Un via­je a tra­vés de la his­to­ria

Re­co­rre­mos Tur­quía de Es­tam­bul a An­ka­ra, pa­sean­do en­tre los ves­ti­gios de cul­tu­ras mi­le­na­rias, gue­rras épi­cas y los pa­ra­jes fan­tás­ti­cos de la Ca­pa­do­cia

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS ER­NES­TO PAS­CUAL FE­CHA DEL VIA­JE 11/08/2014 A 25/08/2014

Ha­bía­mos pla­nea­do ir a Croa­cia. En­tra­mos en la agen­cia de via­jes con la in­ten­ción de pe­dir información so­bre los cir­cui­tos que se ofre­cían en ese país, y aca­ba­mos com­pran­do un pa­que­te a Tur­quía com­bi­na­do, de nom­bre Ci­vi­li­za­cio­nes Tur­cas y Es­tam­bul, que in­cluía cin­co no­ches en Es­tam­bul, y ocho días de cir­cui­to. Nues­tro pri­mer via­je guia­do.

Ate­rri­za­mos en Es­tam­bul en pleno ve­rano y nos abru­mó só­lo lle­gar la vi­da de sus ca­lles y la mag­ni­tud de la ur­be en si. Más tar­de su­pi­mos que es una de las más gran­des de Eu­ro­pa, al­go ló­gi­co si ana­li­zas su in­ten­sa his­to­ria. Tras pa­sar dos días por li­bre en la que fue­ra la Nue­va Ro­ma de Orien­te, Cons­tan­ti­no­pla, vi­si­tan­do en­tre otras mu­chas co­sas la Mez­qui­ta Azul, LA increíble San­ta So­fía (mez­cla ex­qui­si­ta de cul­tu­ras), la Mez­qui­ta Ye­ni, el mercado de las es­pe­cies o el puen­te Ga­la­ta, ini­cia­mos el cir­cui­to que nos lle­va­ría a des­cu­brir un po­co más del res­to del país.

ES­TAM­BUL - TRO­YA - ÇA­NAK­KA­LE

El pri­mer día de ru­ta, nues­tro plan es­ta­ba ya car­ga­do de his­to­ria. De Es­tam­bul sa­li­mos ha­cia Ça­nak­ka­le pa­ra vi­si­tar Tro­ya, o lo que que­da de es­ta ciu­dad le­gen­da­ria que de­be su fa­ma a la Ilía­da de Ho­me­ro. De he­cho,

tras años de bús­que­das ar­queo­ló­gi­cas sin re­sul­ta­do, se lle­gó a pen­sar que Tro­ya exis­tía só­lo en es­ta le­yen­da, pe­ro por suer­te sus rui­nas fue­ron des­cu­bier­tas en 1871, cuan­do el ar­queó­lo­go Schlie­mann dio con su pa­ra­de­ro mien­tras bus­ca­ba el te­so­ro de Pría­mo, el úl­ti­mo rey de la ciu­dad.

Un gran ca­ba­llo –de Tro­ya– nos espera a nues­tra lle­ga­da a la ciu­dad. La es­ta­tua ha­ce son­reír a mu­chos vi­si­tan­tes. Sím­bo­lo y mal­di­ción de la pro­pia ciu­dad, ha­ce du­dar a mu­chos de quie­nes fue­ron los bue­nos y quie­nes los ma­los en la épi­ca ba­ta­lla. Las rui­nas son es­pe­cial­men­te in­tere­san­tes al po­der­se ver, a tra­vés de los nue­ve ya­ci­mien­tos que com­po­nen el com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co, la evo­lu­ción de la ciu­dad a lo lar­go de va­rios mi­le­nios, del 3.000 a.C. has­ta su des­truc­ción. Es fá­cil ima­gi­nar­se los epi­so­dios ho­mé­ri­cos cuan­do uno pa­sea en­tre sus mu­ros. La ver­dad es que re­sul­ta una vi­si­ta apa­sio­nan­te pa­ra los aman­tes de la his­to­ria, la li­te­ra­tu­ra, y las bue­nas le­yen­das épi­cas.

El se­gun­do des­tino del cir­cui­to fue Bur­sa, la que fue­ra la pri­me­ra ca­pi­tal del im­pe­rio Oto­mano. Es­tá si­tua­da en la re­gión de Már­ma­ra, al no­roes­te de Tur­quía, con su mercado de la se­da y su pre­cio­sa mez­qui­ta ver­de.

ÇA­NAK­KA­LE - PERGAMO - KUSADASI

Al día si­guien­te pu­si­mos rum­bo a Pér­ga­mo, un lu­gar sen­ci­lla­men­te impresionante.

Pér­ga­mo sig­ni­fi­ca ciu­da­de­la al­ta, aun­que sin du­da es más co­no­ci­da por el cé­le­bre in­ven­to que se ideó en su an­ti­gua Bi­blio­te­ca, la se­gun­da más im­por­tan­te de la An­ti­güe­dad tras la de Ale­jan­dría (ciu­dad a la que dispu­taba el do­mi­nio glo­bal de las Ar­tes y las Le­tras): el per­ga­mino.

Las rui­nas de la ciu­dad de Pér­ga­mo, hoy en día Ber­ga­ma, es­tán si­tua­das so­bre una co­li­na de 335 me­tros de al­tu­ra aun­que po­co se sa­be de su fun­da­ción. De he­cho, acer­ca del nom­bre de la ciu­dad exis­ten va­rios mi­tos. Uno de ellos cuen­ta que Pér­ga­mos fue un rey que

“El As­kle­pion de Pér­ga­mo es el hos­pi­tal más fa­mo­so del mun­do an­ti­guo: aquí vi­vió Ga­leno y lo vi­si­tó Cleo­pa­tra”

lle­gó a la zo­na y ma­tó el rey Teu­tra­ni. La ciu­dad que fun­dó en la co­li­na lle­va su nom­bre. Otra le­yen­da di­ce que al mo­rir Te­le­fos, rey de Mi­sia, su hi­jo pi­dió la ayu­da de Per­ga­me­nos y en­tre am­bos ex­pul­sa­ron a los enemi­gos y fun­da­ron dos ciu­da­des, Pér­ga­mo y Gri­neio. Sea co­mo fue­re, me­re­ce la pe­na per­der­se en tan re­mo­tos orí­ge­nes a tra­vés de las ta­blas del fa­mo­so al­tar de Zeus, de en­tre lo más va­lio­so de las rui­nas de la acró­po­lis de la ciu­dad, don­de se re­crean es­ce­nas de su fun­da­ción.

En Ber­ga­ma, apar­te de la Acró­po­lis ro­ma­na, don­de pue­de vi­si­tar­se tam­bién el tea­tro y el Tem­plo de Tra­jano, me­re­ce una pa­ra­da obli­ga­da el As­kle­pion de la ciu­dad, a 3,5 km del cen­tro del pue­blo, en di­rec­ción a Es­mir­na. Y es que el As­kle­pion (nom­bre con el que

se de­sig­na­ban en la an­ti­gua Gre­cia los edi­fi­cios o tem­plos mé­di­cos des­ti­na­dos a la cu­ra­ción) de Pér­ga­mo es con­si­de­ra­do el hos­pi­tal más fa­mo­so del mun­do an­ti­guo. Aquí vi­vió el cé­le­bre mé­di­co Ga­leno, y en­tre sus cé­le­bres clien­tes des­ta­ca la le­gen­da­ria Cleo­pa­tra.

Los tú­ne­les de dor­mi­ción, el pe­que­ño tea­tro pa­ra los pa­cien­tes, las pis­ci­nas, la lar­ga ca­lle an­ti­gua y el pa­tio con las co­lum­nas jó­ni­cas son los mo­nu­men­tos que nos han lle­ga­do de aque­llas épo­cas es­plén­di­das, unos de los que más nos im­pre­sio­na­ron du­ran­te nues­tra vi­si­ta a Tur­quía.

En Ber­ga­ma va­le tam­bién la pe­na vi­si­tar la Ba­sí­li­ca Ro­ja y el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co. Al­re­de­dor del pue­blo, a 18 km en di­rec­ción a Ivrin­di, se en­cuen­tra la ciu­dad an­ti­gua Allia­noi, otro fa­mo­so cen­tro de sa­lud co­no­ci­do por sus ter­mas.

KUSADASI - EFE­SO - PA­MUK­KA­LE

“Efe­so guar­da una de las jo­yas ar­queo­ló­gi­cas de Tur­quía, una rui­nas que no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die”

La si­guien­te pa­ra­da de nues­tra ru­ta fue Efe­so, si cabe, un en­cla­ve más impresionante to­da­vía, con sus ca­lles, su im­po­nen­te bi­blio­te­ca o el an­fi­tea­tro, to­dos mag­ní­fi­ca­men­te con­ser­va­dos. Vi­si­tar Efe­so du­ran­te un via­je a Tur­quía es una pa­ra­da im­pres­cin­di­ble ya que guar­da una de las jo­yas ar­queo­ló­gi­cas del país, las Rui­nas de Efe­so, que no de­jan a na­die in­di­fe­ren­te por su impresionante

ar­qui­tec­tu­ra. Per­mi­ten apre­ciar a la per­fec­ción la he­ren­cia grie­ga y ro­ma­na de la ciu­dad, an­ti­gua ca­pi­tal de Asia Me­nor, y de las me­jor con­ser­va­das, se­gún nos di­je­ron, de la An­ti­güe­dad. Ade­más de las rui­nas, Efe­so ofre­ce al vi­si­tan­te otros lu­ga­res de in­te­rés tu­rís­ti­co co­mo la Ca­sa de Ma­ría, el tem­plo de Ar­te­mi­sa, la Igle­sia de San Juan o el mu­seo de Efe­so.

La his­to­ria de an­ti­gua ciu­dad de Efe­so tam­bién re­sul­ta de lo más atra­yen­te: la ciu­dad for­mó par­te de las 12 ciu­da­des jó­ni­cas si­tua­das en las ori­llas del mar Egeo, pe­ro Efe­so era de par­ti­cu­lar im­por­tan­cia ya que era con­si­de­ra­do un puer­to co­mer­cial muy ac­ti­vo, de los más im­por­tan­tes de la re­gión. Tes­ti­go de ello es la in­men­sa ágo­ra (pla­za cen­tral en las ciu­da­des griegas) que pue­de ver­se en­tre sus rui­nas. Al­gu­nos ar­queó­lo­gos sos­tie­nen que Efe­so tam­bién fue un im­por­tan­te cen­tro re­li­gio­so, da­do que en la ciu­dad hay mu­chos tem­plos, in­clui­do el que fue­ra el ma­jes­tuo­so tem­plo de Ar­te­mi­sa, si­tua­do a es­ca­sos ki­ló­me­tros del co­ra­zón de las rui­nas, un co­lo­sal mo­nu­men­to que pe­re­ció se­gún pa­re­ce ya en la An­ti­güe­dad, só­lo dos si­glos des­pués de su cons­truc­ción, a ma­nos de un men­di­go lla­ma­do Erós­tra­to que lo in­cen­dió pa­ra lo­grar al­go de no­to­rie­dad.

Pe­ro ade­más la ciu­dad fue el cen­tro cul­tu­ral de la re­gión y la prue­ba es su im­po­nen­te Bi­blio­te­ca, sin du­da, lo más es­pec­ta­cu­lar de to­da la ciu­dad. Su fa­cha­da aún per­ma­ne­ce en pie y bien con­ser­va­da. Co­mo pue­de pal­par­se, una vi­si­ta a Efe­so de­man­da ho­ras, por­que en sus rui­nas hay in­nu­me­ra­bles si­tios de in­te­rés. En mi hu­mil­de opi­nión no hay que per­der­se, apar­te de los nom­bra­dos, por bo­ni­tos y por fo­to­gé­ni­cos: el an­fi­tea­tro,

la Ave­ni­da de Már­mol, la Bi­blio­te­ca de Cel­cio, la Puer­ta de Mihi­dra­tes y Ma­zues, el Tem­plo de Adriano, la Fuen­te de Tra­jano o el Tem­plo de Do­mi­ciano.

Tras Efe­so hi­ci­mos no­che en Kusadasi y al día si­guien­te vi­si­ta­mos Pa­muk­ka­le, que de­bo de­cir nos de­cep­cio­nó un po­co. No es que no sea bo­ni­to, pe­ro da un po­co de pe­na ver co­mo al­go que la na­tu­ra­le­za ha crea­do no­so­tros he­mos des­trui­do con tan­ta fa­ci­li­dad. Hoy es el ser hu­mano quien de­ci­de cuán­do el agua em­pie­za a sa­lir por la ma­ña­na, y a que ho­ra se cor­ta por la no­che, así que re­co­mien­do no ir a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, ya que las pis­ci­nas es­tán va­cías y no se ve el pre­cio­so co­lor azul. Allí vi­si­ta­mos la an­ti­gua Hie­ra­po­lis, una ne­cró­po­lis con más de 150.000 tum­bas.

PA­MUK­KA­LE - KON­YA - CA­PA­DO­CIA

Des­pués de Pa­muk­ka­le pu­si­mos rum­bo a la impresionante Ca­pa­do­cia, don­de es­tu­vi­mos tres días. No ten­go pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la Ca­pa­do­cia, sim­ple­men­te hay que ir.

Chi­me­neas, ca­sas, for­mas in­creí­bles en ro­cas fan­tás­ti­cas... En la Ca­pa­do­cia lo hi­ci­mos to­do: sa­li­da en glo­bo, ba­ño tur­co, es­pec­tácu­lo de dan­za del vien­tre, vi­si­ta de una tí­pi­ca po­sa­da me­die­val de la Ru­ta de Se­da, ex­cur­sión al mo­nas­te­rio de los der­vi­ches Dan­zan­tes. Dis­fru­ta­mos mu­cho vi­si­tan­do es­ta es­pec­ta­cu­lar re­gión, úni­ca por su fas­ci­nan­te y ori­gi­nal pai­sa­je, for­ma­do por la la­va arro­ja­da por los vol­ca­nes Er­ci­yes y Ha­san ha­ce tres mi­llo­nes de años. Sus in­ve­ro­sí­mi­les ro­cas real­men­te te tras­la­dan a otra di­men­sión que pa­re­ce sa­li­da de otro mun­do. Vi­si­ta­mos los nu­me­ro­sos mo­nas­te­rios y ca­pi­llas de Gö­re­me, ex­ca­va­dos en las ro­cas y de­co­ra­dos con fres­cos del si­glo X, al­gu­nos de ellos, por cier­to, in­creí­ble­men­te bien con­ser­va­dos. Pa­sa­mos por la for­ta­le­za de Uçhi­sar y el valle de Av­ci­lar y vi­si­ta­mos tam­bién el pue­blo de

Ava­nos, fa­mo­so por su ar­te­sa­nía, y los va­lles de Pa­sa­ba­gi y de Gü­ver­cin­lik. Nos cau­ti­vó la vi­si­ta a la ciu­dad sub­te­rrá­nea de Kay­ma­kli o Ser­hatli, una de las 36 ciu­da­des sub­te­rrá­neas de Ca­pa­do­cia que sir­vió de re­fu­gio pa­ra los Cristianos. Se­gún nos ex­pli­ca­ron fue­ron pro­ba­ble­men­te los hi­ti­tas quie­nes las fun­da­ron ha­ce unos 4.000 años, apro­ve­chan­do las fa­ci­li­da­des de ex­ca­va­ción que el te­rreno tan par­ti­cu­lar de la Ca­pa­do­cia ofre­cía. Lo más impresionante son los sis­te­mas de ven­ti­la­ción que con­si­guie­ron desa­rro­llar, sin du­da lo más va­luo­so del es­con­di­te y que lo hi­zo tan efi­caz.

En Ca­pa­do­cia vi­mos tan­tas co­sas que ca­si me cues­ta se­lec­cio­nar las me­jo­res: el Valle de De­vrent, el Valle de Los Mon­jes, Ava­nos, el Mu­seo al Ai­re Li­bre de Go­re­me, Uchi­sar, Ki­zil­cu­kur, Ca­vu­sin, el Valle de Pa­lo­mas...

CA­PA­DO­CIA - AN­KA­RA

Y del entorno de fá­bu­la de la Ca­pa­do­cia via­ja­mos a An­ka­ra, la ca­pi­tal. Allí los lu­ga­res tu­rís­ti­cos más destacados son el mu­seo de las ci­vi­li­za­cio­nes de Ana­to­lia, la ciu­da­de­la, el mau­so­leo de Ata­türk, las rui­nas ro­ma­nas y la Mez­qui­ta Ko­ca­te­pe, aun­que de es­ta sa­li­da con­fie­so que lo que más nos im­pre­sio­nó fue el la­go sa­la­do que en­con­tra­mos en el ca­mino de An­ka­ra a Es­tam­bul. Muy bo­ni­to. Es un la­go don­de en teo­ría de­be­ría ha­ber agua, pe­ro tie­ne tal can­ti­dad de sal que en ve­rano, con el ca­lor, se eva­po­ra. Re­cuer­do lo di­fí­cil que era man­te­ner los ojos abier­tos an­te el re­fle­jo del sol en la sal, pe­ro con­fie­so que im­pre­sio­na y mu­cho ver un la­go 80 ki­ló­me­tros de sal.

AN­KA­RA - ES­TAM­BUL

De nue­vo en Es­tam­bul ata­ca­mos los lu­ga­res que nos que­da­ban por ver: el Gran Ba­zar, la pla­za de Sul­tan­ha­med, la mez­qui­ta de So­lei­man, la pla­za Tak­sim y el Pa­la­cio Dol­ma­ba­che re­ma­ta­do con un cru­ce­ro por el Bos­fo­ro. Con­fie­so que nos de­ja­mos al­gu­nas en el tin­te­ro co­mo ex­cu­sa pa­ra po­der re­pe­tir...

Glo­bos so­bre­vo­lan­do las for­ma­cio­nes de la Ca­pa­do­cia

La Ca­pa­do­cia

For­ma­ción ro­co­sa de

la Ca­pa­do­cia Ex­ca­va­cio­nes en

la Ca­pa­do­cia

Al­fa­re­ro tur­co

La Ca­pa­do­cia

Es­tam­bul

Puen­te del Bós­fo­ro

en Es­tam­bul

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.