Bus­can­do te­so­ros ba­jo el mar

Nos su­mer­gi­mos en las aguas del Mar Ro­jo pa­ra ad­mi­rar sus ba­rre­ras de co­ral e impresionante vi­da ma­ri­na

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO Y FO­TOS GIO­VAN­NI MAR­CHI FE­CHA DEL VIA­JE DE 2006 A 2014

Vi­si­té por pri­me­ra vez el Mar Ro­jo ha­ce ya 8 años, y des­de en­ton­ces no ha pa­sa­do un só­lo año en el que no ha­ya vuel­to a re­pe­tir mi via­je. Fue amor a pri­me­ra vis­ta y sé que el ca­ri­ño por es­te lu­gar es al­go que me acom­pa­ña­rá to­da la vi­da.

Su de­sier­to de ro­cas, su cli­ma se­co y siem­pre so­lea­do, la cons­tan­te ven­ti­la­ción, los cán­ti­cos de los Moa­din que se re­pi­ten una y otra vez al ca­bo de cier­tas ho­ras... El mun­do lleno de co­lo­res y de vi­da que se apre­cia na­da más en­trar en el mar ha­cen del mar Ro­jo el pa­ra­de­ro per­fec­to pa­ra una se­ma­na de re­lax.

Co­mo os de­cía al ini­cio del ar­tícu­lo, lle­vo mu­chos años yen­do a Egipto, y tras ha­ber vi­si­ta­do gran par­te de su li­to­ral cos­te­ro pue­do de­ci­ros que en­con­tré mi lu­gar en la pe­que­ña Mar­sa Alam.

Mar­sa es un pue­blo de pes­ca­do­res que se en­cuen­tra en el ex­tre­mo sur de la cos­ta, no muy le­jos de Su­dán. Mar­sa es­tá le­jos de las zo­nas más tu­rís­ti­cas de Egipto, co­mo son Sharm el Sheik o Hur­ga­da, y ese he­cho ha pro­te­gi­do es­ta zo­na del tu­ris­mo de ma­sas, con­ser­va­do su be­lle­za in­con­ta-

mi­na­da y al mis­mo tiem­po sal­va­je. Pa­ra los aman­tes del bu­ceo, co­mo yo, no hay na­da me­jor en el mun­do, las llu­vias ca­si inexis­ten­tes, los días siem­pre so­lea­dos, y los es­ca­sos tu­ris­tas que vi­si­tan la zo­na ha­cen de es­te lu­gar un si­tio idó­neo pa­ra su­mer­gir­se: no es so­la­men­te po­si­ble go­zar de bu­ceos ca­si en so­li­ta­rio, sino tam­bién de una vi­si­bi­li­dad per­fec­ta que po­cos lu­ga­res en el mun­do pue­den ofre­cer.

VI­DA Y CO­LO­RES

Si al­gún día vi­si­táis es­te her­mo­so lu­gar, os que­da­reis sin du­da sor­pren­di­dos por el cho­que pal­pa­ble en­tre la ‘no-vi­da’ del de­sier­to y la ex­plo­sión de vi­ta­li­dad, lle­na de co­lo­res, que os ofre­ce­rá el mar Ro­jo na­da más en­trar en sus aguas.

Mar­sa ofre­ce un am­plio pa­no­ra­ma de pun­tos de in­mer­sión pa­ra co­no­cer a fon­do la vi­da ma­ri­na. Sus co­lo­ri­dos co­ra­les, así co­mo los pe­ces de ba­rre­ra ha­cen que los sa­fa­ris sean siem­pre bo­ni­tos y re­la­jan­tes. Pe­ro tam­bién hay lu­gar allí pa­ra los aman­tes de las emo­cio­nes fuer­tes. Y es que des­de Mar­sa es po­si­ble vi­si­tar tam­bién la cer­ca­na is­la de El­fis­to­ne, don­de los bu­cea­do­res más ex­per­tos pue­den apre­ciar, con un po­co de suer­te, y en to­do su es­plen­dor, a los de­pre­da­do­res más im­pre­sio­nan­tes del mar, los ti­bu­ro­nes.

Pa­ra los aman­tes del snor­ke­ling Mar­sa tie­ne tam­bién op­cio­nes. A par­te de las ba­rre­ras de co­ral que se en­cuen­tran de­lan­te de los Ho­te­les, hay ex­cur­sio­nes a las her­mo­sas Is­las de Ha­ma­ta o al fa­mo­so Del­fín Hou­se, un atol de co­ral en me­dio del mar don­de, tam­bién con un po­co de suer­te, es po­si­ble na­dar en­tre del­fi­nes en li­ber­tad.

Pe­ro es­to no es to­do, las aguas siem­pre cá­li­das, y las ba­rre­ras de co­ral que se en-

cuen­tran na­da más en­trar en el mar en to­da es­ta zo­na de Egipto ha­cen de es­te lu­gar un pa­ra­de­ro per­fec­to tam­bién pa­ra apre­ciar la vi­da ma­ri­na con bu­cea­do­res prin­ci­pian­tes y ni­ños.

Pe­ro no so­lo el mar de Mar­sa es atrac­ti­vo, des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, es­ta zo­na ofre­ce tam­bién mu­chas po­si­bi­li­da­des. No hay que ol­vi­dar que nos en­con­tra­mos en Egipto, cu­na de una de las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas más im­pre­sio­nan­tes. Des­de Mar­sa es po­si­ble or­ga­ni­zar vi­si­tas a al­gu­nos de los si­tios ar­queo­ló­gi­cos más im­por­tan­tes, ya no só­lo del país, sino del Mun­do, co­mo es, por ejem­plo, el impresionante tem­plo de Lu­xor, que se en­cuen­tra a tan só­lo cua­tro ho­ras en au­to­bús. Cons­trui­do so­bre las rui­nas de la mí­ti­ca ciu­dad de Te­bas, ca­pi­tal del Im­pe­rio Nue­vo del An­ti­guo Egipto, es­te tem­plo me­re­ce una vi­si­ta obli­ga­da si se dis­po­ne de tiem­po, ya no so­lo por su be­lle­za sino por su in­cal­cu­la­ble va­lor his­tó­ri­co. Vol­vien­do a Mar­sa, y con res­pec­to a las po­si­bi­li­da­des de alo­ja­mien­to que la ciu­dad ofre­ce, co­men­tar que la zo­na tie­ne un gran par­que ho­te­le­ro con edi­fi­cios de has­ta 4 o 5 es­tre­llas a pre­cios real­men­te com­pe­ti­ti­vos, so­bre­to­do, tras la cri­sis po­lí­ti­ca que ha su­fri­do el país re­cien­te­men­te, al­go que sin em­bar­go no de­be in­flui­ros a la ho­ra de es­co­ger es­te rin­cón úni­co pa­ra ha­cer vues­tra pró­xi­ma es­ca­pa­da. Sin du­da, no os arre­pen­ti­réis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.