Sai­ling to Phi­la­delp­hia

Pa­sea­mos por las ca­lles de ‘la cu­na de Amé­ri­ca', una ciu­dad vi­bran­te dón­de aún pue­de sen­tir­se la pre­sen­cia de Fran­klin, Was­hing­ton o Jef­fer­son

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS MA­RIA FA­RRAN FE­CHA DEL VIA­JE 09/08/2014 A 23/12/2014

Me en­cuen­tro a los pies de la lar­ga es­ca­li­na­ta que sube al Mu­seo de Ar­te de Fi­la­del­fia dis­pues­ta a su­bir­la co­rrien­do al más pu­ro es­ti­lo Rocky Bal­boa…pe­ro no soy la úni­ca. Y es que de­jar cons­tan­cia de es­ta gran proeza pa­re­ce ser una de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más fa­mo­sas de la ciu­dad. Qui­zá el pri­mer re­cuer­do que mu­chos de vo­so­tros ten­gáis al oír ha­blar de Fi­la­del­fia sea efec­ti­va­men­te la del fa­mo­so bo­xea­dor re­co­rrien­do sus ca­lles al rit­mo de Gon­na Fly Now. Qui­zá a otros les ven­ga a la ca­be­za Bru­ce Springs­teen y su Streets of Fi­la­del­fia. Y a los me­nos ci­né­fi­los, co­mo yo, la ciu­dad nos sue­na más por aquel gam­be­rro de Bel Air que ha­bía vivido al Oes­te de Fi­la­del­fia. Y es que si al­go es cier­to acer­ca de es­ta ciu­dad es que de nin­gu­na ma­ne­ra se la pue­de des­vin­cu­lar de ese to­que pan­di­lle­ro y un po­co con­flic­ti­vo de sus ba­rrios más mar­gi­na­les…

Yo, al con­tra­rio que Will, lle­gué a la ciu­dad pa­ra rea­li­zar al­gu­nas de las prác­ti­cas de mi úl­ti­mo cur­so de Me­di­ci­na. Me ha­bían ofre­ci­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer unos me­ses de ro­ta­ción en el ser­vi­cio de Trau­ma del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Pen­sil­va­nia jun­to a dos com­pa­ñe­ras y evi­den­te­men­te no qui­se des­apro­ve­char la oca­sión. La Uni­ver­si­dad de Fi­la­del­fia es, de he­cho, una de las más pres­ti­gio­sas de los Es­ta­dos Uni­dos, aun­que, si por al­go es

co­no­ci­da la ciu­dad, es por ha­ber si­do la cu­na his­tó­ri­ca del país y la ciu­dad del amor fra­ter­nal, lo cual me lle­va a la pri­me­ra gran zo­na im­pres­cin­di­ble a vi­si­tar en la Fi­la­del­fia si uno se pa­sea por sus ca­lles: la Old City y el In­de­pen­den­ce Na­tio­nal His­to­ric Park. En 1776 el Con­gre­so Con­ti­nen­tal de las 13 co­lo­nias se reunió en Fi­la­del­fia pa­ra de­cla­rar, el 4 de ju­lio, su in­de­pen­den­cia de Gran Bretaña. La ciu­dad se con­ver­tía así en la pri­me­ra ca­pi­tal de la nue­va na­ción. Más tar­de, en 1789, en la mis­ma sa­la, se re­dac­ta­ría el bo­rra­dor de la pri­me­ra cons­ti­tu­ción de EE UU. Hoy en día hay cier­tos mo­nu­men­tos co­mo la Li­berty Bell y el In­de­pen­den­ce Hall que son de vi­si­ta obli­ga­da si pa­sas por la ciu­dad, al ser sím­bo­los de la lu­cha de las co­lo­nias por la in­de­pen­den­cia. Aun­que qui­zá, lo más icó­ni­co de Fi­la­del­fia sea su ciu­da­dano más ilus­tre, Ben­ja­min Fran­klin. Los más cu­rio­sos acer­ca de la his­to­ria de EE UU pue­den vi­si­tar el mu­seo Fran­klin Court don­de vi­vió y tra­ba­jó. De to­das for­mas, seáis o no aman­tes de la his­to­ria, yo re­co­mien­do pa­sear por la zo­na (más allá de la sép­ti­ma) y atra­ve­sar mu­seos y co­las de tu­ris­tas pa­ra ha­cer­se una foto con la cam­pa­na de la in­de­pen­den­cia. Allí en­con­tra­réis una par­te de la ciu­dad to­tal­men­te di­fe­ren­te, con par­ques y cons­truc­cio­nes del si­glo XVIII, ca­lles co­mo la El­freth’s Alley (la ca­lle más an­ti­gua de la ciu­dad) o res­tau­ran­tes cu­rio­sos co­mo el City ta­vern (con camareros que si­mu­lan es­tar en el si­glo XVIII). Y ha­blan­do de co­mi­da, na­die de­be­ría de­jar la ciu­dad si ha­ber pro­ba­do al me­nos una vez su pla­to estrella: el Philly chee­ses­teak (un sánd­wich con pe­que­ñas ti­ras

de car­ne y de que­so fun­di­do en su in­te­rior), y es que si uno va a EE UU de­be acep­tar la idea de en­gor­dar al me­nos un par de ki­los an­tes de vol­ver.

Otra de las vi­si­tas im­por­tan­tes de la ciu­dad es el ba­rrio uni­ver­si­ta­rio. Co­mo de­cía, la Uni­ver­si­dad de Fi­la­del­fia es una de las más an­ti­guas y pres­ti­gio­sas de EE UU: fun­da­da por Ben­ja­min Fran­klin en el si­glo XVIII, for­ma par­te de la fa­mo­sa Ivy Lea­gue, una aso­cia­ción que re­agru­pa a las ocho uni­ver­si­da­des más cé­le­bres del país. Po­see ac­tual­men­te más de 19.800 es­tu­dian­tes y, con el hos­pi­tal, es la se­gun­da fuen­te de em­pleo de la ciu­dad. El cam­pus se en­cuen­tra en el ba­rrio de Uni­ver­sity City, y es­tá se­pa­ra­do del cen­tro de la ciu­dad por el río De­la­wa­re. En mi opi­nión es to­da una ex­pe­rien­cia pa­sear­se por sus ca­lles y ver a los es­tu­dian­tes con go­rras y ca­mi­se­tas de

su uni­ver­si­dad, co­mo si de un equi­po de fút­bol se tra­ta­se. Vi­vir la ex­pe­rien­cia de ser es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio al más pu­ro es­ti­lo Yan­kee va­le la pe­na, aun­que sea por po­qui­to tiem­po.

Y si la ex­pe­rien­cia es­tu­dian­til te mues­tra las di­fe­ren­cias de un mo­de­lo edu­ca­ti­vo bas­tan­te opues­to al nues­tro, la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en la sa­ni­dad es to­do un des­cu­bri­mien­to. Le­jos de que­rer juz­gar aquí cual es me­jor ni peor, que­dé sor­pren­di­da al ver que hay di­fe­ren­tes áreas del hos­pi­tal re­ser­va­das pa­ra gen­te con di­fe­ren­te po­der ad­qui­si­ti­vo. Tam­bién exis­te una cu­rio­sa fi­gu­ra, que apa­re­cía en la puer­ta de ur­gen­cias –ca­si de ma­ne­ra per­se­cu­to­ria– has­ta en los ac­ci­den­tes

“Que­dé sor­pren­di­da al ver áreas del hos­pi­tal re­ser­va­das pa­ra gen­te con di­fe­ren­te po­der ad­qui­si­ti­vo”

más gra­ves, y al que mis com­pa­ñe­ras y yo lla­má­ba­mos ca­ri­ño­sa­men­te el hom­bre del se­gu­ro. Aun­que de­bo de­cir que, si bien al­gu­nas co­sas me pa­re­cie­ron cuan­to me­nos sor­pren­den­tes, la de­di­ca­ción, la im­pli­ca­ción de es­tu­dian­tes y mé­di­cos, el tiem­po que es­tos de­di­can al es­tu­dio y la in­ves­ti­ga­ción, las ins­ta­la­cio­nes y la con­si­de­ra­ción que se les tie­ne me pa­re­cie­ron ad­mi­ra­bles. Y bueno, si el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se te sor­pren­de, la pri­me­ra vez que en­tra un pa­cien­te con una he­ri­da de ar­ma de fue­go te que­das ya es­tu­pe­fac­to. Y es que po­cos son los ca­sos así que pue­des ver en Es­pa­ña, aun­que es­ta afir­ma­ción re­sul­te increíble pa­ra

un ci­ru­jano ame­ri­cano: “¿no usáis ar­mas en vues­tro país?”, nos pre­gun­ta­ron va­rias ve­ces.

Y ya pa­ra aca­bar es­te pe­que­ño pa­seo por Fi­la­del­fia, la zo­na en la que vi­ví el tiem­po que es­tu­ve en la ciu­dad y la que más me gus­tó: el cen­tro. Re­co­mien­do a los que que­ráis vi­si­tar la ciu­dad que bus­quéis alo­ja­mien­to allí. La zo­na uni­ver­si­ta­ria sue­le ser muy ca­ra y las afue­ras po­co re­co­men­da­bles a cier­tas ho­ras de la no­che. El cen­tro es pa­ra pa­sear­lo, ver los ras­ca­cie­los, sus tien­das y sus par­ques ajar­di­na­dos. Re­co­mien­do los al­re­de­do­res del City Hall, el Lo­ve Park, Rit­ten­hou­se Squa­re y un lar­go pa­seo (acom­pa­ña­do o no de com­pras) por las gran­des ar­te­rias de la ciu­dad: Mar­ket, Chest­nut o San­som street. Es­ta zo­na es tam­bién la me­jor pa­ra sa­lir a ce­nar, to­mar al­go o ha­cer un Bruch. In­elu­di­ble el PHS Pop Up Beer Gar­den (313 de Broad Street), un lu­gar muy ori­gi­nal al ai­re li­bre con mú­si­ca don­de sir­ven ham­bur­gue­sas ca­se­ras, si­dra y cer­ve­za.

Hay otras zo­nas me­nos tu­rís­ti­cas –pa­ra mo­ver­se por la ciu­dad hay una red de bu­ses que fun­cio­na muy bien– pe­ro tam­bién re­co­men­da­bles: el ba­rrio ita­liano, y su mercado; o pa­ra los más cu­rio­sos South Street, una de las ca­lles más pe­cu­lia­res, lle­na de tien­das es­tram­bó­ti­cas y mu­cho am­bien­te por la no­che.

Y úl­ti­ma su­ge­ren­cia pa­ra los que es­téis más días: co­ged un bus ha­cia Was­hing­ton, a unas tres ho­ras, me­re­ce mu­cho la pe­na.

Mu­seo del Ar­te

en Fi­la­del­fia

Vis­tas del 'sky­li­ne'

de la ciu­dad

In­de­pen­den­ce Hall

Uni­ver­si­dad de Fi­la­del­fia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.