La ciu­dad más bo­ni­ta del mun­do

Pra­ga des­pren­de ro­man­ti­cis­mo, mú­si­ca, nos­tal­gia, cul­tu­ra, his­to­ria y vi­ta­li­dad por to­dos sus po­ros. Amor a pri­me­ra vis­ta.

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS ISA­BEL PAS­CUAL FE­CHA DEL VIA­JE 12/04/2014 A 20/04/2014

Fue un re­ga­lo de cum­plea­ños: es­ca­pa­da a Pra­ga. Prin­ci­pios de mar­zo, ha­cía frío, in­clu­so ne­vó, pe­ro a to­das ho­ras es­ta­ba con­cu­rri­do el puen­te de Car­los... o la pla­za de la Ciu­dad Vie­ja, so­bre to­do du­ran­te el cam­bio de ho­ra, fren­te al re­loj as­tro­nó­mi­co con sus fi­gu­ras ani­ma­das.

El tea­tro ne­gro, el mi­mo, los con­cier­tos de mú­si­ca clá­si­ca en ca­si to­das las igle­sias y si­na­go­gas de la ciu­dad. Las cá­li­das cer­ve­ce­rías…. Ne­va­ba, pe­ro Pra­ga era un bu­lli­de­ro.

Lle­ga­mos a me­dia tar­de y nos ins­ta­la­mos en el ho­tel, nos abri­ga­mos y sa­li­mos a la ca­lle, a des­cu­brir sin guía la ciu­dad. Apa­re­ci­mos en la pla­za de Wen­ces­lao (el lu­gar don­de se ini­ció la caí­da del co­mu­nis­mo) y ca­lle­jea­mos por la Pla­za de Ciu­dad Vie­ja y el Puen­te de Car­los. Ne­va­ba, ha­cía vien­to y ya era de no­che, to­do ello da­ba a la ciu­dad un ai­re fan­tás­ti­co, de pe­lí­cu­la, im­pac­tan­te. Ce­na­mos en una ta­ber­na con unas bue­nas cer­ve­zas.

Por la ma­ña­na apro­ve­cha­mos pa­ra vi­si­tar por com­ple­to el gran Castillo de Pra­ga. Subimos ca­mi­nan­do por la es­ca­le­ra Zá­mec­ké schody. So­lo em­pe­zar ya quedamos en­can­ta­dos. Vi­si­ta­mos el Ca­lle­jón del Oro, una de las ca­lles más bo­ni­tas de Pra­ga y don­de re­si­dió Franz Kaf­ka en­tre 1916 y 1917. Es sen­ci­lla­men­te mag­ní­fi­ca. Co­lor, ar­mo­nía y nos­tal­gia

com­bi­na­do de ma­ne­ra ma­gis­tral. Des­pués de vi­si­tar el castillo y la Ca­te­dral de San Vi­to, ubi­ca­da en su in­te­rior, aban­do­na­mos el re­cin­to por la Puer­ta de Ma­tías, la en­tra­da prin­ci­pal, si­tua­da al oes­te del castillo. Ba­ja­mos has­ta la pla­za de Ma­lá Stra­na bor­dean­do la for­ta­le­za por la es­ca­le­ra Zá­mec­ké schody.

Vi­si­ta­mos la Igle­sia de San Ni­co­lás y, subimos a su to­rre, des­de don­de se ob­tie­nen unas vis­tas ex­ce­len­tes. Di­mos un pe­que­ño pa­seo por las ca­lles Ne­ru­do­va, Jans­ký vršek y Tržiš­te, las más in­tere­san­tes de la zo­na. La tar­de la de­di­ca­mos a vi­si­tar Sta­ré Měs­to, la Ciu­dad Vie­ja de Pra­ga.

To­man­do la ca­lle Mos­tec­ká des­de Ma­lá Stra­na lle­ga­mos al Puen­te de Car­los, el más bo­ni­to de Pra­ga y uno de los más fa­mo­sos del

mun­do. De­fi­ni­ti­va­men­te ese es el lu­gar en el que me ren­dí a los pies de la ciu­dad y que­dé to­tal­men­te pren­da­da de ella. To­do lo que me ha­bían con­ta­do era cier­to: Pra­ga es la ciu­dad más bo­ni­ta del mun­do. O al me­nos, la más bo­ni­ta de cuan­tas he vi­si­ta­do.

Cru­za­mos el puen­te de­lei­tán­do­nos con las vis­tas, y una vez en la otra ori­lla, por ca­lle Kar­lo­va, lle­ga­mos a la Pla­za de la Ciu­dad Vie­ja, a la To­rre de la Pól­vo­ra. Mag­ní­fi­co. Al otro la­do de la To­rre de la Pól­vo­ra se en­cuen­tra la Ca­sa Mu­ni­ci­pal, uno de los edi­fi­cios de es­ti­lo art nou­veau más im­po­nen­tes de Pra­ga.

Ca­lle­jea­mos por Upras­né Brány, Ja­kubs­ká y Stu­par­ts­ká has­ta lle­gar de nue­vo a la Pla­za

“Las ca­lles más bo­ni­tas de la zo­na an­ti­gua es­tán llenas de tien­das de mú­si­ca y pues­tos de ma­rio­ne­tas”

de la Ciu­dad Vie­ja. Es­tas ca­lles son al­gu­nas de las más bo­ni­tas de la zo­na an­ti­gua. Llenas de tien­das de mú­si­ca, pa­ra­das de ma­rio­ne­tas y bou­ti­ques con el me­jor cris­tal de bohe­mia.

Pa­ra fi­na­li­zar bien el día asis­ti­mos a un es­pec­tácu­lo de tea­tro ne­gro, tí­pi­cos en Pra­ga. El tea­tro ne­gro de Pra­ga es un tea­tro to­tal­men­te di­fe­ren­te a cual­quier otro: se ba­sa en la in­ca­pa­ci­dad del ojo hu­mano de dis­tin­guir ne­gro so­bre ne­gro. En una obra de tea­tro ne­gro los ac­to­res van com­ple­ta­men­te ves­ti­dos de ne­gro y ac­túan so­bre un fon­do ne­gro. Es­to ha­ce que el es­pec­ta­dor só­lo vea lo que los ac­to­res desean mos­trar. Ob­je­tos ilu­mi­na­dos, ar­tícu­los fos­fo­res­cen­tes o per­so­na­jes

flo­tan­do son al­gu­nos de los ele­men­tos que ha­cen es­pe­cial es­te ar­te.

El si­guien­te día, el úl­ti­mo en Pra­ga, vi­si­ta­mos Jo­se­fov, el ba­rrio ju­dío de la ciu­dad y una de sus prin­ci­pa­les atrac­cio­nes. La jo­ya de la co­ro­na del ba­rrio es sin du­da el ce­men­te­rio y las seis si­na­go­gas, que cap­tu­ran ese ai­re nos­tál­gi­co que im­preg­na to­da ciu­dad. En el ce­men­te­rio, de­bi­do a la fal­ta de es­pa­cio, los cuer­pos se en­cuen­tran en­te­rra­dos unos en­ci­ma de otros, lle­gan­do a más de 10 api­la­dos, al­go que lo con­vier­te en úni­co y muy im­pac­tan­te. A día de hoy se pue­den ver más de 12.000 lá­pi­das y se es­ti­ma que pue­de ha­ber en­te­rra­das unas 100.000 per­so­nas. Uno más de los mis­te­rios que ha­cen tan ro­mán­ti­ca y enig­má­ti­ca la ciu­dad...

Puen­te de Car­los

Una de las mu­chas

tien­das de tí­te­res

Con­tras­te en­tre la Pra­ga

mo­der­na y la clá­si­ca

Lá­pi­das en el ce­men­te­rio ju­dío

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.