La gran aven­tu­ra de los An­des

Un ‘trek­king’ inol­vi­da­ble por el ma­jes­tuo­so Par­que Na­cio­nal del Hus­ca­rán, en el co­ra­zón de Pe­rú

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO Y FO­TOS JA­MES STUART FE­CHA DEL VIA­JE FE­BRE­RO 2014

He te­ni­do oca­sión de re­co­rrer en di­fe­ren­tes oca­sio­nes ca­si to­da la cor­di­lle­ra de los An­des. Los An­des son la ca­de­na mon­ta­ño­sa más gran­de del mun­do, que se ex­tien­de a lo lar­go de to­da Amé­ri­ca La­ti­na du­ran­te ca­si 7000 ki­lo­me­tros, que atra­vie­san Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Pe­rú, Bo­li­via, Chile y Ar­gen­ti­na unien­do el ecua­dor ca­si has­ta la An­tár­ti­da.

Los An­des son tam­bién un mo­nu­men­to etnográfico, cu­na de po­bla­cio­nes an­ti­guas y aún aho­ra des­co­no­ci­das, y ha­bi­ta­das por los des­cen­dien­tes de glo­rio­sas ci­vi­li­za­cio­nes co­mo los In­cas.

Des­de el pun­to de vis­ta oro­grá­fi­co ofre­cen la ma­yor va­rie­dad de pai­sa­jes na­tu­ra­les, des­de los gi­gan­tes­cos vol­ca­nes de Ecua­dor a los gran­des de­sier­tos de Bo­li­via, la sie­rra Pe­rua­na, los bos­ques de la sel­va Ama­zó­ni­ca, los im­pre­sio­nan­tes gla­cia­res prehis­tó­ri­cos del sur o las ma­ra­vi­llo­sas ci­mas aus­tra­les de la Pa­ta­go­nia. To­do es­to me fas­ci­nó des­de mis pri­me­ras lec­tu­ras de ni­ño, cuan­do ya fan­ta­sea­ba con aden­trar­me en esos pai­sa­jes.

Se ne­ce­si­ta­rían mu­chas pá­gi­nas pa­ra des­cri­bir to­das las ex­pe­rien­cias que he te­ni­do en esas re­gio­nes, los ca­mi­nos re­co­rri­dos, las ciu­da­des vi­si­ta­das, los va­lles, los ríos... Pe­ro hoy voy a co­men­zar

por la par­te más sal­va­je y vir­gen de to­das, el Par­que Na­cio­nal Huas­ca­rán don­de he dis­fru­ta­do de días inol­vi­da­bles. Es­ta es mi bre­ve his­to­ria de las dos se­ma­nas trans­cu­rri­das en es­te par­que, en­tre sus pai­sa­jes in­des­crip­ti­bles, con gen­te ma­ra­vi­llo­sa y en­cuen­tros ines­pe­ra­dos.

El Par­que Na­cio­nal Huas­ca­rán es­tá si­tua­do en el co­ra­zón del Pe­rú en la re­gión de An­cash, en una par­te de los An­des lla­ma­da por los lu­ga­re­ños Cor­di­lle­ra Blan­ca de­bi­do al gran nú­me­ro de altisimas mon­ta­ñas cu­yas ci­mas es­tán cu­bier­tas de nie­ve. Más al oes­te se ex­tien­de otra cor­di­lle­ra de me­nor al­tu­ra lla­ma­da Cor­di­lle­ra Ne­gra por el co­lor de sus ro­cas de ori­gen vol­cá­ni­co. En el Par­que Na­cio­nal Huas­ca­rán hay una mon­ta­ña a la que los al­pi­nis­tas lla­man “la mas be­lla del mun­do” y no es otra que la ci­ma del Al­pa­ma­yo. Es de he­cho una mon­ta­ña con una in­cli­na­ción me­dia de 60 gra­dos, que crea una pi­rá­mi­de de hie­lo ca­si per­fec­ta. Vis­to des­de al­gu­nas pers­pec­ti­vas pa­re­ce ca­si irreal o ar­ti­fi­cial por su for­ma có­ni­ca per­fec­ta.

La puer­ta de en­tra­da al par­que es la ciu­dad de Hua­raz, de fá­cil ac­ce­so en au­to­bús des­de cual­quier gran ciu­dad de Pe­rú. Hua­raz es una ciu­dad ca­ren­te de atrac­ti­vo, que ha si­do des­trui­da va­rias ve­ces por te­rri­bles te­rre­mo­tos (el úl­ti­mo en 1970 que la aba­tió por com­ple­to), pe­ro tam­bién es ver­dad que es­tá ro­dea­da por las ma­ra­vi­llo­sas ci­mas ne­va­das de los An­des y por el gran ma­ci­zo blan­co del Huas­ca­rán.

Es­tan­do a 3.000 me­tros sir­ve tam­bién pa­ra acli­ma­tar­se a la al­tu­ra, es­pe­cial­men­te si se vie­ne de la cos­ta. La ciu­dad ofre­ce in­nu­me­ra­bles alo­ja­mien­tos pa­ra to­dos los pre­su­pues­tos y es ade­más se­de de mu­chas

“El Par­que Na­cio­nal Huas­ca­rán es­tá si­tua­do en el co­ra­zón del Pe­rú en la re­gión de An­cash”

agen­cias que or­ga­ni­zan to­do ti­po de trek­king y es­ca­la­das en el par­que. Yo pre­fe­rí con­tac­tar di­rec­ta­men­te con la aso­cia­ción de guías del par­que y al­qui­lar de for­ma pri­va­da una guía pa­ra un trek­king per­so­na­li­za­do de 10 días. Ob­via­men­te, son po- si­bles otras op­cio­nes, es­pe­cial­men­te pa­ra quien via­ja en gru­po.

Te­nien­do en cuen­ta mis ex­pe­rien­cias en otras oca­sio­nes pre­fie­ro no agre­gar­me a gru­pos que no co­noz­co pa­ra una ac­ti­vi­dad de trek­king se­rio, e ir so­lo con un bue­na guía que pue­da se­guir mi rit­mo y que no ten­ga que ir ajus­tán­do­se a los rit­mos de otros. Si bien los ca­mi­nos son nu­me­ro­sos, los cam­pa­men­tos en el par­que se li­mi­tan a las áreas pro­te­gi­das, y lue­go, al final de la jor­na­da siem­pre se aca­ba por co­no­cer a otros via­je­ros o gru­pos y, si el can­san­cio lo per­mi­te, se pue­de con­fra­ter­ni­zar jun­to al fue­go y com­par­tir un buen ma­te de co­ca.

Per­ma­ne­cí en Hua­raz unos días pa­ra la pre­pa­ra­ción de la ca­mi­na­ta. Per­ma­ne­cer ais­la­dos du­ran­te va­rios días en el co­ra­zón

de los An­des, en la au­to­su­fi­cien­cia com­ple­ta y sin (afor­tu­na­da­men­te) op­ción de co­ne­xión a mó­vil o in­ter­net re­quie­re una bue­na pre­pa­ra­ción lo­gís­ti­ca y fí­si­ca. Des­pués de ha­ber con­tra­ta­do el guía, los por­tea­do­res y ha­ber al­qui­la­do el equi­po ne­ce­sa­rio ini­cia­mos la mar­cha de ma­dru­ga­da a tra­vés de una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña es­car­pa­da que do­mi­na el valle. La ca­rre­te­ra es co­no­ci­da co­mo “la ca­rre­te­ra del dia­blo” de­bi­do a los mu­chos ac­ci­den­tes mortales su­ce­di­dos a lo lar­go de sus cur­vas ce­rra­das, tal co­mo ates­ti­guan el sin­fín de cru­ces que se en­cuen­tran en las cur­vas más si­nuo­sas.

Des­pués de unas ho­ras de via­je lle­ga­mos por fin al Ca­lle­jón de Huay­las el gran valle de en­tra­da al par­que. En una pe­que­ña al­dea nos en­con­trar­nos con los por­tea­do­res y sus mu­las. Su co­no­ci­mien­to del es­pañol es muy li­mi­ta­do pe­ro el guía ac­túa co­mo in­tér­pre­te en­tre es­tos an­ti­guos que­chuas y se ha­ce car­go de los de­ta­lles. Car­ga­mos en pe­que­ñas mu­las to­do lo ne­ce­sa­rio e ini­cia­mos la mar­cha. El pri­mer día re­co­rri­mos so­lo po­cos ki­ló­me­tros ya que pa­sa­mos la ma­yor par­te del día pa­ra lle­gar has­ta al par­que y pa­ra la pre­pa­ra­ción de los trans­por­tis­tas. Al prin­ci­pio hay un cli­ma de ale­gría con­ta­gia­dos por el en­tu­sias­mo de la sa­li­da, nues­tras mo­chi­las son trans­por­ta­das por mu­las y, a pe­sar de la al­ti­tud so­bre 4000 me­tros, va­mos li­ge­ros y sin es­fuer­zo su­peran­do los pe­que­ños des­ni­ve­les, en­tre gran­des bos­ques de eu­ca­lip­tos

que son ma­ra­vi­llo­sos. Las co­sas cam­bia­rían drás­ti­ca­men­te en los días si­guien­tes. El se­gun­do día nos des­per­ta­mos an­tes del ama­ne­cer en­tu­me­ci­dos por el frío.

La guía ya ha pre­pa­ra­do el ca­fé y las ga­chas de ave­na nue­ces y fru­ta, no tie­ne buen sa­bor pe­ro es una ne­ce­sa­ria fuen­te de ener­gía. Te­ne­mos que sa­lir tem­prano por­que só­lo te­ne­mos sie­te ho­ras de luz pa­ra lle­gar al cam­pa­men­to ba­se a unos trein­ta ki­ló­me­tros, y el des­ni­vel em­pie­za a ser más acu­sa­do. Aho­ra ya no nos po­de­mos per­mi­tir que las mu­las car­guen con nues­tras mo­chi­las. El guía y yo ca­mi­na­mos so­los por los ca­mi­nos más in­tere­san­tes. Los dos por­tea­do­res y las mu­las mon­ta­ran las tien­das y se en­ca­mi­na­ran por la sen­da más di­rec­ta pa­ra es­pe­rar­nos en el cam­po ba­se con las tien­das de cam­pa­ña mon­ta­das y la ce­na pre­pa­ra­da. En la mo­chi­la lle­vo una ca­mi­se­ta de re­cam­bio, un anorak de es­quí, cre­ma so­lar, tres li­tros de agua de­pu­ra­da y una bol­sa de ce­rea­les her­vi­dos con fru­tos se­cos, pa­ta­tas dul­ces y al­gu­nas ba­rras de cho­co­la­te, un kit de pri­me­ros au­xi­lios y mi cá­ma­ra de fo­tos.

To­do ello en só­lo 12 kg, que des­pués de unos días se con­ver­ti­rán en los 12 kg más pe­sa­dos de mi vi­da. Ca­da día par­ti­mos de ma­dru­ga­da, nos pa­sa­mos to­do el día ca­mi­nan­do, co­me­mos un par de ve­ces y lle­ga­mos an­tes del ano­che­cer al cam­po ba­se don­de nos espera un té ca­lien­te y la ce­na pre­pa­ra­da por los guías. Al­gu­nos días re­co-

rre­mos so­lo 10 km, pe­ro as­cen­de­mos so­bre 5.000 me­tros sin oxí­geno y con una mo­chi­la, por lo que la len­ti­tud no es una op­ción, sino más bien cues­tión de ne­ce­si­dad.

Ca­da día ha si­do una aven­tu­ra atra­ve­sar los pai­sa­jes ro­dea­dos de las ci­mas ne­va­das, to­rren­tes cris­ta­li­nos, y la­gos de co­lor co­bal­to ba­jo un cie­lo azul ma­rino. A esas al­tu­ras los co­lo­res son real­men­te in­ten­sos y el sol des­pia­da­do, pe­ro cuan­do al­gu­na nu­be lo cu­bre las tem­pe­ra­tu­ras caen en pi­ca­do y se ha­ce ne­ce­sa­ria la ro­pa de abri­go. En las par­tes más re­mo­tas del par­que es fá­cil cru­zar­se con vi­cu­ñas, al­pa­cas y lla­mas, y a me­nu­do con enor­mes cón­do­res so­bre­vo­lan­do nues­tras ca­be­zas.

Es di­fí­cil des­cri­bir con pa­la­bras la emo­ción de es­tar - so­lo - al re­pa­ro de una de las mon­ta­ñas más al­tas del mu­do, an­te el si­len­cio irreal de un valle pro­fun­do, es­cu­chan­do el rui­do del vien­to que ba­ja de los gla­cia­res y que lle­ga has­ta el in­te­rior de la pe­que­ña tie­ne de cam­pa­ña, y des­per­tar­se pre­sa de la fa­ti­ga tras un lar­go día de mar­cha y ver las al­tí­si­mas cum­bres te­ñir­se del ro­jo del pri­mer sol, co­mer jun­to al fue­go por la no­che jun­to a los guías, los por­tea­do­res, oyen­do his­to­rias de vi­da.

Es­tos son úni­ca­men­te al­gu­nos de los re­cuer­dos im­pre­sos en mi me­mo­ria, pe­ro que re­pre­sen­tan a la per­fec­ción el sen­ti­do del via­je.

Va­lles del Huas­ca­rán

Vis­ta del Huas­ca­rán des­de

la ciu­dad de Hua­raz

La­de­ras del gla­ciar

en Huas­ca­rán

Ca­rre­te­ra del dia­blo

El ma­ra­vi­llo­so

Al­pa­ma­yo

Ru­ta ha­cia el

Al­pa­ma­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.