LA SAMP­DO­RIA DE BOS­KOV

Magazine Futbol Tactico - - La Entrevista - Re­dac­tor: Héctor Gar­cía

El nom­bre el en­tre­na­dor ser­bio va li­ga­do a la his­to­ria de un equi­po re­vo­lu­cio­na­rio en Ita­lia, ga­na­dor de dos Co­pa de Ita­lia, una Su­per­co­pa y el Scu­det­to en ape­nas tres años. En Eu­ro­pa ga­nó la Re­co­pa, pe­ro se que­dó a las puer­tas de lo­grar la Co­pa de Eu­ro­pa.

En la his­to­ria de la Samp­do­ria hay un gran nom­bre pro­pio. Es Vu­ja­din Bos­kov, el en­tre­na­dor que li­de­ró la re­vo­lu­ción del club azul. Plan­tó ca­ra a los gran­des de Ita­lia, ga­nan­do el Scu­det­to de 1991. Tam­bién en Eu­ro­pa, don­de so­lo el FC Bar­ce­lo­na pu­do arre­ba­tar­les el sue­ño de ser los do­mi­na­do­res del vie­jo con­ti­nen­te. La his­to­ria en­tre la Samp­do­ria y Bos­kov arran­ca en 1961, cuan­do el ser­bio lle­gó a Gé­no­va des­pués de ha­ber­se con­ver­ti­do en uno de los gran­des cen­tro­cam­pis­tas del vie­jo con­ti­nen­te, de ha­ber dispu­tado dos Mun­dia­les con Yu­gos­la­via y de ha­ber­se man­te­ni­do siem­pre fiel a su ama­da Voj­vo­di­na, el equi­po de su ciu­dad. Aque­lla re­la­ción efí­me­ra du­ró ape­nas una tem­po­ra­da y te­nía to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de un amor de ve­rano. Fá­cil de ol­vi­dar, sin ren­co­res, sin re­cuer­dos, su­per­fi­cial. Sin em­bar­go, pa­sa­ron ca­si tres dé­ca­das y la chis­pa vol­vió a en­cen­der­se, es­ta vez pa­ra eclo­sio­nar de ver­dad y de qué ma­ne­ra. Bos­kov ve­nía ser un lar­go pa­so co­mo en­tre­na­dor. Pri­me­ro fue la Voj­vo­di­na. Co­mo di­rec­tor téc­ni­co, trans­for­mó un pe­que­ño club pro­vin­cial en los cam­peo­nes de Yu­gos­la­via, y en 1971 se hi­zo car­go de la se­lec­ción na­cio­nal. Sin em­bar­go, en su tie­rra na­tal nun­ca fue re­co­no­ci­do del mis­mo mo­do que en el ex­tran­je­ro. En 1973 aban­do­nó el país y se tras­la­dó a Ho­lan­da, don­de se hi­zo car­go de Den Haag y los con­du­jo al éxi­to de la Co­pa ho­lan­de­sa en 1975. Eso le va­lió una opor­tu­ni­dad en Fe­ye­noord, pe­ro en 1978 de­ci­dió tras­la­dar­se a Es­pa­ña. Des­pués de una tem­po­ra­da en Za­ra­go­za, don­de lu­cha­ba por man­te­ner al equi­po ale­ja­do del des­cen­so, su­ce­dió a Mil­jan Mil­ja­nic co­mo ma­na­ger del Real Ma­drid. Un fi­cha­je que, sin em­bar­go, no fue vis­to con bue­nos ojos por gran par­te de la pren­sa y afi­cio­na­dos, que re­ce­la­ban de un

nom­bre del que ape­nas ha­bían oí­do ha­blar y cu­yo gran lo­gro en Es­pa­ña fue sal­var al Za­ra­go­za del des­cen­so. Él se lo to­mó con su par­ti­cu­lar fi­lo­so­fía en rue­da de pren­sa.

AN­TES DE LA SAMP­DO­RIA

“Sé que al­gu­na gen­te ha es­cri­to que yo no te­nía ca­te­go­ría pa­ra el Ma­drid. So­lo pi­do que me de­jen tra­ba­jar y que des­pués juz­guen. Hay en­tre­na­do­res con me­jor eje­cu­to­ria, pe­ro creo que la mía no es ma­la. Na­die pue­de de­cir que sea un no­va­to ni un mal en­tre­na­dor. Res­pec­to a mi ac­tua­ción en Za­ra­go­za, pue­do de­cir que hi­ce cuan­to se po­día. La plan­ti­lla no da­ba pa­ra más”, di­jo en su pre­sen­ta­ción en Cha­mar­tín. No tar­dó en ga­nar­se a sus ju­ga­do­res —con los Ca­ma­cho, Jua­ni­to, Del Bos­que o San­ti­lla­na a la ca­be­za— con sus en­tre­na­mien­tos di­ver­ti­dos, jue­gos, ins­pi­ra­ción

“HE GA­NA­DO VA­RIOS TÍ­TU­LOS, PE­RO NIN­GUNO EQUIPARABLE A AQUEL SCU­DET­TO EN EL QUE NA­DIE CON­TA­BA CON NO­SO­TROS”

y psi­co­lo­gía mo­ti­va­cio­nal. La ma­yo­ría de los ju­ga­do­res que tra­ba­ja­ron a sus ór­de­nes en el Real Ma­drid, en­tre 1979 y 1982, le con­si­de­ra­ron el me­jor de los téc­ni­cos y al­gu­nos de sus di­rec­ti­vos que pro­lon­ga­ron su eta­pa en el club se plan­tea­ron en va­rias oca­sio­nes su re­gre­so. Pro­ble­mas con la plan­ti­lla y los ma­los re­sul­ta­dos le apar­ta­ron del Ma­drid y le lle­va­ron al Spor­ting de Gi­jón y lue­go a Ita­lia, don­de en­con­tró a la Samp­do­ria. Allí go­zó de sus me­jo­res años, cons­tru­yen­do una má­qui­na im­pa­ra­ble. Las dos Co­pas de 1988 y 1989 y la Re­co­pa de Gö­te­borg an­te el An­der­lecht en 1990, fue­ron el pre­lu­dio de un Scu­det­to pio­ne­ro. El pri­me­ro y el úl­ti­mo de la Samp­do­ria, en una li­ga pla­ga­da de es­tre­llas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que pa­sa­ba por ser, se­gu­ra­men­te, la com­pe­ti­ción más fuer­te del pla­ne­ta. Un Cal­cio hoy tan año­ra­do por los que lo vie­ron, por los que lo vi­vie­ron, por lo que hu­bie­ran

que­ri­do po­der ver­lo y vi­vir­lo. La Samp de Bos­kov no tu­vo ri­val en 1991 y fue ca­paz de pa­sar por en­ci­ma de to­dos. De la Ju­ven­tus de Ro­ber­to Bag­gio, del Na­po­li de Die­go Armando e in­clu­so de sus dos má­xi­mos ri­va­les pa­ra la con­quis­ta del cam­peo­na­to, los dos equi­pos mi­la­ne­ses. El Mi­lan de los ho­lan­de­ses y Sac­chi y el In­ter de los ale­ma­nes y Tra­pat­to­ni, a los que ga­nó los cua­tro par­ti­dos de ma­ne­ra irre­pro­cha­ble con un fút­bol de­mo­le­dor, vis­to­so, bien tra­ba­ja­do tác­ti­ca­men­te y con ele­men­tos so­bre el cam­po de­ci­si­vos co­mo el ca­po­can­no­nie­re Via­lli. Scu­det­to bor­da­do en el pe­cho, sue­ño pal­pa­ble, ale­gría ines­pe­ra­da, es­ta­lli­do des­co­no­ci­do y por en­de, ca­si inasi­mi­la­ble. “He ga­na­do va­rios tí­tu­los, pe­ro nin­guno equiparable a aquel Scu­det­to en el que na­die con­ta­ba con no­so­tros”, ex­pli­có Vu­ja­din, quien con­vir­tió a la Samp­do­ria en icono de su tiem­po, lle­van­do al equi­po azul has­ta la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa en 1992. Un des­tino que nin­gún afi­cio­na­do del club de Gé­no­va era ca­paz ha­ber ima­gi­na­do an­tes.

EL CA­MINO A WEM­BLEY

La Samp eli­mi­nó en pri­me­ra ron­da al Ro­sen­borg por un con­tun­den­te 7-1. En oc­ta­vos la eli­mi­na­to­ria an­te el Bu­da­pest Hon­véd fue más dura de lo es­pe­ra­do. To­có re­mon­tar la ca­sa el 2-1 de la ida pa­ra aca­bar la eli­mi­na­to­ria con un 4-3 a fa­vor. En la fa­se de gru­po aca­bó por de­lan­te de Es­trellla Ro­ja, An­der­lecht y Pa­nat­hi­nai­kos, con tres vic­to­rias, dos em­pa­tes y una de­rro­ta en un par­ti­do. Bos­kov ha­bía obra­do el mi­la­gro de lle­var al equi­po ita­liano a la fi­nal. Via­lli, en­ton­ces de­lan­te­ro de la Samp, lo des­cri­be de la si­guien­te ma­ne­ra: "Boš­kov era un téc­ni­co ex­cep­cio­nal y una per­so­na muy

es­pe­cial. Era mi en­tre­na­dor, pe­ro tam­bién era co­mo un pa­dre y un ami­go, al­guien con el que me sen­tía muy có­mo­do. Ha­blá­ba­mos de fút­bol, pe­ro tam­bién de otras mu­chas cosas. Es muy as­tu­to, un po­co co­mo Mou­rin­ho ha­ce dos años, y es un ex­per­to en uti­li­zar la psi­co­lo­gía pa­ra dar mo­ral a su equi­po. Hay gen­te de di­ce que Mancini y yo unía­mos al equi­po, pe­ro en reali­dad era Boš­kov. Jus­to an­tes de la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa de 1992, Mancini y yo fui­mos a ha­blar con él pa­ra dar­le al­gún con­se­jo tác­ti­co. Co­mo siem­pre di­jo 'sí, sí, sí', lue­go se dio la vuel­ta e hi­zo lo que qui­so". El en­tre­na­dor ser­bio apos­tó en la gran eta­pa de la Samp por un blo­que na­cio­nal, so­lo con el cen­tro­cam­pis­ta bra­si­le­ño Ce­re­zo y el es­lo­veno Ka­ta­nec co­mo úni­cos

ex­tran­je­ros. Al mar­gen de Via­lli y Mancini, aso­ma­ban tam­bién nom­bres co­mo el de Pa­gliu­ca, Vier­cho­wod, Man­ni­ni o Lom­bar­do. To­dos ellos con gran­des ca­rre­ras. An­tes de esa fi­nal, apa­re­ció en la rue­da de pren­sa cal­ma­do pa­ra res­pon­der a las pre­gun­tas de la pren­sa. "Ten­go el equi­po de­ci­di­do", ad­mi­tía Bos­kov, "pe­ro úl­ti­ma­men­te he te­ni­do que vi­gi­lar mu­cho la sa­lud de To­nin­ho Ce­re­zo. Du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas he­mos he­cho un tra­ba­jo fí­si­co es­pe­cial con él y en Flo­ren­cia ju­gó 45 mi­nu­tos y con­tra el La­zio el pa­sa­do sá­ba­do ju­gó 60 mi­nu­tos, hoy ju­ga­rá". Bos­kov con­fie­sa: "A los 61 años és­ta pue­de ser mí úl­ti­ma gran oca­sión pa­ra ga­nar la Co­pa de Eu­ro­pa. Si ga­na­mos el Samp­do­ria al­can­za el cé­nit de su his­to­ria y se pue­de de­cir que Bos­kov tam­bién". Pa­ra Bos­kov, la re­so­lu­ción de esa fi­nal, le­jos de as­pec­tos tác­ti­cos y ar­qui­tec­tu­ras de los en­tre­na­do­res, en el otro ban­qui­llo es­ta­ba Cruyff, pa­sa­ba por una cla­ve muy sen­ci­lla: “El ga­na­dor se­rá el que me­nos fa­lle”. Su equi­po no fa­lló, pe­ro su­cum­bió al gol de Koe­man.

EL EQUI­PO: BLO­QUE ITA­LIANO,I CON MANCINI Y VIA­LLI A LA CA­BE­ZA, Y EL CE­RE­BRO BRA­SI­LE­ÑO CE­RE­ZO EN EL ME­DIO DEL CAM­PO

90

91

92

95

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.