Is­lan­dia, tie­rra de hie­lo

Re­co­rre­mos los rin­co­nes más im­pre­sio­nan­tes de la is­la a tra­vés de las no­tas de nues­tro par­ti­cu­lar cua­derno de bi­tá­co­ra

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO Y FO­TOS JO­SÉ MA­RÍA ESTÉBANEZ FE­CHA DEL VIA­JE 29/06/2013 A 06/07/2013

Des­de Bar­ce­lo­na vo­la­mos a Ke­fla­vik, ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Reyk­ja­vik, ubi­ca­do a unos 40 ki­lo­me­tros de la ca­pi­tal de Is­lan­dia. Nos sor­pren­de al lle­gar la luz del sol a una ho­ra pa­ra no­so­tros in­tem­pes­ti­va, las 02:40 de la ma­dru­ga­da.

El alo­ja­mien­to es­tá con­cer­ta­do en el ho­tel Rey­ja­vik Na­tu­ra, ubi­ca­do jun­to al an­ti­guo ae­ro­puer­to, en las afue­ras de la ca­pi­tal, a unos 15-20 mi­nu­tos ca­mi­nan­do de su cen­tro. Se tra­ta de un es­ta­ble­ci­mien­to de cons­truc­ción mo­der­na y con una ca­li­dad de ser­vi­cios si­mi­lar a un ho­tel 4 es­tre­llas en Es­pa­ña.

30.06.2013

Reuni­dos con el gru­po de 13 per­so­nas y el guía-con­duc­tor aban­do­na­mos la ca­pi­tal pa­ra ini­ciar un re­co­rri­do cir­cu­lar (en sen­ti­do ho­ra­rio) que nos lle­va­rá a vi­si­tar to­da la is­la, si­guien­do la ca­rre­te­ra que la bor­dea, en un mi­ni­bús que arras­tra un ca­rro pa­ra el trans­por­te de los equi­pa­jes.

Atra­ve­sa­mos el tú­nel sub­ma­rino de Hvalf­jör­dur, de unos 6 ki­lo­me­tros, y an­tes de lle­gar a Bor­gar­nes, to­ma­mos un des­vío pa­ra dis­fru­tar del pri­mer en­cuen­tro con la na­tu­ra­le­za sal­va­je de es­tos pa­ra­jes: las Cas­ca­das de Bar­na­foss y el con­jun­to de ma­nan­tia­les geo­tér­mi­cos de Deil­dar­tun­guh­ver. Los crá­te­res del valle

de Bor­garf­jor­dur son nues­tra úl­ti­ma vi­si­ta an­tes de rea­li­zar una pa­ra­da pa­ra co­mer, y di­ri­gir­nos a una gran­ja-mu­seo en Glam­baer, dón­de des­cu­bri­mos las ca­sas tí­pi­cas de la re­gión con te­ja­dos cu­bier­tos de tun­dra. La vi­si­ta al in­te­rior de una de ellas nos per­mi­te ha­cer­nos una bue­na idea del día a día de los ha­bi­tan­tes de es­tas tie­rras. Una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te y re­co­men­da­ble.

Fi­na­li­za­mos la ru­ta de es­ta jor­na­da en la ca­pi­tal del nor­te de la is­la, Aku­rey­ri, don­de te­ne­mos con­tra­ta­do el alo­ja­mien­to en el ho­tel Ed­da MA Aku­rey­ri. Vi­si­ta­mos la ciu­dad y su jar­dín bo­tá­ni­co. Un pa­seo por la ori­lla del fior­do po­ne el bro­che final a es­te día.

01.07.2013

De­ja­mos la ciu­dad de Aku­rey­ri por la N1 en di­rec­ción es­te. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da –obli­ga­to­ria e in­elu­di­ble – es pa­ra ad­mi­rar las im­pre­sio­nan­tes cas­ca­das de Go­da­foss. Más tar­de bor­dea­re­mos el la­go My­vath, ro­dea­do de vol­ca­nes y cam­pos de la­va, pa­ra lle­gar a Hu­sa­vik, un nú­cleo pes­que­ro con una in­tere­san­te y sin­gu­lar igle­sia que des­ta­ca so­bre to­dos los de­más edi­fi­cios.

La zo­na de Tjör­nes es, de he­cho, una re­gión de acan­ti­la­dos muy in­tere­san­te. De ca­mino a Asbyr­gi se pue­den ob­ser­var el la­go y las pro­fun­das grie­tas que se for­ma­ron a raíz del te­rre­mo­to de 1975, y en la re­gión de Asbyr­gi pue­de vi­si­tar­se tam­bién el Jö­kul­sár­gli­ju­fúr Na­tio­nal Park, un par-

ti­cu­lar pa­ra­je lleno de bos­ques hú­me­dos crea­dos al abri­go de unas de­pre­sio­nes ro­co­sas en for­ma de he­rra­du­ra. En el ar­got po­pu­lar de Is­lan­dia se co­no­ce es­te lu­gar co­mo La Hue­lla del Ca­ba­llo de Odín. Otra vi­si­ta obli­ga­da en Is­lan­dia, por lo ex­tra­ño de su exis­ten­cia y por su be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca. El entorno bu­có­li­co e idí­li­co en que se en­cuen­tra bien me­re­ce un pa­seo re­po­sa­do y tran­qui­lo por los sen­de­ros (ha­bi­li­ta­dos al efec­to), y una pa­ra­da en ca­da uno de sus mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar los contrastes de co­lor que ofre­cen es­tos pa­ra­jes.

“A po­cos mi­nu­tos se en­cuen­tra el la­go La­garfljot, con una le­yen­da si­mi­lar a la del La­go Ness, en Es­co­cia”

Las cas­ca­das de Det­ti­foss, las más po­de­ro­sas de Eu­ro­pa, son el si­guien­te pun­to en nues­tro iti­ne­ra­rio y otro im­pres­cin­di­ble. Se tra­ta de una vis­ta obli­ga­da por lo impresionante de sus di­men­sio­nes y la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de sus sal­tos. Un lu­gar idó­neo pa­ra to­mar ins­tan­tá­neas de gran be­lle­za.

En Reyk­jah­lio fi­na­li­za­mos las ru­ta del día con un ba­ño en el bal­nea­rio. El es­ta­ble­ci­mien­to ofre­ce toa­llas, sau­na y, so­bre­to­do, la po­si­bi­li­dad de ba­ñar­se en un gran la­go ex­te­rior de aguas ter­ma­les. Sin du­da, la me­jor for­ma de ter­mi­nar una jor­na­da inol­vi­da­ble.

Nues­tro alo­ja­mien­to se en­cuen­tra en Lau­gar, una re­si­den­cia de es­tu­dian­tes que

fun­cio­na co­mo tal du­ran­te los me­ses lec­ti­vos y co­mo ho­tel du­ran­te los pe­río­dos va­ca­cio­na­les; es­to se no­ta es­pe­cial­men­te en las ha­bi­ta­cio­nes, acon­di­cio­na­das de for­ma co­rrec­ta y lim­pias, pe­ro con in­dis­cu­ti­ble es­ti­lo es­tu­dian­til.

02.07.2013

De­ja­mos Lau­gar en di­rec­ción a la zo­na geo­tér­mi­ca de Hve­rir rea­li­zan­do di­ver­sas pa­ra­das en la zo­na vol­cá­ni­ca de Sku­tas­ta­dir. Se tra­ta de una re­gión a ori­llas del la­go My­vatn con in­nu­me­ra­bles co­nos vol­cá­ni­cos –al­gu­nos de los cua­les pue­den ser pa­sea­dos por sus bor­des – y con for­ma­cio­nes de la­va mul­ti­for­mes de gran be­lle­za y con un co­lo­ri­do in­ten­so en sus contrastes.

En la Ciu­dad de las Som­bras, Dim­mu­bor­gir, rea­li­za­mos un pa­seo so­bre­co­ge­dor en me­dio de un mar de la­va, de ex­tra­ñas for­mas ne­gras. Pró­xi­ma a es­te lu­gar y has­ta la zo­na de Hve­rir dis­cu­rre una grie­ta humean­te que coin­ci­de con la unión de las pla­cas tec­tó­ni­cas ame­ri­ca­na y eu­ro­pea. Se pue­de ca­mi­nar por la zo­na y ob­ser­var los in­con­ta­bles fo­cos de emi­sión de va­por geo­tér­mi­co. Hve­rir es­tá, de he­cho y en con­se­cuen­cia, inun­da­do por un in­ten­so olor a azu­fre y hue­vos po­dri­dos que lo in­va­de to­do. A lo lar­go de una am­plia área se pue­den vi­si­tar géi­se­res de agua, lo­do y ba­rro. El co­lo­ri­do del pai­sa­je y de las sus­tan­cias de las di­fe­ren­tes cla­ses de fuen­tes tér­mi­cas apor­tan un pun­to adi­cio­nal de in­te­rés al ya de por sí impresionante pai­sa­je.

En las in­me­dia­cio­nes de Hve­rir en­con­tra­mos el vol­cán Kra­fla y una es­ta­ción eléc­tri­ca geo­ter­mal. Me­re­ce la pe­na un pa­seo tran­qui­lo por la zo­na, es­pe­cial­men­te por la bo­ca del vol­cán Vi­ti pa­ra con­tem­plar el pai­sa­je lunar y los con­tras­te de co­lor que ofre­ce: el ne­gro de la la­va, el blan­co de la nie­ve, el ocre de la zo­na de géi­se­res, el ro­jo de la cen­tral eléc­tri­ca…

A unos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia por ca­rre­te­ra, an­tes de lle­gar a Egilss­ta­dir, en un des­vío en­con­tra­mos una gran­ja con ca­sas de te­ja­dos con tur­ba don­de de­gus­ta­mos la so­pa ca­lien­te tí­pi­ca is­lan­de­sa y unos pas­te­li­llos lla­ma­dos ‘Hue­vos del Amor’.

Egilss­ta­dir es la po­bla­ción don­de te­ne­mos con­cer­ta­do el alo­ja­mien­to. De ca­mino, la ca­rre­te­ra dis­cu­rre por pai­sa-

jes de­sér­ti­cos, sal­tos de agua y pre­cio­sos ba­rran­cos flu­via­les. La ciu­dad no tie­ne pro­pia­men­te cas­co his­tó­ri­co, por lo que la vi­si­ta no tie­ne ma­yor in­te­rés que pa­sear re­la­ja­da­men­te por sus ca­lles. A po­cos mi­nu­tos ca­mi­nan­do, sin em­bar­go, se en­cuen­tra el la­go Lö­gu­rinn, ali­men­ta­do por el río La­gar­fli­jot, y con una le­yen­da so­bre un mons­truo si­mi­lar a la del La­go Ness, en Es­co­cia. En el ca­mino ha­cia el la­go exis­ten va­rios lu­ga­res con bue­nas vis­tas so­bre la ciu­dad con las mon­ta­ñas ne­va­das al fon­do que me­re­cen la pe­na.

03.07.2013

Aban­do­na­mos Egilss­ta­dir, en di­rec­ción sur, con su­ce­si­vas pa­ra­das cor­tas du­ran­te el re­co­rri­do pa­ra con­tem­plar va­lles y sal­tos de agua.

En Stod­varf­jor­dir vi­si­ta­mos el Mu­seo de los Mi­ne­ra­les, una in­tere­san­te ca­sa-mu­seo pro­pie­dad de una aman­te y co­lec­cio­nis­ta de ro­cas de la zo­na (don­de abun­dan las ge­mas y ro­cas ex­tra­ñas) y, en me­nor me­di­da, del ex­te­rior.

En Dju­pi­vo­gur, una pe­que­ña lo­ca­li­dad de pes­ca­do­res, to­ma­mos un pe­que­ño ten­tem­pié an­tes de ini­ciar nues­tra ex­cur­sión de una ho­ra por el gla­ciar en mo­to de nie­ve o su­per­jeep. Si la as­cen­sión al gla­ciar en los su­per­jeeps su­po­ne to­da una ex­pe­rien­cia, por las pen­dien­tes de los ca­mi­nos de tie­rra que han de su­pe­rar, el tra­yec­to por el pro­pio gla­ciar es ya un re­cuer­do inol­vi­da­ble…¡ si no fue­ra por la nie­bla que li­mi­ta­ba la vi­sión a unas de­ce­nas de me­tros…! No­ta a fu­tu­ros via­je­ros: si de­ci­dís ha­cer es­ta ex­cur­sión, el mis­mo día, ase­gu- ra­ros de que las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas sean óp­ti­mas.

Es­ta no­che te­ne­mos re­ser­va­do nues­tro alo­ja­mien­to en las ins­ta­la­cio­nes de una gran­ja de Smyr­lab­jorg. La par­te del ho­tel es mo­der­na, bien acon­di­cio­na­da, con ca-

lor en las ha­bi­ta­cio­nes por sue­lo ra­dian­te y con es­ti­lo; de nue­vo, más o me­nos co­mo un ho­tel cua­tro es­tre­llas eu­ro­peo. El buf­fet de la ce­na y del desa­yuno es muy va­ria­do, con pla­tos tí­pi­cos is­lan­de­ses y de ca­li­dad.

04.07.2013

La pri­me­ra pa­ra­da del día cons­ti­tu­ye una de las vis­tas más es­pec­ta­cu­la­res de to­do nues­tro via­je por Is­lan­dia: la La­gu­na gla­ciar de Jö­kul­sár­lón. Se tra­ta de una la­gu­na don­de mue­re un gla­ciar lle­na de ice­bergs blan­quia­zu­la­dos y hie­los de una pu­re­za asom­bro­sa. Con vehícu­los an­fi­bios na­ve­ga­mos en me­dio de las mo­les de hie­lo flo­tan­do in­do­len­tes. Una ex­pe­rien­cia real­men­te úni­ca. Tran­si­tar a tra­vés del Skaf­ta­fell Na­tio­nal Park nos per­mi­te des­cu­brir una in­men­sa ex­ten­sión de la­va re­cu­bier­ta por lí­que­nes a mo­do de al­fom­bra, que aña­den un tin­te ama­ri­llen­to al pai­sa­je. Se tra­ta del ma­yor cam­po de la­va del mun­do. El vol­cán de Skei­da­rár­san­dur y la gran ex­ten­sión de are­na ne­gra dan una idea de lo po­de­ro­sa que fue la úl­ti­ma erup­ción de 1996.

Des­pués de re­po­ner fuer­zas en el res­tau­ran­te de una ga­so­li­ne­ra en un pun­to in­de­ter­mi­na­do de la N1, ac­ce­de­mos a la zo­na cos­te­ra del sud­es­te. El ca­bo de Dyr­ho­laey ofre­ce vis­tas pa­no­rá­mi­cas de ex­tra­or­di­na­ria y agres­te be­lle­za, ade­más de cons­ti­tuir un san­tua­rio pa­ra las aves ma­ri­nas, es­pe­cial­men­te del frai­le­ci­llo, ave muy po­pu­lar en Is­lan­dia. Lo­grar unas bue­nas fo­tos de es­tos

pá­ja­ros y de las in­creí­bles pers­pec­ti­vas pai­sa­jís­ti­cas re­sul­ta in­creí­ble­men­te fá­cil.

El sal­to de agua de Sko­ga­foss im­pre­sio­na por su al­tu­ra y por su cau­dal. As­cen­dien­do por unas es­ca­le­ras se ac­ce­de a la par­te su­pe­rior de es­ta cas­ca­da, des­de don­de se ob­tie­nen tam­bién unas vis­tas ex­ce­len­tes del entorno. A po­ca dis­tan­cia, se en­cuen­tra el sal­to de agua Sel­ja­land­foss, de al­tu­ra y be­lle­za si­mi­lar al an­te­rior. En es­te ca­so, un sen­de­ro per­mi­te tran­si­tar por su in­te­rior, lo que aña­de un pun­to adi­cio­nal al in­te­rés de es­ta atrac­ción de la na­tu­ra­le­za. A unos cien­tos de me­tros de es­te se­gun­do sal­to se en­cuen­tra otro pe­que­ño sal­to de agua que, aun­que no es muy co­no­ci­do, ya que ini­cial­men­te es­tá fue­ra de mu­chos pro­gra­mas, tie­ne el ali­cien­te de que el agua cae en el in­te­rior de la mon­ta­ña en una oque­dad ac­ce­si­ble des­de el ex­te­rior a tra­vés de una grie­ta. Es al­ta­men­te re­co­men­da­ble vi­si­tar es­ta cas­ca­da si se vi­si­tan las dos an­te­rio­res.

Fi­na­li­za­mos la jor­na­da en Ola­far­hot. Dor­mi­mos en lo que fue pri­me­ro una gran­ja has­ta 1986, pos­te­rior­men­te un al­ber­gue, más tar­de ca­sa de hués­pe­des y fi­nal­men­te un ho­tel.

05.07.2013

Hoy nos di­ri­gi­mos a la cas­ca­da de Gull­foss. En el ca­mino pa­ra­mos pa­ra con­tem­plar otro sal­to de agua muy par­ti­cu­lar, ya que en sus cons­truc­cio­nes la­te­ra­les, que fa­ci­li­tan el pa­so ha­cia arri­ba de los sal­mo­nes, se han ins­ta­la­do unos cu­rio­sos dis­po­si­ti­vos que per­mi­ten con­ta­bi­li­zar­los.

Y cuan­do nos pa­re­cía que ya no po­día ha­ber más lu­ga­res que ge­ne­ra­ran ex­pec­ta­ción so­bre el via­je­ro des­pués de las ma­ra­vi­llas que ha­bía­mos en­con­tra­do en las jor­na­das an­te­rio­res, las ca­ta­ra­tas de Gull­foss nos des­lum­bra­ron por su ma­jes­tuo­si­dad, su im­po­nen­te cau­dal y los an­gos­tos ca­ño­nes por don­de des­agua. Lu­gar de be­lle­za en bru­to, con to­da su mag­ni­fi­cen­cia. De obli­ga­di­si­ma vis­ta.

La zo­na geo­ter­mal de Gey­sir, pun­to tu­rís­ti­co por ex­ce­len­cia en Is­lan­dia, per­mi­te con­tem­plar uno de los fo­cos ter­ma­les más es­pec­ta­cu­la­res. El géi­ser más fa­mo­so sor­pren­de por la al­tu­ra a la que es ex­pul­sa­da el agua (se ac­ti­va dos o tres ve­ces ca­da 5 mi­nu­tos). Un re­co­rri­do pau­sa­do por la zo­na nos per­mi­tió ha­cer­nos una idea de la ac­ti­vi­dad exis­ten­te en el sub­sue­lo de la zo­na.

Nues­tra úl­ti­ma pa­ra­da an­tes de re­gre­sar a Reyk­ja­vik es el Par­que Na­cio­nal de Ping­ve­llir, la zo­na don­de tu­vo su pri­me­ra se­de el par­la­men­te is­lan­dés, no en un edi­fi­cio, co­mo era de es­pe­rar, sino en me­dio de la na­tu­ra­le­za, en un lu­gar pró­xi­mo a una gran grie­ta pro­du­ci­da por la ac­ti­vi­dad sís­mi­ca. Re­sul­ta in­tere­san­te y pla­cen­te­ro pa­sear por los sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos, en­tre las grie­tas ro­co­sas, y pen­sar que se es­tá en un lu­gar car­ga­do de his­to­ria.

Com­ple­ta­mos nues­tra par­ti­cu­lar rue­do a la is­la re­tor­nan­do a la ca­pi­tal, con alo­ja­mien­to en el mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro de la pri­me­ra no­che. Allí apro­ve­cha­mos la tar­de pa­ra vi­si­tar el Ayun­ta­mien­to y el Pa­la­cio de la Ópe­ra, un edi­fi­cio de es­ti­lo van­guar­dis­ta y con dis­tri­bu­ción abier­ta. Des­pués de ca­lle­jear por el cen­tro de la ciu­dad y ce­nar en el res­tau­ran­te Ca­ru­so, vol­ve­mos al ho­tel ca­mi­nan­do.

06.07.2013

De­di­ca­mos la jor­na­da a vi­si­tar nue­vos lu­ga­res de la ca­pi­tal. Ca­mi­na­do des­de el ho­tel lle­ga­mos al cen­tro. Vi­si­ta­mos pri­me­ro el el mer­ca­di­llo do­mi­ni­cal, si­tua­do en un edi­fi­cio de la zo­na pró­xi­ma al puer­to (del es­ti­lo de El Ras­tro de Ma­drid o Los En­can­tes de Bar­ce­lo­na), y lue­go el Puer­to. En es­ta zo­na se en­cuen­tra un kios­co de co­mi­da rá­pi­da don­de, se­gún los en­ten­di­dos, pre­pa­ran los me­jo­res “pe­rri­tos ca­lien­tes”. De he­cho, pa­re­ce ser que Bill Clin­ton se des­pla­zó a es­te lu­gar pa­ra co­mer uno de ellos y des­de en­ton­ces se ha he­cho muy fa­mo­so y es fre­cuen­te te­ner que es­pe­rar lar­go tiem­po pa­ra ser ser­vi­do. Per­so­nal­men­te no en­con­tra­mos na­da es­pe­cial, pe­ro to­do es cues­tión de gus­tos…

De­ja­mos los pe­rri­tos pa­ra vi­si­tar la ca­te­dral ca­tó­li­ca, tam­bién la ca­te­dral lu­te­ra­na y dar­nos una vuel­ta por las di­fe­ren­tes ca­lles co­mer­cia­les de la ca­pi­tal an­tes de vol­ver al ho­tel. Era el mo­men­to de des­pe­dir­se de Is­lan­dia y sus pai­sa­jes, re­co­ger el equipaje, ir al ae­ro­puer­to y re­gre­sar sa­tis­fe­chos a Bar­ce­lo­na.

Ma­nan­tia­les geo­tér­mi­cos

de Deil­dar­tun­guh­ver

Gran­ja mu­seo en Glam­baer

Grie­ta tec­tó­ni­ca en

la zo­na de Hve­rir

La­gu­na gla­ciar de Jö­kul­sár­lón

Zo­na geo­tér­mi­ca

de Hve­rir

Zo­na geo­tér­mi­ca

de Hve­rir

Ca­bo de Dyr­ho­laey

Cas­ca­da de Gull­foss

Zo­na geo­tér­mi­ca

de Gey­sir

Rey­ja­vik ca­te­dral lu­te­ra­na Hall­grí­mur Rey­ja­vik pues­to

de hot-dogs

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.