en los lo­gros con­quis­ta­dos. Siem­pre es­ta­ban aten­tos a lo que nos pa­sa­ba ya que ca­da ju­ga­dor te­nía su vi­da y sus pro­ble­mas fue­ra del fút­bol”

¿Ese equi­po era un gru­po de ami­gos? “Sí. La ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros éra­mos ami­gos, qui­zás ha­bía dos o tres que te­nían di­fe­ren­cias, pe­ro den­tro de la can­cha éra­mos to­dos uno”

Un equi­po en el que ju­ga­ban diez ar­gen­ti­nos. El úni­co ex­tran­je­ro era Chi­la­vert. ¿Có­mo era el por­te­ro? ¿Si­guen te­nien­do re­la­ción? “Gra­cias a Dios, José Luis (Chi­la­vert) es­ta­ba en mi equi­po. Fue un ga­na­dor na­to y con los mis­mos pen­sa­mien­tos de la ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros. Por su­pues­to, en la ac­tua­li­dad si­go en con­tac­to y me asesora en te­mas ex­tra fut­bo­lís­ti­cos”

Y me­ses des­pués de ese triun­fo lle­ga­ron a Ja­pón y ga­na­ron al Mi­lan de Ca­pe­llo por 0-¿La cla­ve fue que des­de el prin­ci­pio creían que po­dían de­rro­tar­lo? “Ima­gí­na­te que fui­mos cam­peo­nes del mun­do an­te un equi­po que era co­mo el FC Bar­ce­lo­na de hoy, con ju­ga­do­res de je­rar­quía y un téc­ni­co ga­na­dor lla­ma­do Ca­pe­llo que ga­nó gran­des tí­tu­los. Lle­ga­mos a Ja­pón con­ven­ci­dos de que po­día­mos ga­nar ese par­ti­do, ya que fue más di­fí­cil ga­nar la co­pa Li­ber­ta­do­res y te­nía­mos 90 mi­nu­tos pa­ra to­car el cie­lo con las ma­nos y for­mar par­te en la gran his­to­ria de mi que­ri­do club”

Des­pués de una eta­pa glo­rio­sa en Vélez, sa­lió del equi­po en 1999 y lue­go pa­so por va­rios equi­pos,

¿Por qué ét tan­tos?

“En 1999 me echa­ron, no me fui. Siem­pre so­ñé con re­ti­rar­me con esa ca­mi­se­ta, pe­ro tu­ve la ma­la suer­te de cru­zar­me con di­ri­gen­tes que que­rían ser ellos las fi­gu­ras del club. Lue­go pa­sé por Ne­well`s una tem­po­ra­da, Cha­ca­ri­ta Jrs. tam­bién una tem­po­ra­da y me fui a Uru­guay por 6 me­ses a Na­cio­nal. Ter­mi­né mi ca­rre­ra en Vi­lla Dal­mi­ne. Ten­go gran­des re­cuer­dos de to­dos esos clu­bes”

Fue uno de los gran­des la­te­ra­les ar­gen­ti­nos de la épo­ca, sin em­bar­go, en la se­lec­ción ju­gó un to­tal de 4 en­cuen­tros. ¿Tu­vo la sen­sa­ción de que po­día ha­ber ju­ga­do más? ¿Qué se lo me­re­cía? “Sin du­da. En la se­lec­ción sen­tí que po­día dar más, pe­ro a ve­ces no te cru­zas con el téc­ni­co ade­cua­do. Fui a la se­lec­ción por­que los hin­chas del fút­bol ar­gen­tino pe­dían que es­tu­vie­ra ahí por­que en ese mo­men­to te­nía un ni­vel muy al­to y ve­nía ga­nan­do mu­chos tor­neos”

Tras su re­ti­ra­da, sa­lie­ron va­rias no­ti­cias so­bre us­ted. En al­gu­nas de ellas se apun­ta­ba a un pro­ble­ma con las dro­gas que us­ted ne­gó. ¿Por qué sa­lió es­ta in­for­ma­ción? ¿Cuán­to da­ño le hi­zo a us­ted y a su fa­mi­lia es­tas fal­sas no­ti­cias? “Soy una per­so­na que ni si quie­ra fu­mo ta­ba­co. Ese ru­mor fue mal in­ten­cio­na­do de al­gún di­ri­gen­te de aquel Vélez, ya que la gen­te se enojó mu­cho por­que me de­ja­ron li­bre y era me­jor en­su­ciar­me pa­ra jus­ti­fi­car esa de­ci­sión erró­nea. Mi fa­mi­lia sa­be

“Los ju­ga­do­res de Mi­lan sub­es­ti­ma­ban a Vélez con sus de­cla­ra­cio­nes, co­mo si fue­ran a ju­gar con­tra un equi­po del as­cen­so”

có­mo soy. Pa­ra na­da afec­tó a mis se­res que­ri­dos, por­que sa­ben có­mo soy, pe­ro a ni­vel per­so­nal tu­ve que pe­lear y de­mos­trar que ese ru­mor era fal­so”

La úl­ti­ma. Aho­ra es DT (en­tre­na al equi­po uni­ver­si­ta­rio de Ar­gen­ti­na). ¿Le gus­ta­ría Vélez y cree que pue­de vol­ver a dar­se un equi­po co­mo el de 1994? “Mi gran ilu­sión es di­ri­gir Vélez pa­ra de­mos­trar que ten­go ni­vel y ha­cer his­to­ria co­mo una vez ya lo hi­ce co­mo ju­ga­dor. En mis pen­sa­mien­tos y en mi men­te es­toy se­gu­ro de po­der re­pe­tir aque­lla glo­ria. Es una gran me­ta que ten­go co­mo cuan­do fui ju­ga­dor de di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de Vélez y aca­bé ju­gan­do pa­ra el pri­me­ro equi­po. Aho­ra me he pro­pues­to po­ner a Vélez en el lu­gar que le co­rres­pon­de” ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.