Un pai­sa­je en el que per­der­se

Viet­nam es la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre lo exó­ti­co y lo aco­ge­dor, un país en el que des­cu­brir lu­ga­res y cul­tu­ras úni­cas

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS ELI­SA­BET RICKARD SA­LA & ALLAN FOR­TUNY SICART FE­CHA DEL VIA­JE 02/09/2014 A 17/09/2014

Viet­nam se ca­rac­te­ri­za por te­ner gran va­rie­dad de pai­sa­jes, pla­yas pa­ra­di­sia­cas va­cías, sel­vas llenas de ani­ma­les, mon­ta­ñas re­ple­tas de cam­pos de arro­za­les y una so­cie­dad ami­ga­ble y sim­pá­ti­ca, a la vez que tí­mi­da. Nues­tra his­to­ria em­pe­zó en el sur, en la ciu­dad de Ho Chi Mihn. El vue­lo de ida sa­lía más ba­ra­to ate­rri­zan­do en esa ciu­dad que en Ha­noi, la ca­pi­tal. La idea era via­jar de sur a nor­te bor­dean­do la cos­ta del país al es­ti­lo back­pac­kers (mo­chi­le­ros), así que no lo te­nía­mos de­ma­sia­do or­ga­ni­za­do, íba­mos un po­co a la aven­tu­ra. Ini­cial­men­te, que­ría­mos atra­ve­sar en tren el país, pe­ro des­co­no­cía­mos las dis­tan­cias, así que apos­ta­mos por de­ci­dir­lo in si­tu.

Per­so­nal­men­te, cuan­do lle­gué a Ho Chi Minh, me sor­pren­dí. Era una ciu­dad bas­tan­te oc­ci­den­ta­li­za­da (de­bo de­cir que vi­si­té la In­dia unos años an­tes y no hay pun­to de com­pa­ra­ción), y con mu­chí­si­mas motos. Cru­zar la ca­lle era to­do un re­to. Co­mo pun­tos de in­te­rés, Ho Chi Minh tie­ne el mu­seo de la gue­rra, cu­rio­so pa­ra ha­cer una vi­si­ta, y un par de ca­lles bo­ni­tas en las que ce­nar por la no­che. Pa­ra una pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el país, no es­ta mal, pe­ro no fue una ciu­dad que nos enamo­ra­se.

Al día si­guien­te co­gi­mos un avión y pa­ra ir a una is­la bas­tan­te des­co­no­ci­da lla­ma­da Con Dao, sim­ple­men­te ma­ra­vi­llo­sa. Se tra­ta de una is­la po­co vi­si­ta­da tan­to por ex­tran­je­ros –ya que pre­fie­ren ir a la is­la de Phu Quoc–, co­mo por na­ti­vos, que re­nie­gan de ella por­que du­ran­te la gue­rra de

Viet­nam se uti­li­zó co­mo una cár­cel –es­ti­lo Al­ca­traz– a la que en­via­ban a los viet­na­mi­tas pa­ra en­car­ce­lar­los en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas y de­plo­ra­bles. A día de hoy, por for­tu­na, di­cha cár­cel ya no exis­te y só­lo hay una is­la pre­cio­sa. La is­la tie­ne sel­va, pla­yas y uno de los me­jo­res arre­ci­fes de co­ral de Asia, una pa­ra­da de obli­ga­da vi­si­ta en nues­tra lis­ta. Ha­bían dos o tres com­pa­ñías que ofre­cían el tour, así que no tu­vi­mos pro­ble­mas. Es una ac­ti­vi­dad ca­ra, pe­ro la ex­pe­rien­cia es muy re­co­men­da­ble. Cabe de­cir que en la is­la la gen­te no ha­bla de­ma­sia­do in­glés pe­ro el len­gua­je de sig­nos siem­pre fun­cio­na. Nos alo­ja­mos en unas ca­ba­ñas lla­ma­das Con Dao Cam­ping, en fren­te del mar. Mi con­se­jo es que al­qui­léis una mo­to y va­yáis de una pun­ta a otra vi­si­tan­do las di­fe­ren­tes pla­yas que hay, y que ha­gáis al­gu­na ex­cur­sión. Se tra­ta más bien de un lu­gar de re­lax.

Pos­te­rior­men­te, vol­vi­mos en avión a Ho Chi Minh y de ahí nos di­ri­gi­mos al del­ta del Me­kong en au­to­bús. Des­de la es­ta­ción de bus Mien Tay sa­len mu­chos bu­ses y en cua­tro ho­ras uno se plan­ta en la ciu­dad de Can Tho sin pro­ble­mas. Allí con­cer­ta­mos un tour que nos lle­va­ría a vi­si­tar los mer­ca­dos flo­tan­tes del río. Nues­tra suer­te fue con­se­guir una guía au­tóc­to­na es­pec­ta­cu­lar,

Miss Ha, que nos en­se­ñó y nos con­tó mu­chí­si­mas co­sas, y nos pre­sen­tó a un mon­tón de gen­te, por lo que fue una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra y gra­ti­fi­can­te.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da fue el cen­tro del país: Da Nang, Hoi An y Hue. Unos ami­gos nos ha­bían acon­se­ja­do que pa­sá­ra­mos por Mui Ne, una ciu­dad con du­nas muy ca­rac­te­rís­ti­ca y di­fe­ren­te al res­to del país, pe­ro só­lo te­nía­mos 15 días pa­ra vi­si­tar Viet­nam, así que no nos po­día­mos per­mi­tir una pa­ra­da más. Ate­rri­za­mos en Da Nang des­de Ho Chi Minh, una ciu­dad de pa­so que no tie­ne mu­cho atrac­ti­vo. Hoi An, en cam­bio, es un pue­blo con mu­cho en­can­to y muy aco­ge­dor que po­see una in­fluen­cia fran­ce­sa muy cla­ra. Se co­me muy bien y hay mu­cha ofer­ta pa­ra com­prar sou­ve­nirs y ro­pa de to­do ti­po, el úni­co pro­ble­ma es que es­tá lleno –muy lleno– de tu­ris­tas, una pe­na. Hue, des­de mi pun­to de vis­ta, tam­po­co va­le la pe­na. Se tra­ta de una ciu­dad his­tó­ri­ca con una ciu­da­de­la que, en un tiem­po pa­sa­do fue bo­ni­ta, pe­ro que fue de­mo­li­da du­ran­te la gue­rra.

El nor­te. Lle­ga­mos a Ha­noi, la di­ver­ti­dí­si­ma Ha­noi. La ma­yo­ría de ho­te­les es­tán en el cen­tro y tie­ne mu­chí­si­ma vi­da. La ciu­dad es­tá lle­na de gen­te, mo­vi­mien­to y motos. Ha­noi es el Viet­nam de ver­dad. Res­tau­ran­tes en la ca­lle, fa­mi­lias pa­sean­do, gen­te ma­yor que se le­van­ta a las cin­co de la ma­ña­na pa­ra ha­cer es­ti­ra­mien­tos de­lan­te del la­go…¡Apa­sio­nan­te! Te­nía­mos a nues­tra dis­po­si­ción un gran aba­ni­co de op­cio­nes: co­mi­da, ro­pa (la ma­yo­ría fal­sa),

sou­ve­nirs... Allí hay que vi­si­tar la Pa­go­da

del Per­fu­me y los mer­ca­dos. Ca­da ca­lle del cen­tro se es­pe­cia­li­za en un sec­tor y los mer­ca­dos de co­mi­da son de sus­to. En Viet­nam se ven­de de to­do.

En el nor­te dis­po­nía­mos de una se­ma­na pa­ra vi­si­tar Sa­pa y Ha­long Bay, y por dis­po­ni­bi­li­dad de ho­ra­rios, rea­li­za­mos pri­me­ro el tour de Ha­long Bay. Se tra­ta de una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do y pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, un lu­gar en el que que­dar­se ano­na­da­do.

Con el tour, te pa­sa­ban a re­co­ger por el ho­tel de Ha­noi, te lle­va­ban en au­to­bús has­ta el puer­to de Ha­long Bay, don­de co­gías un bar­co y na­ve­ga­bas por la es­pec­ta­cu­lar bahía un día y me­dio. Ha­bía ac­ti­vi­da­des co­mo ka­ya­king, vi­si­tas a cue­vas y una pa­ra­da en una de las pla­yas.

De­pen­dien­do de los días que se ten­gan, yo acon­se­ja­ría co­ger un cru­ce­ro que fue­ra lo más le­gos po­si­ble, más allá de la Bahía de Ha­long, pa­ra po­der dor­mir en la Is­la de Cat Ba. No­so­tros só­lo pu­di­mos pa­sar dos días y una no­che allí, y nos quedamos con ga­nas de al­go más au­tén­ti­co. Es un si­tio pre­cio­so, pe­ro ma­si­fi­ca­do de tu­ris­tas, y al final, to­dos ha­cen el mis­mo re­co­rri­do.

El via­je a Sa­pa es tam­bién im­pres­cin­di­ble. Sa­pa es un pe­que­ño pue­blo bor­dea­do por mon­ta­ñas en el que el sen­de­ris­mo es una ac­ti­vi­dad muy co­mún. Es un lu­gar muy di­fe­ren­te al res­to de lu­ga­res que vi­si­ta­mos en Viet­nam, es­tá ha­bi­ta­do por in­dí­ge­nas de di­fe­ren­tes et­nias que se di­fe­ren­cian por su ro­pa tra­di­cio­nal. Allí quien man­da es la mu­jer, que es quien tra­ba­ja y con­tro­la la ca­sa, mu­chas de ellas son guías de mon­ta­ña. El pue­blo tie­ne un mercado muy en­tra­ña­ble de te­ji­dos he­chos a mano, un mercado de co­mi­da –no po­día fal­tar –, y mu­cha ofer­ta de ro­pa de trek­king de mar­ca, aun­que de au­ten­ti­ci­dad po­co fia­ble. Nues­tro tour por Sa­pa du­ró cua­tro no­ches y tres días e in­cluía dos no­ches en tren de ida y vuel­ta, mu­cho trek­king y una no­che en una Ho­mes­tay. Exis­te la op­ción más eco­nó­mi­ca de ir en au­to­bús, pe­ro sin­ce­ra­men­te, es un buen tu­te.

Al­go que tam­bién su­ce­de mu­cho en Sa­pa es que mien­tras pa­seas se te pue­den acer­car un mon­tón de mu­je­res y ni­ñas de di­fe­ren­tes et­nias, in­ten­tan­do que com­pres pul­se­ras, co­lla­res o bol­sos. Real­men­te, has­ta que no com­pras no se van, y es al­go que pue­de re­sul­tar bas­tan­te mo­les­to. Mien­tras rea­li­zas trek­king con el gru­po va siem­pre la guía y un sé­qui­to de mu­je­res, des­de ni­ñas a ma­yo­res, acom­pa­ñán­do­te pa­ra que, una vez que ha­yas lle­ga­do a tu des­tino, les com­pres al­go, con la ex­cu­sa de que te han ayu­da­do por el ca­mino. La ver­dad es que son alu­ci­nan­tes: lle­van en los pies unas chan­cle­tas de plás­ti­co, del es­ti­lo pis­ci­na de ho­tel de ba­ra­ti­llo (za­pa­to na­cio­nal de Viet­nam), y van

sal­tan­do y su­bien­do mon­ta­ñas ági­les co­mo ca­bras, con sus ves­ti­men­tas y con be­bes en­vuel­tos en la es­pal­da o con una es­pe­cie de ca­zo he­cho mo­chi­la en sus hom­bros, ofre­cién­do­te siem­pre su mano pa­ra su­je­tar­te. Y tu, mien­tras, ahí es­tas, con tu me­jor equi­pa­ción, de la me­jor mar­ca, aci­ca­la­do de pies a ca­be­za, ca­yén­do­te y te res­ba­lán­do­te sí o sí. La ver­dad es que es muy di­ver­ti­do, aun­que el te­rreno es bá­si­ca­men­te fan­go­so, siem­pre llue­ve y la ru­ta es co­mo una pis­ta de hie­lo. Otra ex­pe­rien­cia muy re­co­men­da­ble es dor­mir en una Ho­mes­tay, pa­ra ello una fa­mi­lia de las et­nias in­dí­ge­nas lo­ca­les de­be aco­ger­te en su ca­sa, te pre­pa­ra la ce­na, y te ofre­ce una ca­ma don­de dor­mir. La ce­na es ri­quí­si­ma y si vas bien abri­ga­do, se duer­me bas­tan­te bien, es al­go muy in­tere­san­te si te in­tere­sa aden­trar­te en su cul­tu­ra.

Una vez ter­mi­na­do, nos vol­vi­mos a Ha­noi y de ahí co­gi­mos el vue­lo de vuel­ta a ca­sa. Pa­ra mi fue un via­je pre­cio­so y bas­tan­te fá­cil, pe­ro co­mo di­go siem­pre: de­pen­de de la ex­pe­rien­cia de ca­da uno.

Pla­ya en Con Dao

Sel­va en Con Dao

Hom­bre na­ve­gan­do

el río Me­kong

Mercado flo­tan­te en

el rio Me­kong

Vis­ta de Ha­long bay des­de

lo al­to de una mon­ta­ña

Guías de mon­ta­ña de la

et­nia Hmong

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.