EL NA­CI­MIEN­TO DEL ‘J

BRA­SIL GA­NÓ SU PRI­MER CAM­PEO­NA­TO DEL MUN­DO CON UN CHI­CO DE 17 AÑOS CO­MO GRAN ES­TRE­LLA. LA BRA­SIL DE PE­LÉ DE­JÓ PAR­TI­DOS PA­RA EL RE­CUER­DO.

Magazine Futbol Tactico - - El Duelo -

La Bra­sil del Mun­dial de 1970 fue muy bue­na, pe­ro mu­cho me­jor fue la del Mun­dial de 1958. Una se­lec­ción en la que es­ta­ba un chi­co de ape­nas 17 años: Pe­lé. Ocho años an­tes de su ju­gar su pri­mer Mun­dial, el pro­pio Pe­lé pro­me­tió que lo ga­na­ría. Fue des­pués del Ma­ra­ca­na­zo, un gol­pe fut­bo­lís­ti­co que sa­cu­dió a to­do el país. “En ju­lio de 1950 yo te­nía nue­ve años. Es­ta­ba ju­gan­do en la ca­lle, co­mo siem­pre, y Don­din­ho, mi pa­dre, me lla­mó. -Aden­tro, hi­jo, que ya em­pie­za la fi­nal. -¿Qué fi­nal?, pre­gun­té. -La fi­nal del mun­do en­tre Bra­sil y Uru­guay. -¿Y qué pa­sa?, in­sis­tí. -Que va a ga­nar Bra­sil y va­mos a ce­le­brar, res­pon­dió. Pa­pá, tío Jor­ge y va­rios ami­gos es­cu­cha­ban el jue­go por ra­dio. Cuan­do ter­mi­nó, con el triun­fo de Uru­guay 2-1, Don­din­ho llo­ra­ba. Nun­ca ha­bía vis­to a mi pa­dre llo­rar y le di­je, por esas co­sas de ni­ños, pa­ra con­so­lar­lo. -No llo­re, pa­pá. Yo voy a ga­nar una Co­pa del Mun­do pa­ra us­ted, se lo pro­me­to. Ocho años des­pués me en­con­tra­ba en Sue­cia le­van­tan­do la Pri­me­ra Co­pa del Mun­do pa­ra Bra­sil”. Así lo cuen­ta el pro­pio Pe­lé en su li­bro, ‘Mi le­ga­do'. Vi­cen­te Feo­la, se­lec­cio­na­dor de la ca­na­rin­ha, acer­tó en la con­vo­ca­to­ria. Con­ta­ba con Di­dí, el cen­tro­cam­pis­ta del Bo­ta­fo­go que te­nía un pro­di­gio­so to­que de ba­lón. En los la­te­ra­les, es­ta­ban Djal­ma y Nil­son San­tos. Y en la de­lan­te­ra fi­gu­ra­ban Al­ta­fi­ni, Va­vá, Za­ga­lo y Di­da, cua­tro por­ten­tos que ha­cían del fút­bol una sam­ba. Pe­ro ade­más via­ja­ron dos su­plen­tes que se iban a con­ver­tir en las dos gran­des es­tre­llas del Mun­dial: Pe­lé y Garrincha.

EL CAM­BIO DE FEO­LA

Es­tos dos úl­ti­mos en­tra­ron tras una con­ver­sa­ción de los pe­sos pe­sa­dos del

ves­tua­rio, en­tre ellos Nil­ton San­tos, con el en­tre­na­dor, al que le exi­gie­ron que les die­ra cré­di­to a va­rios de los más jo­ve­nes del plan­tel. Des­co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co, pe­ro que ya eran gran­des es­tre­llas en Bra­sil. “Si no en­tran ellos, no ju­ga­mos no­so­tros”, lo arrin­co­na­ron al en­tre­na­dor que, le­jos de achi­car­se, res­pon­dió: “Voy ha­cer lo que us­te­des pi­den: por­que si ga­na­mos o per­de­mos us­te­des van a que­dar co­mo res­pon­sa­bles”. Así en­tra­ron Pe­lé y Garrincha. Y efec­to in­me­dia­to: Bra­sil ga­nó a la du­ra Unión So­vié­ti­ca por 3 a 0 en el úl­ti­mo par­ti­do de la zo­na de gru­pos. An­tes, ha­bía su­ma­do pe­ro sin bri­llo: vic­to­ria an­te Aus­tria 3-0 y em­pa­te sin go­les an­te In­gla­te­rra. En ape­nas dos par­ti­dos, el mun­do en­te­ro se que­dó pas­ma­do an­te ese fut­bo­lis­ta de so­lo 17 años y que por­ta­ba el 10 de Bra­sil. El 10, por ca­sua­li­dad. Los di­ri­gen­tes de la de­le­ga­ción bra­si­le­ña en­via­ron a Sue­cia la ro­pa del equi­po sin ha­ber es­tam­pa­do la nu­me­ra­ción. Un di­ri­gen­te uru­gua­yo, com­pa­de­ci­do por el con­tra­tiem­po de sus her­ma­nos bra­si­le­ños, se to­mó el tra­ba­jo de ha­cer co­ser los nú­me­ros de las ca­mi­se­tas asig­nán­do­los sin nin­gún cri­te­rio. A Pe­lé le to­có

GARRINCHA ERA EL OTRO GRAN NOM­BRE DE LA CA­NA­RIN­HA, UN FUT­BO­LIS­TA MÁ­GI­CO, PÍCARO, QUE CA­SI NO VA A SUE­CIA POR CUL­PA DE UN PSI­CÓ­LO­GO DE­POR­TI­VO QUE AD­VIR­TIÓ QUE NO ERA VÁ­LI­DO

el 10. Des­de en­ton­ces, ese nú­me­ro es­tá re­ser­va­do pa­ra los me­jo­res del equi­po. Ma­ra­do­na en Ar­gen­ti­na, Mes­si en el FC Bar­ce­lo­na… Pe­lé lle­gó a Sue­cia con una ro­di­lla ave­ria­da. A pe­sar de eso, su nom­bre fue el pri­me­ro en fi­gu­rar en la lis­ta mun­dia­lis­ta. No así Garrincha. Con­sul­ta­do por Feo­la, Joao de Car­val­he, el psi­có­lo­go de la de­le­ga­ción, re­co­men­dó no in­cluir al ex­tre­mo del Bo­ta­fo­go: “No hay nin­gún atis­bo de in­te­li­gen­cia en él, la si­tua­ción es irre­me­dia­ble”. Pe­ro Garrincha, el hom­bre de las pier­nas tor­ci­das, se reiría en la can­cha de esas ad­ver­ten­cias téc­ni­cas pre­ten­dían ex­cluir­lo. Su fút­bol y sus an­dan­zas, al­gu­nas más exac­tas y otras me­nos, ali­men­tan cons­tan­te­men­te su pa­sa­do. En aquel Mun­dial fue pro­ta­go­nis­ta de va­rias. Di­cen que en la pre­via del par­ti­do an­te los fran­ce­ses, Feo­la, enér­gi­co y vi­vaz, iba y ve­nía so­bre sus pa­sos en el ves­tua­rio dán­do­les in­di­ca­cio­nes tác­ti­cas a sus di­ri­gi­dos. Cuan­do le pre­gun­tó al de­lan­te­ro si ha­bía en­ten­di­do lo que pre­ten­día, Ma­né hi­zo es­ta­llar de ri­sa a sus com­pa­ñe­ros: “¿Us­ted se pu­so de acuer­do con los ri­va­les pa­ra que ten­ga­mos que ha­cer to­do eso que nos in­di­có? La pre­gun­ta­res­pues­ta de Garrincha es una ilus­tra­ción po­de­ro­sa de aquel equi­po bra­si­le­ño, que ju­ga­ba al fút­bol por so­bre to­das las co­sas. Pa­sa­do el es­co­llo de la fa­se de gru­pos con el gran cie­rre an­te la Unión So­vié­ti­ca, Bra­sil tu­vo más pro­ble­mas de lo es­pe­ra­do an­te Ga­les. Los bri­tá­ni­cos, que ha­bían cla­si­fi­ca­do al Mun­dial por me­dio del re­pe­cha­je fren­te a Is­rael, ape­la­ron al jue­go ás­pe­ro y de pier­na du­ra pa­ra des­co­nec­tar el cir­cui­to ofen­si­vo de los bra­si­le­ños. La ma­ra­ña de pier­nas eu­ro­peas, sin em­bar­go, no pre­vió res­pues­tas pa­ra la ma­gia de un Pe­lé que em­pe­za­ba a fra­guar su le­yen­da .Se ju­ga­ba el se­gun­do tiempo cuan­do el fut­bo­lis­ta del San­tos re­ci­bió de es­pal­das al ar­co, so­bre el pun­to de pe­nal­ti. Pa­ró el ba­lón con el pe­cho, y con un to­que su­til gi­ró so­bre su eje qui­tán­do­se de en­ci­ma al mar­ca­dor. La aco­mo­dó jun­to a un pa­lo y le dio el triun­fo a su se­lec­ción.

FEO­LA SE NEGABA A DAR EN­TRA­DA A LOS MÁS JÓ­VE­NES EN EL ON­CE TI­TU­LAR. CAM­BIÓ DE OPI­NIÓN TRAS UNA TEN­SA CON­VER­SA­CIÓN CON LOS PE­SOS PE­SA­DOS DEL EQUI­PO

PARABA EL TIEMPO

El ca­mino a la fi­nal se vol­vió aún más com­pli­ca­do con el due­lo an­te Fran­cia en se­mi­fi­na­les. Una Fran­cia don­de so­bre­sa­lían dos gran­des nom­bres: Ko­pa y Fon­tai­ne. Un en­vi­te en­tre enor­mes ju­ga­do­res que no de­frau­dó. La po­de­ro­sa Fran­cia de Just Fon­tai­ne y Ray­mond Ko­pa. “Pre­fie­ro ju­gar con­tra diez ale­ma­nes que con­tra un bra­si­le­ño”, di­ría Clau­de Ab­bes, el ar­que­ro ga­lo tras el triun­fo 5 a 2 en fa­vor de los sud­ame­ri­ca­nos. Otra vez Pe­lé vol­vió a dar cuen­ta del na­ci­mien­to de un fe­nó­meno. Va­vá pu­so el 1 a 0 a los dos mi­nu­tos de jue­go pe­ro en­se­gui­da lo em­pa­tó Fon­tai­ne. Di­dí au­men­tó pa­ra los bra­si­le­ños so­bre el fi­nal del pri­mer tiempo. La ten­sión y los ner­vios de un par­ti­do ca­si aje­dre­cís­ti­co se rin­die­ron al ta­len­to de

aquel jo­ven rey del fút­bol, que mar­có tres go­les y aplas­tó a los fran­ce­ses. Bra­sil se cla­si­fi­ca­ba a la fi­nal por se­gun­da vez en su his­to­ria. Sue­cia era el úl­ti­mo pa­so pa­ra al­can­zar la glo­ria. El úl­ti­mo pa­so pa­ra que Pe­lé cum­plie­ra la pro­me­sa que hi­zo a sus pa­dres tras la tra­ge­dia vi­vi­da an­te Uru­guay en 1952. Feo­la par­tió de ini­cio en la fi­nal con Gil­mar en por­te­ría, Be­lli­ni, Dal­ma San­tos, Di­dí, Ma­rio Za­ga­llo, Pe­lé, Garrincha, Nil­ton San­tos, os, Or­lan­do, Zi­to y Va­va. Los an­fi­trio­nes, que ha­bían eli­mi­na­do a la URSS en cuar­tos (2-0) y Ale­ma­nia Fe­de­ral en se­mi­fi­na­les (3-1), con­ta­ban con la es­tre­lla y ca­pi­tán Nils Lie­dHolm. Fue el ju­ga­dor sue­co el que abrió el mar­ca­dor, con un tan­to que hi­zo des­per­tar el fan­tas­ma del Ma­ra­ca­na­zo pa­ra Bra­sil. Pe­ro el sus­to du­ró po­co. Va­va, con dos go­les, ade­lan­tó a la ca­na­rin­ha y abrió el ca­mino a Pe­lé. El 10 anotó dos go­les, dos tan­tos que se re­cuer­dan a de ma­ne­ra muy vi­va en la me­mo­ria de cual­quier afi­cio­na­do sin im­por­tar la edad. El 3-1 lo mar­có tras su som­bre­ro a Gus­tavs­son. Pe­lé pa­ró el mun­do en esa ju­ga­da. Cuan­do to­dos mi­ra­ban al ba­lón, el bra­si­le­ño ya pre­pa­ra­ba su pier­na de­re­cha. El se­gun­do fue an­te el mí­ti­co por­te­ro sue­co Svens­son. Le ga­nó el sal­to pa­ra ha­cer el de­fi­ni­ti­vo 5-2. Na­da más es­cu­char el pi­ti­do fi­nal, Pe­lé vol­vió a ser el ni­ño de los 17 años. Se des­plo­mó so­bre el cés­ped lleno de lá­gri­mas de ale­gría. El mun­do en­te­ro ha­bía co­no­ci­do al que iba a ser su ‘Rei'. “A los 17 yo ya ha­bía ju­ga­do pa­ra la se­lec­ción y a los 16 es­tu­ve en un par­ti­do con­tra la Ar­gen­ti­na. Ju­gué en San­tos ocho me­ses con esa edad. Así que lle­gué al Mun­dial con un año de ex­pe­rien­cia. Pe­ro yo no te­nía mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad; pa­ra mí era un sue­ño, por­que no lo es­pe­ra­ba. Más di­fí­cil fue el úl­ti­mo: en el 70, des­pués de ha­ber ju­ga­do tres mun­dia­les to­dos es­pe­ra­ban más de mí y era el ju­ga­dor que to­dos que­rían ver en Bra­sil”, con­tó el bra­si­le­ño en una en­tre­vis­ta al pe­rió­di­co La Na­ción en 2006 ■

78

79

80

81

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.