Dia­rio de Lon­dres

El día a día de una pri­me­ra vi­si­ta a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca en­tre mu­seos, en­cuen­tros y mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO GON­ZA­LO PA­RAI­SO - FO­TOS GON­ZA­LO PA­RAI­SO Y YAS­MI­NA CRUZ FE­CHA DEL VIA­JE 30/07/2014 A 06/08/2014

Lon­dres siem­pre ha­bía es­ta­do ahí, siem­pre nos mi­rá­ba­mos des­de la dis­tan­cia, co­mo dos per­so­nas que se mi­ran de le­jos y son in­ca­pa­ces de acer­car­se a ha­blar. Ya sea por­que no era el mo­men­to o por­que no era po­si­ble a ni­vel eco­nó­mi­co, siem­pre ha­bía al­gu­na ra­zón pa­ra no ir. Y no por­que la gen­te no in­sis­tie­se. To­do el mun­do me mi­ra­ba con ca­ra de sor­pre­sa al con­fe­sar que aún no co­no­cía la ca­pi­tal del Reino Unido. Así que, apro­ve­chan­do la ex­cu­sa de te­ner un ami­go vi­vien­do en la ciu­dad, de­ci­di­mos que se­ría bue­na idea ha­cer­le una vi­si­ta y vi­si­tar la ciu­dad con una muy bue­na ami­ga.

Lle­ga­mos a Lon­dres la úl­ti­ma se­ma­na de ju­lio. Fue rá­pi­do, nos ins­ta­la­mos en la re­si­den­cia tras lle­gar del ae­ro­puer­to de Gat­wick y fui­mos a co­mer al­go con nues­tro ami­go al cen­tro de Lon­dres, a la zo­na más co­mer­cial, pa­ra em­pe­zar a fa­mi­lia­ri­zar­nos con la ciu­dad. Allí vi­si­ta­mos Re­gent Street, Car­naby Street, Li­berty Lon­don y

ter­mi­na­mos en el mí­ti­co Pi­ca­dilly Cir­cus. Al día si­guien­te nues­tra ru­ta con­sis­tía en ca­mi­nar has­ta Hy­de Park pa­ra vi­si­tar la Ser­pen­ti­ne Ga­llery, una ga­le­ría de ar­te si­tua­da jus­to en el co­ra­zón del par­que, en la que la per­for­mer Ma­ri­na Abra­mo­vic ofre­cía una ex­po­si­ción lla­ma­da 512 Hours. Pa­sa­mos en la ga­le­ría un buen ra­to dis­fru­tan­do de la per­for­man­ce y lue­go nos di­ri­gi­mos ha­cia el Ro­yal Albert Hall pa­ra lue­go vi­si­tar el mu­seo de la Cien­cia, y el de Vic­to­ria y Al­ber­to, que se en­cuen­tran uno en fren­te del otro. De ca­mino al mu­seo de la Cien­cia, sin em­bar­go, nos en­con­tra­mos, en la Ro­yal Geo­graphy­cal So­ciety, con una ex­po­si­ción de fo­to­gra­fía muy in­tere­san­te: imá­ge­nes de na­tu­ra­le­za y pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res. El edi­fi­cio te­nía ade­más una ape­te­ci­ble te­rra­za dón­de sen­tar­te y to­mar al­go, pe­ro el tiem­po ur­gía y que­ría­mos vi­si­tar los otros dos mu­seos.

Tras pa­rar a co­mer en un ita­liano de la zo­na de los mu­seos –una par­te de la ciu­dad en la que po­días en­con­trar ca­si cual­quier ti­po de co­ci­na–, lle­ga­mos por fin al mu­seo de la Cien­cia. Allí ha­bía ex­po­si­cio­nes bas­tan­te curiosas, co­mo una mues­tra de co­sas que la gen­te se ha­bía de­ja­do en el mu­seo, o to­da una sec­ción de­di­ca­da a la im­pre­sión en 3D, ade­más de una co­lec­ción de vehícu­los clá­si­cos.

Al sa­lir nos di­ri­gi­mos al mu­seo de Vic­to­ria y Al­ber­to, que na­da te­nía que ver con el que ha­bía­mos vi­si­ta­do jus­to an­tes. Se tra­ta de un mu­seo de Ar­te mu­cho más clá­si­co, dón­de se mues­tran es­cul­tu­ras prin­ci­pal­men­te. En la co­lec­ción per­ma­nen­te pu­di­mos ver una ex­po­si­ción so­bre al­ta cos­tu­ra fe­me­ni­na del úl­ti­mo si­glo.

Lo que más nos gus­tó, más allá de las ex­po­si­cio­nes que vi­mos, fue el jar­dín del mu­seo, en el que po­días sen­tar­te a to­mar al­go tan­to en la hier­ba co­mo en las me­sas dis­po­ni­bles, e in­clu­so mo­jar­te los pies en la fuen­te cen­tral.

Al sa­lir del mu­seo de­ci­di­mos ca­mi­nar ha­cia Ha­rrod’s, el mí­ti­co al­ma­cén lon­di­nen­se. Vi­si­ta­mos prin­ci­pal­men­te la plan­ta de ali­men­ta­ción, don­de pue­des en­con­trar cual­quier co­sa que te ape­tez­ca, des­de tés de ela­bo­ra­ción pro­pia has­ta os­tras, pa­san­do por una ma­ra­vi­llo­sa sec­ción de que­sos. Al sa­lir nos di­ri­gi­mos a pie has­ta la pa­ra­da de me­tro de Vic­to­ria pa­ra com­prar las tar­je­tas de trans­por­te y po­der des­pla­zar­nos to­da la se­ma­na sin preo­cu­pa­cio­nes. Aún nos due­le lo que pa­ga­mos por aque­lla tar­je­ta de trans­por­te.

Al día si­guien­te, por la ma­ña­na, vi­si­ta­mos la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres, pa­ra mi, una vi­si­ta cul­tu­ral im­pres­cin­di­ble. La Na­tio­nal Ga­llery tie­ne una ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de Ar­te Clá­si­co y con­tem­po­rá­neo de la que des­ta­co, per­so­nal­men­te, El Ma­tri­mo­nio Ar­nol­fi­ni del pin­tor ho-

lan­dés Jan Van Eyck, ade­más de al­gu­nos Van Gogh, De­gas y Seu­rat. Al sa­lir de la Na­tio­nal Ga­llery, era ya me­dio­día y fui­mos a co­mer a una ham­bur­gue­se­ría que nos ha­bían recomendado, la By­ron. Se­gún nos di­je­ron, de las me­jo­res de Lon­dres. La ver­dad es que no de­frau­da­ron y es­tu­vie­ron bas­tan­te a la al­tu­ra. Al sa­lir, fui­mos a una pas­te­le­ría jun­to a nues­tro ami­go en Co­vent Gar­den.

Co­vent Gar­den es una ma­ra­vi­lla, qui­zá lo más in­tere­san­te de Lon­dres tras la vi­si­ta a la Ta­te Mo­dern. El mercado, el am­bien­te que se res­pi­ra, las tien­das... Apro­ve­cha­mos la vi­si­ta pa­ra co­mer­nos unas fre­sas con cho­co­la­te, que pe­se al pre­cio, eran es­pec­ta­cu­la­res, y pa­ra ver­nos con otra ami­ga que ca­sual­men­te vi­si­ta­ba tam­bién Lon­dres. Nos quedamos por la zo­na va­gan­do por las tien­das que aún que­da­ban abier­tas. Pa­sea­mos por el Chi­na­town, el Soho y ter­mi­na­mos en Ox­ford Cir­cus, dón­de co­gi­mos el me­tro a la re­si­den­cia.

Al día si­guien­te, por la ma­ña­na, de­ci­di­mos ir a pa­sear por Por­to­be­llo Road, que nos que­da­ba exac­ta­men­te a cin­co mi­nu­tos a pie de la re­si­den­cia. Sien­do sá­ba­do por la ma­ña­na, aque­llo era un no pa­rar de gen­te, pe­ro el mer­ca­di­llo me­re­ce la

pe­na. Pa­sa­mos la ma­ña­na ca­mi­nan­do por Por­to­be­llo y fi­nal­men­te co­mi­mos en una que­se­ría que en­con­tra­mos por ca­sua­li­dad. Aún so­ña­mos con aque­lla ta­bla de que­sos y el vino que nos sir­vie­ron.

Tras des­can­sar un po­co en la re­si­den­cia, de­ci­di­mos de­di­car la tar­de a las com­pras e ir por la no­che a ce­nar con nues­tro ami­go a otra ham­bur­gue­se­ría, la Gour­met Bur­ger Kit­chen, si­tua­da en un cen­tro co­mer­cial a unos 20 mi­nu­tos a pie de la re­si­den­cia. Las ham­bur­gue­sas es­ta­ban al ni­vel de las de By­ron, in­clu­so pue­de que me­jo­res.

Al día si­guien­te fui­mos apos­ta­mos por un clá­si­co: el cam­bio de guar­dia en Buc­king­ham Pa­la­ce, del que vi­mos po­co, muy po­co, pe­ro que co­mo cu­rio­si­dad del via­je no es­tu­vo na­da mal. El pa­la­cio es impresionante y si lo­gras si­tuar­te bien, tras al­gu­nos em­pu­jo­nes y fo­tos a cie­gas, po­drás re­tra­tar a al­gu­nos gru­pos de guar­dias.

Tras ver el cam­bio de guar­dia, ba­ja­mos a pie has­ta la zo­na del Big Ben, la Aba­día de West­mins­ter y el Lon­don Eye, tres mí­ti­cos mo­nu­men­tos que no po­día­mos elu­dir. El Big Ben es im­po­nen­te, pe­ro el Lon­don Eye son pa­la­bras ma­yo­res. Cru­za­mos el puen­te y fui­mos a co­mer a un re­cin­to fe­rial que ha­bía a po­cos mi­nu­tos a pie del Lon­don Eye pa­ra lue­go vi­si­tar el Bri­tish Mu­seum, otro de los im­pres­cin­di­bles de Lon­dres en lo que a ofer­ta cul­tu­ral se re­fie­re. Allí pu­di­mos dis­fru­tar de una gran can­ti­dad de obras de ar­te egip­cio, bi­zan­tino, grie­go e in­clu­so al­gu­nos tra­jes de sa­mu­ráis, pe­ro de es­ta vi­si­ta des­ta­ca­mos la fa­mo­sa pie­dra Ro­set­ta, el te­so­ro del mu­seo.

Tras los clá­si­cos, nos di­ri­gi­mos a Cam­den Town, una zo­na lle­na de tien­das con un gran mer­ca­di­llo. Aun­que no­so­tros fui­mos un do­min­go por la tar­de, la ac­ti­vi­dad de al­gu­nas tien­das era to­tal­men­te nor­mal. Es una zo­na que na­da tie­ne que ver con el res­to de Lon­dres, co­mo un pe­que­ño pue­blo pe­que­ño su­mer­gi­do en me­dio de la ciu­dad.

Más tar­de, si­guien­do el con­se­jo de nues­tro ami­go, iría­mos a Prim­ro­se Hill, una pe­que­ña co­li­na des­de la que se pue­de ver to­do el Sky­li­ne de Lon­dres. Pe­se a la re­co­men­da­ción, nos de­frau­dó bas­tan­te. Por la no­che de­ci­di­mos in­no­var y pro­bar un ja­po­nés si­tua­do en Not­ting Hill, el E&O, un res­tau­ran­te ex­ce­si­va­men­te ca­ro, pa­ra la ce­na que re­ci­bi­mos, pe­ro al ni­vel de esa zo­na de la ciu­dad.

El día si­guien­te por la ma­ña­na co­gi­mos unas bi­ci­cle­tas pa­ra ha­cer una ru­ta de ocho ki­lo­me­tros des­de la re­si­den­cia, tam­bién en Not­ting Hill, has­ta la Ta­te Mo­dern. Las bi­ci­cle­tas que ha­bía­mos al­qui­la­do eran del ser­vi­cio de al­qui­ler de la ciu­dad, las al­qui­lá­ba­mos du­ran­te me­dia ho­ra y las íba­mos co­gien­do y de­jan­do has­ta lle­gar a la Ta­te Mo­dern.

Co­mo ya he des­ve­la­do an­te­rior­men­te, la Ta­te Mo­dern no so­lo no de­frau­dó, sino

que su­peró, de lar­go, to­das las ex­pec­ta­ti­vas. La co­lec­ción per­ma­nen­te es es­pec­ta­cu­lar: Pi­cas­so, Da­lí, Mi­ró, Pollock, Ri­chard Se­rra, Sir Fran­cis Ba­con, Mark Roth­ko. To­dos pre­sen­tes, y mu­chos más que no po­dían fal­tar. En mi opi­nión, es­ta es la vi­si­ta cul­tu­ral más im­pres­cin­di­ble de to­das. Pa­sa­mos ca­si tres ho­ras en el mu­seo. Al sa­lir, fui­mos a co­mer al­go al la­do de la ca­te­dral de Sant Paul que en­con­tra­mos tras cru­zar el Mi­llen­nium Brid­ge de Ca­la­tra­va. Esa no­che ce­na­mos de nue­vo en Not­ting Hill, en un res­tau­ran­te ita­liano, el Es­sen­za, que na­da te­nia que ver con el de la no­che an­te­rior. Ce­na­mos de ma­ra­vi­lla, con un ser­vi­cio muy ama­ble y aten­to, y aun­que el pre­cio de la zo­na se man­tu­vo, pa­ga­mos a gus­to.

Y así nos plan­ta­mos en nues­tro pe­núl­ti­mo día, que de­di­ca­mos a las com­pras. Pe­ro no po­día­mos des­pe­dir­nos de Lon­dres sin un En­glish Break­fast co­mo dios man­da, así que bus­ca­mos en In­ter­net don­de ha­cían bue­nos En­glish Break­fast y allá que fui­mos. El lu­gar en cues­tión se lla­ma­ba The Ri­ding Hou­se Cafe, un lo-

cal com­ple­ta­men­te de ma­de­ra, con una me­sa cen­tral co­rri­da en la que se sir­ven las co­mi­das. Co­gi­das las ener­gías ne­ce­sa­rias, em­pe­za­mos nues­tro día de com­pras y re­ga­los pa­ra la fa­mi­lia. Vi­si­ta­mos Ha­rrod’s, fui­mos a Sel­frid­ges, tam­bién a Pri­mark, y Al­do, y aca­ba­mos en Ni­ke y Li­berty Lon­don. Vol­vi­mos a la re­si­den­cia car­ga­dos de bol­sas al final del día, tal co­mo pre­vis­to.

Por la no­che, ce­na­mos en la re­si­den­cia pa­ra des­pe­dir­nos y des­pués co­gi­mos el me­tro en di­rec­ción al dis­tri­to fi­nan­cie­ro con el ob­je­ti­vo de su­bir a to­mar una co­pa al res­tau­ran­te más al­to de Reino Unido, el Duck & Waf­fle, si­tua­do en la plan­ta 40 de uno de los ras­ca­cie­los que con­for­man el sky­li­ne de la ciu­dad. Una bue­na ma­ne­ra de des­pe­dir­se de Lon­dres.

Al día si­guien­te, hi­ci­mos la ma­le­ta con la tris­te­za ló­gi­ca del mo­men­to, pe­ro sa­bien­do que nos lle­vá­ba­mos mu­cho con no­so­tros. Fue una se­ma­na lle­na de ex­pe­rien­cias y gran­des mo­men­tos, que siem­pre es­ta­rán con no­so­tros, pe­ro de­bo ad­mi­tir, si se me per­mi­te la crí­ti­ca, que al ha­ber via­ja­do a Lon­dres con unas ex­pec­ta­ti­vas tan al­tas, al par­tir, me fui un tan­to de­frau­da­do. Con el tiem­po, y po­nien­do las vi­si­ta en pers­pec­ti­va, uno se da cuen­ta de la increíble ex­pe­rien­cia que vi­vió en Lon­dres.

El cam­bio de la guar­dia

Chi­na­town

Pic­ca­dilly Cir­cus

Cam­den Town

Mi­le­nium Brid­ge

Buc­king­ham Pa­la­ce

Bri­tish Mu­seum

Co­vent Gar­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.