Un oa­sis de agua y co­lo­res

Hui­mos de la con­cu­rri­da Ve­ne­cia en bus­ca de la paz de Bu­rano, una pe­que­ña is­la lle­na de his­to­ria y luz

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO Y FO­TOS Mª CAR­MEN FABREGAT AYO­RA FE­CHA DEL VIA­JE 03/04/2014 A 13/04/2014

Soy fo­tó­gra­fa afi­cio­na­da, lo con­fie­so, y es­ta pe­que­ña adic­ción me ha lle­va­do a co­me­ter al­gu­na que otra lo­cu­ra y a per­pe­tuar pe­que­ños vi­cios en el tiem­po y el es­pa­cio. Uno de esos vi­cios irre­me­dia­bles es or­ga­ni­zar la ma­yo­ría de mis salidas no en fun­ción de la ofer­ta cul­tu­ral de mi des­tino o de sus te­so­ros his­tó­ri­cos o ar­tís­ti­cos, sino en bus­ca de pe­que­ñas ob­se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas de las que he oí­do ha­blar o que he vis­to ya in­mor­ta­li­za­das. És­te pa­sa­do 2014 mi hi­ja se mu­dó a Ita­lia pa­ra rea­li­zar una be­ca Eras­mus y, jun­to con mi ma­ri­do de­ci­di­mos ha­cer­le una vi­si­ta y, de pa­so, bo­rrar de la lis­ta uno de esos pe­que­ños ca­pri­chos fo­to­grá­fi­cos: Bu­rano. Si por al­gún re­mo­to mo­ti­vo es­tás en Ve­ne­cia y ya te has can­sa­do de per­der­te por sus ca­lles, sus pla­zas, sus ca­na­les, sus pre­cio­sos pa­la­ce­tes, o en­tre sus bar­cos, gón­do­las y puen­tes –co­sa im­pro­ba­ble pe­ro no

im­po­si­ble–,o si quie­res ol­vi­dar­te du­ran­te al­gu­nas ho­ras del en­jam­bre de tu­ris­tas que deam­bu­lan por la ciu­dad, pue­des huir a bor­do de un va­po­ret­to a las is­las cer­ca­nas de Bu­rano, Mu­rano, Tor­ce­llo, o el Li­do.

Bu­rano es una de las is­las del ar­chi­pié­la­go de la La­gu­na Ve­ne­cia­na. Se en­cuen­tra si­tua­da al nor­te de Ve­ne­cia, muy cer­ca de Tor­ce­llo, y es co­no­ci­da por la pro­duc­ción de en­ca­je de hi­lo. Bu­rano es, de he­cho, un pe­que­ño pue­blo de pes­ca­do­res que, por asom­bro­so que pa­rez­ca en pleno si­glo XXI, to­da­vía fae­nan en la la­gu­na. Es un lu­gar apa­ci­ble, pe­que­ño y muy co­que­to. Sus ca­sas, pin­ta­das de vi­ví­si­mos co­lo­res, y no siem­pre en ar­mo­nía apa­ren­te, dan un en­can­to es­pe­cial a to­da la is­la.

Des­ta­can, en­tre otros, ro­jos in­ten­sos, azu­les tre­men­dos, ver­des, na­ran­jas, ama­ri­llos, vio­le­tas... Lo más cu­rio­so es que, aun­que pue­des en­con­trar más de una ca­sa del mis­mo co­lor, es di­fí­cil en­con­trar­las del mis­mo tono. ¡Crean un efec­to cromático im­pac­tan­te con rin­co­nes im­pre­sio­nan­tes!

Du­ran­te nues­tra vi­si­ta me con­ta­ron que los pes­ca­do­res pin­ta­ban de in­ten­sos co­lo­res sus ca­sas y bar­cas pa­ra re­co­no­cer­las en la dis­tan­cia en los fre­cuen­tes días de nie­bla. Me que­dé enamo­ra­da de esa his­to­ria y de las mu­chas le­yen­das vin­cu­la­das.

La ca­lle prin­ci­pal de Bu­rano es la Vía Bal­das­sa­re Ga­lup­pi. Es tam­bién la ca­lle que más am­bien­te tu­rís­ti­co tie­ne, aun­que ale­ja­da del bu­lli­cio tu­rís­ti­co ve­ne­ciano. Se en­cuen­tra si­tua­da muy cer­ca de una acon­se­ja­ble vi­si­ta, el mu­seo de en­ca­jes, que en el si­glo XVI die­ron fa­ma en to­da Eu­ro­pa a la is­la co­mo re­co­no­ci­do cen­tro de pro­duc­ción de hi­lo. De he­cho, es fá­cil ver a mu­je­res que se de­di­can a ha­cer en­ca­jes ar­te­sa­na­les por to­da la is­la y los ven­den en pe­que­ñas tien­das e in­clu­so en sus ca­sas. Un bo­ni­to sou­ve­nir ale­ja­do de lo más tu­rís­ti­co.

Otra pe­cu­lia­ri­dad que me enamo­ró del pue­blo es el cam­pa­na­rio de la Igle­sia de San Mar­tino Ves­co­vo, que es­tá li­ge­ra­men­te in­cli­na­do, una par­ti­cu­lar to­rre de Pi­sa pa­ra los que tam­bién bus­quen una al­ter­na­ti­va a la ico­ni­za­da ciu­dad ita­lia­na. Lo cu­rio­so de és­te cam­pa­na­rio es que es el pri­mer pun­to que ve­réis de Bu­rano, y va to­man­do for­ma y ‘tor­cién­do­se’ se­gún os acer­cáis a la is­la.

La is­la es un re­man­so de paz muy acon­se­ja­ble, y un des­tino del to­do ase­qui­ble: en dos ho­ras has vis­to to­da la is­la. Ac­tual­men­te no tie­ne más de 3.000 ha­bi­tan­tes aun­que en sus me­jo­res mo­men­tos me con­ta­ron que lle­gó a te­ner unos 8.000. To­dos pes­ca­do­res que cons­tru­ye­ron sus sen­ci­llas y li­ge­ras ca­sas so­bre pa­la­fi­tos, que per­mi­ten asen­tar las ca­sas so­bre la la­gu­na. Una mo­des­ta Ve­ne­cia, co­mo de­cía, ideal pa­ra res­pi­rar hon­do y de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción.

Co­mo úl­ti­ma eta­pa de nues­tra es­ca­pa­da, des­de la es­ta­ción de va­po­ret­tos de Bu­rano cru­za­mos a la is­la de en­fren­te, el pe­que­ño is­lo­te de Tor­ce­llo, don­de vi­si­ta­mos la ca­te­dral bi­zan­ti­na de San­ta Ma­ría de la Asun­ción,una de las más gran­des y an­ti­guas de la la­gu­na de Ve­ne­cia, y que bien me­re­ció el cor­to tras­la­do de is­la a is­la.

Ca­te­dral bi­zan­ti­na

en Tor­ce­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.