A Com­pos­te­la por el ca­mino fran­cés

Pai­sa­jes cam­bian­tes, de­por­te sa­lu­da­ble y bue­na gas­tro­no­mía in­vi­tan a tran­si­tar por la Ca­lle Ma­yor de Eu­ro­pa

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO Y FO­TOS FE­RRAN CA­BE­LLOS FE­CHA DEL VIA­JE 1/08/2014 A 21/08/2014

El ca­mino de San­tia­go —Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, Iti­ne­ra­rio Cul­tu­ral Eu­ro­peo y Ca­lle Ma­yor de Eu­ro­pa— es una op­ción ba­ra­ta de via­jar, bá­si­ca­men­te por­que el me­dio de trans­por­te son tus pro­pias pier­nas y el hos­pe­da­je se ha­ce a pre­cios prác­ti­ca­men­te sim­bó­li­cos. No es de ex­tra­ñar que en es­tos tiem­pos la ru­ta mi­le­na­ria sea una atrac­ti­va ma­ne­ra de pa­sar las va­ca­cio­nes y ha­cer nue­vas amis­ta­des. En 2014, se­gún el blog oficial del Xa­co­beo, acu­die­ron 237.886 pe­re­gri­nos pro­ce­den­tes de 156 paí­ses, de los que ca­si la mi­tad lle­ga­ron de dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la. En los años ju­bi­leos, es de­cir, aque­llos en los que el día 25 de ju­lio —fes­ti­vi­dad de San­tia­go Após­tol— cae en do­min­go, el nú­me­ro de pe­re­gri­nos al­can­za ci­fras de vér­ti­go. Pe­ro no te alar­mes, el pró­xi­mo no se­rá has­ta el 2021. Uno de los tru­cos pa­ra sal­var aglo­me­ra­cio­nes en el alo­ja­mien­to es evi­tar los fi­na­les de eta­pa y, si es po­si­ble, evi­tar tam­bién via­jar en los me­ses de ve­rano, que con­ti­núan sien­do los más con­cu­rri­dos.

COM­PA­ñE­ROS DE VIA­JE

Du­ran­te el 2014 se con­me­mo­ra­ba ade­más la pe­re­gri­na­ción que hi­zo san Fran­cis­co de Asís des­de Gé­no­va ha­ce 8 si­glos. Pro­ba­ble­men­te es­ta efe­mé­ri­de y el ca­rác­ter abier­to me­di­te­rrá­neo sea el mo­ti­vo por el cual se ha­yan he­cho no­tar es­pe­cial­men­te

es­te ve­rano los ita­lia­nos, que han si­do el 16,29 % del to­tal de los ex­tran­je­ros. Ade­más de los ita­lia­nos, fue­ron los ca­mi­nan­tes más nu­me­ro­sos los ale­ma­nes (13,15 %), los por­tu­gue­ses (9,38 %) y los es­ta­dou­ni­den­ses (9,32 %). Pe­ro la sor­pre­sa la han da­do es­te año los 3.840 pe­re­gri­nos pro­ce­den­tes de Co­rea, pues­to nú­me­ro 10 en el rán­king de paí­ses que más pe­re­gri­nos apor­tan y el pri­mer lu­gar en­tre los paí­ses asiá­ti­cos.

EL AR­TE CO­MO MO­TOR

Las mo­ti­va­cio­nes que em­pu­jan a lle­gar has­ta San­tia­go de Com­pos­te­la son va­ria­das y van des­de las lú­di­cas, ca­da vez con más adep­tos, a las de­por­ti­vas, cul­tu­ra­les, mís­ti­cas o re­li­gio­sas. A mi per­so­nal­men­te me mo­vió el in­te­rés ar­tís­ti­co. La lec­tu­ra del li­bro de Fran­ces­co Cae­ri Walks­ca­pes. El an­dar co­mo prác­ti­ca es­té­ti­ca (Ed. Gus­ta­vo Gi­li) me abrió nue­vos ho­ri­zon­tes y bus­qué

ar­te más allá de los pin­to­res­cos pai­sa­jes. Mi mo­des­ta con­tri­bu­ción a es­te pe­ri­plo es­té­ti­co cul­mi­nó con la apor­ta­ción de 20 se­gun­dos de los la­ti­dos de mi co­ra­zón pa­ra el pro­yec­to ar­chi­vís­ti­co Les ar­chi­ves du coeur de Ch­ris­tian Bol­tans­ki, que tie­ne su ubi­ca­ción per­ma­nen­te en la is­la des­ha­bi­ta­da de Tes­hi­ma, den­tro del con­jun­to de­no­mi­na­do Be­nes­se Art Si­te Naos­hi­ma,y que la ca­pi­tal ga­lle­ga aco­gía jun­to a obras de otros 35 ar­tis­tas den­tro de la ex­po­si­ción On the Road.

RU­TA A ME­DI­DA

Y si to­dos los ca­mi­nos lle­van a Ro­ma, a San­tia­go de Com­pos­te­la se pue­de lle­gar por di­fe­ren­tes vías. Las más uti­li­za­das son el

Ca­mino Fran­cés (68,10 %), que par­te de Saint Jean Pied de Port, en Fran­cia (a 769 km); el Ca­mino Por­tu­gués (14,92 %, con 35.491 pe­re­gri­nos en 2014); el Ca­mino del Nor­te (6,34 %), y el Pri­mi­ti­vo (3,48 %), que con­flu­yen con el Fran­cés en las lo­ca­li­da­des co­ru­ñe­sas de Ar­zúa y Me­li­de, res­pec­ti­va­men­te.

Aun­que las eta­pas ya es­tán es­ta­ble­ci­das, el ca­mino se pue­de pla­ni­fi­car a me­di­da y com­ple­tar cuan­do uno pue­da. Por ello, una op­ción por la que op­tan mu­chos pe­re­gri­nos, que no tie­nen de­ma­sia­da ti­ra­da o no dis­po­nen de su­fi­cien­te tiem­po, es cu­brir un tra­yec­to ca­da año.

SE HA­CE CA­MINO AL AN­DAR

Aún así, mu­chos no es­ca­pan de las te­mi­das ten­di­ni­tis o de las am­po­llas en los pies. Y es que pa­ra re­co­rrer una me­dia de 25 km dia­rios du­ran­te al­gu­nas se­ma­nas no bas­ta con el pa­seo has­ta la pa­na­de­ría más cer­ca­na y re­quie­re de una con­cien­zu­da pre­pa­ra­ción. Se agra­de­ce co­mo agua de ma­yo, aun­que es com­ple­ta­men­te in­su­fi­cien­te, el ser­vi­cio gra-

tui­to que pres­tan úni­ca­men­te en las lo­ca­li­da­des leo­ne­sas de Vi­lla­dan­gos del Pá­ra­mo y As­tor­ga los es­tu­dian­tes de ter­cer cur­so del Gra­do de Po­do­lo­gía y fi­sio­te­ra­pia, fru­to de un con­ve­nio de di­chos ayun­ta­mien­tos con la Uni­ver­si­dad Mi­guel Her­nán­dez de El­che. Tam­bién hay que des­ta­car la la­bor cá­li­da y al­truis­ta de Jo­sé Luis, mé­di­co os­teó­pa­ta que pres­ta sus ser­vi­cios en el al­ber­gue de Pon­fe­rra­da a cam­bio de un sen­ti­do abra­zo.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es el pe­so de la mo­chi­la, que no de­be­ría so­bre­pa­sar el 10% del pe­so del via­je­ro. En la ac­tua­li­dad, el equipaje se ha ali­ge­ra­do y so­mos po­cos los que car­ga­mos con guías, equi­po fo­to­grá­fi­co, li­bros o lin­ter­na, pues la ma­yo­ría han que­da­do sus­ti­tui­dos por efi­cien­tes apli­ca­cio­nes de mó­vil. Con­se­cuen­te­men­te, es­to ha­ce que los en­chu­fes don­de re­car­gar ba­te­rías se con­vier­tan en los te­so­ros más bus­ca­dos de la ru­ta de la viei­ra y las fle­chas ama­ri­llas, el me­jor GPS.

El ca­mino, bru­mo­so en al­gu­nos pun­tos, se ha ro­dea­do con los si­glos de un ha­lo de mis­te­rio y mi­le­na­ris­mo, de ese que tan­to gus­ta a Iker Ji­mé­nez, y que ha da­do lu­gar a to­do ti­po de teo­rías y es­pe­cu­la­cio­nes, co­mo las se­me­jan­zas con el jue­go de la oca pro­ve­nien­te de los tiem­pos de los tem­pla­rios.

EPí­LO­GO EN FIS­TE­RRA Y MU­XíA

Aun­que la me­ta es la vi­si­ta a la tum­ba del san­to y el abra­zo al icono de la ca­te­dral, ya en tiem­pos in­me­mo­ria­les al­gu­nos pe­re­gri­nos guia­dos por las es­tre­llas de la Vía Lác­tea por la no­che y el ca­mino mi­gra­to­rio de los án­sa­res du­ran­te el día in­ten­ta­ban sa­ciar su in­can­sa­ble vo­ra­ci­dad de via­je­ro alar­gan­do la ex­pe­di­ción. Al­gu­nos has­ta Fis­te­rra, el fin del mun­do se­gún los an­ti­guos ro­ma­nos, don­de ob­ser­var los úl­ti­mos ra­yos del sol so­bre la Tie­rra se con­vier­te en un ins­tan­te má­gi­co, eso sí, com­par­ti­do hoy por cen­te­na­res de cu­rio­sos.

“El ca­mino, bru­mo­so en al­gu­nos pun­tos, se ha ro­dea­do con los si­glos de un ha­lo de mis­te­rio y mi­le­na­ris­mo”

Otros in­clu­so has­ta lle­gar a Mu­xía, des­gra­cia­da­men­te cé­le­bre por unos hi­li­llos de fue­ló­leo que aca­ba­ron cu­brien­do el li­to­ral de la cos­ta da Mor­te de cha­pa­po­te allá por el año 2002, pe­ro hoy bas­tan­te re­cu­pe­ra­da gra­cias a los tra­ba­jos de lim­pie­za que hi­cie­ron en su día los en­tre­ga­dos vo­lun­ta­rios y la in­yec­ción de di­ne­ro que ayu­dó a des­per­tar de la pe­sa­di­lla.

Pa­ra una com­pren­sión más pro­fun­da de la Cos­ta da Mor­te no os per­dáis la pe­lí­cu­la mul­ti­pre­mia­da del mis­mo nom­bre de Lois Pa­ti­ño y la vi­si­ta co­men­ta­da por Ale­xan­dre Nei­rum, seu­dó­ni­mo del poe­ta Ma­nuel Ló­pez, del Mu­seo da pes­ca en Fis­te­rra.

LA COM­POS­TE­LA

Al final, co­mo to­do es­fuer­zo tie­ne su re­com­pen­sa, pue­des vol­ver a ca­sa con la mo­chi­la re­ple­ta de ex­pe­rien­cias, unas bo­te­llas de Ri­bei­ro y Al­ba­ri­ño, unos que­sos de San Si­món da Cos­ta, te­ti­lla y Ar­zúa-Ulloa, y la Com­pos­te­la, el do­cu­men­to con tu nom­bre en la­tín que cer­ti­fi­ca que has re­co­rri­do al me­nos los úl­ti­mos 100 ki­ló­me­tros a pie o a ca­ba­llo o 200 si los has cu­bier­to en bi­ci. Y re­cuer­da, no tie­ne pér­di­da, so­lo si­gue la fle­cha ama­ri­lla. Buen ca­mino. v Mi for­ma de ar­te es un bre­ve via­je a pie por el pai­sa­je […]. Lo úni­co que te­ne­mos que to­mar de un pai­sa­je son fo­to­gra­fías. Lo úni­co que te­ne­mos que de­jar en él son las hue­llas de nues­tros pa­sos. (Ha­mish Ful­ton)

Pe­re­gri­nos de ca­mino

a las He­rre­rías

Al pa­so por Las He­rre­rías

En­tre Hos­pi­tal de la

Con­de­sa y Cal­vor

Pues­ta de sol

en Fis­te­rra

La Cruz de Fe­rro, a 1.500 m de al­tu­ra, cul­mi­na el as­cen­so más

allá de Fon­ce­ba­dón.

Lle­ga­da de pe­re­gri­nos a San­tia­go de Com­pos­te­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.