Ca­tar, país de contrastes

Nos aden­tra­mos en la reali­dad de una tie­rra in­men­sa­men­te ri­ca y en­fo­ca­da al fu­tu­ro, pe­ro con fuer­tes arrai­gos al pa­sa­do

Magellan - - Magellan Editorial - TEX­TO ANA GAR­CíA Y MON­TSE DEL PE­RAL FO­TOS SPE­RAN­ZA CA­SI­LLO Y M. DEL PE­RAL FE­CHA DEL VIA­JE DE 2012 A 2015

To­da­vía re­cuer­do el mo­men­to, ha­ce ya dos años, en el que me ofre­cie­ron un tra­ba­jo en Ca­tar. ¿Mi pri­me­ra reac­ción? Bus­car­lo en Goo­gle Maps. Tras una bús­que­da rá­pi­da és­te era el re­su­men: exis­te un país de­trás del spon­sor del Ba­rça, en Orien­te Me­dio (co­sa que me preo­cu­pó, y bas­tan­te), mu­sul­mán, y que es ex­tre­ma­da­men­te ri­co en pe­tró­leo, pe­ro to­da­vía más en gas. Hoy de­bo de­cir que hay vi­da más allá de lo que sa­le en la red. Tras es­tos dos años pue­do de­cir que Ca­tar es efec­ti­va­men­te un país muy opa­co, pe­ro tam­bién que en in­ter­net se pue­den en­con­trar al­gu­nas ver­da­des, pe­ro tam­bién mu­chas ver­da­des a me­dias...

Co­mo le pa­sa a la gran ma­yo­ría, lo que más me cos­tó al lle­gar aquí fue acos­tum­brar­me al cho­que cul­tu­ral. Por ello re­co­mien­do ir con la men­te en blan­co y de­jar­se en ca­sa los pre­jui­cios. Mu­chas de las cos­tum­bres aquí po­drían ser con­si­de­ra­das ‘del si­glo pa­sa­do’ pa­ra un oc­ci­den­tal, pe­ro son ina­mo­vi­bles pa­ra los ca­ta­rís. Al­go ca­rac­te­rís­ti­co de Ca­tar es, pre­ci­sa­men­te, es­ta dua­li­dad en­tre las cos­tum­bres apo­li­lla­das y, a la vez, una ne­ce­si­dad de de­sa­rro­llo cons­tan­te. Es­te an­sia de fu­tu­ro se pal­pa en el día a día y, si se es­tá el tiem­po su­fi­cien­te, se pue­de com­pro­bar en la evo­lu­ción del país: son ca­pa­ces de cons­truir un ras­ca­cie­los en po­co me­nos de dos años...

Sin­ce­ra­men­te, no es un país pa­ra via­je­ros al uso. El tu­ris­mo es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. Al­gún que otro con­gre­sis­ta, al­guien que vie­ne a ha­cer ne­go­cios o via­je­ros que apro­ve­chan la es­ca­la a al­gún otro lu­gar del mun­do pa­ra sa­lir a echar un vis­ta­zo. Ca­tar es bá­si­ca­men­te, un país de una so­la vi­si­ta.

Lle­gué a Ca­tar a fi­na­les de Abril y la pri­me­ra im­pre­sión que tu­ve fue la de ca­lor ex­tre­mo. Ca­lor in­fer­nal. Re­cuer­do abrir­se las puer­tas del avión y sen­tir co­mo si un se­ca­dor es­tu­vie­se en­fo­ca­do en mi ca­ra. De

“Du­ran­te el día la ac­ti­vi­dad se ve re­du­ci­da a vi­si­tar cen­tros co­mer­cia­les y es­ca­par­se al de­sier­to”

he­cho, pen­sé que los mo­to­res del avión se­guían fun­cio­nan­do. Más tar­de apren­dí que las tem­pe­ra­tu­ras, du­ran­te más de 6 me­ses al año, su­pe­ran los 30 gra­dos con al­tos ni­ve­les de hu­me­dad.

En lo que al ocio se re­fie­re, exis­ten dos ciu­da­des muy di­fe­ren­tes: la diur­na y la noc­tur­na. Ten­go que ma­ti­zar que cuan­do ha­blo de ciu­dad me re­fie­ro úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a Doha, la ca­pi­tal, don­de su­ce­de el 95% del ocio. Du­ran­te el día las ac­ti­vi­da­des se ven re­du­ci­das a vi­si­tar cen­tros co­mer­cia­les, es­ca­pa­das al de­sier­to (du­ran­te los me­ses de in­vierno) o jor­na­das en la pla­ya. A pe­sar de que Ca­tar es una pe­nín­su­la, exis­ten po­cas pla­yas de li­bre ac­ce­so. La más po­pu­lar, Fu­wai­rit, se en­cuen­tra a

Ka­ta­ra cul­tu­ral Vi­lla­ge

Po­li­cía ca­ta­rí de ser­vi­cio

Sa­lu­do tí­pi­co ára­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.