UN CON­TI­NEN­TE RE­DON­DO:

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

Ura­wa man­da en Asia

El bra­si­le­ño se con­vier­te en el fi­cha­je más ca­ro de la his­to­ria en el FC Bar­ce­lo­na. 160 mi­llo­nes de eu­ros.

Cou­tin­ho ya es ju­ga­dor del FC Bar­ce­lo­na. Ob­je­ti­vo cum­pli­do pa­ra el equi­po azul­gra­na, que ha­bía con­ver­ti­do el fi­cha­je del bra­si­le­ño en una cues­tión de es­ta­do. 160 mi­llo­nes de eu­ros en el mer­ca­do de in­vierno, sin que pue­da ju­gar Cham­pions Lea­gue. ¿Por qué? El Bar­ce­lo­na te­mía que el pre­cio de Cou­tin­ho se pu­die­ra dis­pa­rar tras el Mun­dial. Mu­cho más de los 200 mi­llo­nes. Y es que así es­tá el mer­ca­do, mo­vi­do por una his­te­ria de mi­llo­nes. El pro­pio Li­ver­pool lo de­jó cla­ro ha­ce una se­ma­na pa­gan­do 85 mi­llo­nes por Van Dijk, cen­tral del Sout­ham­pon, club que ni si­quie­ra es­tá en Eu­ro­pa. Así que Cou­tin­ho no po­día va­ler me­nos del do­ble.

El crack bra­si­le­ño lle­ga al Bar­ce­lo­na pa­ra com­ple­tar la cua­dra­tu­ra del círcu­lo tras la sa­li­da de Ney­mar. Pri­me­ro Dem­be­le, aho­ra Cou­tin­ho. Dos por uno pa­ra di­bu­jar un equi­po mu­cho más com­ple­to, al que se ha jun­ta­do tam­bién Pau­lin­ho. Val­ver­de ten­drá que dar aho­ra a to­dos el es­pa­cio y mi­nu­tos ne­ce­sa­rios. Cou­tin­ho pue­de a ca­si adap­tar­se a to­das las po­si­cio­nes del juego ofen­si­vo. Pue­de arran­car des­de la izquierda pa­ra ha­cer de Ney­mar, co­mo vo­lan­te ofen­si­vo su­si­tu­yen­do a Inies­ta o Ra­ki­tic o ocu­pan­do el rol ac­tual de Pau­lin­ho.

En es­ta se­gun­da mi­tad de tem­po­ra­da, Val­ver­de lo ro­ta­rá en es­tas po­si­cio­nes pa­ra dar ai­re al res­to de ju­ga­do­res en Li­ga y Co­pa del Rey. A par­tir del pró­xi­mo ve­rano su rol en el equi­po de­be­ría cre­cer, en­tran­do en el on­ce ti­tu­lar. Pa­ra eso un club se gas­ta 160 mi­llo­nes en un ju­ga­dor. Lo con­tra­rio no ten­dría sen­ti­do. Cou­tin­ho le da­rá al FC Bar­ce­lo­na mu­chas ven­ta­jas. Es un ju­ga­dor li­ge­ro y rá­pi­do, con

buen juego con am­bas pier­nas y gran dis­pa­ro des­de fue­ra del área gol­pean­do de in­te­rior con su pier­na derecha y bus­can­do el án­gu­lo con­tra­rio. Es un fut­bo­lis­ta aso­cia­ti­vo, así que dis­fru­ta­rá ju­gan­do al la­do de Mes­si. Cre­ce­rá al la­do del ar­gen­tino si consigue res­pe­tar sus es­pa­cios.

Eso sí, en el Bar­ce­lo­na tam­bién ne­ce­si­ta­rá al­can­zar la re­gu­la­ri­dad en su má­xi­mo ni­vel. En el Li­ver­pool ha te­ni­do tra­mos de tem­po­ra­da gi­gan­tes, pe­ro ha si­do in­ca­paz de man­te­ner­los en el tiem­po. Si lo consigue, sin lu­gar a du­das, se si­tua­rá en­tre los me­jo­res del mun­do. Sa­be que ha lle­ga­do su gran opor­tu­ni­dad. La de un fut­bo­lis­ta bri­llan­te en sus co­mien­zos, pe­ro que es­tu­vo cer­ca de des­apa­re­cer tras fi­char por el In­ter y va­rias ce­sio­nes. Lle­gar al Li­ver­pool fue la me­jor de­ci­sión de su ca­rre­ra, y que lle­ga­ra Klopp le ayu­dó a me­jo­rar to­das sus pres­ta­cio­nes. "Era su gran sue­ño. Tra­ta­mos de con­ven­cer­le de que se que­da­ra en el Li­ver­pool, pe­ro te­nía cla­ro que que­ría ir al Bar­ce­lo­na", ha se­ña­la­do el en­tre­na­dor ale­mán tras dar­se a co­no­cer la no­ti­cia de su sa­li­da. Aho­ra Cou­tin­ho quie­re bri­llar en su gran sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.