MÁ­QUI­NAS DEL TIEM­PO: Pep Team: ¿El me­jor equi­po de la his­to­ria?

El buen fút­bol lle­va­do a su má­xi­ma ex­pre­sión. Así fue el FC Bar­ce­lo­na de Pep Guar­dio­la, que ini­ció su ci­clo con un sex­te­te y aca­bó con 14 tí­tu­los.

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

Un Camp Nou re­ple­to es­pe­ra­ba an­sio­so el dis­cur­so de Pep Guar­dio­la la no­che del 17 de agos­to de 2008. Uno de los sím­bo­los del club se sen­ta­ba en el ban­qui­llo. Guar­dio­la se ha­cía car­go de un equi­po que ha­bía echa­do por tie­rra una épo­ca bri­llan­te de tí­tu­los y buen jue­go con Frank Rij­kaard. Las gran­des es­tre­llas aban­do­na­ron el fút­bol pa­ra pen­sar en asun­tos mun­da­nos. Un ve­rano con­vul­so en el que Guar­dio­la pi­dió las sa­li­das de Ro­nal­din­ho, De­co y Eto'o, otro­ra sím­bo­los de la be­lle­za azul­gra­na. Sí sa­lie­ron De­co y Ro­nal­din­ho, pe­ro no Eto'o. Al fi­nal, Guar­dio­la aca­bó do­man­do al vol­cán ca­me­ru­nés. El nue­vo en­tre­na­dor azul­gra­na se aso­mó al me­dio del cam­po y re­co­gió el mi­cró­fono. "No pue­do pro­me­ter tí­tu­los, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que la gen­te es­ta­rá or­gu­llo­sa de no­so­tros", sen­ten­ció en su dis­cur­so. Guar­dio­la so­lo se equi­vo­có en una co­sa: sí ga­na­ron tí­tu­los. To­dos los po­si­bles en un pri­mer año má­gi­co, el me­jor en la his­to­ria del club. El del Sex­te­te, el del 2-6 an­te el Real Ma­drid en el Ber­na­béu o el de la no­che en Ro­ma en la fi­nal de Cham­pions Lea­gue. "Es­toy muy con­ten­to. Es uno de los días más fe­li­ces de mi vi­da. Ve­nir aquí y ha­cer un gran par­ti­do co­mo el que he­mos he­cho no es sen­ci­llo. Me emo­cio­na sa­ber que es­ta no­che he­mos he­cho fe­liz a mu­cha gen­te. Sien­to una ale­gría in­men­sa”, di­jo Guar­dio­la tras arra­sar al Real Ma­drid en su ca­sa. Sin em­bar­go, la in­men­sa his­to­ria del Pep Team co­men­zó con una de­rro­ta en So­ria que lo cues­tio­nó to­do.

TO­DO EM­PE­ZÓ CON UNA DE­RRO­TA AN­TE EL NU­MAN­CIA EN SO­RIA POR 1-0 Y UN EM­PA­TE EN CA­SA AN­TE EL RA­CING

El FC Bar­ce­lo­na ca­yó de­rro­ta por 2-1 an­te el Nu­man­cia. Pep Guar­dio­la hi­zo una pro­fun­da re­fle­xión so­bre esa de­rro­ta. "El fút­bol es mu­cho más com­pli­ca­do que de­cir 'te­néis que ha­cer o no ha­cer es­to' y que los ju­ga­do­res lo ha­gan. A ve­ces no lo ha­cen, pe­ro no por­que no quie­ran. El día que no­te que los ju­ga­do­res no ha­cen lo que di­go por­que no quie­ren, em­pe­za­ré a es­tar preo­cu­pa­do”.

UN MAL CO­MIEN­ZO

A pe­sar del aná­li­sis, el par­ti­do si­guien­te an­te el Ra­cing de San­tan­der no fue mu­cho me­jor: el FC Bar­ce­lo­na em­pa­tó a uno en ca­sa. Dos jor­na­das y so­lo un pun­to. as du­das pla­nea­ron so­bre la ciu­dad con­dal, pe­ro en ese par­ti­do Guar­dio­la plan­tó dos se­mi­llas que pos­te­rior­men­te ger­mi­na­rían con el me­jor Ba­rça de la his­to­ria: de­bu­ta­ron Bus­quets y Pe­dro. Ya en la ter­ce­ra jor­na­da, los de Pep go­lea­ron 1-6 en El Mo­li­nón an­te el Spor­ting, di­si­pan­do la in­cer­ti­dum­bre ini­cial so­bre la con­tra­ta­ción de Guar­dio­la y co­men­za­do un ci­clo úni­co. Los pi­la­res del FC Bar­ce­lo­na de Pep Guar­dio­la se asen­ta­ban so­bre la fi­lo­so­fía de su maes­tro. La pre­sión era arri­ba, di­fi­cul­tan­do siem­pre la sa­li­da de ba­lón al ri­val. Ahí Sa­muel Eto'o ac­tua­ba co­mo pe­rro de pre­sa. El ca­me­ru­nés era el pri­me­ro en pre­sio­nar cuan­do se per­día el ba­lón, sin im­por­tar cuan­to es­fuer­zo re­que­ría la ta­rea. No só­lo era una for­ma de ata­car, sino tam­bién de de­fen­der. Mor­dien­do la sa­li­da del equi­po con­tra­rio, el Bar­ce­lo­na ga­na­ba es­pa­cio y fa­ci­li­dad pa­ra lle­gar a la por­te­ría con­tra­ria. Un equi­po don­de se asen­tó co­mo eje de to­do Ser­gio Bus­quets. Mien­tras, Xa­vi de­jó de ser un 4 pa­ra con­ver­tir­se en un 6 que lo ga­na­ría to­do, Inies­ta al­can­zó su ma­du­rez, Pu­yol y Pi­qué le­van­ta­ron un mu­ro y Mes­si. ¡Qué de­cir de Mes­si! Irrum­pió el me­jor ju­ga­dor del mun­do. El FC Bar­ce­lo­na de Pep Guar­dio­la fue una má­qui­na en los me­ses de­ci­si­vos de marzo, abril y ma­yo, don­de ca­ye­ron los tí­tu­los. La Li­ga, la Cham­pions y la Co­pa del Rey. Un tri­ple­te que fue acom­pa­ña­do des­pués por las Su­per­co­pas y el Mun­dial de Clu­bes en di­ciem­bre en un par­ti­do agó­ni­co.

EL FC BAR­CE­LO­NA LO GA­NÓ TO­DO CON UN JUE­GO ÚNI­CO. HU­BO MO­MEN­TOS MÁ­GI­COS, ES­PE­CIAL­MEN­TE AN­TE EL REAL MA­DRID

UNA NUE­VA ETA­PA

A pe­sar de ga­nar­lo to­do en su pri­mer año, los tí­tu­los no fre­na­ron a Guar­dio­la en la bús­que­da de la ex­ce­len­cia. Fue pre­vi­sor, ad­vir­tien­do que el rit­mo fí­si­co de pre­sión que ha­bía mos­tra­do el equi­po el año an­te­rior no po­dría man­te­ner­se a largo pla­zo. Co­mo ya no se ne­ce­si­ta­ba esa pre­sión, Eto'o co­gió la puer­ta de sa­li­da pa­ra que lle­ga­se Ibrahi­mo­vic. Pep te­nía la sen­sa­ción de que mu­chos ri­va­les ha­bían apren­di­do có­mo po­dían ha­cer­les da­ño, so­bre to­do di­fi­cul­tan­do la sa­li­da de ba­lón del equi­po, por lo que con­fió en que un de­lan­te­ro co­mo el sue­co ofre­cie­se una des­car­ga di­rec­ta del ba­lón y una re­fe­ren­cia cons­tan­te arri­ba pa­ra ali­viar al res­to de com­pa­ñe­ros. La ju­ga­da no sa­lió bien.

Ibrahi­mo­vic nun­ca se sin­tió có­mo­do en ese es­que­ma, don­de Mes­si era el cen­tro de to­do. Un du­ro gol­pe pa­ra un ju­ga­dor de su ca­rác­ter. Sí fun­cio­na­ron sus otras apues­tas. Da­vid Vi­lla su­plió a Henry, Bus­quets ya era in­dis­cu­ti­ble y Mas­che­rano, en prin­ci­pio su­plen­te de Ser­gi, se ve­ría re­con­ver­ti­do en cen­tral. La pre­sión del equi­po ha­bía a cam­bia­do, ya no se ha­cía de ma­ne­ra ra in­di­vi­dual, sino de for­ma co­lec­ti­va, , gru­pal. Se se­guía re­cu­pe­ran­do el ba­lón muy arri­ba pe­ro el es­fuer­zo era me­nor. El to­que de gra­cia: Leo Mes­si ju­ga­ría ría de fal­so 9.

Con es­fuer­zos cor­tos, par­ti­ci­pan­do mu­cho en el jue­go y al bor­de del área, Leo vi­vió su me­jor mo­men­to co­mo go­lea­dor. Ese año se­ría el cé­nit del equi­po, don­de con­se­gui­ría el pun­to más ál­gi­do de su fút­bol, y el on­ce que sin du­da pa­só a la his­to­ria: la fi­nal de Wem­bley en 2011. Otra vez an­te el Man­ches­ter Uni­ted, co­mo en Ro­ma. Fue­ron años de es­plen­dor y tí­tu­los, con el me­jor fút­bol que se ha­ya po­di­do ver. Pe­ro, co­mo to­do en la vi­da, lo bueno se aca­ba. En abril de 2012 Pep Guar­dio­la reunió al ves­tua­rio pa­ra co­mu­ni­car­les que esa iba a ser su úl­ti­ma tem­po­ra­da. An­tes se des­pe­di­ría con un tí­tu­lo más, la Co­pa del Rey, el nú­me­ro 14 en cua­tro años. “Nun­ca vol­ve­rá a ser en­tre­na­dor del Bar­ce­lo­na”, des­ta­có en la rue­da de pren­sa de des­pe­di­da. Ahí se ce­rró un equi­po úni­co. Inol­vi­da­ble en la his­to­ria de es­te de­por­te. Po­si­ble­men­te el me­jor de to­dos.■

82

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.