Bien­ve­ni­dos a Áfri­ca

Par­ti­mos de Sa­fa­ri por Tan­za­nia pa­ra ex­plo­rar la sa­ba­na del Se­ren­gue­ti, su­bir al Ki­li­man­ja­ro y des­cu­brir la cul­tu­ra Ma­sái

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS ELIA FERNANDEZ FE­CHA DEL VIA­JE 12/03/2008 A 23/03/2008

Áfri­ca tie­ne una ma­gia es­pe­cial, siem­pre me ha­bía pa­re­ci­do un des­tino per­fec­to pa­ra des­cu­brir y dis­fru­tar de su gen­te, co­lo­res y pai­sa­jes. Co­no­cí Tan­za­nia, si­tua­da en Áfri­ca cen­tral du­ran­te el 2008, la idea era ex­plo­rar la sa­ba­na del Se­ren­gue­ti, el crá­ter Ngo­ron­go­ro en­tre otros y por su­pues­to, ver el Ki­li­man­ja­ro, la mon­ta­ña más al­ta del con­ti­nen­te que ha­ce fron­te­ra con Ke­nia.

Des­de que lle­ga­mos al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal del Ki­li­man­ja­ro, en Arus­ha, su­pi­mos que es­tá­ba­mos en la ma­yor aven­tu­ra de nues­tras vi­das. Des­pués de 14 ho­ras de vue­lo, con las mo­chi­las car­ga­das de pas­ti­llas con­tra la ma­la­ria y pre­via­men­te va­cu­na­dos de la fie­bre ama­ri­lla, nos re­ci­bía la adua­na for­ma­da por un po­li­cía en una ca­si­ta de ma­de­ra. Des­pués de pa­sar el con­trol de se­gu­ri­dad, re­co­ger nues­tro equipaje y pa­gar las ta­sas de en­tra­da al país sa­lu­dá­ba­mos a God­frey, nues­tro guía du­ran­te el via­je.

En Tan­za­nia, uno de­be ir siem­pre acom­pa­ña­do por un guía oficial. Hay mu­chas com­pa­ñías que or­ga­ni­zan sa­fa­ris, no­so­tros es­co­gi­mos a quie­nes nos pro­por­cio­na­ban más li­ber­tad en ele­gir las ru­tas.

Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue Arus­ha, el pun­to de par­ti­da de los sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos. Allí es­tu­vi­mos dos días ex­plo­ran­do la ciu­dad. Lo que más nos im­pac­tó fue pa­sear por

el mercado: los olo­res y co­lo­res sor­pren­de­rían a cual­quie­ra. Por las no­ches la ciu­dad se vuel­ve os­cu­ra ya que las ca­lles no tie­nen ilu­mi­na­ción. El ho­tel don­de nos alo­ja­mos, si­tua­do a las afue­ras de la ciu­dad es­tá den­tro de una plan­ta­ción de ca­fé y los lodges em­pla­za­dos en­tre las plan­tas de ca­fé.

Des­de ahí, con el 4x4, nos tras­la­da­mos al Par­que Na­cio­nal del La­go Man­ya­ra, un pa­raí­so de agua sa­la­da, muy ri­co en mos­qui­tos, fla­men­cos y aves de to­do ti­po. God­frey co­no­cía to­dos los ani­ma­les, su na­tu­ra­le­za, ta­ma­ño y for­ma de vi­da y, apar­te de es­to, era ca­paz de con­du­cir por los ca­mi­nos de tie­rra, que os po­déis ima­gi­nar co­mo eran... El la­go y su entorno nos im­pre­sio­nó tan­to co­mo He­ming­way en su día, que lo des­cri­bió co­mo “el lu­gar más en­can­ta­dor de Áfri­ca”.

Du­ran­te la si­guien­te eta­pa, re­co­rri­mos la sá­ba­na en el Par­que Na­cio­nal del Se­ren­gue­ti, una gran ex­ten­sión de tie­rra lla­na y se­ca en es­ta épo­ca del año que re­co­rre Tan­za­nia y una par­te de Ke­nia. Dor­mía­mos en un ho­tel si­tua­do en el cen­tro del par­que, des­de ahí re­co­rri­mos las pis­tas fo­res­ta­les en bús­que­da del rey de la sa­ba­na, el león. Los pri­me­ros días no tu­vi­mos la suer­te de en­con­trar nin­guno, pe­ro pu­di­mos ver un gue­par­do vi­gi­lan­do a sus pre­sas, ele­fan­tes, ji­ra­fas, ce­bras y mu­chos ñus. God­frey nos ex­pli­có que ce­bras y ñus ca­da año emi­gran den­tro del mis­mo par­que, y cu­rio­sa­men­te cuan­do han de cru­zar un río en el que vi­ven co­co­dri­los, las ce­bras de­jan pa­sar a los ñus de­lan­te y es­pe­ran a que los co­co­dri­los ha­yan co­mi­do pa­ra cru­zar ellas. Nos des­pe­día­mos del Se­ren­gue­ti, sin ha­ber vis­to nin­gún león, pe­ro fi­nal­men­te hu­bo suer­te y nos cru­za­mos con una ma­na­da de un león y va­rias leo­nas.

Se­gui­mos nues­tra ru­ta ha­cía la Zo­na de con­ser­va­ción de Ngo­ron­go­ro, un es­ce­na­rio vol­cá­ni­co fas­ci­nan­te que com­bi­na fau­na y ve­ge­ta­ción con los na­ti­vos Má­sai. En el in­te­rior del vol­cán se pue­den en­con­trar los cin­co Gran­des Ani­ma­les, es de­cir las cin­co es­pe­cies más re­pre­sen­ta­ti­vas de Áfri­ca: el león, el ele­fan­te, el bú­fa­lo, el leo­par­do y el ri­no­ce­ron­te.

Pa­sa­mos dos días re­co­rrien­do el par­que por sus ca­mi­nos, un “ma­sa­je má­sai”, co­mo de­cía God­frey. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de

ver una vez más di­fe­ren­tes es­pe­cies ani­ma­les en su há­bi­tat na­tu­ral, un leo­par­do pre­pa­ra­do pa­ra ca­zar y ri­no­ce­ron­tes ne­gros muy di­fí­ci­les de en­con­trar por­que co­men ba­jo la luz de la lu­na.

A par­te de dis­fru­tar de los pai­sa­jes y los ani­ma­les, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la cul­tu­ra de los Ma­sáis un pue­blo que vi­ve en Ke­nia y Tan­za­nia. Nos en­se­ña­ron su al­dea, sus ca­sas –lla­ma­das Man­yat­tas–, sus tra­di­cio­nes y su cul­tu­ra. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca: des­cu­brir otra for­ma de vi­da muy di­fe­ren­te a la nues­tra y a la de la po­bla­ción que vi­ve en las ur­bes del mis­mo país de Tan­za­nia. God­frey nos con­ta­ba que exis­ten los Má­sai mo­der­nos, chi­cos que vi­ven ba­jo la tra­di­ción má­sai, pe­ro van a la uni­ver­si­dad y tie­nen mó­vil.

An­tes de vol­ver a Arus­ha, pa­ra dar pa­ra dar por fi­na­li­za­da nues­tra aven­tu­ra afri­ca­na, fui­mos a vi­si­tar la Gar­gan­ta de Ol­du­pai, con­si­de­ra­da la cu­na de la hu­ma­ni­dad. Si­tua­da en el valle del Rift, es una zo­na de ya­ci­mien­tos prehis­tó­ri­cos des­de don­de se cree que em­pe­zó la vi­da hu­ma­na.

Des­pe­di­mos a God­frey en el ae­ro­puer­to, des­pués de dar­le la le­tra de la can­ción del Ba­rça, y nos em­bar­ca­mos a des­cu­brir la is­la de Zan­zí­bar, un pa­raí­so de aguas cris­ta­li­nas.

Tan­za­nia es un país es­pe­cial, des­cu­brir sus rin­co­nes y dis­fru­tar su gen­te fue una gran ex­pe­rien­cia. ¡Jam­bo!

Par­que Na­cio­nal del

La­go Man­ya­ra

Ele­fan­tes cru­zan­do

la ru­ta fo­res­tal

El rey de la sel­va po­san­do pa­ra no­so­tros

De vi­si­ta en una

al­dea Má­sai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.