FUT­BOL Y ES­TRE­LLAS

FREDDY, DE SUE­ÑO A PE­SA­DI­LLA

Magazine Futbol Tactico - - Futbol y Estrellas -

Freddy Adu fue en su mo­men­to la gran es­pe­ran­za del fút­bol de Es­ta­dos Uni­dos. Na­die en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción plau­si­ble a que un país co­mo el de las ba­rras y es­tre­llas no ha­ya si­do ca­paz to­da­vía de crear un Cris­tiano Ro­nal­do o Leo Mes­si. Es­tán los me­dios, las in­fra­es­truc­tu­ras, pe­ro los ex­per­tos se­ña­lan que fa­lla el mo­de­lo de for­ma­ción. Adu fue en su mo­men­to ese Mes­si o Cris­tiano Ro­nal­do. Rom­pió to­dos los re­cords de­bu­tan­do en la MLS con so­lo 14 años. De he­cho lle­gó a gra­bar va­rios anun­cios co­mer­cia­les con Pe­lé, lo que pro­yec­tó su ima­gen has­ta los ma­yo­res lí­mi­tes. Pe­ro no so­lo era un ju­ga­dor de anun­cio. Freddy Adu era uno de los fut­bo­lis­tas más ta­len­to­sos del pla­ne­ta, con po­ten­cia y gol. Lla­ma­do pa­ra ser un crack. Dio el sal­to a Eu­ro­pa con 18 años, aun­que me­ses an­tes ya ha­bía en­tre­na­do co­mo el Man­ches­ter Uni­ted. Su des­tino fue el Ben­fi­ca, que pa­gó por él 1,5 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, su adap­ta­ción no lle­gó a com­ple­tar­se y Adu co­men­zó un ca­rru­sel de cam­bio de equi­pos que no lle­va­ron a nin­gún la­do. Pri­me­ro el Mó­na­co, lue­go re­gre­só a Por­tu­gal y ce­sión al Os Be­le­nen­ses. Más tar­de al Aris de Sa­ló­ni­ca y fi­nal­men­te al Ri­zes­por tur­co. Mu­chos via­jes, aun­que con po­co ren­di­mien­to.

Una tó­ni­ca que se re­pi­tió en los si­guien­tes años, ju­gan­do en paí­ses in­sos­pe­cha­dos, co­mo cuan­do ate­rri­zó en el Kuo­pion Pa­llo­seu­ra de Fin­lan­dia. ¿Qué ha­cía allí? Ha en­con­tra­do la res­pues­ta es­te ve­rano. De­trás de su fi­cha­je, en la ma­yo­ría de los equi­pos, se bus­ca­ba no al fut­bo­lis­ta, sino al nom­bre. Adu era un pro­duc­to co­mer­cial pa­ra ellos. Así ha vuel­to a ocu­rrir en su úl­ti­mo ex­pe­rien­cia en el San­dec­ja Nowy Sacz po­la­co. Su en­tre­na­dor, Ra­dos­law Mroc­kowsk, ha­bía ta­cha­do su fi­cha­je de rí­dicu­lo. “Es una as­pi­do­ra vie­ja”. Pa­la­bra que tu­vie­ron res­pues­ta de Ady. “Quie­ro que to­dos se­pan que no fir­ma­ré. Ya es­tu­ve en una si­tua­ción así con el Mó­na­co y aca­bó mal. No he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de en­tre­nar con el San­dec­ja pe­ro quie­ro lo me­jor pa­ra mi ca­rre­ra”, se­ña­la­ba el de­lan­te­ro en su red so­cial. Esa si­tua­ción se re­fe­ría a que “en el pa­sa­do fir­mé con­tra­tos y nun­ca re­ci­bí la opor­tu­ni­dad de ju­gar. No quie­ro vol­ver a co­me­ter esa equi­vo­ca­ción otra vez. He si­do usa­do por mu­cha gen­te du­ran­te años pa­ra pu­bli­ci­dad y ex­hi­bi­ción y es­toy de­ter­mi­na­do a nun­ca más per­mi­tir que eso vuel­va a pa­sar”.

Aho­ra el Pe­lé del si­glo XXI, co­mo al­gu­nos me­dios se atre­vie­ron a lla­mar­lo, es­ta sin equi­po y pen­san­do en la re­ti­ra­da con so­lo 27 años. Un he­cho que ha cam­bia­do la men­ta­li­dad del fút­bol en Es­ta­dos Uni­dos y el pro­ce­so de for­ma­ción. Se si­gue bus­can­do a ese Mes­si o Cris­tiano Ro­nal­do, pe­ro sin la lo­cu­ra que vi­vió Adu■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.