Las Is­las Ga­lá­pa­gos con mo­chi­la

Ocho días de ru­ta ‘sal­va­je’ des­cu­brien­do el ar­chi­pié­la­go más di­ver­so, es­pe­cial y com­ple­jo del mun­do

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS EN­RIC GI­LI I AL­BA­RE­DA FE­CHA DEL VIA­JE 6/10/2014 A 13/10/2014

Ha­cía tiem­po que que­ría­mos ha­cer un via­je que pu­die­ra gus­tar­nos a los dos; un via­je que com­bi­na­ra na­tu­ra­le­za, pla­ya y de­por­te, y que nos im­pre­sio­na­ra. Hay po­cos si­tios en el mun­do que pue­dan re­unir ta­les con­di­cio­nes, y des­pués de in­ves­ti­gar, de­ci­di­mos que el via­je más ade­cua­do era ha­cer una ru­ta por las Is­las Ga­lá­pa­gos du­ran­te ocho días.

Des­de el pri­mer mo­men­to vi­mos que no se­ría fá­cil. El ac­ce­so a las is­las es­tá res­trin­gi­do a un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de tu­ris­tas, y al ser un par­que na­tu­ral, só­lo ate­rri­zar, de­bes pa­gar una cuo­ta de 110$ por per­so­na. Mo­ver­se por las Ga­lá­pa­gos se an­to­ja­ba to­da una aven­tu­ra. De he­cho, só­lo pue­des des­pla­zar­te por las is­las si com­pras los tic­kets allí mis­mo. Eso sig­ni­fi­ca­ba que, o bien no re­ser­vá­ba­mos nin­gún ho­tel y ha­cía­mos to­do so­bre la mar­cha, o bien re­ser­vá­ba­mos sin sa­ber co­mo lle­gar a ca­da is­la. A eso se aña­día el he­cho de que no se pue­de re­ser­var na­da on­li­ne, ex­cep­to ho­te­les. Siem­pre ha­bía, eso sí, la op­ción de ha­cer to­do el via­je en un bar­co pri­va­do que pa­ra en ca­da is­la o de vi­si­tar las is­las por nues­tra cuen­ta. Pa­ra cul­mi­nar las di­fi­cul­ta­des ha­bía­mos leído que no se po­día pa­gar na­da con tar­je­ta, co­sa que lue­go pu­di­mos com­pro­bar era cier­ta: to­do en efec­ti­vo.

To­do es­to re­for­zó nues­tra idea de que só­lo se pue­de ir a las Ga­lá­pa­gos con mo-

chi­la, y sin pla­near de­ma­sia­do las vi­si­tas. Al me­nos, si al­go te­nía­mos cla­ro, era que las vi­si­ta­ría­mos por nues­tra cuen­ta, y no en un bar­co pri­va­do.

El ae­ro­puer­to prin­ci­pal es el de Bal­tra, al cual só­lo se ac­ce­de en avión des­de Gua­ya­quil, en la cos­ta ecua­to­ria­na. En Gua­ya­quil, to­do ob­je­to que se lle­va a las is­las de­be pa­sar por un pro­to­co­lo de con­trol sa­ni­ta­rio y quí­mi­co pa­ra que no pue­da afec­tar al eco­sis­te­ma. Las ma­le­tas son de­sin­fec­ta­das y abier­tas una por una, y se com­prue­ba el con­te­ni­do de las be­bi­das en una má­qui­na es­pe­cial. Ca­da per­so­na tie­ne que re­gis­trar­se on­li­ne des­de su país de ori­gen, y re­lle­nar dos for­mu­la­rios en Gua­ya­quil pa­ra ac­ce­der a Ga­lá­pa­gos. Una vez pa­sa­dos los con­tro­les, los for­mu­la­rios y el avión, lle­ga­mos por fin a las is­las. La pri­me­ra co­sa que nos im­pac­tó fue ver una igua­na gi­gan­te cru­zan­do

la pis­ta de ate­rri­za­je. La se­gun­da, que eran las 12 del me­dio­día y nues­tro avión era el úl­ti­mo de la jor­na­da. La ter­ce­ra, y más pe­sa­da, que el ae­ro­puer­to es­tá en una is­la apar­te (Is­la Bal­tra), y que pa­ra sa­lir de él, se de­be co­ger un bus, des­pués un bar­co y fi­nal­men­te otro au­to­bús pa­ra lle­gar a la is­la prin­ci­pal, San­ta Cruz.

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, fi­nal­men­te lle­ga­mos a Puer­to Ayo­ra, en San­ta Cruz, el pue­blo más im­por­tan­te de las is­las. Na­da más lle­gar su­pi­mos que se­ría un via­je es­pec­ta­cu­lar: el Sol, el co­lor del mar, los leo­nes ma­ri­nos en el puer­to e in­clu­so en las ca­lles, los rep­ti­les pa­sean­do por la ace­ra y to­do ti­po de ani­ma­les vi­vien­do con los hu­ma­nos en apa­ren­te ar­mo­nía. Aque­llo nos lle­nó de fe­li­ci­dad, es­tá­ba­mos en el lu­gar ade­cua­do.

Fui­mos a nues­tro ho­tel y allí nos ase­so­ra­ron so­bre las ex­cur­sio­nes que po­día­mos ha­cer. La ma­yo­ría se te­nían que ha­cer con guía per­so­nal e im­pli­ca­ban trans­por­te en­tre is­las. De he­cho, pu­di­mos com­pro­bar que los tic­kets de los bar­cos en­tre is­las pue­den com­prar­se ca­si en cual­quier si­tio por unos 25$ o 30$. Esa mis­ma tar­de de­ci­di­mos vi­si­tar Tor­tu­ga Bay (gra­tui­to y sin guía). Es una pla­ya es­pec­ta­cu­lar lle­na de igua­nas ma­ri­nas, tor­tu­gas, can­gre­jos gi­gan­tes y to­do ti­po de aves. Una ni­ña nos

“La pri­me­ra co­sa que nos im­pac­tó fue ver una igua­na gi­gan­te cru­zan­do la pis­ta de ate­rri­za­je”

avi­só de que ha­bía ti­bu­ro­nes muy cer­ca de la cos­ta, así que de­ci­di­mos to­car el agua só­lo con los pies.

Al día si­guien­te con­tra­ta­mos un apren­di­za­je de Scu­ba Di­ving (bu­ceo) en Puer­to Ayo­ra. Hi­ci­mos el cur­so en una pis­ci­na y des­pués fui­mos a Pun­ta Estrada, don­de bu­cea­mos con man­tas-ra­yas, dos ti­bu­ro­nes y múl­ti­ples es­pe­cies. Nos im­pre­sio­nó. Por la tar­de de­ci­di­mos ir con un guía a la re­ser­va pri­va­da de El Cha­to, don­de pu­di­mos ver tor­tu­gas gi­gan­tes en li­ber­tad, un tú­nel de la­va for­ma­do por las erup­cio­nes del vol­cán de la is­la y dos de sus crá­te­res.

PA la ma­ña­na si­guien­te de­bía­mos ya cam­biar de is­la y di­ri­gir­nos a San Cris­tó­bal. Pa­ra ello dis­po­nía­mos só­lo de unos pe­que­ños bar­cos que trans­por­tan a la gen­te de is­la en is­la. Ca­da vez que se co­ge uno de esos bar­cos, vuel­ven a con­tro­lar to­das tus ma­le­tas: las abren, sa­can tus per­te­nen­cias y te dan un cer­ti­fi­ca­do con­for­me no lle­vas na­da que pue­da afec­tar al eco­sis­te­ma.

El tra­yec­to de Puer­to Ayo­ra a Puer­to Ba­que­ri­zo Mo­reno fue muy mo­vi­do, la bar­ca era muy pe­que­ña y el mar es­ta­ba muy al­bo­ro­ta­do. Más ade­lan­te pu­di­mos com­pro­bar que siem­pre se­ría así.

Lle­ga­mos a San Cris­tó­bal ha­cía el me­dio­día. La is­la era aún más tran­qui­la que la an­te­rior, y es­ta­ba lle­na de leo­nes ma­ri­nos. De he­cho, des­cu­bri­mos que la lla­man is­la

de los lo­bos ma­ri­nos, que es co­mo lla­man a los leo­nes en Ga­lá­pa­gos. De­ja­mos las ma­le­tas en el hos­pe­da­je y pa­ra nues­tra sor­pre­sa des­cu­bri­mos que se­ría­mos los úni­cos clien­tes esas dos no­ches. Des­pués fui­mos al Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de las Ga­lá­pa­gos, don­de te ex­pli­can la his­to­ria de las is­las, y el por­qué de una fau­na y una flo­ra tan es­pec­ta­cu­la­res. Del cen­tro sa­le un sen­de­ro que lle­va a unas pla­yas pa­ra­di­sía­cas llenas de rep­ti­les, leo­nes ma­ri­nos y pá­ja­ros. Al re­gre­sar de­ci­di­mos con­tra­tar una ex­cur­sión en bar­co pa­ra el día si­guien­te: iría­mos a Ayers Rock, que sig­ni­fi­ca León Dor­mi­do, pa­ra ha­cer aún más snor­kel.

La ma­ña­na del cuar­to día, co­mo pre­vis­to, fui­mos a la tien­da don­de ha­bía­mos re­ser­va­do la ex­cur­sión pa­ra pro­bar­nos los tra­jes de bu­ceo y co­ger el bar­co pri­va­do ha­cia Ayers Rock, a una ho­ra de dis­tan­cia. Se tra­ta de un is­lo­te con pa­re­des verticales de 300 me­tros so­bre el agua que se hun­de unos 200 me­tros por de­ba­jo del ni­vel del mar, y que tie­ne dos pe­cu­lia­res agu­je­ros por don­de cir­cu­la el agua del mar de la­do a la­do. Real­men­te da­ba in­clu­so mie­do. En el is­lo­te pu­di­mos ver más ti­bu­ro­nes, ra­yas, es­tre­llas de mar, leo­nes ma­ri­nos y un sin­fín de es­pe­cies. De­ci­di­mos pa­sar lo que que­da­ba de día en Pla­ya Mann des­can­san­do, y to­man­do el Sol ro­dea­dos de unos 200 leo­nes ma­ri­nos.

El quin­to día fue un día de tras­la­do. De­bía­mos ir a Is­la Isabela, y pa­ra ello, de­bía-

mos co­ger una bar­ca de re­gre­so a San­ta Cruz, y de allí, otra a Is­la Isabela. A las sie­te de la ma­ña­na ya es­tá­ba­mos en pie y par­tía­mos en di­rec­ción a Puer­to Ayo­ra. Tres ho­ras más tar­de, a las 10, lle­ga­mos a nues­tro des­tino. De­ci­di­mos vi­si­tar el cen­tro Char­les Dar­win, don­de in­ves­ti­gan so­bre es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción y ayu­dan a man­te­ner la fau­na y flo­ra del par­que na­cio­nal. Has­ta ha­ce dos años se hos­pe­da­ba allí la tor­tu­ga gi­gan­te So­li­ta­rio Geor­ge (Lo­ne­so­me Geor­ge). Era la úl­ti­ma de su es­pe­cie des­pués de que los in­ten­tos pa­ra con­se­guir que tu­vie­ra des­cen­den­cia fra­ca­sa­ran.

Tras nues­tra vi­si­ta co­gi­mos de nue­vo una bar­ca y lle­ga­mos so­bre las cin­co a Puer­to Villamil, en Is­la Isabela. Fue lle­gar y sa­ber­lo: aque­llo es el pa­raí­so. No hay ni una so­la ca­lle ni ca­mino as­fal­ta­do en to­da la is­la. To­da­vía hay más ani­ma­les, ¡in­clu­so vi­mos pin­güi­nos en el pue­blo!, y el am­bien­te es el col­mo de la cal­ma. Pa­ra com­ple­tar el cua­dro, la is­la tie­ne un pai­sa­je lunar… ¡Impresionante! No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­la.

En el mis­mo em­bar­ca­de­ro nos es­pe­ra­ba Jua­ni­ta, la pro­pie­ta­ria del hos­pe­da­je don­de nos alo­ja­ría­mos las si­guien­tes dos no­ches. Fui­mos a de­jar las mo­chi­las a la ca­sa y se­gui­da­men­te co­gi­mos un 4x4 –los po­cos ta­xis que hay en Ga­lá­pa­gos son to­dos to­do­te­rre­nos– pa­ra ir a ver fla­men­cos en li­ber­tad en un par­que cer­cano al pue­blo.

El sex­to día de nues­tro via­je lo de­di­ca­mos a vi­si­tar vol­ca­nes en la is­la. Des­de ellos se in­tuían to­das las is­las del ar­chi­pié­la­go. El pai­sa­je era to­tal­men­te lunar y la la­va de ca­da una de las erup­cio­nes da­ba a las vis­tas unas to­na­li­da­des es­pec­ta­cu­la­res. Por la tar­de de­ci­di­mos ir an­dan­do al mu­ro de las lá­gri­mas, un mu­ro he­cho co­mo cas­ti­go por pre­sos en los años 60 don­de se pue­den ver tor­tu­gas gi­gan­tes y rep­ti­les.

El día si­guien­te, y pe­núl­ti­mo, era el día de re­gre­so a Puer­to Ayo­ra. Nues­tra bar­ca sa­lía a las cua­tro de la tar­de, así que apro­ve­cha­mos la ma­ña­na pa­ra ha­cer la ru­ta de las tin­to­re­ras. Se tra­ta de una se­rie pla­yas don­de los ti­bu­ro­nes duer­men y des­can­san. Real­men­te im­pac­tan­te. Tras la ex­pe­rien­cia de­ci­di­mos ha­cer snor­kel con un guía en una ca­la cer­ca­na don­de na­da­mos con tor­tu­gas ma­ri­nas, pin­güi­nos y más leo­nes ma­ri­nos. Fi­nal­men­te y an­tes de mar­char­nos to­ma­mos el sol du­ran­te dos ho­ras en unas pe­que­ñas y curiosas is­las de la zo­na que se for­man y des­apa­re­cen con las ma­reas.

Lle­ga­mos cuan­do caía la no­che a San­ta Cruz, don­de tu­vi­mos la suer­te de po­der

ce­nar en el úni­co si­tio en que acep­ta­ban tar­je­tas. Y di­go que tu­vi­mos suer­te por­que ya no dis­po­nía­mos de di­ne­ro en efec­ti­vo. Ni no­so­tros, ni el ca­je­ro au­to­má­ti­co. Al día si­guien­te, el octavo, aca­ba­ba nues­tra aven­tu­ra. Co­gi­mos el bus, lue­go el bar­co, y otra vez el bus, pa­ra lle­gar al ae­ro­puer­to, ser de­sin­fec­ta­dos, con­tro­la­dos y en­via­dos de vuel­ta a Bar­ce­lo­na 23 ho­ras más tar­de.

Ya en ca­sa, y una vez re­po­sa­do el via­je y ad­qui­ri­da la ex­pe­rien­cia, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que lo más ade­cua­do hu­bie­ra si­do que­dar­se un día me­nos en San­ta Cruz y pa­sar un día más en Is­la Isabela, la más gran­de y es­pec­ta­cu­lar de to­das. No fui­mos a más is­las por­que es­tá prohi­bi­do ac­ce­der a ellas si no es en bar­co pri­va­do y son muy ca­ros, pe­ro el he­cho de ha­cer la ru­ta por nues­tra cuen­ta nos dio la fle­xi­bi­li­dad que los bar­cos pri­va­dos no ofre­cen. Sin lu­gar a du­da, la ru­ta por las Ga­lá­pa­gos ha si­do el me­jor via­je de nues­tras vi­das. Son unas is­las que te des­pier­tan los sen­ti­dos, y don­de ca­da ins­tan­te pue­de ser fo­to­gra­fia­do. Na­da es co­mo lo co­no­ce­mos. To­do es na­tu­ral, co­mo de­be­ría ser. Ani­ma­les y per­so­nas con­vi­vien­do con nor­ma­li­dad. No hay con­ta­mi­na­ción, muy po­co tu­ris­mo, tran­qui­li­dad, fe­li­ci­dad y res­pe­to al me­dio am­bien­te. Increíble. Un via­je muy re­co­men­da­ble.

Igua­na gi­gan­te en Tor­tu­ga Bay

To­man­do el sol jun­to a leo­nes ma­ri­nos, en

Pla­ya Mann

Jun­to a una tor­tu­ga

gi­gan­te en las Is­las

Pá­ja­ros es­pe­ran­do su co­mi­da jun­to a pes­ca­do­res

en Puer­to Ayo­ra

Ha­cien­do de­por­te en el

pai­sa­je lunar de los vol­ca­nes de Is­la Isabela

Des­can­san­do jun­to a

los leo­nes ma­ri­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.