Ca­bo de Ga­ta en agos­to: sí, se pue­de

Na­tu­ra­le­za, cal­ma y es­ce­na­rios de ci­ne son la car­ta de pre­sen­ta­ción de es­te pa­raí­so per­dí­do en Ní­jar, Al­me­ría

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO MA­TIL­DE GORDERO FO­TOS JO­SEP GU­TIé­RREZ FE­CHA DEL VIA­JE 17/08/2014 A 21/08/2014

Agos­to no es el me­jor mes del año pa­ra per­der­se en Ca­bo de Ga­ta (Al­me­ría). Pe­ro hay que apro­ve­char­lo si es el úni­co mo­men­to en que se pue­de ir, co­mo fue nues­tro ca­so. Pe­se a que ha­bía una gran afluen­cia de vi­si­tan­tes, en Ca­bo de Ga­ta pu­di­mos en­con­trar na­tu­ra­le­za, cal­ma, es­ce­na­rios de ci­ne, en sen­ti­do li­te­ral, y guías ex­cep­cio­na­les. Eso sí, hay dos con­se­jos bá­si­cos que va­le la pe­na se­guir: lle­var siem­pre en­ci­ma el pro­tec­tor so­lar y el go­rro e ir en co­che. Y tam­bién tien­da de cam­pa­ña si, co­mo en nues­tro ca­so, el pre­su­pues­to es li­mi­ta­do.

Ca­bo de Ga­ta es es­ca­par­se al de­sier­to, pe­ro te­ner la pla­ya a ti­ro de pie­dra. Via­ja­mos en co­che des­de Va­lèn­cia, y el pai­sa­je fue cam­bian­do has­ta con­ver­tir­se en una es­te­pa. Edi­fi­ca­da, en Ali­can­te; pla­ga­da de in­ver­na­de­ros, en la pro­vin­cia de Al­me­ría; va­cía, ma­rrón y en­can­ta­do­ra den­tro de los lí­mi­tes del par­que na­tu­ral, ya que es una zo­na pro­te­gi­da.

Fui­mos en bus­ca de cal­ma, de na­tu­ra­le­za y de la opor­tu­ni­dad de po­ner en prác­ti­ca lo que nos mue­ve: con­tar his­to­rias. En mi ca­so, con una li­bre­ta y un bo­li. En el ca­so de Jo­sep, cá­ma­ra en mano. Co­mo ha­bía­mos con­tac­ta­do con al­gu­nos guías an­tes de lle­gar y

te­nía­mos ami­gos en Al­me­ría, lle­ga­mos bien ase­so­ra­dos. Fue de gran ayu­da, y más, cuan­do nos di­mos cuen­ta de que en la ofi­ci­na de tu­ris­mo co­bra­ban has­ta por el plano más sen­ci­llo. Fue im­po­si­ble re­ca­bar información que no fue­ra de es­pec­tácu­los de lo­ros o vi­si­tas guia­das a gran­des pla­tós de ro­da­je.

CO­MER, BE­BER, DOR­MIR

Nos alo­ja­mos en el cam­ping Tau, en San Jo­sé de Ní­jar. Fue una go­za­da, y una sor­pre­sa, vol­ver a en­con­trar un cam­ping don­de las tien­das pe­que­ñas ocu­pa­ban la ma­yo­ría de las par­ce­las, in­clu­so po­día ver­se al­gu­na ca­na­dien­se, y don­de los hí­bri­dos en­tre ca­ra­va­na y bun­ga­ló no for­ma­ban una al­fom­bra que cu­bría to­do el sue­lo del cam­ping. Op­ta­mos por lle­var nues­tra tien­da, aun­que tam­bién ha­bía ca­ba­ñas a pre­cios muy ase­qui­bles.

Fue un acier­to alo­jar­nos en San Jo­sé. Cuan­do al final del día, vol­vía­mos al cam­ping, po­día­mos ol­vi­dar­nos del co­che. San Jo­sé no es muy gran­de, pe­ro tie­ne ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das. Es una muy bue­na ba­se de ope­ra­cio­nes. Des­de el cam­ping, se pue­de ir ca­mi­nan­do al su­per­mer­ca­do y a la zo­na de ba­res de ta­pas, que es la que más fre­cuen­ta­mos. Nos gus­tó es­pe­cial­men­te el Oc­to­pus, por la va­rie­dad de ta­pas y por­que se pue­de ele­gir. Ade­más, es­tá en una ca­lle tran­qui­la y tie­ne te­rra­za.

LAS PLA­YAS Y EL FAR WEST

Las pla­yas den­tro del pe­rí­me­tro del par­que son el prin­ci­pal re­cla­mo, aun­que no el úni­co. Los Ge­no­ve­ses y Món­sul son dos de las más co­no­ci­das. Al­gu­nos rán­qui­nes si­túan Los

Ge­no­ve­ses en­tre las más bo­ni­tas de Es­pa­ña. En ella, gra­ba­mos par­te de nues­tro pri­mer ví­deo pa­ra Trip Films. Hay que ir con agua y co­mi­da, ya que es­tán un área de ac­ce­so res­trin­gi­do, don­de el nú­me­ro de co­ches es

li­mi­ta­do y, por su­pues­to, no hay chi­rin­gui­tos. Cuan­do se su­pera el lí­mi­te de co­ches, hay dos al­ter­na­ti­vas pa­ra lle­gar a ellas: ca­mi­nar (aun­que pue­de re­sul­tar pe­sa­do, por la dis­tan­cia y por el sol) o to­mar el au­to­bús. En ho­ra pun­ta, el trans­por­te pú­bli­co es la me­jor op­ción.

El co­che no es in­dis­pen­sa­ble, pe­ro fa­ci­li­ta los des­pla­za­mien­tos a al­gu­nos de los lu­ga­res más fa­mo­sos del par­que, co­mo Al­ba­ri­co­ques, un pue­blo de ci­ne en el que se ha ro­da­do un buen pu­ña­do de spag­het­ti wes­tern. To­do un Far West que po­déis ver en el ví­deo. Aún hoy, el par­que tie­ne un in­ten­so rit­mo de ro­da­jes. El año pa­sa­do se ro­dó El Ni­ño, de Da­niel Mon­zón, y Éxo­dus, de Rid­ley Scott. Y, en es­ta me­ca del le­jano oes­te, el Me­són Al­ba, en el mis­mo Al­ba­ri­co­ques, es de vi­si­ta obli­ga­da. El me­nú del día es ba­ra­to, de­li­cio­so y ofre­ce una gran va­rie­dad de pla­tos tí­pi­cos an­da­lu­ces. Lo me­jor, el sal­mo­re­jo y el li­cor

de hi­go chum­bo pa­ra una me­jor di­ges­tión. Un es­pe­jis­mo en me­dio del de­sier­to.

Aun­que el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des es am­plio, re­co­men­da­mos te­ner en cuen­ta la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca. El pri­mer día, con ga­nas de pla­ya y de fo­tos, pe­ca­mos de inex­per­tos y nos plan­ta­mos, por la tar­de, en la pla­ya de Los Ge­no­ve­ses. Error. No hu­bo ma­ne­ra de sen­tar­se a to­mar el sol, ni de mi­rar el mar en cal­ma, ni de pa­sear, sin per­se­guir go­rros por la are­na, es­qui­var som­bri­llas, ni co­rrer pa­ra que una ola no en­gu­lle­ra nues­tras bol­sas.

Hay que te­ner en cuen­ta tam­bién que con vien­to no hay ac­ti­vi­da­des en el agua, y es pro­ba­ble que tam­po­co en la mon­ta­ña. Me que­dé con ga­nas de ha­cer ka­yak y de bu­cear. Di­cen que el fon­do ma­rino, una de las gran­des ri­que­zas del par­que, es es­pec­ta­cu­lar. Aun así, en el cam­ping Tau, nos di­je­ron que en los días co­mo aque­llos, era me­jor ir ha­cia la zo­na de La Fa­bri­qui­lla, más res­guar­da­da. Tam­bién tie­ne pla­yas pre­cio­sas y acan­ti­la­dos con las me­jo­res vis­tas del par­que, la mis­mí­si­ma pun­ta del ca­bo y el Arre­ci­fe de las Si­re­nas.

LOS GUíAS

Nun­ca ha­bía­mos con­tra­ta­do guías, pe­ro con la ex­cu­sa de que que­ría­mos gra­bar ví­deos pa­ra Trip Films, nos pu­si­mos en con­tac­to con GeoGa­ta y con Vi­ve el Ca­bo. Sin ellos, nun­ca ha­bría­mos co­no­ci­do el par­que co­mo lo hi­ci­mos.

Con Da­vid Mon­ge, de GeoGa­ta, hi­ci­mos una ru­ta geo­ló­gi­ca, co­mo ca­bía es­pe­rar. Pris­má­ti­cos. To­do­te­rreno. No os lo per­dáis.

Nos en­te­ra­mos de co­sas co­mo de que ha­ce mu­chos, mu­chos, mu­chí­si­mos años, Ca­bo de Ga­ta era fon­do ma­rino y que fue su­bien­do has­ta si­tuar­se don­de lo en­con­tra­mos aho­ra. De he­cho, se­gún nos con­ta­ron, la for­ma­ción ro­co­sa del par­que es una pe­que­ña

por­ción de un gran con­jun­to vol­cá­ni­co, la ma­yor par­te del cual es­tá su­mer­gi­do.

Tam­bién su­pi­mos que bue­na par­te de los per­fi­les mon­ta­ño­sos, es­car­pa­dos y pun­tia­gu­dos, son an­ti­guos con­duc­tos de la­va so­li­di­fi­ca­da. Aun­que tar­da más en con­ver­tir­se en ro­ca que la la­va que ha que­da­do fue­ra, se vuel­ve más re­sis­ten­te y re­sis­te la ero­sión. Por eso, per­ma­ne­ce.

Con Vi­ve el Ca­bo, ha­bía­mos pre­vis­to un trek­king, pe­ro el vien­to, de nue­vo, nos lo im­pi­dió. Le­jos de cru­zar­se de bra­zos, nos lle­va­ron al Cor­ti­jo del Fraile, don­de el poe­ta, dramaturgo, pro­sis­ta y maes­tro Fe­de­ri­co Gar­cía Lorca se ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir su obra Bo­das de San­gre.

Hay un gran nú­me­ro de ex­per­tos que, co­mo ellos, ofre­cen ser­vi­cios muy in­tere­san­tes a via­je­ros in­de­pen­dien­tes, pe­ro sin du­da, di­mos con los me­jo­res. Fue­ron una fuen­te inago­ta­ble de con­se­jos. Es­toy se­gu­ra de que si Da­vid Mon­ge hu­bie­ra si­do mi pro­fe­sor de Cien­cias en el ins­ti­tu­to, ha­bría es­tu­dia­do Geo­lo­gía. Vol­ve­re­mos, tar­de o tem­prano, pa­ra dis­fru­tar de la cal­ma que lo enamo­ró, a él y a tan­tos otros a los que nos en­con­tra­mos, apa­sio­na­dos que un día se atre­vie­ron a vi­vir co­mo siem­pre ha­bían que­ri­do.

Pla­ya de Los

Ge­no­ve­ses

El Cor­ti­jo del Fraile

Arre­ci­fe de las Si­re­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.