La Tos­ca­na en mo­to

Un pa­seo so­bre dos rue­das en­tre vi­ñe­dos, gi­ra­so­les, pue­blos per­di­dos y ‘dul­ces’ co­li­nas

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS OLI­VIA SAM­PE­DRO FE­CHA DEL VIA­JE 08/08/2014 A 15/08/2014

Des­pués de ha­ber dis­fru­ta­do de la Tos­ca­na en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, via­jan­do en co­che por mu­chos de sus pre­cio­sos y pin­to­res­cos pue­blos y por sus ma­ra­vi­llo­sas ca­rre­te­ras bor­dea­das de ci­pre­ses, el pa­sa­do ve­rano op­ta­mos por re­co­rrer de nue­vo la re­gión dis­fru­tan­do de las ven­ta­jas de mo­ver­nos so­bre dos rue­das en lu­gar de so­bre cua­tro.

Si des­de el pri­mer mo­men­to que co­no­ci­mos la Tos­ca­na nos ha­bía fas­ci­na­do la ma­gia de sus pai­sa­jes úni­cos, re­co­rrer las ca­rre­te­ras des­de la pers­pec­ti­va que te da la cer­ca­nía de la mo­to ha si­do real­men­te una ex­pe­rien­cia úni­ca y que nos gus­ta­ría re­pe­tir en más oca­sio­nes, ya que se nos han que­da­do al­gu­nas ru­tas en el tin­te­ro.

El via­je, si bien se hi­zo al­go lar­go por la tra­ve­sía en bar­co de Bar­ce­lo­na a Ci­vi­ta­vec­chia, va­lió la pe­na ya, que nos aho­rró re­co­rrer to­do el sur de Fran­cia con­si­de­ran­do que te­nía­mos po­cos días a dis­po­si­ción. Po­día­mos ha­ber op­ta­do tam­bién por via­jar a Li­vorno, pe­ro co­mo íba­mos a re­co­rrer tam­bién el sur de la re­gión, en­trar por Ro­ma era una bue­na op­ción.

Des­de Ci­vi­ta­vec­chia has­ta que lle­ga­mos al sur de la Tos­ca­na pa­sa­ron unas tres ho­ras, pe­ro con las res­pec­ti­vas pa­ra­das y gra­cias al agra­da­ble tiem­po que afor­tu­na­da­men­te nos acom­pa­ña­ba, el via­je fue real­men­te agra­da­ble. De ca­mino ha­cia Bar­be­rino Val d’El­sa, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da, apro­ve­cha­mos pa­ra co­mer al­go en Or­vie­to, un en­can­ta­dor pue­blo que per­te­ne­ce a la re­gión de Um­bria y que me­re­ce, aun­que sea una bre­ve pa­ra­da pa­ra dis­fru­tar de su ma­jes­tuo­sa ca­te­dral y de las vis­tas so­bre el valle que ro­dea la lo­ca­li­dad.

Can­sa­dos des­pués de la no­che en el bar­co, y de los ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra, la lle­ga­da al agri­tu­ris­mo de Bar­be­rino Val d’El­sa en el que pa­sa­ría­mos las va­ca­cio­nes fue co­mo lle­gar a un rin­cón de pa­raí­so que pa­re­cía es­tar en otro mun­do. Cam­pos de gi­ra­so­les por un la­do y ex­ten­sas hi­le­ras de vi­ñe­dos por el otro con­fi­gu­ra­ban el pai­sa­je de en­sue­ño que nos iba acer­can­do a la que se­ría nues­tra ca­sa du­ran­te unos días. Afor­tu­na­da­men­te, el ca­mino que unía la ca­rre­te­ra prin­ci­pal con la fin­ca es­ta­ba en per­fec­to es­ta­do, al­go que era de agra­de­cer, así la mo­to no su­fri­ría más de lo ne­ce­sa­rio. Nos cons­ta que al­gu­nos alo­ja­mien­tos en la Tos­ca­na es­tán en­cla­va­dos en me­dio del cam­po y se en­cuen­tran al final de subidas es­car­pa­das y ca­mi­nos de pie­dra al­go com­pli­ca­dos pa­ra el ac­ce­so, en fun­ción del ti­po de vehícu­lo, así que re­co­men­da­mos a los via­je­ros que lo con­sul­ten siem­pre en ca­so de via­jar en mo­to pa­ra evi­tar sor­pre­sas.

La ca­sa que no­so­tros ha­bía­mos ele­gi­do es­ta­ba en el co­ra­zón del Chian­ti, que es el cen­tro de la re­gión. Así pu­di­mos ha­cer ex­cur-

sio­nes dia­rias a los lu­ga­res se­lec­cio­na­dos de la Tos­ca­na sin te­ner que ha­cer in­fi­ni­dad de ki­ló­me­tros ca­da día.

Con el tiem­po que te­nía­mos a dis­po­si­ción de­di­ca­mos el pri­mer día a re­co­rrer pue­ble­ci­tos del Chian­ti co­mo Gre­ve in Chian­ti, el mis­mo Bar­be­rino val d’El­sa don­de es­tá­ba­mos alo­ja­dos, y por la tar­de, nos acer­ca­mos has­ta San Gi­mig­nano. Es­te úl­ti­mo, si bien es un pun­to de pe­re­gri­na­ción tu­rís­ti­ca al­go ex­ce­si­vo, me­re­ce una vi­si­ta, aun­que sea so­lo pa­ra dis­fru­tar de los pai­sa­jes que lo ro­dean. Es un lu­gar pa­ra pa­sear­lo, pe­ro no de pa­ra­da lar­ga, ya que el ex­ce­so de tu­ris­tas (so­bre­to­do en pleno ve­rano) le ro­ba al­go de su en­can­to. Otro de los lu­ga­res que vi­si­ta­mos, y que apa­re­ce mu­cho me­nos en las guías, es la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Cer­tal­do, un pue­blo si­tua­do en lo al­to de una de las lla­ma­das “dul­ces” co­li­nas Tos­ca­nas, que re­ga­la vis­tas ma­ra­vi­llo­sas y que, de mo­men­to, per­ma­ne­ce ale­ja­do de las ha­bi­tua­les ru­tas tu­rís­ti­cas.

Nues­tra ru­ta por la Tos­ca­na nos lle­vó tam­bién a vi­si­tar Mon­te­rig­gio­ni, un pe­que­ñí­si­mo pue­blo amu­ra­lla­do que se vi­si­ta de ma­ne­ra rá­pi­da y es real­men­te bo­ni­to por su sin­gu­la­ri­dad, y de nue­vo, por las be­llas ca­rre­te­ras que con­du­cen has­ta él.

Evi­den­te­men­te, es­tan­do en la Tos­ca­na, no hay que per­der­se Sie­na, una ma­ra­vi­llo­sa ciu-

“Cam­pos de gi­ra­so­les por un la­do, y ex­ten­sas hi­le­ras de vi­ñe­dos por el otro con­fi­gu­ra­ban el pai­sa­je...”

dad que tu­vi­mos la suer­te de dis­fru­tar en las ho­ras pre­vias al Pa­lio, la fa­mo­sa ca­rre­ra de ca­ba­llos que en­fren­ta a los dis­tri­tos de la ciu­dad. Afor­tu­na­da­men­te en Sie­na, co­mo en to­das las ciu­da­des de Ita­lia, hay un gran nú­me­ro de motos y, por tan­to, en la ciu­dad es fá­cil en­con­trar apar­ca­mien­to pa­ra es­tos vehícu­los cer­ca del cen­tro his­tó­ri­co. De he­cho, en to­das las pe­que­ñas po­bla­cio­nes, así co­mo en los nú­cleos más gran­des fue muy sen­ci­llo apar­car, ya que hay bas­tan­tes es­pa­cios ha­bi­li­ta­dos pa­ra motos.

Otro de los im­per­di­bles de la Tos­ca­na es el re­co­rri­do que lle­va has­ta Mon­tal­cino, cu­na de uno de los vi­nos más de­li­cio­sos y ex­clu­si­vos de la re­gión, el fa­mo­so Bru­ne­llo di Mon­tal­cino. Des­de allí la ca­rre­te­ra que con­du­ce has­ta la ma­ra­vi­llo­sa y úni­ca Aba­día

de Sant’Antimo, en­cla­va­da en un es­tu­pen­do pa­ra­je don­de pa­re­ce que el mun­do se ha de­te­ni­do de gol­pe. Es­ta es una ex­cur­sión que no de­be­ría fal­tar en el cua­derno de ru­ta.

Pe­ro po­si­ble­men­te, de las di­fe­ren­tes ru­tas y ex­cur­sio­nes que hi­ci­mos en mo­to, la zo­na que sin lu­gar a du­das nos ha de­ja­do ca­si sin res­pi­ra­ción es to­da el área de la Val­dor­cia, y muy es­pe­cial­men­te, las ca­rre­te­ras que des­de lo­ca­li­da­des co­mo la pe­que­ña y sin­gu­lar Buon­con­ven­to con­du­cen has­ta la en­can­ta­do­ra Pien­za. Son ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de dul­ces y sua­ves co­li­nas Tos­ca­nas bor­dea­das de ci­pre­ses ali­nea­dos con una per­fec­ción má­gi­ca, y con unas for­mas on­du­la­das que ba­jo la luz del sol pa­re­cen un ver­da­de­ro mar de co­lor ama­ri­llo. Gran par­te de nues­tro ál­bum de via­je se su­ce­dió en­tre esos pai­sa­jes. Eran de una be­lle­za que nos lle­vó a en­ten­der al­go me­jor el abru­ma­dor Sin­dro­me de Stend­hal, esa en­fer­me­dad psi­co­so­má­ti­ca que ace­le­ra el rit­mo car­día­co de los que se ex­po­nen a obras de ar­te par­ti­cu­lar­men­te be­llas, que tan­to afec­ta a los ja­po­ne­ses de vi­si­ta por Flo­ren­cia.

He­mos re­co­pi­la­do al­gu­nas de las imá­ge­nes de un via­je que re­co­men­da­mos a to­do el mun­do, en mo­to, en co­che, en bi­ci­cle­ta o co­mo sea. Al me­nos una vez en la vi­da hay que per­der­se ba­jo el sol de la Tos­ca­na.

El Pa­la­cio Co­mu­nal de Sie­na

Aba­día de Sant’Antimo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.