Sal­va­to­re Schi­lla­ci

SAL­VA­TO­RE SCHI­LLA­CI

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

El Mun­dial de 1990 no fue el de Ma­ra­do­na, ni el de Matt­heus, ni el de nin­gu­na otra es­tre­lla ru­ti­lan­te de la épo­ca. El Mun­dial de Ita­lia 90' fue el Mun­dial de Schi­lla­ci. Pue­de que es­te nombre nos les di­ga mu­cha. ¿Y el de To­tó Schi­lla­ci? El de­lan­te­ro de la Ju­ven­tus, so­lo un año an­tes ju­ga­ba en el mo­des­to Mes­si­na, pa­só de su­plen­te a hé­roe de Ita­lia. “To­tó” ter­mi­nó ha­cien­do go­les en seis de los sie­te par­ti­dos que ju­gó Ita­lia (uno por par­ti­do) y fue el go­lea­dor del Mun­dial. Los hin­chas ita­lia­nos lo bau­ti­ra­zon co­mo “Sal­va­to­re di la pa­tria” y pa­ra mu­chos lle­gó he­re­de­ro del mí­ti­co Pao­lo Ros­si “el Bam­bino de oro”, aquel de­lan­te­ro que lle­vó a Ita­lia a ser campeón en Es­pa­ña 82. Su fu­ror lle­gó a to­do el mun­do, Cór­do­ba in­clui­da. Por aquel en­ton­ces, Bel­grano tu­vo en­tre sus fi­las al men­do­cino Adrián Mahía a quien por su pa­re­ci­do fut­bo­lís­ti­co apo­da­ron “To­tó”. Los ita­lia­nos no pudieron ser cam­peo­nes (Ar­gen­ti­na los eli­mi­nó por pe­nal­tis en “se­mi”), pe­ro Schi­lla­ci se con­sa­gró. A su re­gre­so a Pa­ler­mo lo es­pe­ra­ban 20.000 per­so­nas. Tras su es­pec­ta­cu­lar im­pac­to en el Mun­dial, el de­lan­te­ro ga­nó una Co­pa Uefa y una Co­pa de Ita­lia con la Ju­ven­tus, pe­ro con el trans­cur­so del tiem­po aque­llos mo­men­tos má­gi­cos del Mun­dial 90 iban que­dan­do atrás. Las le­sio­nes fue­ron mi­nan­do su po­de­río go­lea­dor y, aun­que fue trans­fe­ri­do al In­ter, su he­chi­zo ya no fue el mis­mo. El gol­pe de­fi­ni­ti­vo fue la lle­ga­da de Arri­go Sac­chi a la se­lec­ción ita­lia­na en 1992.

El es­tra­te­ga ita­liano no con­tó con él. To­tó mi­ró a otro con­ti­nen­te, fir­man­do por el Ju­bi­lo Iwa­ta de Ja­pón, con­vir­tién­do­se así cen el pri­mer ju­ga­dor ita­liano en lle­gar has­ta el Le­jano Orien­te. Ju­gó cua­tro años has­ta que se re­ti­ró en 1998. Una vez que aban­do­nó el fút­bol vol­vió a Si­ci­lia, don­de en­ca­ró va­rios pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con el fút­bol, pe­ro nin­guno con el pro­fe­sio­na­lis­mo. Se abo­có a abrir es­cue­las de fút­bol. “Me gus­ta tra­ba­jar con niños, por­que me veo re­fle­ja­do en ellos, cuando yo co­rría tras una pe­lo­ta y so­ña­ba con ser un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Eso sí, no ten­go nin­gu­nas ga­nas de con­ver­tir­me en en­tre­na­dor de un equi­po, ni si­quie­ra de la Se­rie A ita­lia­na”, ha se­ña­la­do en va­rias en­tre­vis­tas. Tam­bién par­ti­ci­pó de un reality show y fue co­men­ta­ris­ta de la ca­de­na te­le­vi­si­va Rai. Se ca­só dos ve­ces, tu­vo tres hi­jos y has­ta in­cur­sio­nó en la po­lí­ti­ca co­mo se­cre­ta­rio de Deportes de Si­ci­lia. En 2010 le ofre­cie­ron ha­cer de ca­po ma­fio­so en la se­rie “Squa­dra an­ti­ma­fia”. Un pa­pel per­fec­to pa­ra su figura, inol­vi­da­ble pa­ra los afi­cio­na­dos al Mun­dial de Ita­lia 90'. ■

74

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.